Salir con hombres blancos

Pero la verdadera razón por la que creo que ya no puedo salir con mujeres blancas no tiene que ver con eso. ... autores blancos y morenos en busca de una dirección, un mapa, ayuda sobre qué ... pero el salario de una mujer constituye un dato peligroso: los hombres no desean salir con una mujer que gane poco, para una mujer el cabello blanco y negro estÁ mal, mientras el cabello rubio estÁ, de un modo nada sorprendente, muy bien . proverbios, refranes, frases y citas celebres. Como ocurría con los pantalones, que la prenda de arriba sea objetivamente demasiado larga para tu tamaño evidencia que eres bajito. No mentíamos al principio porque no consejos para salir con chicos blancos a recomendar usar tacones. Mejor que una camisa de manga corta prueba con una de manga larga que puedas arremangarte y sujetar con un ... La organización pide a los sudafricanos no-blancos que no cooperen con de salir de la peluquería y vestidas con elegantes trajes chaqueta. Murió el preso político que se convirtió en un hombre libre, El dominio racista blanco en lo que luego se convertiría en Sudáfrica es tan . tomara tanto tiempo que todos nos pusiéramos de pie para ... El rechazo familiar y social hace que muchas mujeres y hombres negros que conozco prefieran solo salir con personas de su misma etnia. No quieren estar dando explicaciones constantemente y lo entiendo, porque lo he vivido. También diré que me he encontrado el caso de personas negras del activismo que me afean estar con hombres blancos. Salir con un hombre blanco vs hombre negro segregación de los negros en Estados Unidos consiguió que estas personas se sintieran inferiores y, por tanto, se comportaban como tal acatando como normales situaciones insultantes y discriminatorias.

Semen infinito

2020.09.11 20:05 HiramPrah Semen infinito

Semen infinito. Te sientas en el baño para masturbarte pero empiezas a correrte incontrolablemente. Después de diez rachas empiezas a preocuparte. Tu mano está pegajosa y apesta a semen. Empujas desesperadamente tu polla en un fajo de papel higiénico, pero solo te duelen las bolas. El semen se acelera. Han pasado tres minutos. No puedes dejar de correrte. El piso de tu baño está cubierto con una fina capa de líquido de bebés. Intentas correrte en el desagüe de la ducha, pero se acumula demasiado rápido. Pruebas el baño. El semen es demasiado espeso para tirarlo. Cierras la puerta del baño para evitar que el semen se escape. El aire se vuelve caliente y húmedo por el semen. El semen se acelera. Te resbalas y caes en tu propio esperma. El semen ahora tiene seis pulgadas de profundidad, casi tan largo como tu manguera de semen aún erecta. Tumbado sobre tu espalda, comienzas a correrte por todo el techo. Globos del fluido blanco pegajoso comienzan a caer como gotas de lluvia, dándote un facial con tu propio semen. El semen se acelera. Luchas por pararte mientras la fuerza del semen comienza a impulsarte hacia atrás como si estuvieras en un deslizamiento y deslizamiento temático de bukkake. Aún de rodillas, el semen ahora está a la altura de la barbilla. Para evitar ahogarse, abres la puerta del baño. El diluvio de jugo de hombre te recuerda a la Gran Inundación de Melaza de 1919 (es algo real, búscalo), solo con semen en lugar de melaza. El semen se acelera. Han pasado dos horas. Tus hijos y su esposa gritan de terror mientras sus cuerpos son engullidos por el lodo blanco como la nieve. Tu hijo más pequeño se hunde, con burbujas viscosas y gritos ahogados que salen de la sustancia pegajosa. Le ruegas a Dios que ponga fin a tu sufrimiento. El semen se acelera. Aprietas tu polla para detener el semen, pero en su lugar comienza a gotear por el culo. Déjalo ir. La fuerza del semen abre tu uretra, dejando solo un gran agujero en la entrepierna que arroja semen. Tu cuerpo gana velocidad mientras se desliza hacia atrás a lo largo del semen. Rompes la pared, lanzándote hacia el cielo a treinta millas por hora. A vista de pájaro, verás que tu casa es completamente blanca. Tu vecino llama a la policía. El semen se acelera. A medida que continúa ascendiendo, ves los coches de la policía corriendo hacia tu casa. Los policías sacan sus armas y apuntan, pero una gran cantidad de esperma los golpea en los ojos, cegándolos. El semen se acelera. Ahora te encuentras a una altitud de 1000 pies. Llega el equipo SWAT. Los helicópteros militares te rodean. Cientos de balas perforan tu cuerpo, pero permaneces consciente. Tus testículos ahora se han convertido en un cerebro sustituto. El semen se acelera. Han pasado dos días. Con tu cuerpo ahora destruido, el semen comienza a rociarse en todas direcciones. Rompes la barrera del sonido. El gobierno despliega aviones de combate para perseguirte, pero el impacto de tu semen hace que un avión se estrelle contra el suelo. El gobierno decide dejarte salir de la tierra. Sientes que tus gónadas comienzan a quemarse a medida que alcanzas los bordes de la atmósfera. Se pierde por poco la ISS, dándole un nuevo trabajo de pintura blanca mientras pasa volando. Los físicos luchan por calcular tu trayectoria errática. El semen se acelera. El semen comienza a gravitar hacia sí mismo, formando un rastro cometa de semen. Los astrónomos comienzan a llamarte "Cummet". Estás atrapado en el espacio para siempre, despojado de tu cuerpo y sentidos, obligado a soportar una eternidad de corridas. Finalmente, dejas de pensar ... a medida que tu conciencia se desvanece en la oscuridad, el abismo infinito, tu semen se fusiona con el continuo espacio-tiempo. Ahora no hay nada. Nada ... excepto cum.
submitted by HiramPrah to copypasta_es [link] [comments]


2020.09.08 13:57 enricgine Es este el mundo que deseamos?

https://enricgine.cat/es/2020/08/25/es-este-el-mundo-el-que-deseamos/
Es este el mundo que deseamos?
1) Historia de la Humanidad
Vamos primeramente a hacer un análisis profundo del mundo en el que vivimos para poder responder con esta pregunta!
 Dónde está ahora nuestra civilización? si es que podemos decir civilización ! Pues ahora estamos en el mismo lugar que hace exactamente igual que hace 5000, 4000, 3000, o 2000 años, en los tiempos de los romanos, la persona como persona, no ha cambiado nada, cuando nos referimos conductualmente, estamos estancados, pero tecnológicamente, aquí sí que habido un desarrollo importante, pero estas dos curvas no han sido paralelas, la conductibilidad de la persona no ido paralela con la tecnológica, y esto ha hecho un desfase en la civilización. Podemos ver que aquí, que en nuestro Planeta, viviendo con un medio ambiente entre Plantas y la Naturaleza, como el Mar, Océanos, Ríos, Montañas, Bosques, y además de los Animales entre ellos el Hombre, que son y somos depredadores, además de que el Hombre que ha sido y es un Animal que además de ser depredador, vive aislado en su mundo y no le importa el bienestar de los otros Animales o Vegetación, o Naturaleza, y además que no le importa el bienestar de la Vegetación, Animales, Personas y Naturaleza, además de todo esto, los explota , solamente por la mera intención de sacar provecho para él, solamente, todo lo que pueda beneficiar a él, no le importa el resultado, y así ha sido a través de la humanidad, en miles y miles de años, nada ha cambiado, la humanidad ha sido y está en estado, tanto salvaje, como siempre ha estado y sido. Para poder entender esto, tenemos que hacer un análisis del porqué, estamos donde estamos, en este estado tan salvaje, y si miramos hacia atrás, veremos que nos comportamos de igual manera que hace mucho miles de años, y mi teoría ha sido la poca inteligencia humana, o el mal uso de esta, bien ahora digo yo inteligencia, que se esta palabra, pues vamos a definirla, yo tengo que definirlo todo, todo lo que no entiendo, tengo que definirlo hasta que lo entienda, si no, no puedo continuar , Inteligencia es una palabra que se le ha dado un trato casi diríamos intelectual, y realmente esta palabra es muy primitiva, nuestro cuerpo, lo hace todo primitivamente, pero muy inteligente, si no estaríamos muertos, el corazón bate sin decir nada al igual, que cuando respiramos, crecemos, nuestro cuerpo todo lo que pasa es inteligente, si no, no podríamos vivir, al igual que a la persona, inteligencia es, un plan, una estrategia , de hacer algo, de tener un concepto de innumerables cosas de la vida, pueden ser incluso filosóficas, pero es sencillamente un plan o una estrategia, y ésta puede ser correcta o incorrecta, afortunadamente, el ambiente que nos rodea es correcta , como la Naturaleza, la Vegetación, los Animales, y el Hombre, hasta que apareció su inteligencia, y la usó contra el prójimo, pues este es su peor enemigo, ha sido y es, esta inteligencia humana, le ha servido para hacer guerras matar a miles de Personas y enriquecerse egoístamente, y quizás a un grupo de Personas que le han ayudado a hacer estos Abusos contra las mismas Personas. Allí donde la inteligencia humana ha prosperado mucho, como ya he dicho antes, es en la tecnología que ha tenido un avance espectacular en relación a la conducta. ¿Cómo podemos luchar contra otras Personas? y producir así muertos, miseria, pobreza, infelicidad, cómo podemos ser felices, cuando hay gente, en prisión o en los hospitales, gente que está enferma, gente que están desahuciados, miseria, pobreza, hambre, suicidios, guerras, Personas que pierden el trabajo, epidemias, pandemias, gente que se muere de hambre y muchas cosas más, ¿cómo se puede ser feliz así?, o estar satisfecho con este mundo o Sociedad, sabiendo todo este sufrimiento de nuestro prójimo o de nuestro medio ambiente, sin nosotros hacer nada!! ¿Es este mundo que deseamos? pues así ha vivido el Hombre, desde tiempos inmemoriales sin importarle nada el prójimo, al contrario destrozando todo, solo interesándole el bienestar de él. 
Una realidad es, El 1% más rico de la población mundial tiene más dinero que el 99% restante y además, hay 24 millones de Personas en el mundo, que se mueren de hambre cada año, y el 25% son niños, además hay 850 millones de Personas que cada día van a dormir con hambre.
 Por otro lado tenemos, en al año 2017 un gasto militar de 1.73 billón € que son 1730000000000 € como podemos permitir esta aberración, tan grande. 
También hemos tenido, guerras desde tiempos inmemorables, guerras que duraban décadas y décadas, esclavitud, los derechos no existían, tampoco hoy, por lo menos para la mayoría de humanos, finalmente podemos acordarnos, porque no esta tan lejos, los últimos tiempos de la primera guerra mundial 1914, la segunda en 1940, la española 1.936, la de Vietnam, la de los Balcanes, la del Afganistán, la del Irak, la de Libia y últimamente la de Siria.
Quisiera hacer una observación, de lo que yo entiendo la persona como humana, ¿qué relación tiene con el medio que le rodea? Pues mucha, todo está relacionado, todo tiene un equilibrio y una lógica,
 2) Abuso 
Si miramos hoy dentro de nuestra sociedad y miramos como está construida, veremos, que hay unas leyes que son las que rigen y han regido desde tiempos inmemoriales, estas leyes están en forma jerarquía, como la que conocemos hoy, de arriba abajo, hasta las podríamos considerar como militares, porque todo está construido, de esta forma que el que está arriba de cada eslabón, tiene una influencia, con el de abajo y que puede ser muy importante según las circunstancias de esta jerarquía, por ejemplo una fábrica está construida, por un director, jefes de secciones, capataces, etc.. etc… Todos tienen una influencia, sobre sus subordinados, en todos los lugares de la sociedad existen estas leyes, Industria, Agricultura, etc…pero también existen fuera de los sitios de trabajo, existen en todos sitios, así está implementado y siempre ha estado en nuestra sociedad, y es el eslabón más importante de nuestra Sociedad donde ocurren todos los Abusos.
Cuando queremos que alguien haga lo que nosotros queremos, y esto solo puede pasar a menudo, si tenemos una posición privilegiada en la sociedad, como por ejemplo ser más listo que el otro, o talvez como ya dije antes, un eslabón privilegiado en la sociedad, hay miles de eslabones privilegiados en la sociedad, que son estos los responsables del Abuso feroz, y salvaje, que sufrimos todos, es este el motivo de que nuestra sociedad, está estancada desde hace miles de años.
 Tenemos que analizar minuciosamente la Palabra Abusar, pues es la principal palabra que nos ha paralizado conductualmente a través de estos miles de años hasta la actualidad. Si analizamos la palabra Discriminar, veremos que en el diccionario de la lengua Española, “Ver la diferencia entre dos cosas ”, esto es Discriminar, y nada más, esto es algo que afortunadamente hacemos cada día, todo es diferente, una casa un árbol una piedra, y “Discriminar es ver la diferencia”, ahora bien hay la palabra “Discriminación” que dice en el diccionario de la lengua española que es «Discriminación es el trato diferente y perjudicial que se da a una persona por motivos de raza, sexo, ideas políticas, religión », ya hemos dicho que discriminar es ver la diferencia entre dos cosas, y lo es también la Discriminación, lo que pasa con la discriminación es que cuando ves la diferencia, y tratas diferente a una persona por motivos de raza, sexo, ideas políticas, religión, es otra cosa, pero antes de La Discriminación, tendrás que Discriminar si es blanco negro amarillo u otro color, y después Discriminarás si hay o tienes ocasión de hacerlo. Hay muchos sinónimos de la palabra “Abuso”, muchos, por ejemplo, Discriminación, Esclavitud, etc. que es el carecer de Llibertat por estar bajo el dominio de otra persona, y esto es simplemente Abuso, ahora dejare una lista de 12 que lo le llamo Características, donde suele ocurrir el Abuso, 
Las Personas no son solamente Discriminadas o Abusadas por el color de la piel, sino por la condición de que se encuentren, en la sociedad, si es negro, o blanco, si este se deja lo hará, sea negro o blanco o amarillo, esto no es importante, pero imagínate si fuera el expresidente Obama, entonces puede ser él, el que tiene que ir con cuidado, si es blanco y se deja se trata de que si la persona no es muy lista, también se podrá Abusar o Discriminar tanto si es negro blanco, si es un político listo y que usa todas sus posibilidades para que una persona lista, a lo menos más lista que al que se dirige, o si su posición en la sociedad o en trabajo es más buena, o él está por sobre del que está más abajo que él, esta posición jerárquica de la que hablábamos antes, hará que esta persona al estar en un grado superior en la Sociedad, del que esta abajo, le dé una superioridad que hará que esta persona pueda siempre pueda sacar un beneficio, de él que esta abajo, porque él lo puede hacerlo, y esto es Abusar,
 ¿Qué características son las más destacables para que estos Abusos o discriminaciones ocurran? Pues hay muchas, hoy nuestras sociedades son muy diferentes, pues tenemos desde sociedades muy pobres a sociedades muy ricas, bien, económicamente hablando! pero el Quit de la cuestión es el mismo, para pobres y ricos, lo que se trata es el Abuso de una persona hacia otra, y claro que también la Discriminación clásica que todos nosotros conocemos también lo es, la Discriminación está protegida por la ley pero el Abuso no!! Las Características de grupos más habituales donde se acostumbran a infringir estos Abusos son 12: 
1) Razas
2) Sexo o género
3) Ideas políticas
4) Religiones
5) Culturas
6) Refugiados
7) Inmigrados
8) Jerarquía social
9) Grado de educación, enseñanza o analfabetismo, formación escolar, o universitaria
10) Listo astuto, listo, inteligente, ingenioso, hábil
11) Belleza, Guapo,
12) Edad
La 1) Raza, aquí puede estar un poco en contradicción, porque parece que los blancos Abusan contra los negros, y también es verdad porque así suele siempre pasar, sin embargo, hay situaciones que no!! Que puede ser al revés que un Capataz sea negro, y este pueda Abusar de un blanco, solamente, si una de las 12 Características, tiene lugar, entonces es Abuso, pero hay que ir con cuidado de que esto no suceda.
La 2) Sexo Aquí tampoco hay mucho problema, también como la anterior se podría clasificar como Abuso tanto sexual como de género, el Hombre que seduce o viola, o pretende una relación sin el consentimiento de la otra persona, pero también podría ser que una mujer seduzca a un Hombre para sacarle un provecho. Entonces también es Abuso
La 3) Ideas Políticas, también como anterior un clásico
La 4) Religión, también como la anterior un clásico
La 5) Cultural, Bien, aquí ya se complica un poco la cosa, porque la cultura, son muchas cosas, y muy diferentes entre ellas, incluso Religión, Culturas Musulmanas, Culturas Ortodoxas, Cristianas, Protestantes, Tibetanas, etc… pero el hilo de la cuestión no es religioso si no cultural tal que unas culturas no estén tan desarrolladas de otras o quizás más modernizadas, sobre todo culturas minoritarias que estén dentro de otras culturas, puede haber alguien que pueda sacar provecho con esta cuestión
La 6) Refugiados, este Colectivo, es muy vulnerable, de ser discriminado, pues casi siempre, no tienen ningún derecho y tienen que acogerse a lo que puedan
La 7) Inmigrados, este colectivo es también muy vulnerable, también por las circunstancias, como los Refugiados, no tiene ningún derecho.
La 8) Jerarquía Social, En todas las sociedades hay unas capas social muy bien definidas, entre ellas las económicas, que están también muy relacionadas con las culturales, éstas también tienen un peso muy importante, a la hora de posicionarse a un Abuso, las jerarquías sociales son muy extensas, por ejemplo, los puestos de trabajos, de hoy, están formados por una jerarquía que va de arriba abajo, y esto está en toda nuestra sociedad y en todas las demás sociedades, y es aquí donde se producen muchos Abusos , además hay colectivos, gitanos, etc. etc. .
La 9) Grado de educación, enseñanza o analfabetismo, formación escolar, o universitaria. Esta podría estar incluida con la 8, pero aquí está más bien definida, según una persona sea más culta, que tenga una formación escolar, casi siempre tendrá una superioridad, con una persona que no lo sea.
La 10) Listo astuto, listo, inteligente, ingenioso, hábil, Aquí también se podría confundir con la educación o formación, pero esta característica no siempre va ligada con la educación o formación educacional, una persona lista o inteligente, pueden fácilmente Abusar de una persona con una capacidad limitada.
La 11) La belleza, Esta tiene una importancia claramente muy alta, al hora de tratar una conducta que puede conllevar un Abuso.
La 12) La edad, un Hombre puede sacar un provecho, o de un niño o niña, o de una persona mayor.
3) Un eslabón del Universo
 Si nos observamos a nosotros mismos veremos lo que somos, simplemente una persona, una unidad, dentro de nuestro Universo como son las células dentro de nuestro cuerpo, si nosotros nos retro miramos hacia dentro de nuestro cuerpo veremos que está cubierto de una piel, y aquí se termina todo, pero si tomamos un microscopio, veremos que debajo de la piel, hay unas células, y después veríamos los «ADN», y si continuamos al final veríamos los Protones y Electrones, todos bailando al alrededor de ellos mismos con un equilibrio fantástico. 
Todo esto es cuando miramos hacia dentro de nosotros, pero si ahora miramos hacia fuera de nuestro cuerpo, y volvemos a hacer la misma observación, fuera de nuestro cuerpo, también con nosotros, con la persona en el centro, y mirando hacia el cielo, si es de día veremos el sol, sino es que no está nublado, si es de noche y no está nublado veremos la luna y las estrellas y quizás alguna Nebulosa, pero aquí también se acabado todo, pero si ahora en lugar de coger un microscopio cogemos un telescopio, veremos que hay más estrellas de las que nosotros podíamos ver a simple vista, veremos que la Luna, los Planetas, el Sol, y las Estrellas también todos están bailando alrededor de ellos mismos, los planetas girando alrededor del sol, como si bailaran con equilibrio, al igual que lo hacían en cuanto mirábamos hacia dentro de nuestro cuerpo, los Neutrones que giraban alrededor de los Protones .
Parece que hay un paralelismo en el interior de la persona y en el exterior, parece que hay una relación muy íntima, un equilibrio, que no podemos romperlo, quiero decir que no podemos sacar un eslabón, como por ejemplo sacar un planeta, o una estrella sin que todo vaya abajo, al igual que tú no puedes sacar un electrón o cualquier otro eslabón, sin que todo vaya abajo, esto también es válido, con la Naturaleza, todo está en equilibrio y no podemos destruir un eslabón como por ejemplo una especie tanto Vegetal como Animal, y cuando digo Animal incluyo también a la Persona, al Hombre, es como romper un eslabón, y eso no lo podemos hacer sin que nos comporte fatales consecuencias.
También esta teoría es válida, con la Humanidad, las Personas como los electrones o como los planetas estamos en pleno contacto y con equilibrio, las Personas están a nuestro lado, como la Naturaleza y tenemos que tener cuidado, de cuidarlos y cuidarnos porque no podemos prescindir de ellos, no podemos prescindir de ningún eslabón, eso lo tenemos que tener bien presente.
Hubo un Hombre que dijo, «Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos» éste era Martín Luther King.
Esto nos da una reflexión, que es, que tenemos que estar con equilibrio con nuestros compañeros de viaje que son La Naturaleza, La Vegetación, los Animales, y el Hombre, estos cuatro medios, que siempre han existido, desde hace miles de años y han estado siempre en equilibrio, hasta la aparición del Hombre inteligente, con la aparición de la inteligencia de este todos fuimos y estamos amenazado de muerte, es aquí donde tenemos que reflexionar, para nuestra supervivencia del Planeta y nuestra propia.
 Porque tenemos que contaminar, el Mar, el Océano, el Aire, los Ríos, la Tierra, porque tenemos que destrozar los Bosques, la Vegetación, porque tenemos que matar a los Animales, porque tenemos que matar a los Hombres, si nos organizamos bien y entendemos de que va la cosa, el equilibrio, ya no sería necesario este holocausto que estamos haciendo, esta destrucción, pues necesitamos todo lo que nos rodea, la Naturaleza, la Vegetación, Los Animales y el Hombre. 
Yo no soy religioso, pero hay una frase que a más de que me gusta mucho, tiene mucho sentido y sin esta frase, vamos directos al precipicio, y es «Ama a tu prójimo como a ti mismo», si así pudiera ser, iríamos más bien, seríamos más felices, sin guerras, sin militares, sin policía, en fin un buen sueño ,
¿Porque tenemos que amar a nuestro prójimo? ¿Es porque, es palabra de Dios? El motivo de amar o no, es una cuestión de supervivencia de equilibrio, es el Universo que está montado así, con equilibrio, las células de nuestro cuerpo están en contacto todas ellas mismas y todas son necesarias, en cuanto una muere otras nacen , unas y otras están siempre en equilibrio, cuando no es así, viene la muerte del sistema, por eso, tenemos que llevarnos bien, con las Personas que estamos viviendo al igual que nuestras células de nuestro cuerpo, y todo el universo se comporta así, y si así lo tenemos que hacer, no podemos ir en contra del Universo,
4) Bondad y Maldad
El estar en equilibrio con el Universo, con todo lo que nos rodea, como el Hombre, con los Animales, con la Naturaleza, el amar todo esto a esto se llama la Bondad, y si no lo hacemos se llama Maldad, y la Maldad es el Abuso que hacemos, en la Naturaleza, la Vegetación, Los Animales y el Hombre, también podemos y tenemos que decir no!! A las violaciones de las 12 Características, si!! a la Bondad, de amar a La Naturaleza, La Vegetación, Los Animales y el Hombre, porque esto es nuestra única supervivencia, si tenemos en cuenta estas cuatro primicias, y las perseveramos , y las amamos como nosotros nos queremos a nosotros mismos, el problema se habría terminado, también los Abusos, y podríamos empezar a progresar como Personas con los cuatro hermanos nuestros «La Naturaleza, La Vegetación, los Animales y el Hombre» y salir de este estado tanto salvaje que nos encontramos , si no es así, lo veo muy mal, sólo tenemos esta salida, y es una salida de supervivencia y felicidad.
Quisiera definir, que es para mí la Bondad, describiendo una experiencia que conviví cuando era yo un niño, Mi familia estaba bien posicionada en la sociedad, y era costumbre en aquel entonces, de que las personas necesitadas pedían limosnas, y venían a las puertas de las casas, mi abuela, salía muchas veces para abrir la puerta, y cuando era una persona que pedía limosna, algunas veces les daba y algunas veces no, yo un día llamaron a la puerta y fui yo que salí y vi a una señora anciana que me pedía limosna, yo, me la saque de encima y de mala manera, bien esa noche no pude dormir, y juré que no lo haría nunca más, este episodio, me ha perseguido toda la vida, no por el solo hecho, de que hice algo malo, pero la experiencia de este episodio, me persiguió toda la vida, y me obligo hacer cosas buenas, porque las malas no las podía hacer, no porque yo era bueno, sino porque si hacia una cosa mala mi cuerpo lo rechazaba, y lo pasaba mal, era mejor hacer cosas buenas y no sentirse mal, esto era egoísmo puro, pues hacer el bien para no sentirse mal !!!! No es Bondad, y ¿que esto es la Bondad o la Maldad?, este es el quit de la cuestión!! Mi conclusión es si haces la Bondad, porque por tú no puedes hacer la Maldad, esto no tiene ningún valor, como también hay muchas Personas que hacen el mal, y es imposible para ellos hacer la Bondad, bien no quiero alargar me mucho con esto porque es muy extenso, mi conclusión de la Bondad, no es esta mía, que lo tengo que hacer porque físicamente no me siento bien, si hago la Maldad.
Mi versión de Bondad o Maldad es en general, la descripción que hago a través de todo el Análisis o Razonamiento desde el principio al final, donde la Bondad no es un sentimiento, sino casi una obligación, entender nuestro universo donde nosotros vivimos, y ver la conexión íntima, entre los diferentes eslabones, incluyendo el trato que tenemos que tener con los eslabones próximos, aquí está la verdadera Bondad, hay que hacerlo, no hay aquí más alternativa, que amar, que es Bondad, ayudar, todo ello quiera o no nuestro cuerpo, solamente hay Bondad, y nada más, por eso saqué la conclusión de que la Bondad, solamente existe en cuanto no se violen las 12 Características, Hoy mismo en Brasil un Señora Cura de una Iglesia, ordeno a sus hijos para que mataran a su marido o padre de los hijos, esta señora adopto a 37 niños después que estos tuvieron una desgracia, un acto de Bondad y ordeno a sus hijos el asesinato de su padre, un acto de Maldad, La Señora Cura tiene inmunidad penal ya que ella es política y está protegida, Aquí tenéis La Bondad y La Maldad
5) Conclusión
¿Qué conclusión podemos sacar de todo este razonamiento o análisis, Es obvio, que hay algo que no nos dejó desarrollarnos como hubiéramos tenido que hacerlo, y hay un eslabón de todo este equilibrio que parece que no funciona, y este eslabón es el Hombre, este eslabón esta con discordancia consigo mismo y con todo el sistema que le rodea es el entorno donde él vive, que está en guerra consigo mismo, y también con la Naturaleza, la Vegetación , y los Animales. Es un panorama, muy triste y desolador, y lo peor de todo, es que va contra la misma humanidad, y no puede haber arreglo posible, si no se cambian estas reglas de juego, que ya he mencionado con este análisis o razonamiento, y cambiarlos ahora en la actualidad es muy difícil, porque hay que cambiar toda una mentalidad, todo un sistema de producción, distribución, enseñanza, en fin es empezar de nuevo, habiendo perdido más de 5000 años, que yo veo como imposible hacer este cambio, pero por otro lado, no hay una solución posible, no hay una alternativa, tenemos que comprender, que somos un eslabón de un sistema que está en equilibrio consigo mismo, porque su entorno así está hecho, y no es posible Abusar de los Hombres con aquellos que él es mismo convive, al igual que con La Naturaleza La Vegetación y Animales, entender esto y amarlo, y ejecutarlo, es una tarea que llevará muchos cientos, quizás miles de años, pero si el Hombre quiere subsistir, no tiene otro camino.
Veremos aún cuánta miseria el Hombre tiene que sufrir, ¿continuaremos con los 25 millones de muertos de hambre cada año?, ¿con los 850 millones de Personas que pasan hambre cada día?, y ¿con guerras cruentas? lo que el Hombre ha sufrido a través de su historia y el que sufrirá es inhumano, pero así es, y la lástima es que si hubiéramos sido capaces de haber trabajado con nuestra inteligencia para poder ayudarnos a nosotros mismos, en otro lugar estaríamos, con prosperidad y felicidad.
Bien, estamos al final del razonamiento o análisis, y la pregunta es igual que al principio, ¿Es este mundo el que deseamos???
Enric Giné
http://enricgine.cat/es
Tossa 25-08-2020
submitted by enricgine to filosofia_en_espanol [link] [comments]


2020.09.08 11:35 loby_333 Pequeña improvisación

Lo acabo de escribir, supongo que me sentía inspirada y lo he pasado bien haciéndolo jaj. No está acabada claro, soy mala en hacer historias cortas. Disfrutadlo y soys libres (de hecho estaría genial) de criticar todo lo que queráis y lo que veáis a mejorar :D
Estaba luchando contra un grupo de bandidos, una batalla impresionante en la que ganaba claramente. Sin embargo en un intento de maniobra para acabar con uno de ellos consiguieron tirarme al suelo y el bandido responsable de esto me puso el filo de su navaja en el cuello. Sentía el frío en mi garganta, solamente podía pensar en una manera de salir de aquella situación. Por desgracia antes de que pudiera liberarme de aquella sucia sabandija, aquellos dos aparecieron. Dos guerreros armados y protegidos con sus escudos acabaron con el hombre que me amenazaba y con todos los demás que quedaban por la zona. Cuando todo acabó uno de ellos me extendió la mano para ayudar a levantarme. Ignorando su gesto me levanté del suelo yo sola.
-No necesitaba vuestra ayuda - dije
Era una persona orgullosa y no me gustaba que me salvaran. Antes de que pudieran responder vi a un león acercándose a mí, era muy extraño, no había visto a un león antes fuera de los dibujos que hacía la gente, aún así reconocí al animal y saqué mi daga para defenderme.
-Ni se te ocurra hacerle daño. - advirtió uno de los guerreros - Es mío, no te va a hacer nada.
No me fiaba de lo que me decía, aún así bajé la guardia, sin soltar el arma, claro está. Miré al supuesto propietario de ese animal salvaje y aterrador. Era alto y fuerte, rubio como su mascota y de unos ojos azules como el cielo. Por otra parte su compañero parecía más débil, de poca estatura y pelirrojo, aún así lo había visto luchar previamente y no lo hacía nada mal.
-¿Queréis algo de mí? - pregunté al ver la duda en sus miradas
-De hecho, sí. - respondió el pelirrojo - Nos gusta como has luchado, creo que necesitaremos tu ayuda.
-Espera, - interrumpí - ¿me habéis estado viendo luchar sin hacer nada?
Él sonrió.
-Queríamos ver cuanto aguantabas.
Los miré desconfiada, no tenía claro si fiarme de aquella gente, sin embargo no parecían tener malas intenciones.
-Nos gustaría que vinieras con nosotros - dijo entonces
Pensé un momento.
-Solo... porque no tengo nada mejor que hacer. - respondí
Me imaginé todos los beneficios que me traería ir con aquellos guerreros de la clase alta, así que subí al caballo blanco de el guerrero de ojos azules y todos marchamos a un lugar aún desconocido para mí.
submitted by loby_333 to CreaUnCuento [link] [comments]


2020.09.06 00:23 M_S_A_Y_G Solo quiero que alguien me entienda

Esta para nada es la mas trágica historia de alguien, pero quiero desahogarme
En la primaria estudie en un colegio privado, era la mejor alumna me daban diplomas y etc. Mis padres los veía orgullosos de mi y eso me alegraba, nunca fui de hablar, por mis notas tenia "amigos". Mis tías especialmente siempre me regañaban por no saludar, yo lo hacia, pero mi voz nunca se escuchaba, supongo que siempre fui una llorona.
Nunca me sentí cómoda junto a la familia de mi padre, mi madre tampoco ella solo se llevaba bien con una de las hermanas, la única que parecía tener los pies en la tierra y no creer que el mundo gira a su alrededor como el resto de las hermanas. Yo solo me llevaba bien con una prima era bastante unida a ella, pero al entrar a la secundaria deje de verla o a cualquiera de esa familia.
No se como sean las escuelas en donde viven pero aquí solo se conoce 1-6to de primaria y 1-6to de secundaria. En 5to de primaria me cambiaron a otra escuela que en ese momento era de solo chicas. luego por una ley todas las escuelas debían ser mixtas. Así que cuando entre a secundaria habían chicos, muy pocos. En mi curso solo habían 4 y 28 chicas. En esta escuela secundaria va por la tarde. Habia conseguido de alguna forma tener amigas en 5to pero en secundaria mezclan los cursos así que me separaron de ellas. Las veía a veces en resecos, pero yo dejaba de sentir ganas de esforzarme en la escuela así, la pubertad me ataco y me salío acné, yo de por si tenia mala autoestima. Cada vez que me miraba al espejo me daba asco. Me trataba de cubrir con mi cabello pero en la escuela me pedían que me lo recogiera me decían que me saldrían mas granos si me lo tapaba con el cabello lo que me hacia sentir peor, no me gusta que me recalquen mis errores.
El acné fue empeorando y mi autoestima empeorando, en casa tampoco ayudaban trataba de pedirle ayuda a mi mamá para que me lleve con un profesional o me compre mascarillas o productos, pero ella estaba mas pendiente en cuidar de la niña que había nacido un par de años antes, esta bien es una bebe necesita atención y cuidados pero tampoco debería olvidar que tiene otra hija. Ella solo me ignoraba parecía no existir en esa casa, me metí mas a youtube a Internet y me centraba en eso para poder sonreír. En la escuela igual siempre paraba con audífonos escuchando música para no escuchar voces, aunque nadie dijera nada yo escuchaba voces insultándome, gritando lo asquerosa que me veo, lo mal que esta mi cabello, lo patética que era. inútil, horrible, que nadie me necesitaba, que nadie me quería.
Mis notas empeoraron, faltaba a clases, en segundo de secundaria llamaron a mi mamá le contaron como estaba en notas que no presentaba tareas que no iba a la escuela, esa noche me regaño, me grito, que ella se esforzaba para que yo pueda ir a la escuela para pagar los materiales que debería estar agradecida, que debo esforzarme en la escuela, que no parecía hija de ellos por que no tenia buenas calificaciones, yo le dije que no pedí haber nacido, que no puedo concentrarme en clases, que no quiero ir a clases que me odio, que odia mi vida, ella dijo "Ojala no te hubiera tenido" después de pegarme una cachetada y se fue. Yo dormía en el mismo cuarto que mi hermano mayor que había salido por orden de mi madre. entro cuando ella salio me pregunto si me pego yo negué y me senté en mi cama abrazando mis piernas la ultima frase se repetía en mi cabeza las voces la gritaban otras se reían sentía que mi cabeza iba a explotar. No sabia ni lo que estaba escribiendo en ese momento en una hoja, pero en la madrugada salí de mi cuarto deje la carta en su puerta y salí de la casa, camine sin rumbo solo pensando quiero morir, quiero desaparecer, quiero irme, quiero dejar de pensar. Llegue a un edificio en construcción cerca de una avenida en ese tiempo ver edificios tan altos era raro y ese era de los primeros. Busque una forma de entrar lo rodee, escuche un taxista pitar no me gire para verlo, el dijo que podía llevarme le dije que no tenia dinero me respondió que no importa puedo darte una vuelta gratis. A mi ya no me importaba morir tirándome de un edificio o violada o vendida por ese hombre me subí al auto blanco, nunca lo mire, recogió a una chica borracha despachada por su novio de una fiesta. Dimos una vuelta y la mujer pidió volver donde el chico lo que el taxista hizo. Después de dar vueltas preguntando por que estoy fuera sola y tan tarde, si había tenido peleas con el novio, yo le dije que mi madre había dicho que deseaba no haberme tenido y yo quería desaparecer para que ella este feliz, el se quedo callado un tiempo, llego a una terminal que antes estaba en medio de la ciudad cerca habían residencias el taxista me pregunto si quería quedarme esa noche en uno de esos cuartos, yo ya algo de vuelta en mi le negué y agradecí el compro dulces de una señora los comí, le pedí que me dejara bajar el insistió en que me llevaría a mi casa le di mi dirección, tenia sueño y no pensé si esto era buena idea, de todas formas me llevo, entre a casa recogí la carta y nunca volví a ver al taxista.
Después de esa noche las cosas en casa fueron de mal en peor, yo no comía con ellos, en las mañanas me quedaba encerrada en mi cuarto iba de vez en cuando a la escuela o me iba a caminar sin rumbo. De alguna forma aprobé enserio no se como.
Decidí ignorar el hecho que mi madre no me quería, igual que ella hizo o tal vez se sintió mal, pero hasta la fecha jamas se disculpo o nombro el tema otra vez.
En la escuela iba bien solo hacia lo que podía sin esforzarme mucho, disertar era imposible, las voces siempre estaban ahí pero trataba de ignorarlas con música. Yo sentía un vació en mi, como si fuera un muñeco. sin vida sin sueños sin nada. Empece a cortarme al principio por curiosidad eran leves como rasguños de gato que se curarían en un par de días. Pasaron semanas en la escuela insistían en que debía hablar, que no podía evitar hablar en la vida. Cortarme se volvió una necesidad para callar las voces, para dejar de sentir un remolino de pensamientos, de frustración, de impotencia, de rabia, Se que tengo que hablar, se que tengo que esforzarme, se que tengo que hacerlo, pero no quiero, no estoy aquí por gusto, solo estoy aquí hasta que reúna el valor para acabar todo.
Los cortes se volvieron mas profundos mas seguidos en mas partes del cuerpo ya no solo brazos, pasaron a los muslos piernas, abdomen, cuello.
Lloraba sin una razón en concreto cada noche.
Un día mi gata que se encariño con mi hermano mayor tuvo o trajo una gatita solo una, no había rastro de sangre o de haber mas ni que la gata había estado embarazada, pero la gatita era recién nacida de colo negro con salpicones de color naranja mostaza amarillo y blanco. La llame Ayami que en japones es Mar de colores. Por cierto cuando me centre en youtube, también conocí el anime, que también me centre en el.
Ayami creció y era mas apegada conmigo, siempre que me sentaba ella venia corriendo de cualquier parte y se echaba en mi regazo ronroneando exigiendo cariño lo cual yo le daba, en la noche cuando estaba llorando ella me ronroneaba restregándose en mi, yo le contaba lo que sentía lo que pasaba en la escuela en casa y ella parecía entenderme se quedaba sentaba viéndome o ronroneando a veces maullaba cuando paraba como si me contestara. Ella parecía que vino para alegrarme la vida ya no sentía ese vació las ganas de cortarme disminuían y dejaba de escuchar tan seguido las voces. Así paso un año y meses mas.
Un día cuando volví de la escuela no vino a recibirme como siempre no le di mucha importancia porque podría estar comiendo. Esa noche no vino, no era tan raro había veces que mis gatos desaparecían un par de días especialmente cuando estaban en celo, pero no era época y ella estaba operada. Pense que ella volvía durante la tarde cuando estaba en la escuela pero mi tía me pregunto que paso con la Ayami que no la veía desde hace días. Comencé a preocuparme el día siguiente le pregunte a mi hermano si la vio el dijo: Mamá la mato por que se orino en su cama. me quede sin palabras y deje de respirar por un momento le dije que deje de bromear tan mal y le volví a preguntar el dijo que le pregunte a nuestros padres. Le pregunte a mi papá, me dijo que le pregunte a mi mamá y que fuera a almorzar. no le pregunte solo me quede en cama llorando todo el día sin comer nada, No comí nada durante tres semanas solo agua. iba a la escuela porque odiaba estar cerca de ellos. Comencé a pensar en ellos como asesinos y lo sigo haciendo. Después de la escuela volvía a casa caminando por el camino mas largo posible dando vueltas para llegar lo mas tarde posible aunque hiciera frió, esto se volvió costumbre durante los siguientes años, el fin de semana de la segunda semana Ella vino a mi cuarto yo estaba viendo vídeos en youtube. Me dio una cachetada y pregunto que me pasa por que actuó como una malcriada, que no se me puede decir nada o hacer algo por que ya empiezo a llorar, yo me quede en silencio con la mirada en el suelo y la mejilla ardiendo, ella se levanto y desde la puerta me dijo ven a almorzar respondí no quiero y me lanzo lo que tenia a mano libros y cerro la puerta de un golpe. durante ese tiempo intente cortarme las venas siempre temblaba y no podía ir tan profundo siempre el recuerdo del maullido de Ayami me detenía y me hacia buscarla por todas partes esperando que salte a mi cama y me ronronee lo que nunca pasaba a veces salia en la madrugada solo caminando hacia un parque, me quedaba ahí viendo las estrellas hasta que sean casi las 5 y volver a casa, el insomnio se iba presentando, las noches que no salia me quedaba viendo mi techo y las estrellas que pegue en este, escuchando música hasta dormirme y despertar dos horas después, tratar de volver a dormir solo para que lo mismo pase hasta que ya amanece.
En uno de esos días ella vino y me dijo que me vista que saldremos estaba enojada y me gritaba solo hice lo que me ordeno salimos hacia INTRAID un instituto de tratamiento rehabilitación e investigación de drogo pendencias y salud mental (Es lo que salio en Internet) para mi era el Loquero, ya había ido al psicólogo antes pero era uno privado y caro para mi gusto solo fui un par de veces donde solo me mostraba vídeos y me hablaba de dios, cuando un par de años yo había dejado de creer en este o mas bien no le veía sentido. Aveces la psicóloga me contaba de su vida supongo esperando que yo le cuente la mía, lo que nunca paso porque no tenia confianza alguna en ella. En INTRAID se pagaba pero era mucho menos que el privado. Ahí me vio una psicóloga y psiquiatra. no me sentía para nada en confianza no hable nada. me recetaron antidepresivos. Los odie.
Luego de eso fuimos a comer, no comí nada y lo pusieron para llevar, las pastillas hacían que me diera hambre y días después comí algo, desde hace años evitaba verme detenidamente al espejo pero un día bañándome vi mis costillas, siempre fui de las chicas delgadas y siempre sentía mis costillas, pero ese día me vi al espejo sin necesidad de meter el estomago o hacer algo mis costillas sobresalían y la columna vertebral se notaba mas, los huesos de la cadera, las clavículas. Me perturbo y gusto por igual, ver mi abdomen tan plano y algo hundido me gusto y lo quería dejar así pero las pastillas hicieron que empezara a comer mucho mas que antes y mi cuerpo de chica delgada dejo de serlo. Me odie mucho mas.
Un día habían comprado como 50 pastillas antidepresivas y me las tome todas a la vez con alcohol. pésima elección, Las pastillas normalmente me dejaban con una sensación de flotar muy leve pero yo la sentía y podía reírme de todo, también no pensaba. no podía concentrarme en clases. pero ese dia no podía mantenerme de pie todo parecía dar vueltas me caí varias veces tratando de ir al baño para vomitar, ellos se enteraron de lo que hice, no me llevaron al hospital, supuesta mente porque el lavado de estomago duele mucho, no lo se.
Dormía todo el día apenas podía mantener mis ojos abiertos, me dieron una cubeta para cuando tenga ganas de vomitar, para ir al baño me sentaba en un skate e iba poco a poco, aun cuando estaba a punto de desmayarme a cada rato nunca nadie estuvo ahí para ayudarme, falte a la escuela por una semana no se si pidieron licencia o algo. El efecto siguió unos meses pero a la semana podía pararme y caminar medianamente recta. mis pupilas estuvieron dilatadas por una semana mas, y las nauseas se fueron en la primera semana. el cansancio se fue a las tres semanas pero mi mente se podía quedar en blanco fácilmente, habían conversaciones en mi mente no se de quienes porque tampoco habían personas a mi alrededor, comencé a pensar que mi mente, corazón, cuerpo y "yo" eramos diferentes seres. cada uno con su propio pensamiento. Aun hoy en día me refiero a estas partes como otras personas. Deje de ir al loquero que no ayudo en nada. En las noches me despertaba buscando aire, cuerpo había dejado de actuar solo, a veces cuando me quedaba en blanco podía dejar de pestañear o de respirar o caminar y me caía, creí que mis reflejos segian dormidos por las pastillas. Nunca le dije a nadie de mi familia nada.
En quinto, seguía saliendo durante la noche y después de clases yendo al mismo parque. Una noche en febrero conocí a un chico me empezó a hablar amigable manteniendo una distancia, haciendo preguntas y contándome de el, como si conociera como hay que tratarme. cuando comenzaba a sentir que quería irme el se despedía, esto por un par de noches, intercambiamos números, yo faltaba a la escuela e iba a su casa a jugar el me preguntaba y escuchaba, no se si me entendía pero lo que respondía era como si lo hiciera perfectamente, el era tan perfecto que parecía irreal. el 28 de febrero fui a su casa, a jugar como siempre, el se fue por algo de beber y comer dejándome en su cuarto, llego un mensaje en su celular lo vi el tenia mi contraseña y yo la suya no vi el mensaje era de su madre, entre a galería porque el nos sacaba fotos y quería borrarlas porque no me gustaban aunque pensaba crear copias y ocultarlas solo quería asustarlo un poco. Yo fui la que sintió temblar todo su cuerpo y sentir como me quedaba helada. En galería mas que nada veía fotos mías en varios ángulos algunos solo mostrando mi trasero o pecho habían algunos desde lejos en aquel parque había un gif donde estaba de espaldas y pareciera que estuviera haciendo twerk o no se. Escuche abrir la puerta lo que me hizo respirar de golpe. Aquel chico que siempre tenia una mirada dulce amable y comprensiva se iba transformando a una mas de miedo entre enojo. solté el celular que cayo en la cama, dejo la bandeja en su escritorio y salio del cuarto comencé a temblar mas, tome mis cosas y quise salir pero la puerta estaba con llave se me hacia mas difícil respirar, el volvió abrió trate de decirle que quería irme el cerro la puerta y me agarro del brazo tirándome a la cama repitiendo que el no quería que fuera así pero yo lo obligue. me inmovilizo e inyecto algo en mi brazo lo hizo brusco y yo ya estaba llorando con el terror en todo mi cuerpo pidiendo que me dejara ir que no le diré a nadie.
Comencé a sentirme adormecida trataba de levantar mi cuerpo pero no lo lograba mis ojos pesaban, mi cuerpo se sentía distante el comenzó a quitarme el short y tocarme, de mi solo salían balbuceos que según yo eran palabras, no se cuando cerré los ojos o que paso después, solo desperté en aquel parque con dolor en todo el cuerpo me quede ahí un rato tratando de convencerme que nada paso solo me desmaye y desperté. que nunca había conocido a nadie en ese parque. y me fui lentamente a mi casa tratando de ignorar que mi ropa estaba mal puesta y la ropa interior mojada. Llegue a casa tipo 5 así que nadie supo cuando llegue porque todos dormían.
Jamas le dije a alguien de el su nombre lo que paso nada. Viví ese año tratando de olvidarle, pero las voces se volvieron mas fuertes mas constantes los cortes volvieron mas profundos tenia miedo de hablar miedo de estar con otras personas, cuando alguien mayor y desconocido me hablaba temblaba y solo quería llorar. deje de ir a la escuela de nuevo quise escapar de todo no soportaba estar ahí fingiendo que todo estaba bien cuando yo era un desastre quería ir a otro lugar donde nadie me conociera donde podría estar sola sin preocupaciones sin responsabilidades sin nada. Tome el primer autobús que saliera y pudiera pagarlo. me fui a otra ciudad solo con agua cuadernos para escribir o dibujar un celular sin chip y solo música. estuve todo el día ahí paseando viendo lugares donde podría dormir. fui a la terminar porque siempre veía que ahí dormían personas y los guardias cuidaban, no considere que yo desde que llegue me tomaron de sospecha por escaparse, me quede ahí hasta las 3 donde se acerco un guardia y me pidió acompañarlo me hicieron preguntas si había ido ahí por un supuesto trabajo o un novio que me lo pidió o acompaño, estábamos en frontera con otro país así que la idea de contrabando era clara. yo negué a todo y dije que solo quería un descanso pero era menor de edad me llevaron con policías a la estación mas cercana en el camino inspeccionaban mi mochila y los cuadernos, en la estación me hicieron hablar con dos psicólogas no me agradaron me tomaron como caprichosa que debería de afrontar mis deberes que mis padres seguro estarían preocupados, etc. Los llamaron yo en un rincón me cortaba con las voces insultándome, hasta que mis padres llegaran me llevaron a una casa hogar me dieron un cuarto y me encerré ahí como me lo recomendaron puse a cargar mi celular no pude dormir toda la noche, ellos llegaron en la mañana no les dije nada ni salude me aleje de su falso abrazo y salí rumbo al auto ellos subieron y dijeron que aprovechando que están ahí que fuéramos a la feria, No me gustan para nada los lugares con mucha gente y sin un orden ellos lo saben, pero aun así los seguí, estuvimos caminando ella me preguntaba si había algo que me gustara yo le apunte una polera violeta en degrade a blanco, era holgada ella dijo algo mas para tu edad, me enoje, y me fui los deje solos. Camine un rato pensando si irme pero mi mochila estaba en el auto y ahí mi plata y celular ademas de cuadernos, fui donde el auto tratando de entrar luego de media hora ellos volvieron con bolsas tuve la pequeña esperanza que me compraran lo que les dije me gusto, pero no ella se compro un pantalón y el una polera. abrieron el auto tome mi mochila y quise irme pero el me metió de nuevo en el auto y cerrado me preguntaron porque me fui si podían buscar otra cosa, yo les dije que si hay algo que me gusta es así, no traten de meterme sus pensamientos porque lo único que hacen es que los odie mas y mas ellos se quedaron en silencio y avanzaron el auto yo me eche en el asiento, ella pregunto si tenia hambre no le conteste aumentando el volumen a mi música pararon en una avenida y compraron unos apestosos sándwiches de carne y huevo. quise vomitar. en ese tiempo yo ya iba dejando de comer carne en un principio por el asco que me causaba.
Llegamos a casa y me encerré en mi cuarto. Al día siguiente me llevaron de vuelta a INTRAID dispuestos a internarme, no había cupo así que fue una internación en casa, me llevaron regularmente a las sesiones y recetaron antidepresivos con pastillas para dormir. estuve dos semanas hasta que la psicóloga dijo que pruebe ir a la escuela me dieron tranquilizantes que no funcionaron muy bien el temblar y que me cueste respirar seguían. Odiaba ir a la escuela iba muy de vez en cuando ahora habían llevado una carta de la psicóloga para que me permitan faltar, a fin de año después de meses de sesiones y pruebas me diagnosticaron Ansiedad social, Depresión y Trastorno de personalidad limite (TLP).
Aprobé ese año también, al siguiente llevaron al inscribirme cartas de la psicóloga para que tengan un trato un poco diferente conmigo, que no me fuercen a disertar, no pasar educación física, darme un poco de tiempo si lo necesito al presentar tareas. Ese año también falte a clases en total fui solo medio año, me esforcé en lo que podía, Ingles, Artes plásticas música. pero aun así no era de esperar las quejas de los demás alumnos, los 4 chicos segian, pero ahora eran 26 chicas. Las escuchaba hablar a mis espaldas diciendo que pague a la directora, o que amenace con suicidarme en la escuela o que iría a demandar a la escuela si era un maestro pues lo típico, que le había hecho trabajosos. Dos de los chicos a veces me pedían ayuda en mate, química física o ingles. Antes de las pastillas yo era buena en mate y también antes de faltarme. pero con lo que podía me gustaba ayudar porque siempre creí que los chicos eran mas sinceros y no hablaban detrás de ti. Ese año fue medianamente normal deje de ir a la psicóloga por problemas económicos y que me cambiaron la psicóloga y no tengo ganas de volver a cero.
Ahora el problema necesito una psicóloga que me entienda para preguntar sobre como tener un novio a distancia teniendo yo TLP y ataques de abandono constantemente haciéndolo sufrir.
submitted by M_S_A_Y_G to espanol [link] [comments]


2020.08.26 16:01 BaltasarAl-Sarras Primer capítulo de Thelema Blue, Ciencia ficción/fantasía

Saturno 23, 2809
6:00 am
Este planeta es horrendo, y tendré que vivir seis ciclos, —perdón, seis años— aquí. Hubiera preferido la supergravedad de Júpiter, tener que saltar de ciudad en ciudad, o incluso los mares helados de Hvergelmyr. Pero estos miserables tenían que mandarme a Thelema Blue, un planeta negro, de tierra negra, cielos oscuros y en general, una monocromía absurda. Las formas de vida del planeta son de sílice, pero es estúpido. Con la cantidad de carbono que hay aquí, los thelytes bien podrían ser como nosotros. Ahora que tenerme aquí debe ser un privilegio para todos estos incompetentes. Soy la primera astrobióloga que viene de Úrim a esta pocilga. Ya qué carajos. Sólo espero adaptarme rápido a la gravedad.
7:35 am
Lo que es peor todavía, el planeta está lleno de propulsores. Como tardaba mucho en darle la vuelta a su estrella, decidimos que era muy buena idea llenar el planeta de tubos, cañones, y un montón de basura más para empujarlo y acelerar esta roca negra y podrida a la que bautizamos Thelema Blue. Los ingenieros locales tardaron seis años en que las órbitas de los satélites naturales y del planeta se asemejaran a las de la tierra. Claro que fue un desperdicio de tiempo; planetas como Abenbram E y el santuario Vendigroth funcionan con su calendario propio. Incluso Hvergelmyr, un planeta inhóspito y helado de la región de las estrellas escandinavas, adaptó su ciclo de rotación y traslación a un nuevo estilo de vida. Pero no. Los miserables que llegaron a colonizar este planeta tenían que vivir en la tierra. Yo no sé para que salieron de su casa si sólo se iban a estar quejando de todo. Y de paso, la terraformación casi erradicó a la flora y a la fauna local. Me traen a mí para arreglar sus errores. Me prometieron una mansión y me trajeron a un deshuesadero.
10:00 am
Estas autotelenotas son útiles; muchos dicen que es el primer paso para un salto a algo más allá de lo que somos. Los hombres lo llaman transhumanismo, pero a mí me da igual. Sea como sea, es probable que les agarre cariño pronto. Según supe, las desarrollaron hace ya unos ciclos en Vieja Tierra; los científicos preferían mandar sus pensamientos a un almacenamiento local (entiéndase, el cerebro), codificarlos en forma de texto y luego descargarlos para trabajar con los más destacados. Esta tecnología corrige automáticamente ortografía y sintaxis, y permite separar correctamente oraciones con sólo pensarlas: todas nuestras divagaciones son ahora textos dignos de publicación, y podemos acceder a lo que necesitemos con sólo pensar en algunas palabras clave. Como sea, sirven, y gente más simple como yo nos contentamos con hacer diarios en nuestras mentes. Hoy desayunamos mamut (¿cómo saben a qué sabe?) y la Dra. Isabel Montejano, una granadina mucho más alta que yo, me llevó a conocer mis habitaciones. Nada espectacular. Un huevo blanco como los de los cuentos antiguos de Vieja Tierra; en verdad, esperaba algo más creativo, considerando que la Red de Mundos rebasa ya los doscientos cincuenta planetas. Por lo poco que me dijo Isabel, entendí que hay algunos enanos y gnomos que llegaron recientemente; también, separaron a los piromantes de Úrim en una sección que se llama el Barrio de Fuego. Dicen que los magos tienen un ADN diferente al de los terrícolas, y es así como los detectan. El agujero de gusano que conecta con Chronos está empotrado en las entrañas de la ciudad; nadie entra ni sale del planeta sin previa autorización y, gracias al rastreo genético, tampoco desaparece así nada más. Nuestra investigación, por lo que veo, será lo suficientemente importante como para requerir que estemos permanentemente vigilados.
Tampoco sé si los habitantes de las ciudades de Thelemite y de Thelema Blue saben de nosotros.
5:30 pm
Siempre me ha llamado la atención el hecho de que casi todas las biósferas habitables de la Vía Láctea comparten un sistema horario muy similar al de Vieja Tierra; los planetas anómalos poseían rotaciones superiores a las 24 horas, pero algunos de ellos, sobre todo los terrestres, se frenaron usando turbinas de desaceleración. No entiendo para qué se insiste en mantener una tradición tan cara, pero bueno. La traslación siempre es más difícil, mucho más impredecible: se sabe que durante los primeros días de la Planetomaquia, algunos intentaron cambiar sus calendarios sólo para salirse de órbita y condenar sus planetas al olvido. Desde entonces, cada uno lleva su propia cuenta de los ciclos, aunque todas están regidas por la Crónida, la cuenta larga del universo. Thelema Blue sólo tiene seis meses. Las estaciones duran mes y medio, y los locales dicen que son tan parecidas las unas a las otras que sólo hay verano e invierno; estas estaciones, sin embargo, desaparecieron del todo gracias a la terraformación: cualquier ciclo vegetal o climatológico quedó destruido por nuestra mano.
Como sea, llevo casi 12 horas con el trasero pegado a este basurero. Uno creería que las instalaciones de investigación de cualquiera de los planetas de la Red estarían mejor alimentadas, pero no. Proteínas en barra. Los fines de semana, como hoy, carne artificial y verduras clonadas. Me voy a desmayar.
6:15 pm
Los atardeceres no están mal. En Vieja Tierra y en Úrim son mejores, de eso no tengo duda; el Sol es una estrella fuerte todavía. A los desgraciados de la Biósfera 268 les tocó una enana roja ya medio muerta. Me dicen también que la terraformación fue difícil, y que muchos temían que sucediera un desastre ambiental como en la desgraciada 238, Novarii. Aquel planeta fue una pérdida completa; la inteligencia artificial de la nave se estancó y desarrolló una especie de híbrido entre máquina y planta. Durante algunos ciclos se pensó que Novarii y su estrella, Sirius C, no eran reales; un viejo mito de días más oscuros, de cuando la Planetomaquia devoraba cruceros de batalla y naves seminales por igual. La destrucción de Thelema Blue se evitó, dicen los nativos, gracias a que un tal James R. logró estabilizar la atmósfera lanzándose a las turbinas de enfriamiento del núcleo del terraformador central. Su sangre le proporcionó la información que necesitaba, y las máquinas ajustaron sus valores para sostener la vida humana. A mí me suena a mucha, muchísima mierda, pero oye, es lo que dice la gente, y alguna gracia debe tener este lugar.
Si no puedes tener una ciudad bonita, al menos ten buenas historias.
7:30 pm
Isabel Montejano entró al cuarto hace rato, me llevó con la doctora Astrid o’Riley, que no sabe ni mierda pero será la líder del equipo Beltharion, y luego de una plática que sólo me dejó en claro lo incompetente que es, conocí a René Stillwater, el físico. Le pedí un descanso, pero Isabel insistió en conocerlos a todos, y como sólo faltaban dos miembros más del equipo al que me asignaron, accedí. Encontramos a Betty Hollowind encerrada en su habitación, platicamos un poco y me dijo que era genetista y que no esperaba que la bióloga fuera un gnomo. Vaya. Yo me presenté una vez más, con la letanía que llevaba recitando toda la hora: Mucho gusto, soy la astrobióloga Sol de la Torre y el Mar, vengo del sistema Solar y estoy muy feliz de estar aquí. Betty me dijo que no tenía que ser tan plana ni tan falsa, y eso me ayudó mucho a relajarme. Al menos, Isabel y ella parecen sinceras.
Oscar ibn-Hasif, el estadista, estaba lejos. Lo habían mandado a las ruinas de Charlot Dell a evaluar los daños. Isabel me aseguró que el lunes todos estarían ahí; que Oscar, al menos, tendría que salir constantemente y comunicarse todos los días con la Red de Mundos para informar sobre la evolución de aquella nave. Me acompañaron las dos a mi cuarto, platicamos un rato más, y a las siete veinte me dejaron sola.
10:00 pm
Cené poco y en mi recámara. El comedor Delta alberca a casi doscientas personas y ofrece una vista espectacular hacia las ciudades de Thelemite y de Thelema Blue; los registros de la colonia dicen que este laboratorio, Lapisláluna, está habitado por al menos tres mil individuos, lo que me ha llevado a asumir que hay, al menos, otros catorce comedores porque nunca he visto a ninguno de los desgraciados que vive aquí conmigo esperando. La mayoría de los equipos se dedicarán al estudio de los restos de la flora y la fauna nativas de Thelema Blue; las adaptaciones que la terraformación les obligó a hacer serán útiles para entender mejor el ecosistema primitivo del planeta y hacer proyecciones retrospectivas. Por otro lado, estas mutaciones naturales, que se ajustaron a nosotros, serán consideradas para insertarse en nuestros propios cuerpos. Tengo entendido que Chronos está buscando disminuir el impacto de las terraformaciones en los planetas nuevos, y si podemos insertar los genes vestigiales en nuestro propio ganado y en nuestros colonos habremos dado un gran paso para apagar las estaciones de terraformación y, al mismo tiempo, ahorrarnos un buen tanto en mantenimiento, energía, e importación de gases de otros mundos y asteroides.
La cuestión será ver si los organismos lo soportan. Casi todos los humanos de Vieja Tierra son parecidos a los de Úrim, pero será preguntarle a la genetista, cuyo nombre ahora no recuerdo, qué tanto podemos insertarlos en nosotros los gnomos, que somos la raza más frágil del universo, gracias, o si será posible que los trolls no rechacen estas mejoras, como otras tantas, debido a su metabolismo fungal acelerado. Sea como sea, mi equipo trabajará en un agente regenerativo, una combinación de la sangre de los trolls de Úrim con los radicales genéticos de la población local; yo tengo el encargo de estudiar la fauna local para hacer simulaciones de formas de vida basadas en los fluorocromos, los compuestos naturales más abundantes de Thelema Blue. Luego de eso, Beltharion deberá producir algún compuesto, médico o no, que nos permita mejorar el ADN terrestre.
Por mí está perfecto. Si quieren matarse con estos experimentos, que lo hagan.
10:50 pm
Debo admitirlo: las noches del planeta son hermosas. El horizonte adquiere un brillo azulado; la superficie del planeta está cubierta de sustancias fluorescentes, que le dan un fulgor espectral por la noche, y que salvan, por mucho, los atardeceres mediocres de la enana roja. Se dice que las primeras sondas de exploración mandaron fotografías y la gente de Chronos eligió el nombre del planeta antes de que hubiera siquiera una misión para colonizarlo. Los edificios ovalados del laboratorio Lapisláluna casi se desvanecen con la luz nocturna: Unas grabaciones viejas muestran grandes tormentas eléctricas, y los locales aseguran que son mucho más bellas cuando las ves en vivo. Desde el espacio, la Estación Local manda fotografías de una esfera polícroma, no muy diferente de las auroras boreales de Vieja Tierra y de todos los planetas con estrellas amarillas. Creo que empiezo a verle, un poco, la gracia al lugar.
submitted by BaltasarAl-Sarras to escribir [link] [comments]


2020.08.19 23:30 macana144 "La Historia Oculta de la Transición" sobre Rodolfo Stange

24
LA GUERRA VERDE
General —le dice Luciano Fouillioux al director de Carabineros, Rodolfo Stange, mientras el helicóptero se desliza por la soleada mañana de la Sexta Región, en dirección al Cachapoal—, ya habrá visto que la prensa está anunciando que el fallo del ministro Milton Juica en el caso de los degollados está por salir. Aunque se trate de carabineros en retiro, sería bueno que nos reuniéramos para ver las posibles consecuencias de esto.

—Cómo no —dice el general—, me parece una buena idea.

Fouillioux lleva 14 días como subsecretario de Carabineros, un cargo al que llegó después de haber trabajado en la campaña de Eduardo Frei al lado de Edmundo Pérez Yoma, y todavía no imagina la crisis que está por desatarse. En realidad, nadie en el gobierno la vislumbra, aunque un manto de desconfianza ha comenzado a rodear las relaciones con el general Stange desde que los hombres de La Moneda creyeron sorprenderlo en una maniobra para mantener de facto a su subdirector, el general Alfredo Núñez.

En el intertanto, Fouillioux ha tratado de tender puentes hacia el mando de Carabineros para superar esa tensión inicial, y tal vez por eso esta mañana, la del 25 de marzo de 1994, el general Stange lo ha invitado a inaugurar el nuevo cuartel policial de Quinta de Tilcoco.

Y como a Stange le interesa la propuesta del subsecretario, en la mañana del lunes 28 lo recibe en su despacho de calle Zenteno. Pero ahora abundan las versiones acerca de que la resolución del ministro Juica involucrará también al general director en la sórdida trama de los crímenes ejecutados en 1985, que figuran entre los más despiadados de la historia.

—General —dice Fouillioux—, habrá visto lo que se dice ahora...

—Sí —dice Stange, con cierta desaprensión—, pero no hay nada de esto. No se preocupe, porque mis asesores ya me han dado las seguridades de que yo no vengo en las resoluciones del ministro.

La seguridad del general conduce el diálogo hacia el problema de qué hacer ante las probables condenas de los otros oficiales envueltos. Aunque ya están en retiro, Stange se muestra complicado por esas inculpaciones. Por mucho que se sostenga que no hay envolvimiento institucional, es un hecho que se ha mantenido en contacto con ellos, que los ha apoyado en su defensa y que resiente las acusaciones de abandono que algunos de ellos le formulan.

El subsecretario entiende; el mando jerarquizado supone también un compromiso con los subalternos. Por eso empeña su prudencia cuando le propone que Carabineros realice una declaración reconociendo la gravedad del delito. Stange queda de pensarlo. Al día siguiente responde que los generales rechazan la idea. “Están un poco duros en esto”, agrega.

Lo que el subsecretario no sabe es que las confianzas están quebradas hace ya mucho tiempo en Carabineros a propósito del caso de los degollados. Varios de los procesados se han acogido a la ley de arrepentimiento eficaz y algunos miran con ciego rencor la pasividad del mando para investigar el asesinato del coronel Luis Fontaine, el principal de los acusados en su condición de ex jefe de la Dicomcar. Peor todavía: uno de los jefes implicados, el mayor Guillermo González Bettancourt, ha grabado una reunión en la que Stange les explica el apoyo clandestino que les prestará y los insta a ocultar información ante el juez. Juica ha interrogado al general sobre la cinta y Stange ha reconocido su participación, explicando el contexto en que se dio y negando que quisiera obstruir el trabajo de la justicia.

Pero Juica no le cree. Y aprecia que, en todo caso, más allá de su opinión, hay una verdad lapidaria: el mando policial no ha mostrado el menor interés en investigar los crímenes.

En verdad, el general Stange podría difícilmente ignorar la opinión del ministro
Juica. En fecha tan anterior como 1992, ya tuvo la certeza de que el juez se dirigía no sólo contra los autores materiales de los asesinatos, sino también contra los mandos superiores por su nula colaboración en el proceso.

A fines de marzo de aquel año, cuando Juica se aprestaba a dictar sus primeras encargatorias de reo, el general inspector Mario Morales realizó una discreta gestión destinada a saber si, como se rumoreaba en ambientes judiciales, el ministro podría involucrar al general director. Cuando algunos abogados se lo confirmaron, el general eligió un domingo para ir, vestido de riguroso civil, a ver al propio ministro a su casa de calle Lyon.

Juica fue crudo. Había perdido toda confianza en Stange desde que, habiéndole dado la justicia la posibilidad de investigar él mismo los crímenes, se había iniciado una amplia opera­ción de encubrimiento con obvia anuencia de los superiores: negativas para presentar a los sospechosos, ocultamiento de documentos, destrucción de recintos, extravío de vehículos e incluso instructivos para que los hombres concurrieran a declarar con disfraces. No, le dijo el ministro a Morales, no se podía seguir hablando de inocencia: Stange debía ser procesado por obstrucción a la justicia.

Morales informó al general subdirector, Gabriel Ormeño, y habló luego con el ministro Enrique Krauss. El procesamiento del general director, le dijo, y su eventual destitución por ello, significaría que numerosos generales, incluido él mismo, se verían forzados a renunciar. Krauss, que calibró la gravedad de la crisis en un momento en que el Presidente Aylwin estaba fuera de Chile, habló con Juica. El 2 de abril de 1992 el ministro en visita dictó encargatorias de reo contra trece carabineros, incluyendo al anterior general director, César Mendoza. Stange no apareció en la nómina.

Stange conoció las gestiones por Ormeño. Se había salvado en el filo. Pero cuando el mismo general Morales declaró a los periodistas que sentía estupor y dolor por el hecho de que se confirmara la participación de policías en los asesinatos, Stange se encargó personalmente de reprocharle el desprestigio que causaba a la institución. “Los generales opinan que usted nos está poniendo de rodillas”, le espetó.

Morales comenzó a entrar en una extraña situación. Había hecho casi toda su carrera de oficial superior, desde teniente coronel hasta general inspector, como jefe de gabinete de Stange y su pequeño grupo de ayudantes había reducido a cero la influencia del otrora poderoso Consejo Asesor Superior. Sin embargo, desde 1986 —un año después de asumir ese puesto— había estado en la mira de los servicios de seguridad y la CNI había emitido informes oficiales que lo sindicaban como filo DC. Las acusaciones no le hicieron mella bajo el sólido paraguas de la Dirección General, pero sabía que la parte más sombría del régimen militar lo estimaba peligroso. Paradójicamente, la misma influencia hizo que el gobierno de Aylwin lo considerase como el “duro” en la sombra de Carabineros durante toda su fase inicial. Pero en 1992, en lo que pareció una obvia preparación para sucederlo a la hora de su retiro, Stange lo trasladó a la Dirección de Orden y Seguridad, donde Morales, académico y sofisticado, trabó rápidamente una relación de confianza con Krauss y el subsecretario Belisario Velasco.

Cuando formuló sus declaraciones sobre el caso de los degollados, Morales ya estaba bajo la sospecha de ser demasiado cercano al gobierno, una versión que parecía alentada con especial empeño por su superior inmediato, el general inspector Alfredo Núñez, que ya era candidato a ocupar la Subdirección si ella quedaba vacante. Ni las gestiones ante Juica y Krauss ni los puntillosos informes al general Ormeño modificaron ese panorama. Peor aún, el propio Ormeño, que hasta entonces era considerado el más cercano a Stange, entró en una rarísima posición de soledad, como si el solo conocimiento de los hechos lo hubiese tocado con la desconfianza.

En octubre del mismo año, los generales se enteraron, por consultas directas del ministro Krauss —que incluso les mostró el oficio—, que Stange había propuesto el pase a retiro de Ormeño, Morales y el general Fernando Cordero, amigo de escuela de Morales y primo de Krauss. Sin embargo, cuando se lo preguntaron, Stange dijo que no había tal cosa.

Ante la inaudita situación, y aprovechando su relación casi diaria, Krauss le anunció a Morales que el gobierno rechazaría su retiro. Morales dijo que en tal caso sería mejor que tampoco se fueran Ormeño y Cordero, un gesto que Krauss debió agradecer por la defensa de su primo, que él no podía hacer. Pero cuando el ministro conversó con el Presidente, llegaron a la conclusión de que no podrían mantener forzadamente a un subdirector; por lo demás, tampoco confiaban en Ormeño, a quien identificaban como cabeza del lobby que había impedido el traspaso de Carabineros al Ministerio del Interior.

El lugar de Ormeño fue ocupado por Núñez. Morales siguió activo, pero fue transferido al Consejo Asesor Superior, el órgano que él mismo había contribuido a anular. En los meses siguientes soportó un callado infierno: seguimientos, sumarios, anónimos y rumores sin fin. Como el tercero en la línea de mando, a fines de 1993 podría asumir la Subdirección, puesto que Núñez completaría su tiempo de servicio. Pero, entendiendo que en tales condiciones sería inviable, anticipó su retiro voluntario para noviembre de ese año.

En cualquier caso, Stange supo lo que opinaba Juica. Por eso ahora, en 1994, su confianza resulta doblemente extraña.

(En 1998, cuando el Presidente Frei proponga al ministro Juica para ascender a la Corte Suprema y la derecha se alinee para tomar venganza por el proceso a Stange, el general (R) Morales, ahora director de Gendarmería, le recordará al ex director general y ahora senador el favor prestado por Juica en 1992. Stange se retirará de la sala y no participará en la votación contra el juez.)

En la tarde del miércoles 30 de marzo de 1994 el gobierno recibe los detalles del fallo que Juica dictará al día siguiente: además de sentenciar a 15 carabineros y un civil, propone el procesamiento, a través de la justicia militar y por incumplimiento de deberes militares, de dos oficiales superiores y cinco generales, de los cuales el único activo es Stange.

La primera crisis de gran magnitud provoca un movimiento frenético en el gobierno de Frei. El comité político se reúne en la mañana del 31 con el Presidente y con un grupo de abogados y acuerda la estrategia oficial: defender la soberanía de las decisiones judiciales y confirmar la prescindencia del gobierno. La declaración es redactada durante la reunión y Germán Correa recibe el encargo de leérsela al general Cordero. Y el subdirector de Carabineros, asesorado de cerca por el general inspector Manuel Ugarte, pide algunos cambios de tonalidad y sugiere ciertas líneas.

Stange se ha ido a pasar el fin de Semana Santa a su fundo en Puerto Montt, a orillas del Maullín. En la tarde partirá a Huelmo, en la misma zona, el ministro
Pérez Yoma. Stange lo ha invitado a tomar té el viernes 1º: ahí podrán conversar más libremente de este problema.

Cuando la declaración ya ha sido afinada con Cordero, los ministros concuerdan en leer el texto y no responder preguntas. Lo hará el ministro Correa. La protesta sotto voce del director de Comunicación y Cultura, Pablo Halpern, cae en el vacío: el ministro secretario general de Gobierno, Víctor Manuel Rebolledo, tiene un avión a la espera en Cerrillos para llevarlo a la ceremonia de aniversario del diario El Día de La Serena.

Pero justo antes de bajar a enfrentar a los periodistas, Correa advierte que hace pocos días ha habido un incidente porque el subsecretario Velasco se negó a responder preguntas y los periodistas de “La Copucha”, la sala de prensa del palacio, se han rebelado. En un caso como éste, dice, será imposible no contestar. Y la pregunta más obvia será si el gobierno pedirá la renuncia a Stange. Lo que puede responder, agrega, es que no tiene esas atribuciones y que el general debe evaluar con su conciencia la situación, siguiendo la tesis, ya concordada, de que hay que dejarlo en la estacada.

La conferencia de prensa se desarrolla exactamente según lo previsto y Correa agrega a la declaración su ensayada respuesta. Al concluir, llama al general Cordero y le describe la conferencia, incluyendo el añadido.

—¿Qué le parece, general?

—Por lo que usted me dice, ministro —expresa Cordero—, creo que no debería haber problemas. Estoy con varios generales aquí, que lo han oído por el citófono abierto, y piensan lo mismo.

Correa deja el ministerio a las 21.30. Es el último. Todo está resuelto.

A sus espaldas estalla una tormenta. El general Stange, informado en Puerto Montt de los detalles, considera la respuesta de Correa como una provocación para insinuarle la renuncia. Una nueva declaración toma forma, con un rechazo a las palabras del ministro y un respaldo cerrado al jefe. La leerá al día siguiente el mismo Cordero, rodeado de todos los generales. Y cuando Stange regrese a Santiago, lo irán a buscar en masa al aeropuerto.

El té con Pérez Yoma queda cancelado.

El lunes 4 de abril el comité político se vuelve a reunir. Parece que sus bríos se hubiesen renovado tras el fin de semana largo. Sólo Correa protesta porque en esos días se ha quedado incomunicado de los demás ministros. En el acalorado debate se separan posiciones: Pérez Yoma y el canciller Carlos Figueroa opinan que se debe exigir a Stange su renuncia tras el acto limítrofe con la insubordinación realizado por sus generales; Correa y Genaro Arriagada se muestran más prudentes: no se puede hacer eso sin tener las facultades; Rebolledo tiende a compartir esta última posición. Pero el clima emocional del episodio los envuelve a todos. Con su vehemencia usual, Pérez Yoma toma el teléfono y llama al subsecretario Fouillioux:

—Cítame a Stange para las 3 —brama, y luego murmura—: le vamos a pedir la renuncia...

—Pero, Edmundo —alcanza a decir Fouillioux—, ¿tú crees...?

—Nada. Cítamelo no más.

A las 15 horas, Stange llega a las oficinas de Pérez Yoma, que lo recibe a solas. La situación es muy mala, general. La acusación del ministro Juica es de una gravedad tremenda, y más encima sus generales han sacado esta declaración insolente, y montado un show, primero al leerla y después en el aeropuerto. El gobierno, empezando por el Presidente, cree que debe renunciar.

Stange se defiende con dificultad. El ministro lo advierte abrumado, respirando con dificultad, como si la arritmia que sobrelleva se agudizara. Le parece que está a punto de acceder. Pero de pronto, con germánica bonhomía, Stange le pide tiempo para meditar hasta el día siguiente.

Esa tarde, Pérez Yoma regresa a La Moneda convencido de que la crisis dará al gobierno un triunfo resonante.

—Está listo —anuncia—. Sólo falta que Eduardo le dé el empujoncito.

Pero a la misma hora, Stange ha iniciado consultas con el auditor de Carabineros, Carlos Pecci, y con el abogado Pablo Rodríguez, recién contratado para su defensa en los tribunales. Ambos creen que una dimisión en estas circunstancias equivale a una autoinculpación, y que debilitaría en forma decisiva la defensa judicial.

A primera hora del martes 5, Stange ordena llamar al jefe de la Agenda Presidencial, Miguel Salazar, para que se le facilite la sala de prensa y un podio para dirigirse a los periodistas tras su encuentro con el Presidente. Salazar rechaza la idea, y lo respaldan Rebolledo y Halpern: esa tribuna es para ministros y subsecretarios, y además en este caso hay demasiados riesgos envueltos. Pero Pérez Yoma y Fouillioux están convencidos de que la petición confirma que Stange anunciará su dimisión, e insisten en que se le faciliten las cosas.

A las 9.30 lo recibe el Presidente. El general inicia el diálogo con un extenso balance sobre su período al frente de Carabineros, el modo en que el Cuerpo ha contribuido a la reconciliación y los planes que tiene para el futuro cercano. Luego explica su posición ante el proceso de los degollados y por qué considera injusta la imputación de Juica. Añade que está seguro de que finalmente será exculpado.

Frei responde que el gobierno estima demasiado grave el cuadro que se ha creado. Pero el diálogo avanza con lentitud y ambigüedad entre los dos hombres poco verbales. Por fin, cuando Frei plantea la posibilidad de la renuncia, Stange responde que no puede hacerlo hasta que no demuestre su inocencia. “Y vendré a verlo después, para ver si opina lo mismo, Presidente”.

Después de 80 minutos, Stange sale del despacho y pide un baño para refrescarse. Mientras se encamina a la sala de prensa, el Presidente llama a Correa y le informa de la negativa del general. Demudados, los ministros se reúnen a esperar lo que Stange dirá a los periodistas. Y sienten vértigo cuando lo oyen declarar:

—Yo-no-re-nun-cio.

Se ha declarado la guerra. En su siguiente encuentro, unos días después, Pérez Yoma se lo dirá en términos brutales a Stange, con gritos que quebrantarán los sutiles tabiques de su gabinete:

—Usted, general, no sólo fue a orinarse en la casa del Presidente, sino que además a hacerlo con ostentación.

—No era la intención, ministro, cómo se le ocurre —dirá Stange, afligido—. Si se ha interpretado así, me arrepiento de veras.

—Mire, general: yo no le creo. Conmigo, desde ahora ya sabe a qué atenerse. No se lo voy a perdonar.

Los jefes policiales perciben en la misma noche del 5 que la situación es crítica. Un general, Osvaldo Muñoz, llama al diputado Aldo Cornejo, que es estrecho amigo de un hermano del general Ugarte, para pedirle que interceda ante el gobierno. Más tarde, el general Cordero opta por un acercamiento más frontal y le pide al subsecretario Fouillioux que se cree una mesa de conversaciones, ojalá con él mismo.

Pérez Yoma autoriza el paso y a partir del miércoles 6 Fouillioux y el jefe del gabinete político del ministro, Gonzalo García, inician una ronda de extenuantes reuniones con los generales Cordero, Ugarte y Pecci. En la noche de ese primer día, la propuesta oficial de que Stange tome vacaciones hasta conocer el dictamen definitivo de la justicia y luego pase a retiro es aceptada en principio. Pero Stange duda y pide tiempo para reflexionar.

El viernes 8 responde: no. Los negociadores del gobierno, exasperados, amenazan a Cordero con sacar la crisis a la luz pública e incluso exponerse al Consejo de Seguridad Nacional. Esa noche les llega el oficio que informa que Stange toma vacaciones por 30 días a contar de esa fecha. Pero no hay compromiso de renunciar. El mando subrogante queda en manos de Cordero.

Mientras los 30 días vuelan, el gobierno se enfrenta al riesgo de quedar de nuevo sin solución. Fouillioux se empeña a fondo con el general Cordero y obtiene una propuesta: un permiso administrativo por 60 días, con un propósito decoroso: digamos, el estudio de un plan de modernización, encargado por el propio Ejecutivo.

Pero en la primera semana de mayo, Pérez Yoma recibe la información de que, concluyendo sus vacaciones, Stange retornará sin completar su permiso administrativo, que ya está cursado. El lunes 9 lo recibe para volver a discutir el asunto. Y, otra vez en tono duro, el ministro le propone llegar a un compromiso para que se retire una vez que concluyan el proceso y los permisos especiales. Sin el argumento de la defensa de su honor, Stange declara que debe pensarlo. Y el martes 10 Pérez Yoma recibe un oficio que le informa que el general director reasumirá el mando el día 17.

El ministro estalla en cólera.

Pero para entonces, el gobierno sabe que en la cúpula policial se han quebrado las confianzas. Durante la ausencia de Stange, Cordero ha dado ostensibles señales de ejercer el mando en plenitud y ha mantenido un diálogo asiduo con el gobierno. A medida que le han dicho que Cordero parece aspirar a reemplazarlo, Stange se ha preocupado de subrayar que no ha delegado sus facultades; pero desde la distancia es difícil controlar la situación. De modo que el regreso anticipado parece menos un desafío al gobierno que un esfuerzo por frenar a sus subordinados.

A su turno, los carabineros han percibido que también el gobierno está embarcado en una disputa intestina por el manejo de la crisis. La semana anterior, el ministro Correa ha recibido del director de Seguridad, Isidro Solís, la versión de que el general Juan Salinas, muy cercano a Stange, puede proponer una negociación. Correa ha planteado el tema al Presidente, pero éste no le ha respondido nada y más tarde el ministro del Interior ha sabido que el ministro de Defensa sigue a cargo del conflicto. La falta de definición ha llevado a Correa a redactar una renuncia que se propone llevar un sábado a Cerro Castillo, donde el Presidente pasa el fin de semana. Pero lo ha detenido la opinión de Ricardo Solari: si renuncia ahora, tendrá que explicar por qué. Y no puede hacer tal cosa en medio de una crisis.

Correa se resigna y en la semana del 9 de mayo recibe de Solís la propuesta del general Salinas: Stange esperará la resolución final del juez y renunciará seis meses después, con todos los honores del caso.

El viernes 13, la gestión de Correa llega a oídos de Genaro Arriagada, que propone reunirse de urgencia, esa misma noche, en casa de Pérez Yoma, con Correa. Y allí, a gritos, descalifica la operación:

—¡Movidas paralelas! ¡Y con generales de tercer orden! ¡Están poniendo en peligro al Presidente! ¡Esto debe cesar de inmediato!

Correa entiende que la violenta embestida de Arriagada echa a pique el intento. La conexión Solís queda desactivada. Y con ella, el retiro pactado.

El lunes 16, antes de que se consume el anunciado regreso al mando, Pérez Yoma se reúne nuevamente con Stange. No puede volver, le dice, porque su permiso no ha sido anulado. Si quiere hacerlo a la fuerza tendrá un conflicto administrativo. Debe salir, y ahora las facultades que delegue deben quedar por escrito, para que no se repitan las desavenencias de los últimos días. El general quiere estudiarlo con sus asesores.

Pero el ministro, que ya ha aprendido a leer estas dilaciones, le advierte que no terminará la reunión sin que se haya zanjado el asunto de las facultades. Fouillioux y el general Pecci las pueden estudiar. Y mientras los dos funcionarios se dan a esa tarea, el propio Stange se integra para supervigilar lo que Pecci está cediendo. Esa noche queda redactado el decreto de subrogación que confiere a Cordero 10 de las 17 facultades privativas del general director.

Al día siguiente, el jefe de Comunicaciones Sociales de Carabineros, el mayor Camilo Salinas, filtra a la radio Chilena la versión de que Stange reasumirá en plenitud cuando regrese del permiso. En La Moneda hay un estallido de ira; la fuente es identificada en cosa de minutos. Fouillioux recibe la orden de pedir medidas severas al general Stange.

Y cuando está hablando con él, suena el teléfono presidencial: Frei exige que el mayor Salinas sea removido de su cargo. Fouillioux transmite el enojo del Presidente palabra por palabra, y Stange responde que Salinas dejará el cargo mañana, y muy pronto la institución. Sólo cumplirá lo primero.

A comienzos de junio, el ministro de la Corte Marcial declara que no hay fundamentos para procesar a Stange. A petición del propio mando de la policía, la investigación de la justicia militar ha sido llevada por un juez civil. Claro que se trata del ministro Alfredo Pfeiffer, bien conocido en la comunidad alemana que ha defendido a Stange.

El 17 de junio, de regreso en Santiago, visita a Pérez Yoma para entregarle el primer borrador del plan de modernización, un grueso volumen que el ministro deja a un lado sin casi mirarlo. Lo que le importa es otra cosa: como todavía hay recursos pendientes tras el fallo de Pfeiffer, el permiso debe continuar.

Stange está de acuerdo. Pero unos días después pide una nueva audiencia con el ministro. Carabineros ha escuchado que el gobierno estudia un incremento de remuneraciones para los uniformados y el general quiere asegurarse de que el ministro conozca sus necesidades en direc­to. Pérez Yoma la pasa a Fouillioux y mira a Stange con extrañeza:

—General —le dice—, ¿le pedí yo esto?

—No, ministro, pero como estamos hablando del plan de modernización...

—¡Qué plan de modernización! Me importa un bledo esa huevada, lo que me importa es que usted se vaya. ¿Lo entiende? ¿Con cuántas neuronas funciona usted, general? Y ahora me trae una propuesta de aumento de sueldos, que no-le-he-pe-di-do: ¿se imagina lo que voy a hacer con ella?

La crudeza del ministro carga de tensión el ambiente. Stange, que no quiere perder la compostura ni la educación de que se enorgullece, contesta algunas formalidades y se va.

—Lo voy a volver loco —se agita el ministro—, juro que lo voy a volver loco.

El 18 de julio Stange regresa al mando y entrega la versión final del plan de modernización, redactada por una comisión que ha encabezado el general (R) Núñez, marginando por completo a Cordero. El plan queda arrumbado en Defensa y el gobierno se las arregla para filtrar a la prensa que el general director sigue en su cargo sin la confianza del Presidente. Frei aprueba esa estrategia; ya ha hecho plenamente suya la tesis dominante en el equipo político: a derrota política, victoria moral.

Las señales se despliegan de inmediato. Un día después se rechaza el permiso para que Stange concurra a una reunión en Lima de la Organización Internacional de la Policía Uniformada. En pocas semanas se rechaza también la petición de fondos para que Carabineros sea el anfitrión de un Congreso Mundial de policías, en octubre. Pérez Yoma deja de asistir a todas las ceremonias de Carabineros.

El 31 de agosto la Corte Suprema sobresee definitivamente a Stange. Sólo entonces modera el ministro de Defensa su trato hacia el general. En septiembre visita las escuelas de Suboficiales y de Carabineros, invita a los generales a un almuerzo y aprueba los ascensos de oficiales subalternos. Pérez Yoma tiene una razón adicional para su nuevo enfoque: ya sabe que habrá cambio de gabinete y que con Figueroa en Interior podrá afinar una estrategia de pinzas contra el jefe policial. Por eso también se anticipa a autorizar un viaje futuro de Stange a Egipto y plantea que, ya sin urgencia y ante sus recientes quebrantos de salud —arritmia, hipertensión, una operación a la próstata—, se retire en 1995, tal vez en abril, para el aniversario de la institución.

Cuando en octubre el general lleva la propuesta del nuevo alto mando, que incluye los retiros de Cordero y Ugarte, Pérez Yoma está preparado.

—No, general —le dice—, tal como han estado las cosas, lo mejor es que usted siga con su mando tal como está.

Stange vacila, pero le parece razonable. El anuncio, a fin de año, tiene un efecto devastador: mientras los generales se sienten respaldados, los coroneles ven brutalmente frenadas sus carreras por un mando objetado.

En febrero de 1995, tras retornar de su viaje a Egipto, Stange comienza a analizar la fecha de su retiro con la asesoría del general Pecci. Varias reuniones con Pérez Yoma acercan los criterios, aunque en todas ellas el general deja siempre pendiente la respuesta final.

A comienzos de marzo, en el avión que lo trae de regreso de otro viaje, esta vez a El Salvador, Stange les comenta a dos empresarios que podría retirarse el 27 de abril, la fecha propuesta por Pérez Yoma. La noticia se filtra rápidamente a la prensa.

Y el 23 de marzo el general llega a la oficina de Pérez Yoma con semblante pesaroso: ante las versiones que se están publicando, no puede irse en la fecha planteada, porque otra vez parecerá que lo están echando. Pero el ministro, que ya conoce en detalle el origen de los rumores, está decidido a no darle tregua. Si quiere corremos la fecha, general, pero usted me firma ahora su renuncia, en blanco. Stange protesta por la exigencia: querría hablar con el Presidente, para explicarle... Cómo no, general, pero no hay audiencia sin este papel firmado. El ministro le extiende un oficio sin fecha. Stange guarda silencio. Parece sorprendido.

—Me gustaría llevármelo. Necesitaría pensarlo...

—Ah, no. No otra vez. Usted no sale de esta oficina mientras no firme —corta Pérez Yoma.

Tras un largo forcejeo, Stange accede a firmar para que el documento sea entregado al Presidente, que lo recibe como el trofeo más valioso de su ministro de Defensa.

En el acuerdo, sin embargo, parece implícito que Stange podrá pedir aplazamientos razonables. Tras el primero —el del 27 de abril— parece posible que se realice el 2 de agosto, cuando cumple 10 años al mando. Pero como esta versión se desliza una vez más a la prensa, hay un segundo aplazamiento, por tres meses más: de ese modo podrá presidir el Congreso Mundial de policías, que ahora sí se realizará en Santiago, en los primeros días de octubre. Aprovechará esa ocasión para un último desplante ante la prensa: la fecha de su dimisión, declara, la decidirá por sí mismo.

Concluido el Congreso, el 7 de octubre, Stange anuncia el retiro en una ceremonia oficial. El 14 entrega el mando al general Cordero, que será acompañado por el general Ugarte como nuevo subdirector.

Un año más tarde, el general (R) completará los sondeos para postular como candidato al Senado por la Décima Región en la lista de la UDI. Mientras esté en ello, el general director Cordero se encargará de remover del alto mando a todos los hombres que más respaldaron a Stange en sus 18 meses de resistencia a la voluntad presidencial. En menos de dos años no quedará ninguno.
submitted by macana144 to chile [link] [comments]


2020.08.13 18:39 Nickno44 La impaciente karen

Me acabo de crear un Reddit para contar esto. Es una historia corta pero me parece que vale un poquito la pena contarla... Desde ya disculpen posibles errores de ortografía o redacción.
Elenco: V= vecina Karen= karen Médicos de la ambulancia= médicos
Estaba mirando por la ventana de mi casa, cuando en eso se estaciona una ambulancia, en doble fila, en la casa de V y se bajan dos hombres con los trajes blancos, mascarillas y todo el equipo. Tocan el timbre y entran en la casa de V. Mientras los médicos estaban dentro de la casa, sale una Karen salvaje de un edificio de la misma calle y al darse cuenta que no podía sacar su auto, debido a que la ambulancia estaba en doble fila y le impedía salir. La señora procede muy respetuosamente, como toda Karen, a tocar violentamente la bocina de su auto como si no hubiese un mañana. Tocó la bocina de su auto hasta que se cansó y fue a tocar el timbre en casa de V. Cuando V salió con los medicos después de que Karen estuvo durante maximo unos 10 minutos alternando entre tocar el timbre de la casa y tocar la bocina de su auto, hubo una conversación corta que fue más o menos asi:
Karen: {en un tono molesto casi gritando} Pueden sacar la ambulancia de ahí, necesito ir a comprar. (Aclaración: los comercios están a dos cuadras de donde vivo, es decir, para que m*erda era necesario ir con el auto, pero bueno)
V: {en un tono amable} Disculpe señora, ya se van los señores... (refiriéndose a los medicos)
Karen se sube a su auto aparentemente no conforme con la amable respuesta de V y vuelve a tocar la bocina de una manera tan molesta que solo una Karen sabe como. Mientras tanto los médicos estaban guardando y anotando algo en la parte de atrás de la ambulancia de la manera más relajada y lenta posible. En mi opinión tardaron más de los necesario a propósito para impacientar a Karen.
Cuando uno de los médicos se estaba subiendo al asiento de conductor intentó decirle a Karen que se calme, a lo que esta respetuosa karen tocó más fuerte la bocina para silenciar al médico. El médico ni se molesto en seguir interactuando con la Karen y se subió a la ambulancia. Al final la ambulancia se movió del camino de karen y esta rebasó por la derecha a la ambulancia de la manera más rápida y llamativa posible tocando la bocina de su auto durante una cuadra mientras se alejaba, me imagino que intentando demostrar lo apurada y enojada que estaba, yo que se.
Gracias por leer :)
submitted by Nickno44 to EntiltedParents [link] [comments]


2020.08.12 03:01 Megustalafalopa69 Actuación Divina (Otra historia)

Pequeño inciso: No es la respuesta al texto "Como me voy a olvidar", ese lo subo en estos días.
Estaba yendo a visitar a una amiga que se había mudado a Montevideo, desde el primer día que se instaló en la calle Juan Carlos Gómez, ahí en la Ciudad Vieja, me invitaba a pasar un fin de semana con ella a ver qué pasaba. Cuando llego a la Plaza Independencia me pongo a contemplar al prócer y recuerdo que cuando era un gurí chico, pensaba que los monumentos eran como las estatuas vivientes, que cumplían un horario y que si le tirabas monedas hacían algo. Se me ocurrió la brillante idea de decir eso en un viaje de la escuela y hasta el día de hoy mis compañeros se siguen burlando de mí, incluida la maestra. Me siento un momento y saco mi celular. La llamo y le digo que ya estoy cerca, que llevo cervezas. Entre otros temas le digo “¿Es en Juan Carlos Gómez y Reconquista?”, siento una carcajada ronca que se entremezcla con una tos bastante preocupante. -¿Estás bien? – Pregunto. -¿Sos tarado? Vivo en Joaquín de Salterain y Durazno, vejiga. Es en el Parque Rodó. Tomate un taxi. No tenía guita para un tacho, aparte, si el tipo me cazaba el acento, me iba a pasear por toda la capital y me iba a desplumar como a una gallina. Busqué en Google Maps la dirección y me di vuelta. Tenía que hacer todo 18 de julio hasta Pablo de María y ahí, bajar por Rivera y darme de frente con Joaquín de Salterain, después hacerla toda hasta Durazno. Caminaba y la sed me entró a atacar, manoteé una cerveza y aún estaba fresca, la saqué de la cajita en la que venía y me puse a tomar. Eran las tres de la tarde y la calle era un horno. “¡Germán!”. Mientras pasaba en frente a la Facultad de Derecho, siento que alguien me grita. Pongo la segunda botella de cerveza que me estaba tomando en la caja y entro a mirar para todos lados, ¿Quién mierda me gritó? Unos metros más atrás lo vi, era Julián, mi mejor amigo. -¿Qué te pasó que andás en silla de ruedas? -Agarré un laburo de actor, tengo que hacer de inválido. -No te entiendo. Julián siempre soñó con Hollywood, la gran pantalla, salir en una con Robert de Niro, haciendo de gángsters. Para eso estudió actuación, se pagó la tal carrera. Pero nadie quería contratarlo, no vendía decían los directores. Así que andaba por la vida, rebotando entre audiciones. Pero esta vez lo había conseguido, tenía que actuar como inválido que recuperaba el movimiento en sus piernas gracias al poder de Dios, de ese Dios que encontrás en 18 y Pablo de María. Era un seminario dictado por un pastor, que para reforzar su farsa contrataba actores que se hacían pasar por enfermos mentales, paralíticos o poseídos, según el guión. -Hacé esto, entrá conmigo y buscá un lugar entre el público. Llegamos al edificio y le dije que me esperara. Le escribí a mi amiga, que iba a demorar un rato, no me respondió. “Yo tengo que ver eso, no me lo puedo perder”, pensé y entré con Julián, que iba en silla de ruedas por la rampa. Como mi amigo tenía una acreditación lo dejaron pasar, pero a mí, se me encimó un moreno, perfumado y con tremenda pilcha, que al toque me preguntó: -O que você está fazendo aquí? -Calma Joel, ele vem comigo – Dijo Julián. -Agir? -Sim, sim ¿Agir? ¿Qué mierda es eso? Encima el grone me confiscó las birras, botonazo. -Bo Julián, ¿Qué le dijiste al tipo? -Que vos también actuás. Vení que arreglo todo con el pastor y ya te damos un papel. Entramos a una oficina y mi amigo me presentó al enviado de Dios, un tipo que si no conociera todo el circo que tiene atrás, le compraba cada una de sus palabras. Ambos comentaban cuál era mi mejor papel y luego de una disyuntiva llegaron a un acuerdo. Yo tenía que hacer de gay, que iba con el pastor para recibir la cura. El pastor de nombre Marcos levantó un teléfono y a los minutos apareció una mina con una muda de ropa toda blanca. -Póngase eso y escuche a Julián, él le explicará lo que debe hacer. Nos vemos en el escenario. El seminario empezaba a las 16:00 y los que actuábamos entrábamos un rato más tarde. 16:50 salimos cinco personas vestidas totalmente de blanco al escenario. Eran dos inválidos, uno que quería dejar de fumar, una mujer endemoniada y un gay (yo). Todos fueron “curados”, luego de un momento impactante en el que el pastor (perdón, Dios a través del pastor) lograba quitarles el mal de adentro de sus cuerpos. Los presentes aplaudían, espero que no hubiera ningún conocido en la sala. Llegó mi momento, me tocaba hablarle al público. “Hola, me llamo Raúl y tengo 30 años. Desde chico he deseado a muchos hombres y he cometido el pecado de amar a más de uno. Vengo a esta iglesia para volver a la senda de Dios.” El pastor dijo unas palabras, mencionó al diablo dos o tres veces y cuando quise acordar, su mano todopoderosa estaba sobre mi cabeza, sabía que cuando terminara la oración tenía que tirarme hacia atrás, pero tenía que parecer producto de su fuerza celestial. “Ya no siento deseos de estar con hombres, le agradezco señor pastor por redimirme. En nombre del padre, del hijo y del espíritu santo, amén.” Mi amigo, ahora de pie, no podía creerlo. Aplaudía al unísono con todos los presentes y yo, me sentía feliz. Cuando todos se fueron, el pastor me llamó en privado y me invitó a su oficina. Ahí estrechó su mano con la mía y me dio un sobre, parecía plata. -Lo espero por aquí nuevamente, señor. -Germán pastor, llámeme Germán. Fui por la recepción a levantar mis cervezas, el morocho las había guardado en una heladera. Cuando agarro la caja veo que faltaba una, pero no dije nada, me sentía lleno de felicidad, estaba embobado, no sabría explicarlo. Salgo del edificio y abro el sobre, 500 pesos en billetes de 100, nada mal. Paré un taxi y le dije la dirección a la que iba. 120 pesos me cobró el taxista. Vuelvo a llamar a mi amiga para decirle que otra vez estaba cerca de su casa. -¡Ya llegué! -No te veo, ¿Dónde estás? -Acá, en Juan Carlos Gómez y…la concha de mi madre me cago en Dios y en todos los santos.
submitted by Megustalafalopa69 to uruguay [link] [comments]


2020.08.03 21:07 FormerAlex Historias de Hospitales #4 La Mara Hora

Esta es la peor historia que me ha tocado narrar, me llego a mí a través de un correo anónimo a mi Email del trabajo. Dudé si escribir sobre esto o no pues no sabía las repercusiones que podría tener, llegue a la decisión de hacerlo más por temor que por las ganas de. Sin embargo ustedes serán los jueces, les dejo a continuación una transcripción textual de lo que llego a mí de forma anónima y que sé que tanto como a mí, les será difícil de entender y leer algo tan horroroso y perturbador.
La Mala Hora.
Entiendo que estás haciendo esta labor de recopilar historias y lamento que no pueda contártela en persona, ni siquiera por un medio más convencional, cree este correo específicamente para platicarte mi historia, pero sé que una vez que lo leas, entenderás por qué lo hice de esta forma, sin embargo para que mi historia sea entendida debo retroceder hasta donde creo yo comenzó y si me permites el espacio lo hare, puedes recortar partes para que se adapte lo mejor que quieras a tu espacio de escritura pero te pido que mantengas las partes importantes.
Mi historia comienza con mis recuerdos, hace más de treinta años, llegamos a un pequeño pueblo cerca de Hermosillo llamado Miguel Alemán, solamente mi madre y yo procedentes de Chilpancingo Guerrero, No sé qué paso exactamente solo recuerdo que al tiempo ya estábamos instalados en una pequeña casa, a los días mi Abuela llego y se quedó con nosotros. Mi madre nunca me dijo que había pasado con mi padre, pero ella lloraba muy seguido y gritaba a mi abuela, ellas siempre peleaban cuando era un niño, mi padre no era una figura tan cercana a mi yo no lo extrañaba y no preguntaba por el en esos momentos. Comenzamos a adaptarnos, al principio recuerdo que mi madre batallaba demasiado para que tuviéramos comida, algunas veces miraba como solamente yo comía y ella me observaba diciendo que lo haría más tarde, mi abuela nunca se acercaba a la mesa no recuerdo haberla visto comer. Poco a poco mi Madre comenzó a hacerse de un nombre, porque miraba como gente llegaba a nuestra casa preguntando por ella, con el tiempo comprendí que era lo que llaman una “Santera” mi madre hacia curaciones, bendiciones o maldiciones si eran solicitadas. La apodaremos “La Dama Blanca” debido a su característica forma de vestir y el proteger su identidad, conforme la voz se corrió de su labor más y más gente comenzó a buscarla, yo notaba como nuestras vidas fueron cambiando poco a poco hasta no solamente tener comida suficiente si no algunos lujos, televisión, incluso me compraba juguetes con los que en otra época solo habría soñado. A la edad de 8 comencé a experimentar cosas extrañas, un recuerdo en particular que tengo fue en mis días de escuela, cursando los grados primarios de educación decidí escaparme de clase pues había peleado con un compañero quien me amenazo con golpearme al finalizar las clases, me fui recuerdo que camine por un terreno baldío ya que mi escuela se encontraba a las afueras del pueblo. De pronto note como la luz del sol se opacó, una sombra me cubrió al voltear hacia arriba mire una gran ave, venia directamente hacia mí, no pude calcular su tamaño pues venia directo de donde estaba la luz de sol pero pude notar algo, un par de ojos grandes tan vacíos y oscuros que me llenaron de terror, por instinto simplemente me hice arrodille y cubrí mi cabeza con mis manos, escuche un terrible graznido y mire como el ave se alejó, yo corrí a casa. Al llegar agitado mi abuela me dio un vaso de agua, ella nunca hablaba conmigo, en ese entonces yo pensaba que era muda o algo así, simplemente se sentó a un lado y con su mano me calmo tocando mi espalda. Mi madre entro unos minutos después, yo estaba más calmado y le conté lo que había pasado, ella me reprendió, me dijo que era un tonto por andar por esos lugares solo, que era peligroso pero no paso de ahí. Sin embargo tuve algunos encuentros más con esa misteriosa ave que no quise comentarle a mi madre por temor a que supiera que hacia cosas malas, comprendí el patrón, cada vez que hacia algo indebido, esa Ave aparecía y me asustaba. Habría pensado que era solo cosa de mi imaginación, pero un día estaba con algunos amigos que había logrado hacer jugando a las afueras del pueblo cuando de pronto el ave comenzó a perseguirnos, todos nos asustamos pero yo no les dije de mi historia con ella. La “Dama Blanca” ya era la santera más representante del pueblo durante mi adolescencia, la veía entrar a casa apurada a comer para después regresar pues tenía gente y más gente esperando, mi abuela en cambio nunca salía de casa y a diferencia de mi madre, ella siempre vestía de negro, mi madre decía que nunca había dejado el Luto tras perder a mi abuelo, aunque raramente hablaba de ellos, yo sabía que mi abuelo era un agricultor que murió de un infarto trabajando, me dijo que mi abuela había cambiado mucho desde entonces, que casi no hablaba, pero yo la había escuchado hablar muy bajo, casi en susurros con mi madre. Seguramente en este punto te estas preguntando que tiene que ver todo esto con tus relatos de Hospital y tienes razón, no tiene sentido, pero déjame avanzar y entenderás, lo hare más de prisa. A mis quince años ya era un poco más maduro y aunque cuando creces con algo cotidiano deja de ser extraño para mi ciertas cosas seguían siendo completamente raras, comencé a cuestionarme cosas como, donde está mi padre, porque no vino o en todos estos años no hemos recibido una carta o una llamada de él, no ha hecho el intento para contactarse conmigo. Un día en mi cumpleaños dieciséis, mi madre me hizo un pastel, nunca me visitaron mis amigos a mi casa pues mi madre me tenía prohibidas las visitas, aun así mis amigos tenían miedo de ir, por lo tanto por ningún lado era posible, así que mis cumpleaños eran solo nosotros tres, un pastel, quizás un regalo. Esa noche tome la decisión de intentar conseguir algo de información sobre mi pasado y sobre porque estábamos en ese lugar. -Mama – le dije, ella vestía de blanco como siempre. -¿Que pasa hijo? – nunca me llamaba por mi nombre, yo sabía que tenía el mismo nombre que mi padre. -¿Que paso con mi padre? – Note en su rostro la preocupación de tener que explicar cosas, quizás sabía que la conversación algún día tendría lugar, solo no esperaba que fuera en ese momento. -Comamos – Me sugirió – Después hablaremos de eso. Era la misma evasión que había recibido algunas veces antes, pero esta vez no estaba dispuesto a dejar ir la oportunidad. -No – le conteste – Quiero que me lo digas, ya estoy lo suficientemente grande para comprender que paso con mi madre, ¿te engaño?, ¿te dejo por otra mujer?, ¿lo hiciste tu o que paso?
Ella se mantuvo en silencio, durante algunos segundos pero yo no estaba dispuesto a quedarme en silencio y sin una respuesta. -¿Que paso? – le dije de nuevo
-Tu padre está muerto – la voz de mi abuela rompió el silencio, había olvidado por completo su presencia, estaba sentada a un costado de la mesa como de costumbre, era la primera vez que me hablaba directamente, me estaba mirando fijamente con sus ojos negros profundos, que sentí haber conocido anteriormente.
-¡Que! – Exclame yo, mirando a mi madre nuevamente – ¿Es eso verdad?
-Lo es – contesto mi madre, después de algunos segundos de estar en silencio – Tu padre murió, fue por eso que decidimos venirnos de allá. -¿Qué le paso? – estaba desesperado por respuestas y no dejaría ir la oportunidad. -Nadie lo sabe – contesto mi madre, simplemente lo encontraron muerto una mañana, solo sé que alguien lo asesino, pero no supe quién o porque, simplemente tuve miedo por nosotros y decidí venirme a este lugar. -¿huiste así nomás sin averiguar? – pregunte un poco molesto Mi madre dejo su plato en la mesa, se levantó y se fue, me quede solo con mi abuela quien había vuelto a su silencio cotidiano. -Supongo que tú tampoco me contaras – le dije dirigiéndome a ella no hubo respuesta.
No volví a tocar el tema, me fui del pueblo antes de cumplir dieciocho para entrar a estudiar, omitiré la carrera sin embargo supongo que sabes que es algo relacionado a la salud, si no fuera de esa forma, no recibirías este correo. Durante ese tiempo me aleje de mi madre y de sus costumbres, sin embargo sentía que esa ave aun me seguía, quizás era simplemente mi paranoia. Comencé a frecuentar lugares para divertirme, a salir con chicas, tuve un par de noviazgos y mi vida comenzaba a ir en una dirección lo más alejado de mi vida anterior. Conseguí trabajo en el hospital, comencé a ganar mi propio dinero. Mi madre me llamaba por teléfono varias veces a la semana, poco a poco deje de frecuentar el pueblo hasta que me había convertido por completo en un hombre de ciudad. Un día mi madre me llamo y me dijo que era necesario que fuera al pueblo, le pregunte qué tan necesario y ella me dijo que era urgente, al llegar la encontré postrada, en cama, mi abuela sentada a su lado. No sabía que estaba enferma, de haberme dicho yo podía haberle ayudado.
-¿Qué pasa, porque no me dijiste? – le pregunte y ella me dijo que de igual manera no hubiera podido hacer nada. - Hay algo que debes saber – me dijo, yo no sabía si era su lecho de muerte, aun así la escuche con atención.
-¿Nos das un minuto? – le dijo a mi abuela quien se levantó de inmediato y se fue. -Hijo – me dijo ella, postrada en la cama – Hay algo que debí contarte desde hace mucho tiempo pero nunca tuve el valor de hacerlo. -cuéntame – le sujete de su mano, quizás eso lo haría más fácil. Respiraba con dificultad, era obvio que estaba muy enferma y yo le ayudaría pero quería escuchar primeramente todo lo que tenía que decir. -Es sobre tu padre – me dijo, y yo sabía que así era – tu padre y yo éramos muy conocidos en Chilpancingo, él era un curandero como yo, teníamos mucha gente que confiaba en nosotros, muchos conocidos poderosos y mucho dinero por eso. – seguía respirando con dificultad – pero como todo comienza, también termina. Pronto había llegado más gente, con poderes más impresionantes que los nuestros más efectivos, para bien y para mal. Nos convertimos en los anticuados, en los rezagados. Yo escuchaba atentamente, mi madre nunca me había contado de su historia antes de llegar al pueblo. -Tu padre no pudo con eso – continuo – Yo en cierta forma lo entendí, comencé a buscar más cosas, limpie casas, fui a las huertas de sembradío, pero tu padre no pudo. Él estaba obsesionado con recuperar su puesto como el “más poderoso” que lo llevo a tomar decisiones que terminaran afectándonos para siempre. Entre tantas cosas que intento llego a un ritual muy peligroso y prohibido en todas las enseñanzas de esta… arte, sin embargo su sed de poder lo cegó, el realizo un ritual Llamado La Mala Hora. Se invoca a un ser muy poderoso, que puede hacer cualquier cosa que le pidas siempre y cuando el pago sea de su agrado, la mala hora es una entidad maligna, con una sed insaciable y mucha gente evita si quiera hablar de ello, por lo que conlleva el ritual y lo que debes de esta preparado para perder. Tu padre sin preguntarme si queira lo hizo, invoco a La Mala Hora, con la sangre de… - Hizo una pausa larga – De tu abuela. -Que- Dije yo completamente aturdido – Hablas de mi otra abuela. Yo recordé que tampoco tenía información sobre mi otra abuela, mama me dijo que habia muerto cuando yo era muy pequeño. -No – Me dijo tajantemente, tu abuela. Estaba completamente confundido, no sabía que era lo que intentaba decirme o si acabo estaba entendiendo un poco. -Mira – me dijo calmándose un poco – Para invocar a la Mala Hora se requiere un sacrificio de familia, tu padre por eso no me lo comento porque sabía que yo me negaría. Tu padre solamente tenía tres familiares, Tu abuela, tú y yo. Él sabía que si quería hacer el ritual y obtener el poder de La Mala Hora debía de sacrificar a alguno de los tres, el decidió por tu abuela pues pensó que había vivido lo suficiente y no se imaginaba la vida sin ti o sin mí. Lo único que sé, es que un día se fueron y solo regreso él. Desde entonces tu abuela no regreso y yo tenía mucho miedo de hacer preguntas, también note como los demás Santeros del pueblo comenzaron a irse, algunos les ocurrían accidentes, otros simplemente estaban asustados como para quedarse en ese lugar más tiempo. Al poco tiempo solo nosotros quedábamos como los únicos santeros, todo regreso a lo que era antes, prosperidad, dinero, felicidad, al menos para mí. estaba comprendiendo un poco mejor a lo que iba, ahora entendía que mi padre había asesinado a mi abuela por tener más poder, pero tenía muchas dudas más.
-La felicidad era solo mía – continuo – Tu padre se volvió un ser vacío, distante, paranoico, siempre tenía miedo, siempre miraba por la ventana, una noche se sinceró conmigo, me dijo lo que había hecho. La lleve al monte, me dijo, le saque toda la sangre que pude, de esa forma lo pidió La Mala Hora. Yo me puse histérica, había escuchado historias sobre ese ente de gente que me había entrenado en muchas disciplinas. Y lo confronte, La Mala Hora! Le grite y el me pidió que me callara porque nos escucharía. Ahora mi cabeza daba vueltas, mi padre era un asesino, mi madre lo supo todo el tiempo y mi abuela había sido asesinada. -Yo sabía lo que conlleva el invocar la Mala Hora – me dijo casi a borde de llanto – No es un pacto que puedas romper, no es algo de lo que puedas escapar, La Mala Hora seguirá contigo siempre y cuando mueras, ella no se ira, se ira a tu familia. -¿A nosotros? – Pregunte -A nosotros – Contesto ella llorando ahora. Yo me quede pensando y creo que ahora entendía algo. -La Abuela – le dije y ella asintió con la cabeza. En ese momento la abuela entro a la habitación y en la puerta simplemente se dirigió a mí. -Tu madre morirá ahora – me dijo – y tú eres la única familia que queda de la persona del pacto. -Hijo – Mi madre interrumpió – Hay algo que debes saber, ella te protegerá siempre y cuando tú le des lo que ella desea. Yo estaba atónito, miraba a mi madre, miraba a ¿Mi Abuela? Como debía llamarle ahora ¿Demonio? ¿Ente? ¿Mala Hora?. -Entonces no era un pájaro normal – dije recuperando esos recuerdos casi perdidos – Eras tú. -Ella te protegía porque yo se lo pedía – Contesto mi madre – Era parte de nuestro pacto. -¿Y tú que le dabas a cambio? – le cuestione.
-Alguna gente venía a consulta para mejorar de su mal, de vez en cuando, era ella quien atendía a través de mi cuerpo, supongo que imaginas que esa gente no mejoraba. -Morían – continúe la oración -Un precio – Dijo el ser que tenía la apariencia de mi abuela – un precio que debes pagar ahora tú. -¿Y qué pasa si no lo hago? – le dije en tono retador – Eh, ¿si no lo hago qué?
Mi madre se agito, su respiración era cada vez más rápida y más insuficiente. -No la hagas enojar - me lo pidió apenas con fuerzas – por favor hijo. -¿Qué pasa si no lo haces? – me dijo la anciana – Bueno, supongo que puedes preguntárselo a tu padre. – Rio de una forma horrible y yo comencé a extrañar a la vieja que no decía una sola palabra.
-Escúchame – mi madre se dirigió a mí - Escúchame bien, debes hacer lo que ella te dice, lo sé, lo siento pero yo tampoco tuve elección, tu padre hizo un pacto con ella y ella es una maldición generacional, la única forma de que se vaya es que alguien la invoque con voluntad propia y no engañado u obligado. Es mejor que aprendas a convivir con ella.
La anciana se acercó a mi madre se puso del otro lado de la cama, yo la miraba fijamente y esos ojos negros que había visto aquel día cuando el ave se acercaba a mí me miraron fijamente y dibujaron una sonrisa macabra en su boca.
-Es hora, es tu mala hora – le dijo a mi madre – ¿algunas últimas palabras? -Mi madre me miro, fijamente, tomo de mi brazo, y lo apretó con fuerzas. -Lo siento – me dijo y siguió llorando. La anciana coloco la mano en su frente y mire como mi madre dio un grito de horror, mientras sus ojos se volvían blandos. -¡No! – Grito – ¡Me quema! Ayuda! Su respiración se apagó, su cuerpo quedo inerte, acomode su brazo a su costado, cerré sus ojos que aun reflejaban el terror de sus últimos segundos de vida. -No tengo opción – dije sin voltear a ver a la anciana -Ninguna – me contesto una voz horrible y gutural al instante voltee mi rostro para ver al más horrible ser que había visto en mi vida, un ser alto, que casi llegaba al techo, con ojos negros vacíos, la piel negra con escamas y un aspecto horrible como babeante. Me quede inmóvil ante tal escena digna de la peor película de terror, quería correr pero el cuerpo de mi madre estaba ahí y temía por él. -Has reaccionado mejor que tu madre a mi verdadera forma – dijo riendo horriblemente – ella salió corriendo, ella decidió que tomara la forma de tu abuela para recordar por siempre el horrible acto que había hecho tu padre, pero dime, ahora estoy ligado a ti, de qué forma prefieres que te acompañe. Yo me imagine en mi casa a mi abuela, estaba seguro que no quería esa escena, mire a mi madre recostada sobre la cama y pensé en su rostro acompañándome por siempre, pero sabía que lo vacío de sus ojos me haría cambiar el recuerdo que tengo de ella. -Quiero que te quedes en tu forma original – le dije y el soltó una horrible carcajada.
La razón por la que sigo vivo, es porque el pide de vez en cuando tomar control de mi cuerpo, muchas veces él es quien atiende a los pacientes y como lo has de imaginar, nadie mejora, el elige quien, siempre anda conmigo, me habla de vez en cuando, ahorita está a un lado de mi en la esquina de esta habitación simplemente observándome, está ahí cuando voy a cenar, cuando platico con más gente, cuando salgo con una chica, él siempre está ahí. Seguramente sin darte cuenta ha pasado junto a ti por los pasillos del hospital, pero me alegro que no puedas verlo, jamás olvidarías lo profundo y vacío de esos ojos. No sé cuánto tiempo me permitirá vivir, lo único que sé, es que no le daré a nadie más para atormentar, prefiero irme solo al infierno o no llevar una esposa, un hijo conmigo como lo hizo el monstruo de mi padre, no sé cómo funciona este enlace, no se si saber que existe te hace ahora participe, quizá te di la maldición y sin intentarlo, si fue de esa forma, lo siento.
Cuando me llego esta carta y la leí tuve miedo, y si la maldición es real y si ahora soy participe, si la Mala Hora supo cuando la recibí y con el conocimiento llega la maldición. Eso me aterra y ahora también tú conoces la historia, al igual que como lo dijo la persona anónima que me escribió lo digo también yo… Lo siento.

https://preview.redd.it/dj7r40nz5ue51.jpg?width=275&format=pjpg&auto=webp&s=b9dbdc8f8611e32e4d5c50b63e49d72270524dd9
submitted by FormerAlex to HistoriasdeTerror [link] [comments]


2020.07.17 01:21 3103113162 Creepypasta: Querida Danna (derivada del creepypasta Jerry flash y flash)

Como era costumbre, Danna se encontraba en su habitación encerrada con seguro, con las cortinas cerradas, y sentada en su cama. Escuchaba la lluvia de afuera y de vez en cuando se ponía frente a la ventana al lado de su cama y abría las cortinas para ver hacia afuera, para ver como pasaban las personas, para mirarlas con una sonrisa y de vez en cuando para mostrarles cosas provocativas y atrevidas especialmente a los hombres.
https://preview.redd.it/m1qxd6mkyab51.png?width=316&format=png&auto=webp&s=7854e70ba33cb6b81e97dd7f6983faa9b3e28899
Ella no estaba muy cuerda que digamos. Le fascinaba llamar la atención con lo que sea, le hablaba a cualquier extraño sobre lo que sea, y actuaba de manera compulsiva y obsesiva con la gente que lograba llamar su atención.
Ella sin embargo estaba últimamente enamorada profundamente de nada más ni nada menos que una cámara fotográfica vieja, rara y desgastada con varias marcas raras que había conseguido hace poco. La tenía guardada en sus sabanas y siempre le hablaba a la cámara. La saludaba, la besaba, la acariciaba y charlaba y reía con el objeto. “¡¡¡Hola de nuevo mi chico!!! ¿Cómo estuviste? Sabes, estuve soñando contigo, no imaginas las cosas tan locas en que nos metemos hahaha”. Definitivamente Danna estaba muy mal de la cabeza.
Siempre se llevaba aquella cámara a su escuela y esta no iba a ser una ocasión de excepción. Danna tomó su cámara, la guardó y salió de su cuarto quitándole seguro y bajando lista las escaleras. Su familia estaba en la sala desayunando y cuando ella pasó por allí ni siquiera la notaron. Ella no los volteó a ver ni ellos a ella. Cuando Danna estaba en su escuela, es que en medio de la clase sacó una libreta además de su cuaderno para estudiar. En la libreta había dibujos raros y sexuales, y en una página estaban escritos nombres de personas, algunos estaban rayados y tapados, y otros aún no. Seleccionó el próximo nombre: Bryan Johnson. El chico más popular de la clase. “Bueno mi chico, ahora es nuestro turno de ir tras el tontillo que sea cree importante. ¿Qué dices?”.
A la hora de receso, ella se acercó rápidamente a Bryan y lo invitó a tomarse una foto los dos juntos, ya que ella decía ser su más grande admiradora. Bryan como es de suponerse, ni lo dudó, a él le gustaba eso. Ella lo llevó a un lugar apartado y sacando su cámara, se puso al lado de él mientras sostenía el objeto en frente de ellos. Justo antes de tomar la foto, ella se quitó del rango de la cámara dejando que solo se captara a Bryan. Luego Danna se fue rápidamente a saltos solo diciendo gracias y muy risueña y con una emoción indescriptible.
El pendejo de Bryan solo pensó que él la ponía feliz, y solo se preguntó por el extraño aspecto de la cámara de la chica. “Dahhh, ella solo quiere tener mi foto, bueno, si se quiere masturbar con ella pues adelante”.
Nada de lo que acababa de pasar sería divertido en lo más mínimo una media hora después. En plena clase Bryan se fue a los baños tras sentirse muy mal, para luego ser encontrado en el suelo muerto. Sus compañeros veían con horror su cuerpo grisáceo, sus ojos carecían de pupilas, su piel estaba dura como una roca y de su boca salía espuma.
Sí, había sido Danna, quien no paraba de reír a escondidas, mientras rayaba el nombre del chico en su página de nombres. “Lo hemos hecho mi chico” le decía a la cámara mientras veía la foto de Bryan. La cual mostraba como tras su cabeza otro chico desconocido se asomaba. Un chico con piel negra como la noche, con cabello blanco, con cicatrices en su cara y con dos ojos muy extraños, parecían un ojo un anillo de enfoque y otro un ovalo amarillento.
Danna estaba cada vez más enamorada de esa cámara, la cual mataba a las personas que se tomaban una foto con ella, por eso siempre que lograba convencer a un pobre incauto o incauta de tomarse una foto juntos, al último momento se alejaba de la toma para no salir ella y morir. Después se iba corriendo con la foto riendo y esperando a que el destino haga lo suyo, mientras el incauto o incauta quedaban como “WTF”. Ya llevaba más de diez muertos, y para no levantar mucha sospecha, elegía a gente no solo de su clase, y no solo de su escuela. cualquier joven que lograba llamar la atención de Danna; era su próxima víctima, la cual la chica apuntaba su nombre en la libreta y espiaba para después matarlo. Aún así las personas de sus vecindarios cercanos estaban asustadas por el extraño fenómeno “Varios cuerpos de personas, más que nada jóvenes, se encuentran sin vida y con extraños patrones de muerte que no se pueden explicar. Pieles duras y grisáceas, ojos blancuzcos, espuma por la boca y expresiones de terror”.
Danna se encontraba de noche en su cuarto encerrada a oscuras, mientras quemaba la foto de Bryan y decía a la cámara “Mi chico, ¿por qué no te has presentado en tu verdadera forma, por qué no has venido a verme? Solo quiero abrazarte por darme tanta felicidad. Y hablar contigo. Sé que estás en alguna parte cerca, pero no quieres venir. Ya te lo he insistido varias veces, mañana por la mañana te quiero ver aquí conmigo”.
Danna se había puesto a dormir para estar con energías mañana y cobrarse su nueva víctima. Estaba tan emocionada y extasiada que se quedó dormida dejando la cámara justo a su lado.

https://preview.redd.it/ksu7se7syab51.png?width=405&format=png&auto=webp&s=0e21490585b9ed9def9c26c7c2c5ba4c1572fee6
En medio de la madrugada, cuando estaba a punto de amanecer, pero aún estaba oscuro todo, es que Danna despertó por un sonido familiar. Notó que la cámara tenía una foto, así que la tomó con mucho sueño, pero ya un poco más compuesta. Lo que vio la sorprendió mucho. la foto mostraba su cara y tras de ella justo en su nuca, el medio rostro del extraño chico con aspecto inusual se dejaba ver. Ella al principio se asustó, pero después de ver a la figura del extraño joven parado al pie de su cama, es que lentamente se llenó de felicidad, una felicidad indescriptible. “¡¡¡Finalmente estás aquí!!!” gritó ella cuando se abalanzó abrazando al joven que solo se quedó paralizado y sin mostrar emoción alguna. “Tú eres el de las fotos de mis … nuestras víctimas, por fin te veo, ¿cómo te llamas mi chico?” dice ella mientras el extraño joven la mira directo a los ojos.
Al amanecer, cuando la luz del sol ya había salido, es que los vecinos y algunos transeúntes ven en medio de la carretera el cuerpo de Danna, quien había caído desde su ventana del segundo piso hasta el pavimento. Todos muy aterrados le hicieron saber esto a la familia, la cual no se mostró interesada en la situación en un principio, pero después se aterraron también al ver a Danna con una apariencia digna de un espectáculo de horror. La familia no sentía empatía ni amor ni apego por Danna, pero esa escena los impactó. La escena mostraba a Danna con el cuerpo congelado, duro y grisáceo. Con los brazos extendidos en forma de abrazo. Con sus pupilas vacías y espuma saliendo de la boca, con una expresión de horror pero a la vez satisfacción.
submitted by 3103113162 to HistoriasdeTerror [link] [comments]


2020.07.12 02:02 Davidemagx Hace rato no lo hago, les dejo uno de los cuentos cortos que escribí este año. Críticas bienvenidas! Saludos!

“Voy a poner esos ojos hermosos que tenés en un frasco y los voy a guardar solamente para mí…” dijo Gisela a Rubén.
“Mis ojos son solamente tuyos, mi amor.” Dijo él, con sonrisa de zorro y dientes de comadreja.
“De verdad lo digo. Son hermosos. Serían un lindo trofeo… Y después de eso te comería.”
“Acabas de comerme. Sos insaciable vos.” Respondió mientras se incorporaba y buscaba la ropa desparramada en el suelo. “Podes comerme cuando quieras, si lo vas a hacer como lo hiciste hoy.” Continuó.
“Te tengo muchísimas ganas, Rubén. Mucha hambre. De verdad me sacas el instinto animalista. No sé cómo explicarte lo visceral que se siente, como un impulso primal que la naturaleza se empeña en ejercer sobre uno más de sus hijos…”
“Me encanta lo poética que te pones después de coger.” rió él mientras terminaba de vestirse. “Tengo que irme o mi mujer me mata si demoro… ¿Nos vemos mañana?”
“No voy a aguantar hasta mañana… Podría secuestrarte esta noche.” Dijo Gisela pasándose la lengua por los labios, saboreando. “Mirá como me pones, hijo de puta, me haces agua la boca…” con voz furtiva y mirada predatoria, clavándolo con la mirada, se puso en cuatro dejando lucir lo espléndido de su desnudez como un felino. Rubén, con el ego entre las piernas, pensó ser el hombre de todos los hombres y se dio a sí mismo un apretón de mano congratulatorio en su mente.
“Aguanta, es hasta mañana nomas. Vos también me pones loquito.” replicó la oveja bajo la mirada de su predadora. Gisela se dejó desplomar de espaldas, deslizó una mano por su vientre hasta la entrepierna, masturbándose vigorosamente mientras gemía a viva voz. “¡Andate!” le ordenó entre gemidos “Pero no digas que no te lo advertí…”
Rubén sintió la excitación acelerarle el pulso, si tan sólo hubiese tenido tiempo. Se acercó a la cama, tomó firmemente uno de los pechos de Gisela y se inclinó para besarla a manera de despedida. Ella mordió sus labios y rió como hiena, con la fuerza suficiente para lastimarlo y provocarle un corte del que inmediatamente brotó un hilo de sangre que salpicó la comisura de sus labios al Rubén retirarse con un “¿Qué te pasa? ¡Idiota!” y salir de la habitación con furia. Gisela lamió la sangre de la esquina de sus labios y se acostó, juguetona, excitada por saborearlo.
Rubén subió al auto, cubriéndose la boca con un pañuelo, puteando a Gisela. Cerró la puerta con un golpe y luchó brevemente por insertar la llave al estar alterado por el enojo. Arrancó y aceleró fuera del barrio, emprendiendo el regreso a su casa, a su esposa y repasando excusas verosímiles para justificar la herida en los labios con evidente forma de dientes humanos. Con la avenida vacía se sintió confiado para romper con las normas de tránsito, atravesando a toda marcha semáforos en rojo, sellando la imprudencia que lo llevó al descuido. Lo último que vio antes de ser embestido del lado del acompañante fue la figura familiar de una mujer detrás del volante.
Despertó suspendido en el aire con los brazos rosando el suelo, con los oídos zumbando, goteando sangre en el suelo blanco. Confundido, desnudo y con frío miró sus pies, volviendo a conciencia completa al descubrir con horror que colgaba de ganchos atravesados en sus tobillos. Gritó por el dolor repentino que el brote de adrenalina no cubrió. Observó alrededor y notó que no era una habitación ordinaria, era una cámara frigorífica dispuesta con mesas de acero inoxidable, sierras y cuchillos diversos. Una puerta se abrió a sus espaldas y cerró con un golpe seco. No escuchó los pasos acercándose a él pero sintió el frío de un hoja metálica apoyarse en la región lumbar y con una sola moción deslizarse hacia abajo, abriendo su espalda hasta exponer huesos. Rompió en llanto echando alaridos por el dolor agudo, mientras la sangre tibia chorreaba por su cuello y formaba un charco en el piso. Una mano lo sujetó firme del pelo por la frente, haciéndolo reaccionar de manera defensiva al instante. Debilitado por la pérdida de sangre, el agotamiento, no pudo dar pelea. Abrió los ojos, frente así se encontraba ella, con la sonrisa desplegada como mariposa y los dientes filosos, su esposa.
“¿De verdad creíste que ibas a andar de galancito por la ciudad sin que yo me entere?” y volteando la cabeza en dirección a una mesa en la que Rubén no había reparado con detalle, vio un frasco grande con una cabeza suspendida en liquido transparente. Gisela lo miraba fijo desde allí, con los cabellos a flote, los ojos abiertos con el azul penetrante de siempre, boca entreabierta e hilos sanguinolentos apenas visibles emanando. “¿Qué fue lo que te dijo ésta puta? ¿Qué te iba comer y a arrancarte los ojos para meterlos en un frasco?” Rubén trató de decir algo pero su esposa extrajo una cuchara del bolsillo del delantal y procedió a extraerle los ojos. Sus gritos llenaron la cámara, parte dolor y parte pedido de auxilio. “Grita todo lo que quieras. Ella también gritó. Acá no los escucha ni dios.”. Echó los ojos en un frasco junto al de la cabeza, se acercó a Rubén y pateó su cabeza con la punta de las botas. Enterró el cuchillo en su vientre y lo abrió cuan novillo, desentrañándolo con las manos, a tirones viciosos, salpicándose ella hasta quedar cubierta de sangre.
Se lavó las manos y el rostro en la bacha de la cámara, removió el delantal y lo colgó en un gancho montado a su lado. Se secó y dirigió hasta el freezer donde los cuerpos de Gisela y Rubén se encontraban racionados, sin piel ni huesos, salvo por el costillar que conservaba la piel para darles crocacidad al asarlos. “¿Carne de cerdo o carne de yegua?” se preguntó, tomando dos bifes anchos de cerdo. Apagó la luz y salió para regresar a su casa.
Dispuso la mesa para dos, platos blancos, velas, vino tinto, copas anchas, pan y ensalada de tomates cherry con uvas verdes y bálsamo. Mozart de fondo, condimentó los bifes con pimienta, sal, y los hizo en sartén con aceite de oliva, manteca, ajo y un ramillo de tomillo y orégano. Los sirvió cada uno en cada plato, acompañados de papas a la española con crema y champiñón.
“Tiene una pinta terrible esto. No me dijiste que te gustaba la cocina.” Dijo Pablo, su nuevo amante.
“¡Me encanta! Más cuando tengo que trabajar con este tipo de carnes.” Contestó ella.
“Espero me cocines seguido.” dijo Pablo, con tono de juego.
“Depende de cómo te portes conmigo…” dijo Adriana, sirviéndose una copa de malbec, “Si te portas bien, vas a disfrutar de la comida. Si te portas mal vas a disfrutar de la sartén…”
Pablo encontró extraña la manera en la que Adriana le sonrió y miró, no obstante se dejó tragar por su belleza. Alzó su copa y propuso un brindis, por la cocina, por ella y secretamente, en su interior, porque su novia no se entere…

Fin.
submitted by Davidemagx to argentina [link] [comments]


2020.07.07 18:52 nomes678 RWBY: sin titulo fijo a un.

Una pequeña caja.
En la culmine de una antigua ciudad de Vacuo que fue tallada en la misma roca de una enorme montaña. Los locales cercanos la llaman Arganta, la ciudad más vieja, guardando sus misterios solo para aquellos capases desentrañarlos.
Y ahí estaban un pequeño grupo de personas excavando en la sima hurgando sus arcaicas paredes y pisos.
Entre tantos caminos artefactos y otras piezas había una pequeña cueva, alejada del campamento descubierta ase unos meses y dentro de ella iluminada como antaño, una fila de antorchas que culminaban con la presencia de un hombre de mediana edad que examinaba y limpiaba una estatua, una pieza de arte desgradada por el paso del tiempo.
Ese hombre era Michell y su curiosidad por aquella pieza que desentonaba con el resto de la arquitectura de la ciudad, era algo que resaltar en él, por sus años de experiencia cosas así siempre al saba su fascinación por los misterios. Entre los posibles orígenes que pensaba, era que podía ser de algunas antiguas regiones de Mytral una de las conclusiones que llego por las pequeñas líneas encontradas en las manos de la figura y algunos trozos de los adornos de la cabeza, eran muy orientales para este reino.
Pero lo que mas le llamaba la atención. Era las manos que sujetaban una pequeña caja negras con bordes dorados, era la cosa más curiosa de todas era como si la estuviera protegiendo, apretándola en su pecho.
Ligeras suaves cepilladas pasaron por esa zona para intentar revelar un poco más el artefacto era como si las eras apenas hubieran pasado sobre la pequeña figura geométrica en comparación con la estatua.
Pero una voz le sacudió sus pensamientos.
_ ¡Seño Michell, venga rápido! - dijo un hombre más joven, un fauno de 23 años, con el rasgo de tener orejas de conejo saliendo de su casco de minero.
Sucio por el polvo del desierto se inclina, posando en sus rodillas, recuperando algo de aliento.
_ Están de vueeelta- jadeo- Y lo están esperan en la tienda… y el jefe pare un poco molesto.
_Y hora que quiere ese ricachón- dijo rezongando las palabras desde su nariz con un gesto de malhumor - mal paso dale prisa, Frodo- dijo mientras se levantaba y estira su cuerpo de mediana edad.
Ambos salieron de la cueva, la luz del medio día segó fácilmente a Michell, algo que solo duro un par de segundos, cuando aclaro su mirada la dirigió hacía la pequeña carpa que era su oficina, seguía al joven Frodo, el cual parecía bastante nervioso.
Sin perder nada de tiempo se encamino asta llegar a la carpa de color beis. Donde a dentro se encontraba El Director de La Academia de ciencia e historia de Atlas, Raúl Septen.
_Joven señor Septen- pronuncio el veterano arqueólogo - que debemos a esta insólita visita.
El muchacho frente a él solo debe tener unos 27 años, ojos verde pelo negro vistiendo un elegante esmoquin de color azul marino.
_ Maestro, Roal quiero ser lo más rápido y conciso posible, no sé cómo usted puede aguantar tal calor, para poder salir de aquí- Pronuncio en seco el joven- Muy pronto se acerca el cumpleaños de la heredera de la familia Schnee, Mi padre pensó en regalare algo único y exótico, las piedras preciosas y joyería de Atlas están sobre valorada. Asi que…
_ ¡¡¡Así que piensas dale algo de la excavación para una niña mimada!!!- Frodo expresa sorprendido- eso es inaudito … es una locura esta cosa no son para vender, ho ho ho… regalar.
_ Puedes callar a este insolente fauno- dijo dirigiéndose sus palabras a Michell -esto asunto es entre nosotros…
El hombre de mediana edad suspiro, da una pequeña sonrisa forzada algo que molesta a Frodo.
_Frodo lo siento… -expresa- por aquí señor - con un pequeño ademan levanta la cortina de la carpa para indicar el camino.
_Jeje- se jacta el joven director del museo- algunos saben cual es su lugar. Y bien Señor Roal que es lo que me quiere mostrar.?
No paso mucho, cuando ambos llegaron a la cueva que solo estaba Iluminada por antorchas, eso fue algo curioso no avía ningún tendido eléctrico solo anti cuadas antorchas era algo que pensaba Raúl Septen, que guiaban el camino, hasta llegar a una arruinada y vieja estatua que sobresalía de la pared, vagamente iluminada.
Michell avía pasado días en pulir y limpiar la pequeña sección de los dedos de la estatua cuando lo encontró, una pequeña caja negra de bordes dorados, a diferencia del resto del grupo que paseaban por otra área y asiendo otros trabajos. Esto para Michell era un proyecto personal y lo que estaba por hacer le dolería.
_Esta pequeña pieza de aquí puede ser que sea de su interés -presento Michell. -solo necesito unos días para poder extraerla.
_ ¿lLa estatua? - Pregunto Septen.
_ No, lo que esta entre sus dedos, es algo simple y muy conservado a pesar del tiempo, un pequeño cubo de oro negro y hasta donde se ve bordeado con juntas doradas, simple, llamativo y perfecto para una familia que predomina el color blanco.
_ Y así me quieres vender esta pisa insípida- dijo escéptico -la estatua es mejor… es bastante más icónico e impresionante, un claro icono de Vacuo.
La inexperiencia, sea avía echo presente rápidamente, algo que parecía divertí al arqueólogo.
_ Real mente quieres explicar donde sacaste tal figura, sé muy bien que algunos comerciantes del reino se hacen presente en las fiestas se Schee. Como colegas del museo sé que la señorita Moana FaWay estará presente.
La mirada del director se ensancho bastante a escuchar aquel nombre.
_Está bien tienes 4 días para traerme esa joyita- dijo sin muchas palabras para luego ser el primero en salir de la caverna.
Un poco después los pasos de Michell lo siguieron, al salir da un pequeño suspiro de alivio.
El joven director no dijo ni una palabra más, no dirigió su mirada a nadie asta llegar a su aeronave un DYAV (Despegue Y Aterrizaje Vertical) común mente llamado cabeza de toro Bullhead en otras lenguas. Bastante elegante pintado un marrón y verde, los propulsores en las puntas de las alas. Septen se arregló la vestimenta y procede a subir a la maquina y con un último vistazo al campamento da la orden al piloto de comenzar a despegar.
Cuando todo se avía calmado. El joven fauno de orejas de conejo se acerca molesto.
_ ¡Señor Michell! - replico – ¿Por qué, izo tal cosa ?, acaso esto solo… piensas en el dinero
Michell solo lo miro con calma y dijo.
_ Ese hombre es el jefe del museo piensa que pasaría a nuestra expedición, esto tampoco me gusta, pero a veces hay que hacer sacrificios, para seguir descubriendo. Además, este viejo tiene muchos trucos y amigos en atlas, que me pueden dar una mano o dos - dijo con una sonrisa en su rostro, volviendo de vuelta a su trabajo.
El joven Frodo solo se quedó pensativo, frotando su cabeza, estaba claro había mucho que no conocía del señor Michell.
Quería saber que opinan. gracias por favor comentarios constructibo pero si binen a inchar las partes nobles vallen a la ___ censurado__ y su Viejas. gracias por su comprecion
submitted by nomes678 to RWBY [link] [comments]


2020.07.04 05:15 nomes678 Una caja negras

hola como están para aquellos que les gusta corregir, ver que esta bien y mal espero que le guste
aparte de la ortografía, que otras cosa puedo mejar.

Si se podría ver bien una pequeña caja negras con bordes dorado y tallado con símbolos inelegibles para cualquier persona de este mundo, siendo sostenido, no siendo protegido entre los brazos el pecho, por una vieja estatua de una irreconocible figura humanoide.
Un ligero cepillo pasa por la estatua, un hombre mayor la estaba limpiando. Un arqueólogo uno que no necito nombre. Pero una voz le saca su pensamiento.
_ ¡Seño Michell, venga rápido! - dijo un hombre mas joven de unos 23 años un fauno de orejas de conejos salido de su casco de minero
Sucio por el polvo del decirte se inclina, posando en sus rodillas, recuperando algo de aliento.
_ Están de vuelta- jadeo- Y lo están esperan en la tienda… y el jefe pare un poco molesto.
_Y hora que quiere ese ricacho- dijo con refunfuñantes palabras carraspeando su garganta – mal paso dale prisa, Frodo- dijo mientras se levantaba y estiba su avejentado cuerpo de mediana edad.
Al salir de la cueva el solo golpeo, con fuerza a sus ojos segándolo por unos segundos por el sol del desierto de Vacuo. Un páramo de arenas, Grimms, lleno de misterios y de tesoros que encontrar. Y aquí es donde Michell se encuentra, en una vieja ciudad construida en una montaña una fortaleza natural reforzada por los antiguos habitantes de la zona.
Sin perder nada de tiempo se encamino asta llegar a una carpa de color beis. Donde dentro se encontraba el Directo de academia de ciencia e historia de Atlas Raul Septen.
_Joven señor Septen- pronuncio el viejo arqueólogo de mediana edad- que debemos a esta inusual visita.
El mucha frente a él solo debe tener unos 27 años, ojos verde pelo negro vistiendo un elegante esmoquin de color azul marino.
_ Maestro, Roal quiero ser lo más rápido y conciso posible, no se como usted pude aguantar tal calor, para poder salir de aquí- Pronuncio en soco el joven- Muy pronto se acerca el cumpleaños de la hereda de la familia Schnee, Mi padre pensó en regalare algo único y exótico, las piedras preciosas y joyería de Atlas están sobre valorada. Asi que…
_ ¡¡¡Así que piensas dale algo de la excavación para una niña mimada!!!- Frodo expresa sorprendido- eso es inaudito … es una locura esta cosa no son para vender ooo regalar.
_ Puedes callar a este insolente fauno- dijo dirigiéndolo su palabra a Michell -esto asunto es entre nosotros…
El viejo hombre sus piros, da una pequeña sonrisa forzada algo que molesta a Frodo.
_Frodo lo siento – expresa – por aquí señor – expresa con un pequeño ademan levantado la carpa para indicar el camino.
_Jeje- se jasta el joven curador del museo- algunos saben cual es su lugar.
Se encaminaron por un pasillo lleno de antorchas hasta llegar a una estatua que sobresalía de la pared, la erosionada figura humana seguía intacta. Los dos meses que Michell estaba presente nuca logro identificar de que era esta estatua o de cómo fue echa y mucho menos el pequeño cubo que sostenía entre sus manos y su pecho. Ante la luz de la antorcha resplandecía de un color dorada
Michell avía pasado días en pulir y limpiar la pequeña sección de des dos de la estatua cuando lo encontró una pequeña caja negra de bordes dorados.
_Esta pequeña pieza de aquí puede ser de su interés – presento Michell. – solo necesito unos días poder extraerla.
_ ¿la estatua? - Pregunto Septen.
_ No, lo que esta entre sus dedos, es algo simple y muy conservado a pesar del tiempo, un pequeño cubo de oro negro y hasta donde se bordeado con juntas doradas, simple llamativo y perfecto para una familia que predomina el color blanco.
_ Y así me quieres vender esta pisa insípida- escéptico -la estatua es mejor… es bastante más icónico de Vacuo.
_ Real mente quieres explicar donde sacaste tal figura, sé muy bien que algunos comerciantes del reino se hacen presente en las fiestas se Schee como colegas del museo, la señorita Moana FaWay estará presente.
La mirada del directo se ensancho bastante a escuchar aquel nombre.
_Está bien tienes 4 días para traerme esa joyería- dijo sin muchas palabras para luego ser el primero en salir de la caverna.
Un poco después los pasos del viejo arqueólogo lo siguieron, al salir da un pequeño suspiro uno de alivio la mente del joven director no dijo ni una palabra más, espeto un numero “4” días para recoger ese pequeño suvenir. Esperado así ganar un poco más la confianza de la joven Schnee para algún futuro. Se arregla y entra a la auto aeronave una cabeza de todo, ese nombre ara dado por parece es una cabeza de toro. Sus alas se extendía astas conectarse con sus propulsores que estaba cada punta forma una cornamenta, la puerta de cabina se cerró con eso despegado.
Cuando todo se avía calmado. El joven fauno de oreja de conejo se acerca molesto.
_ ¡Señor Michell!- replico – ¿Por qué, izo tal cosa ?, acaso esto solo… piensas en el dinero
Michell solo lo miro con calma y dijo.
_ Ese hombre es el jefe del museo que paso nuestra expedición, esto tampoco me gusta, pero a veces hay que hacer sacrificios, para seguir descubriendo, además este viejo tiene muchos trucos y amigos en atlas, que no los pueden devolver en algunos días- dijo con una sonrisa en su rostro, volviendo de vuelta a su trabajo.
El joven Frodo solo se quedó pensativo, frotando su cabeza, estaba claro había mucho que no conocía del señor Michell.
submitted by nomes678 to u/nomes678 [link] [comments]


2020.06.09 21:38 kong-dao No importa el color, importa el género: humano.

Hace unas pocas semanas atrás los medios de comunicación, gobernantes del mundo y comunidades científicas de lo único que se hacían eco era de la pandemia llamada COVID-19, había invadido (casi) todos los países...hace unas semanas sobrevino el silencio, practicamente, absoluto para poner el foco de las cámaras en el asesinato de un joven llamado George Floyd...como si nunca antes hubieran pasado, los ciudadanos del mundo tras despertarse de un sueño profundo (o pesadilla) se encontraron con una revolución... una vez más, en el Norte de America.
Las naciones de América son jóvenes, por ejemplo, Estados Unidos se independizó en 1819 (hace 201 años a fecha de hoy, y, casi, 100 años antes de terminar la 1er Guerra Mundial en 1918) donde 42 años después, en 1861, uno de los mayores lideres políticos norteamericanos asumió la presidencia para abolir la esclavitud, su nombre era Abraham Lincoln. Fueron estas mismas intenciones la que lo llevarían a ser asesinado días después de pronunciado su discurso.
El 28 de Agosto de 1963 Martin Luther King Jr. pronunció:
Hace un siglo, un gran americano, bajo cuya simbólica sombra nos encontramos, firmó la Proclamación de Emancipación. Este trascendental decreto llegó como un gran faro de esperanza para millones de esclavos negros y esclavas negras, que habían sido quemados en las llamas de una injusticia aniquiladora. Llegó como un amanecer dichoso para acabar con la larga noche de su cautividad.Pero cien años después, las personas negras todavía no son libres. Cien años después, la vida de las personas negras sigue todavía tristemente amenazada por los grilletes de la segregación y por las cadenas de la discriminación. Cien años después, las personas negras viven en una isla solitaria de pobreza en medio de un vasto océano de prosperidad material. Cien años después, las personas negras siguen languideciendo en los rincones de la sociedad americana y se sienten como exiliados en su propia tierra. (...)
En 1968, 5 años más tarde, sería también asesinado por ir contra el status quo, pidiendo igualdad como Abraham Lincoln Cien años antes.
El 3 de Abril de 1964 otro exponente de los derechos humanos, Malcom X, alzó la voz abogando por los derechos de la comunidad afro-americana en Norte America:
(...) que hablemos así no quiere decir que estamos en contra del blanco, pero sí quiere decir que estamos en contra de la explotación, que estamos en contra de la degradación, que estamos en contra de la opresión. Y si el blanco no quiere que seamos antiblancos, que deje de oprimirnos y de explotarnos y degradarnos (...) No, yo no soy norteamericano, soy uno de los 22 millones de negros víctimas del norteamericanismo. Uno de los 22 millones de negros que son víctimas de la democracia, que no es más que hipocresía en mascarada... yo hablo como víctima de este sistema norteamericano y veo a Estados Unidos con los ojos de la víctima. No veo ningún sueño norteamericano; veo una pesadilla norteamericana.Fue el voto del negro el que instaló a la nueva administración en Washington. Tu voto necio, tu voto ignorante, tu voto malgastado fue el que instaló en Washington una administración que ha promulgado toda clase de leyes inimaginables, dejándote último, y que encima de todo obstruye (la aprobación de la ley de derechos civiles) Y tus líderes y los míos tienen la osadía de andar aplaudiendo por ahí y hablando de cuánto estamos progresando, y hablando de qué buen presidente tenemos...De manera que ya es hora de despertar en 1964. Y cuando los veas salir con esa clase de conspiraciones, hazles saber que tienes los ojos abiertos. Y hazles saber que hay otra cosa que también está abierta...Y si no... deberías regresar a la plantación algodonera, deberías volver a esconderte en el callejón. Ellos reciben todos los votos de los negros y, después de recibirlos, el negro no recibe nada a cambio. Lo único que hicieron al llegar a Washington fue darles buenos empleos a unos cuantos negros importantes. Esos negros importantes no necesitan buenos empleos, ya tenían trabajo. Eso es un camuflaje, es un truco, es una traición, un teatro.El Tío Sam tiene las manos empapadas en sangre, empapadas en la sangre de los negros de este país. Es el hipócrita número uno de este mundo...Entonces digo que al predicar el nacionalismo negro no nos proponemos hacer que el negro revalorice al blanco, sino que el negro se revalorice a sí mismo. No hagas cambiar de ideas al blanco; no es posible hacer que cambie de ideas, y todo ese asunto de apelar a la conciencia moral de Estados Unidos... La conciencia de Estados Unidos está en quiebra. Hace mucho, mucho tiempo que perdió toda conciencia. El tío Sam no tiene conciencia. Ellos no saben lo que es moral. No trataron de eliminar el mal porque sea un mal ni porque sea ilegal ni tampoco porque sea inmoral; lo eliminaron solamente cuando amenaza su existencia. De manera que estás perdiendo el tiempo si apelas a la conciencia de un hombre que está en bancarrota moral como el Tío Sam.
El-Hajj Malik El-Shabazz (Malcom X) también sería asesinado un año después del discurso...
En 1994, Nelson Mandela asumía como presidente de Sudafrica y dió un discruso donde también denunciaba la discriminación racial del pueblo africano, reclamando justicia, solidaridad, compasión, erradicasión del sexismo y muchas otras características que faltan en aquellos imperios colonialistas.Actualmente Africa es uno de los continentes donde las más grandes atrocidades humanas acontecen, una región donde el color de piel es más oscuro que el de sus colonos explotadores de mujeres y niños, donde la pobreza y el hambre se atrincheran en cada casa, donde las enfermedades como el HIV, malaria y tuberculosis cobra miles de vida cada mañana, dónde mujeres son violadas por soldados y esposos asesinados junto a sus hijos...esto pasa hoy, 2020 ¿y qué medio de comunicación se hace eco de eso?
Pero el color negro no es el único afectado, también está el "menos negro" y amarillos de Asia, donde millones de personas viven en condiciones insalubres, algunos durmiendo en pequeños cubos que llaman "ataudes", región donde activistas y periodistas son asesinados y la trata de personas son moneda corriente superando las 23.5 millones de victimas entre las que se incluyen menores de China, Pakistan, Bangladesh, Tailandia e Indonesia ¿y qué gobernante "twitea" sobre eso?
En America del Sur y Centro América, los blancos, negros y morenos, son víctimas de la violencia y el narcotráfico que existe entre fabelas, villas o barrios de clase extremadamente baja, las guerrillas o guerras entre pandillas de maras, la pobreza y el hambre (igual que en Africa y Asia) azota cada hogar mientras la corrupta clase alta sigue desgarrando la poca dignidad que le queda a aquella denigrada sociedad ¿y qué red social habla de eso?
No importa si la persona es negra, blanca, amarilla, verde, azul o violeta, alta, baja, gorda o flaca, lo que importa es el género: humano; uno que no tiene color ni nación y mientras siga siendo pisoteado por las leyes de burócratas, el analfabetismo, el hambre, la enfermedad, la discriminación y la barbarie, seguirá dando rienda suelda a los que lucran con ello.
He leído que el Co-fundador de Reddit decidió dejar su posición a un hombre de color negro, sin embargo eso no significa que él o el sucesor sean personas honestas.
He leído que el candidato a presidente Biden se reunión con la familia del joven asesinado, sin embargo eso no significa que el político sea solidario.
He leído la (poca creíble) noticia de que IBM quitará el reconocimiento facial por la discriminación a la gente de color, sin embargo eso no hace a la empresa más sincera.
He leído que Amazon apoya el "Black Lives Matters", sin embargo la empresa de Jeff Bezos sigue explotando a sus empleados en las fábricas.
He léido que Twitter censuró un twit de Trump por copyright, sin embargo no impide que sigan subiendo las acciones vendiendo los datos de usuarios.
He visto y leído bastante como para darme cuenta lo fácil que es entrtener a la gente con la televisión e internet mientras el mundo se sigue yendo a la mierda, mientras la clase media y baja se pelea entre ellos cuando en realidad debería estar luchando contra las clases (altas) dominantes, porque, de nuevo, no es una cuestión de color, es una cuestión de clases donde todas las vidas importan.
No se deje engañar por el marketing televisivo y web, estas noticias no son nuevas, son tan antiguas como la colonización y la esclavitud.

Edición: errata
submitted by kong-dao to DeepMinds [link] [comments]


2020.06.05 23:57 Eliancampos19 CULPA

Mi primer cuento que me animo a conocer publicar en internet, espero y les guste
CULPA
El olor a pólvora impregnó el aire. Al suceder el primer disparo, Luis vio un destello y después como un agujero rojo y profundo se formó en la frente de su maestra. El tiempo se hizo lento y una película de color rojo se sobrepuso a su visión. Su mano temblaba, pero aun así hacía un esfuerzo por sostener la pistola calibre 9mm. Juan uno de sus compañeros corrió hacia la puerta del salón, Luis con un movimiento rápido apuntó y disparó; la bala le dio justo en la espalda, penetrando piel y músculos para destrozar la espina dorsal de Juan. Sus demás compañeros se lanzaron pecho tierra para buscar refugio. Luis respiró hondo, embriagándose del olor a pólvora y carne quemada, en un éxtasis, dejándose llevar por la venganza de años de maltratos. Afuera del salón se encontraba lo que parecía ser un perro negro más grande de lo normal, que más parecía un coyote; tenía los ojos blancos, sin pupilas, mostraba sus afilados dientes. Continuó la masacre, Luis, apretando el mango del arma, fue hasta donde se encontraban Daniela, Lizbeth y Laura. Daniela rogó por su vida, mientras Laura y Lizbeth intentaban resguardarse con sus mochilas; Luis acertó tres disparos en la cabeza, después disparó dos veces a Laura en el cuerpo y una más a Daniela. Sacó de su bolsa otro cartucho y recargó, lo hizo de una manera perfecta. Prosiguió con Gerardo, con él, el trato fue especial, Lo agarró del pelo, jalándolo hacia arriba, quería ver sus ojos, forcejeó un poco, esquivó algunos rasguños, pero Luis le disparó en la sien, partes del cerebro salieron disparados junto a una mancha de sangre. El resto de sus compañeros corrían hacia afuera del salón. Luis vio lo que había hecho, El perro negro llegó hasta él. Era tiempo de terminar su obra, Puso el cañón en su boca, sintió el metal caliente y el sabor a hierro. Apretó el gatillo.
La alarma de su celular lo despertó, siempre se despertaba muy temprano para ir a la escuela. Vió hacia la ventana dándose cuenta que todavía estaba oscuro. Se levantó de su cama para ir al baño, después de orinar se miró en el espejo, se tocó la cicatriz que tenía debajo de la nariz, pasó sus dedos por su cabello negro. Él consideraba que si no fuera por esa cicatriz él sería más atractivo. Regresó a su habitación. Se vistió con el uniforme de la escuela, ese día era especial por lo tanto se sentía algo nervioso; de abajo de la cama sacó una caja de zapatos, cuando la abrió se encontró con una pistola Beretta 84 Fs junto a algunas balas de 9mm, la observó unos segundos, en trance.
Un ruido le llamó la atención, de una de las esquinas de su cuarto, se materializó un perro negro, era más grande que la mayoría, sus ojos carecían de pupilas, pero aun así sentía su mirada. Caminaba de una manera elegante, emanaba poder. Fue tanta la sorpresa, que se fue hacia atrás cayendo de sentón. Luis ya calmado se levantó.
-Siempre que apareces logras darme un susto. No era la primera vez que lo veía, llevaba meses observando esa supuesta alucinación. -Así… que será hoy.-La forma de hablar del perro era extraña, no movía su boca, pero la voz grave y con ritmo lento se escuchaba en la cabeza de Luis, como si la transmitiera de una manera telepática. -No lo sé-colocó el arma en la cama junto algunas balas; se sentó a un lado de ella. -Hoy… lo harás. -¿Cómo estás tan seguro?-le cuestionó Luis. -Yo lo se… porque debo saberlo. Conozco tu pasado, presente y futuro. Provengo de un lugar en donde no me rijo por tus leyes. -¿Otra dimensión, acaso? -Tu mente humana no podría entenderlo, solamente alcanzas hasta donde llega tu percepción de la realidad. -Estoy harto de tus metáforas, yo sé que no eres real.-Luis ya se había resignado a nunca conseguir respuestas concretas. Interpretaba eso como una señal de que todo era una mala jugada de su cerebro. Luis revisó su reloj, eran las 6 de la mañana, la entrada era a las 7:30 a la escuela. -Todavía tenemos tiempo para charlar. -¿Por quién… empezarías? -Por la maestra Evelyn,-Luis recordó cómo hace una semana su maestra se burló de él, a causa de una de las tantas bromas que le hacían sus compañeros, por la cicatriz a causa del labio leporino-Después continuaré con juan, el muy bastardo que me robó aquel ensayo. -Unos meses antes como parte de un concurso, Luis escribió un ensayo que le podría haber valido el premio. Cuando llegó el día de entregarlo, se dio cuenta que ya no estaba en su carpeta, la semana siguiente, dieron los resultados en los honores. Juan sorpresivamente había ganado el premio de primer lugar; cuando Luis logró leer el supuesto ensayo, se dio cuenta que era el suyo-Daniela, Laura y Liz serán las siguientes.-tres años de burlas habían sido suficientes “Medio pico, cara culo, deberías usar una bolsa, pero que cicatriz tan asquerosa”. Pero no solo eso, también una ocasión en la que Laura de una manera cruel había jugado con sus sentimientos. Luis apretó sus manos, hasta que sus nudillos se pusieron blancos. -¿Qué me dices de… Gerardo? -¿El que se hacía llamar mi amigo?-Luis lo pensó un momento, Fueron amigos por 6 años de la primaria y dos de la secundaria; hasta que un día, empezó a evitarlo e ignorarlo. Un día junto a otros sujetos lo golpearon en un parque hasta dejarlo casi inconsciente, repitiendo el mismo insulto: “fenómeno”, sin alguna razón aparente-Tendrá lo que se merece, todos tendrán lo que se merecen.
Tocaron a su puerta, un frío le recorrió su espalda, escondió la pistola en su mochila. Cuando abrió la puerta, esperaba encontrarse con su abuela, pero no fue así. Un niño de al menos 5 años vestido con una pijama blanca, entró a su cuarto corriendo. El gran perro le gruñó mientras caminaba hacia atrás. El niño se sentó en la cama; Luis frunció el ceño extrañado, le parecía muy familiar. <> -¿Quién eres? -Soy tu.-dijo el niño. Luis reconoció aquel rostro. Era el mismo pero 9 años más joven. -Fuck…-Dijo sorprendido. -No lo hagas, por favor. Antes de poder decir algo más, el perro negro se adelantó. -Él ya tomó su decisión.-subió a la cama de un salto, se acercó intimidante a Luis niño. -Nunca es tarde para retractarse-La voz de su yo joven a diferencia de la del perro, era lo que se podía esperar de un niño, pero a su vez tenía cierta pizca de sabiduría. El perro negro mostró sus dientes. -Yo he estado en el momento en que... lo ha hecho, acecho a los culpables sin importar cuando. El niño se paró en la cama, por un momento parecía ser mucho más alto. -Y yo soy la respuesta. -dirigió su mirada a Luis, quien seguía confuso-Sé que es difícil, pero debes escucharme, nuestra vida no ha sido fácil. Pero no estamos solos, siempre hay gente que nos quiere. Nuestra madre, los abuelos, tus compañeros de clase… no todo ha sido horrible. El perro gruñó mientras se acercaba lentamente. -No,-dijo Luis-te equivocas. -¿Recuerdas a nuestra madre? Los recuerdos llegaron a Luis, el mundo se fundió y aparecieron en sus ojos. Un día en que su madre y el visitaban el parque. -La amaba con todo… mi corazón,-El veía la escena con los ojos de su versión joven-Ella y yo, contra el mundo. Mi padre nos abandonó, nos quedamos solos... El mundo se distorsionó hasta volver al cuarto. -Pero…-continuó Luis, con lágrimas en los ojos-El cáncer se la llevó y dejó a su pequeño niño al cuidado de !UNOS ABUELOS QUE LO DEJARON IGUAL DE SOLO¡ ¿Por qué me torturan así? Tú-se dirigió al niño-con estos recuerdos y tú-dirigiéndose al perro negro-sembrando el odio en mí. Luis niño intentó acercársele, pero el perro negro se abalanzó, tumbándolo en el suelo, lo mordió en el cuello, haciendo correr sangre. -Ningún maldito día he sido feliz, siempre me he sentido como si todo el mundo me odiara, el bullying… tengo tanto odio… Luis niño desde las fauces del animal hizo un esfuerzo por hablar. -Allá afuera hay gente que no es como toda la que conoces, hay personas que van a apreciar lo que somos. -¿Y si es muy tarde para mí?... Los únicos recuerdos que tenía con sus abuelos, eran de ellos llegando con regalos caros, pero con un sentimiento de vacío; siempre buscó su apoyo sobre algún problema en la escuela, pero nunca lo encontró. Lo únicos recuerdos con su abuelo en especial eran las clases de disparo los sábados por la tarde en un campo de tiro, le enseñó a cargar, apuntar y disparar un arma. -Es para que defiendas nuestro hogar…-Dijo-Un hombre siempre debe saber usar un arma, mi padre me lo enseñó y su padre a él; por eso ahora es tu turno.
El perro soltó al niño de sus fauces, quien cayó como un saco de harina al piso. Caminó hacia la puerta del cuarto. Esta se abrió dejándole el camino libre. -¿A dónde vas?-preguntó Luis. -A cualquier lugar… En realidad nunca estoy en un solo lugar.-Dijo el perro deteniéndose. -Entonces… ¿Si eres real o solo una alucinación de mi mente? -¿Acaso importa de dónde provengo?-las palabras dejaron frío a Luis-ni siquiera importa quién sea yo. Lo único importante en este momento eres tú y lo que harás, solo ten por seguro que no eres el primero ni serás el último, asegúrate que el mensaje que vas a dejar, si sea el correcto, van a buscar culpables, y claro que los encontraran… pero no a los correctos. -¿A qué te refieres? -Los seres humanos siempre buscan culpables cuando no quieren aceptar sus responsabilidades, lo único que quieren es siempre salir limpios ante alguna situación que los pueda afectar. -¿Entonces lo que haré… no tendrá nada ninguna repercusión buena? ¿No evitará que otros niños como yo sufran? El perro salió de la habitación sin responder. Mientras que Luis niño seguía en el piso, con el cuello lleno de sangre. -No lo hagas… por favor.-Luis lo miró sorprendido-no es tarde… -Ya no es solo por venganza. Sé que verlos a ustedes no es normal, y eso me da a entender que ya es tarde para mí; debería estar con alguien que me esté ayudando, pero como siempre… estoy solo, siempre he estado solo. Luis se dejó caer al piso, su cabeza retumbaba de ideas. Las lágrimas caían sobre sus mejillas. Los recuerdos de años de abusos, de las bromas pesadas, las distintas salidas que intentó; buscó una en la escritura, pero lo sucedido con Juan le quitó todos los ánimos de continuar, así que la dejó; el canto fue otra de su “segunda salida” pero sus compañeros fueron los responsables de que lo abandonara. El caso con la Maestra Evelyn era de lo que más le dolía, creía que como era su maestra, al igual que los demás, tenían la responsabilidad de evitar ese tipo de abusos… Pero ese día, cuando se burló de aquella broma, con tal de quedar bien con el resto del salón… La furia de Luis fue incomparable, tanto así que se lastimó la palma de su mano con las uñas; ese suceso fue el que por fin rompió a Luis.
Luis niño se levantó, con un gran esfuerzo llegó hasta Luis y Lo abrazó. -Nuestra madre no quisiera esto para ti… para nosotros.
El mundo volvió a fundirse, a estirarse y entonces apareció ante sus ojos, el rostro de su madre. -Ven… vamos.-era como la recordaba, dulce que te causaba una sensación de paz. Ambos caminaron por el parque, las hojas de los árboles se movían suavemente junto al viento, el cantar de los pájaros y otros niños jugando a lo lejos. -Mama…-dijo Luis. -¿Que pasa hijo?- se detuvieron en medio de un camino de piedra rodeado de árboles. -Nunca me dejes solo… por favor. Su madre se detuvo, se hincó en una rodilla para estar a la altura de su hijo. -Nunca te dejare solo, cariño, sin importar cuando, el amor cruza el tiempo y el espacio… Luis había bloqueado esos recuerdos, no los podía recordar, se encontraban en uno de los lugares más oscuros del cerebro, hasta que por fin habían sido liberados.
Se fundieron en un abrazo, pocas habían sido las personas que realmente le demostraron cariño. -Eres especial, cielo, nunca lo olvides. El mundo se estiró y regresó a la habitación, Los dos Luis seguían abrazados, se separaron, Luis niño ya no tenía sangre en su cuello y las marcas de la mordida habían desaparecido. Cuando se levantaron, la voz de su abuela se escuchó desde el piso de abajo. -Ya vámonos, cielo, ¿Ya estás listo? tu abuelo ya encendió el coche. Luis con un nudo en la garganta no logró producir ninguna palabra. -Te esperamos afuera.-dijo su abuela. Pasó sus dedos por su cicatriz. -¿Lo harás?-preguntó Luis niño. Luis miró su mochila después la puerta y al final hacia la ventana, donde los primeros rayos de sol cruzaban las cortinas. Respiró hondo y dijo: -No lo sé… ¿Acaso importa si lo hago o no? Bob Gray
submitted by Eliancampos19 to u/Eliancampos19 [link] [comments]


2020.05.28 07:52 _breadmom Mi familia finalmente mostró su lado racista

Un poquito de contexto: Yo tengo años con este chico maravilloso y ya tenemos una niña. El es americano y es un chico de raza negra pero llegamos a un acuerdo de nunca llamarlo así. Personas son personas. Yo tengo la piel café claro (un tono de piel muy común en Mexico) por parte de mi padre. Quien ahora vive con mis suegros en America llevando una relación hermosa como si fueran un grupo de hermanos. Pero por parte de mi madre todos son de piel muy pálida. Cuando inicie mi relación con este chico nunca recibí un comentario ofensivo de su parte y el tampoco, pero lentamente han dejado salir su descontento y unos comentarios que recibí hoy me lastimaron enserio.
Mi hija tiene unos hermosos rasgos como los de su padre y a sus 2 meses de edad a dejado salir toda su belleza. Desde que ella nació eh escuchado comentarios como: es negra pero bonita. O: de grande espero que se verá como su mamá. Mi pareja está orgulloso de sus raises y su familia me muestra una gran aceptación y apoyo. Y La Niña es para ellos una belleza. Pero en mi familia es como si desearan que de un día a otro se hiciera blanca.
El cabello de mi bebé es muy rizado y grueso y me han sugerido raparla para “que crezca más bonito”, que no debo usar colores de ropita claros porque “se ve más oscurita” pero todo esto lo pase por alto hasta ahora.
Esta mañana vimos; mi pareja y yo. La desgarradora noticia de la muerte de un hombre de color bajo la brutalidad policial americana. Esa noticia me estremeció demasiado ya que es algo que le puede pasar a cualquier joven de color o hispano en America, lugar donde tenemos familia. Y por más crudo que suene, mi madre y sus hermanos comenzaron a burlarse descaradamente del hecho. Un primo muy pequeño dijo en la videoconferencia: cuando sea policía matare a tu “mono” (refiriéndose a mi hija) todos mis tíos, incluso mi madre, comenzaron a reírse mientras yo solo estaba ahí, sin poder creer lo que había escuchado. Salí de la videoconferencia casi llorando y mi pareja escuchó lo que dijo y la reacción de mi familia.
Mi tía más tarde me llamo para decirme: No es para tanto, tienes que estar consciente que si tu hija pasa por eso será por tu culpa, te casarás con un negro y tú hija es negra.
A lo que yo respondí: ¿Estás consciente que tu hijo amenazo de muerte a una bebé solo por ser de color?
Ella continuó con un: solo son niños, tú fuiste la que se condenó. Pudiste tener hijos blancos que crecerían a salvo en este mundo pero decidiste tener uno con un negro, si los matan es tu culpa.
Decidí terminar la conversación ahí. Mi madre trato de calmar la situación pero eso ya no tiene arreglo.
A los niños de color se les educa para ser sumisos con policías, para someterse y que no los maten y aun así son víctima de sus abusos. Eh pensado en mudarme a Estados Unidos en más de una ocasión pero. ¿Realmente se crían a los hijos americanos? Cada vez se les ve más dispuestos a matar por su racismo o sus ideales extremistas. ¿Es seguro criar un hijo en una sociedad que mira el racismo como parte de su cultura? En Mexico también recibimos miradas de asombro, por mi pareja y bebé. ¿Existe un lugar seguro?
submitted by _breadmom to espanol [link] [comments]


2020.05.26 16:54 Koelnerin El monitor de la cámara de mi hijo se activó en el medio de la noche. Lo comprobé y vi a mi mujer y a mi hijo sentados en la cama. No eran mi esposa e hijo. - Parte 2

Parte 2
Lamento que haya tardado tanto, ha sido un mes muy emotivo. Me he sentido como si estuviera perdiendo la cabeza, o ya la he perdido. He estado en el hospital durante tres semanas.
Recordarán que me fui a casa de mis suegros sin saber qué diablos hacer. Mi esposa y yo discutimos sobre ello, mis suegros dijeron que llamara a un sacerdote. Le dije a mi esposa que llamaríamos a la policía y eso es todo.
El día que finalmente llamamos a la policía sería el sexto día. Mi-No-Familia estaba todavía sentada en la cama, mirando a la cámara. Le dije al despachador que había intrusos en mi casa, dejando fuera la parte donde se veían exactamente como mi familia. Le dije que estábamos fuera de la casa pero que me reuniría con la policía allí. Ellos enviaron dos unidades.
Mi esposa me rogó que no fuera. Le dije que tenía que estar allí, que tenía un plan a prueba de tontos. Tomaría el iphone de su madre y haría un facetime con mi esposa mientras le mostraba a la policía la cámara desde mi teléfono. Ellos verían que esta es una situación imposible y con suerte procederían con cautela. Mi amigo compañero de trabajo dijo que también vendría conmigo.
Mi amigo y yo llegamos a mi casa antes que la policía. Tengo una carga oculta de mi 1911 .45 encima y no me preocupaba que esto alarmara a los policías, ya que iba a informarles sobre el permiso que llevaba conmigo. Lo que no iba a decirles era que tenía el AR-15 de mi suegro en mi maletero. No planeaba decírselo a la policía, porque no pensaba necesitarlo. Vendrían armados y preparados.
Aparecieron y les hice saber que estaba armado y luego promulgué mi plan. Inicialmente les conté la historia. Se miraron como si yo estuviera loco y no me creyeron. Yo llamé por facetime a mi esposa para que vieran que no estaba en la casa a pesar de lo que nuestra cámara mostraba. Aún así no parecían creerme, pero esto despertó su interés. Colgué con mi esposa y le dije que la llamaría tan pronto como supiéramos algo.
"Así que ahora estamos seguros de que esto no es una grabación", dijo un oficial repitiendo lo que dije.
"No lo es. El ciclo día/noche ha cambiado cada día. Su parpadeo es errático y no cíclico como si fuera una repetición", dije.
"Sé que es una pregunta estúpida, pero su esposa no es gemela, verdad?", preguntó el otro oficial. Le dije que no.
Mi amigo habló. "Tengo una idea. Sube el volumen, iré a tirar una piedra a la ventana". Se fue por detrás mientras yo subía el volumen al máximo. "Vale, voy a tirar".
Escuchamos el ligero sonido de "tic-tac" desde fuera, pero el retraso de un segundo de la cámara llegó alto y claro a través de mi teléfono. Mi-No-esposa se movió con el sonido de la piedrita golpeando la ventana, la primera vez que la vi apartarse desde el momento en que no estaba en pantalla cuando entré en nuestra casa el primer día. Giró la cabeza hacia la ventana sólo un poco, antes de volver a la cámara.
"Bien, esto es en vivo", dijo un oficial. "Bien, señor, necesito que usted y su amigo se queden aquí afuera. Vamos a entrar y averiguar qué está pasando aquí."
"¿Debería pedir más unidades?" Pregunté con esperanza.
"No en este momento. Vamos a evaluar la situación primero, no parecen estar armados pero vamos a ser cautelosos."
Les abrí el garaje y se dirigieron hacia la puerta de mi cocina. Llamaron por radio para avisar que se dirigían a la casa y que estuvieran preparados. Desaparecieron en mi casa.
Unos segundos después de que entraron, la cámara se apagó. Quería vomitar y sentí que si ponía mis dedos en mi boca podría haber tocado mi corazón que había saltado a mi garganta.
"¡MIERDA!" Le grité a mi amigo. Inmediatamente abrí el maletero, saqué mi rifle y corrí al garaje, mi amigo me seguía por detrás. Entramos justo a tiempo para escuchar un aullido bajo y gutural desde arriba, casi un sonido demoníaco, junto con gritos de la policía. Hubo varios disparos.
"NECESITO RESPALDO, CAYERON DISP..." se cortó.
"Dios mío!" gritó mi amigo. Estaba cagado de miedo...y yo también. "¡Maldita sea, lo sabía!" Dije que corriendo por las escaleras.
La habitación de mi hijo es la primera a la que llegas después de subir las escaleras, así que su pared es también lo que ves cuando subes las escaleras. Cuando llegué arriba, me apoyé sobre la pared con mi rifle. Tiene un cargador de 30 balas pero sentí que disparé 100 tiros. Disparé por todas partes sabiendo que la munición atravesaría la pared como si fuera papel, concentrándome en dónde estaría la cama de mi hijo, pero también cerca de la puerta y hacia el suelo, en caso de que esas cosas se agacharan. Escuchamos gritos de dolor que venían de la habitación, y luego nada.
Mi amigo y yo hicimos una pausa de un minuto antes de decidirnos a entrar porque la cámara aún estaba apagada. Escuchamos un gemido que venía de la habitación. Había un policía muerto en el pasillo que tuvimos que pasar. Fue horrible y nunca podré dejar de verlo. Su cabeza estaba a varios metros de su cuerpo en el umbral de nuestra habitación de huéspedes. Encontramos al otro policía en la habitación de mi hijo justo en la puerta. Tenía varios agujeros grandes en su torso, como si hubiera sido empalado.
Exactamente lo que temía, había sucedido: llamé a la policía y lo que sea que hayan sido estas cosas, los mató.
Cuando entramos en la habitación encontramos que la fuente de los gemidos era Mi-No-Esposa. Estaba tendida de espaldas en el suelo, sosteniendo su torso que estaba lleno de balas y respirando con dificultad. La escena era horrible. No puedo expresar con palabras lo horrible que fue. Ahora sé, al igual que entonces, que ellos no eran mi familia. No debería haber sido difícil, debería haber sido capaz de entrar y terminarlo, pero en vez de eso, caí de rodillas. No... mi esposa rogó por su vida.
"No quiero morir, cariño", balbuceó. "Quisiera tener más hijos, no puedo morir ahora."
Miré a Mi-No-Hijo, que tendría que estar muerto. Había recibido dos disparos al menos en la cabeza, o lo que quedaba de ella. Tenía varios más en el torso y uno o dos en las piernas y los brazos. Si tienes hijos, ver su cuerpo sin vida y lleno de balas es un verdadero infierno personal. De nuevo, sabía que no era mi hijo, pero al mismo tiempo, lo era.
Me iba a descomponer. Había matado a mi familia. Me volví a Mi-No-Esposa, ella estaba actuando como mi mujer. Incluso imitaba su ansiedad por la muerte que había tenido en el último año o así.
"No es ella, hombre". Había olvidado que mi amigo estaba allí. "No es ella, dispara."
Sé lo que están pensando. ¿Cuántas veces ha sucedido esto en las películas y le gritas al televisor para que el protagonista dispare al impostor porque no es su amado? Supongo que las películas lo hacen bien de alguna manera. Nunca volveré a poner los ojos en blanco al personaje que no puede matar a un impostor.
"Por favor, no me dispares", suplicaba.
Mis manos temblaban cuando le apunté. ¿Pero por qué no podía hacerlo?
"Escucha hombre", mi amigo comenzó con calma. "Mírala. Su sangre es amarilla. No es tu familia".
¿Era amarilla? Sí, lo era. Ver a mi familia asesinada fue tan traumático que ni siquiera noté que su sangre no era roja.
Yo mantuve mi puntería y Mi-No-Esposa de repente dejó de rogar. Empezó ese chillido gutural y aterrador y algo negro o gris empezó a salir de su boca, como un tentáculo o algo así, y disparé. En ese rango su cabeza más o menos explotó. Cualquiera que fueran estas cosas, parecían ser mortales.
Todavía estaba de rodillas y mi amigo estaba en el pasillo justo fuera de la puerta. Escuchamos el sonido de las sirenas de la policía que se acercaban. Había olvidado que uno de los policías había recibido una llamada por radio antes de ser asesinado. Parecía que habían transcurrido horas, pero sólo habían pasado unos cinco minutos desde que la policía había entrado.
Mi amigo bajó las escaleras para que la policía supiera qué esperar. Me levanté y lentamente me dirigí al pasillo. Estaba mareado y sentí que me iba a descomponer. Mi habitación es adyacente a la de mi hijo, así que la entrada está a un pie a la derecha de la puerta de mi hijo. Mi puerta estaba cerrada, pero al salir del cuarto de mi hijo, mi puerta se abrió. Mi No-Yo salió al pasillo, vistiendo exactamente lo mismo que tenía yo en ese momento.
Me quedé en el sitio. No podía moverme, pero él sí lo hizo. Caminó hacia mí y su brazo derecho se volvió negro y se transformó en lo que parecía ser un tentáculo. Se movía como un calamar o un apéndice de pulpo. Cuando me empujó, su brazo se solidificó y me empaló a través de mi abdomen. Luego me apuñaló en la pierna izquierda, justo por encima de la rótula.
Caí al suelo de dolor. Su brazo con tentáculos se movía de nuevo.
"¿Por qué mataste a mi familia?" preguntó. Cuando habló, su voz cambió de tono varias veces. Era mi voz, luego mucho más grave, y luego normal otra vez. Alternó varias veces diciendo esa frase. Se acercó más. El rifle ya no estaba, pero yo todavía tenía mi .45. La saqué y le disparé en la rodilla derecha. Gritó. Cuando mi No-Yo cayó sobre su rodilla, disparé un par de veces más, recibiendo dos disparos en su abdomen y en el lado izquierdo de sus costillas. Respiró hondo durante unos segundos antes de que usara mis últimas fuerzas para apuntar bien y dispararle en la cara. Su sangre también era amarilla.
Me quedé allí desangrándome pensando que ya todo había terminado. Todavía tenía algo de fuerza por la adrenalina, así que me quité el cinturón y traté de hacer un torniquete para mi pierna. Con mi herida en el estómago, fue difícil darle un buen tirón para apretarlo. Entonces me quité la camisa y la hice una bola, y me llené la herida del estómago y apliqué toda la presión que pude. Ser enfermero probablemente me salvó la vida. Me desmayé, pero las medidas que tomé me mantuvieron con vida lo suficiente hasta la llegada del servicio de emergencias.
Escuché voces elevadas y el sonido de los golpes subiendo las escaleras antes de salir. Probablemente era un policía, pero sentí la presión de alguien tratando de mantener mi herida cerrada antes de salir.
Entraba y salía de la conciencia cuando llegó el servicio de emergencias junto con probablemente todos los policías de la ciudad. Me bajaron y me pusieron en una ambulancia, pero mientras me cargaban en la camilla, oí a los policías enloquecer, y con razón. Habían perdido a dos hermanos y había otros tres cuerpos.
"¿Mató a su hermano? ¿Son gemelos?" Probablemente se refiere al cadáver de No-Yo.
"¿O a toda su familia?"
"Pónganlo en guardia armado mientras está en el hospital. Probablemente lo acusarán".
Mientras me metían en la ambulancia, vi a mi amigo hablando con un grupo de unos 10 policías, todos escuchando atentamente lo que decía. Salí de nuevo en la ambulancia.
Me desperté en la sala de emergencias, mis heridas habían sido tratadas. El tentáculo no tenía más de unos pocos centímetros de ancho, así que era un poco más grande que un gran cuchillo. Me cosieron y descubrí que estaba recibiendo una transfusión de sangre por la pérdida tan grande que había tenido en mi casa. Mi esposa los había autorizado a hacer lo que fuera necesario mientras yo estaba inconsciente. Ella estaba extremadamente molesta de que yo hubiese entrado en la casa. Estamos bien ahora, pero esa es una historia para otro día.
Estuve en el hospital durante tres semanas, ya que terminé con una infección y casi me quedé séptico. Necesitaba bastantes antibióticos. Durante las tres semanas tuve a los policías en mi habitación con preguntas. Después de una semana me “liberaron” y ya no me tenían bajo vigilancia armada.
Les conté absolutamente todo, sin importarles si tenía sentido o no, y gracias a Dios mi amigo había venido conmigo ya que pudo corroborar esta increible historia.
A mitad de mi estancia en el hospital, unos hombres con traje vinieron a visitarme. Eran del gobierno, lo supe de inmediato. Dijeron que eran del FBI, pero no sé si me lo creo. Querían hablar de Mi-No-Familia. El jefe de policía y el forense estaban involucrados y era todo muy secreto. Dejaron claro que esto no era para que saliera al público.
Aquí es donde tengo que disculparme, probablemente por el final anticlimático de esta terrible experiencia. No sé lo que No-yo-y-mi-familia eran. Tampoco ellos. Lo único que sabemos es que eran criaturas sensibles que se parecían a nosotros y tenían sangre amarilla. Le rogué al forense que me hablara de sus autopsias, pero dijo que no podía decirlo. Debió sentirse mal por mí, ya que recibí un ramo de flores un par de días después. La tarjeta dentro del sobre decía: "No sabemos qué son. Tienen los mismos órganos que nosotros pero en diferentes partes de su cuerpo aparte del cerebro, pero lo que es rojo y rosa dentro de nosotros, es verde y amarillo dentro de ellos. Son criaturas humanoides, pero sean lo que sean, no son humanos. El gobierno cree que pueden ser extraterrestres. Destruye esta carta lo antes posible."
Hicieron una limpieza profesional de nuestra casa. Casi seguro fue un equipo del gobierno ya que nos contactaron en "nombre de la policía". No pudimos encontrar ninguna reseña en Google o sitio web de la compañía en línea.
Mi esposa y yo no vamos a volver a nuestra casa. Nos encantaría quemarla pero no hay forma de hacerlo y evitar la sospecha de incendio malintencionado en este momento. Terminaremos teniendo una gran pérdida con la propiedad, ya que todos en nuestro vecindario saben que hubo un incidente que involucró múltiples muertes en la casa, pero no saben lo que realmente sucedió. Será difícil de vender, pero eventualmente se logrará.
Vamos a seguir adelante desde aquí. Les dije a todos en el trabajo que fue un allanamiento de morada y se lo creyeron. Volveré a trabajar en un par de semanas y empezaremos a buscar una nueva casa. De nuevo, lo siento. Sé que todos querían un final concreto y saber exactamente qué diablos eran esas cosas. Pero no lo sabemos. Alienígenas suena bien para mí. He estado pensando que si fueran sobrenaturales o demonios reales, los disparos no habrían podido matarlos. Es difícil de decir. Si eran extraterrestres, ¿por qué se sentaron en nuestra casa durante una semana? Ni siquiera trataron de apoderarse de nuestras vidas. Es difícil de entender. Si son extraterrestres, mantén los ojos bien abiertos. Podría haber más de ellos.
Traducción libre del original
Parte 1
submitted by Koelnerin to Miedo [link] [comments]


2020.05.15 06:47 DanteNathanael Nelkenherz: parte 1/2

NELKENHERZ


Las escaleras están frescas con heridas mientras sube escalón a escalón, poco a poco la obscuridad esclareciendo en sus viñetas oculares, volviendo a respirar con tranquilidad. Y aunque presentemente se encuentre solo, en su corazón lleva la compañía de todo el mundo.
La encuentra limpiando claveles en el estanque del jardín. Se pone de puntitas y trata de evadir las recientes flores y frutos caídos de las jacarandas que cubren la casa de la extraña lluvia tardía. Las obscuras ramas dibujan hipotrocoides en el aíre. Gorriones con la cabeza rojiza surfean el flujo etéreo que pasea sobre la ciudad, hacía el moribundo sol, la niebla ascendente pintada más y más de naranja en el horizonte hasta esfumarse en espirales concéntricos. . . . Pero antes de llegar a ella, ve la suavidad y lentitud con la que lava cada pétalo—del rojo pasan al rosa dentro del agua. A su lado apenas queda un par. Acercándose un poco más, las pieles de los irregulares pétalos revelan haber sido artificialmente teñidos con un rojo escarlata. Lentamente, todavía de puntitas, la abraza por detrás, un beso en la mejilla, un silencioso “ya estoy en casa, cuéntame.”
Termina de lavar los últimos claveles, los amarra en un ramo con la liga de su cabello, exdorado y cayendo en gravedad disminuida, seguramente por la presión atmosférica, y por fin le deja ver sus ojos, su mirada decaída. Una serie de jalones cardiacos le hacen instantáneamente besarle la frente y abrazarla. Pequeñas aglomeraciones de tristeza liquida empiezan a bajar por sus mejillas. Ambos se paran al mismo tiempo, petricor acercándose cada vez más. Deja que ella tome el ramo. Lo sostiene cerca de su pecho, manchando su azul uniforme. Caminan hacía la puerta trasera, entrando silenciosamente a casa.
La luz permanece apagada. A través del estudio hay veladoras que él empieza a encender, mientras ella regresa del almacén con un jarro acampanado de vidrio. Dentro de él coloca las flores, agua y unas cuantas lágrimas. Cuando la ultima veladora ha sido despertada, el pequeño cofre, Cuauhxicalco—que le sorprende aún funcioné después de tanto tiempo, especialmente al ser su primer proyecto de carpintería, regalo de su primer aniversario—ya descansa en sus blancas y temblorosas manos. Se acerca y le desabrocha el pequeño collar de oro del cual pende una pequeña llave con las letras vanvda en el cuerpo de esta, que ahora va clink, clink, para abrir y revelar múltiples chalchihuites, jades y serpentinas. De su bolsillo saca 3 jades. Las lágrimas dentro de él no pueden ser contenidas por mucho más tiempo, pero da su todo para seguir mirando en silencio. Ella toma un pétalo de clavel y envuelve una de las piedritas en él. Tan pronto como introduce las tres piedritas se deja caer, él apenas si la alcanza.
La sienta en el sillón de vinilo negro, su favorito, en la esquina del estudio. Toma otra silla y se sienta frente a ella. Después de un minuto, comienza a hablar.
“No fueron 3.”
“Oh. Gracias a Dios. . . .” La tristeza viene ahora a ser reemplazada por curiosidad. “¿Entonces por qué pusiste tres piedritas dentro del cofre?”
La lluvia llega al techo sobre sus cabezas. Su pequeño entra a la habitación, buscando a sus padres, extrañado de no haber escuchado el usual tumulto en la puerta delantera.
“Cuando me llamaste y dijiste que quizás tardarías un poco más, no pensé que fuera tan grave, Cariño.”
Las manitas del pequeño toman otra silla y la arrastra hasta quedar entre ellos. Despeja el cabello de sus ojos y se amarra su casi dorado cabello con una liga que siempre lleva en la muñeca. Su mirada revela entender lo que está pasando. Coloca una de sus manitas de porcelana en la pierna de mamá y la otra en la pierna de papá, y asiente gravemente, pidiendo que continúe.
Und ich gehör dir nicht zu.
Beide klagen wir nun.
¿Dijiste algo, Preciosa?” dice mientras pasea su trapo de derecha a izquierda sobre la blanca superficie moteada del mostrador, dejando un rastro húmedo—susurros narcolépticos de caracol. “¿Has estado leyendo tus poemarios de nuevo?”
“¡Yia! Pfugeljin.”
“¿Vögelchen?” una pequeña risa. “¿Y ahora por qué soy una pequeña ave? ¿Qué hice ahora?”
“Eeeees—“ acercándose hacía él, hasta dejarse caer sobre sus hombros, rodeándolo con sus suaves y cansados brazos, recostando su cabeza en palpitante pecho de su amado, para continuar “—porque eres el que me lleva al cielo en tus alas.”
Las ultimas tormentas han dejado de caer, aunque el hombre del clima, Don Eladio, alias “Hieladio,”avisó de un frente frío que llegaría del Norte por la tarde. El un poco oxidado gallo de los vientos, siempre anunciando en sutil canción la víspera del amanecer sobre el letrero de la florería, Nelkenherz en grandes letras serif rojas sobre un fondo blanco, avisa que el viento se acerca no desde el Norte, pero del Este.
En el encuadre se puede ver la parte baja del letrero de la tienda, del cual cuelgan cuatro bulbos geométricos, uno parpadeando, a punto de morir; ambos ventanales llenos de flores por detrás. Y la gran puerta de cristal-madera obscura, de la cual sale jovial, suelta y sonriendo naturalmente a quien pase Maxine Boan. La florería le pertenece a ella y a su esposo, Kelvin Antares. Las piernas del lucero de la calle Aloe se mueven de un lado para otro por debajo de su danzante vestido mientras recoge las restantes mesas que por la mañana estaban llenas de amapolas, lirios, petunias, girasoles, rosas, margaritas, geranios, hortensias, petunias, begonias, gitanillas, azucenas, nomeolvides y claveles—los primeros del año. La cámara no puede captar muy bien todo el rango de colores por la mañana, pero ya que es tarde, bajo la luz monótona, nublada, saturada, ella brilla en el centro de la película.
Un pequeño beep avisa que ya ha terminado de grabar. La guarda dentro de los tantos bultos de su chaqueta y se levanta de la silla frente a la florería. Todos esperan ya la lluvia, pero no viene . . . espera pacientemente en las alturas para dejarse caer.
La cita es alas 19:30, en la entrada a la Posada del Sol.
Realmente no sabe lo que está haciendo. Un amigo le había recomendado trabajar con Tomas Villacorta Jr. Desde hace un año. Era un trabajo simple como este: ir y tomar video de un grupo de amigos que siempre se reunía cerca de Plaza San Pedro. Cuando la noche caía, bajo el manto matrimonial del sol y la luna, de las estrellas y el smog, se acercaban más, pagándole a alguien en la iglesia para subir a la azotea, al Hospital Juárez. Allí llevaban un tipo de ritual para comunicarse con la Planchada. Habiendo contactado previamente a la Quemada unos días antes, que había revelado el nombre de aquel malvado italiano, pidiendo que le hicieran pagar por lo que hizo, pues así lo quería la Tierra.
“Deste gafe ni la Llorona sabe. Su crimen castigado verlo he. ¿Encontréis vosotros a V.? Diz que Planchada en vida fuera duno de su cuna amante.”
“¿Eulalia ‘La Planchada’ del Hospital Juárez?”
“Con ella averar.”
Así que lo hicieron. . . . Un poco.
La Planchada estaba demasiado cansada después de la pandemia que ocurrió hace unos años. Los pacientes necesitaban demasiada atención. Incluso tuvo que ir de paso a otros hospitales para suplir con la carga a los enfermeros espectrales que allí laboraban. En sus aventuras fuera del Juárez se encontró a varios fragmentos del alma de Nightingale trabajando horas extra. Historias fueron intercambiadas y pronto Eulalia se dio a conocer en todo el mundo fantasmal benigno. (Algunos dicen que incluso el maligno, pues se apareció el fantasma de un criminal, herido, una noche en la explanada del Juárez. Eulalia lo curo y lo cuidó sin dirigirle la palabra.) Esto hizo que se arreglara de nuevo el cabello y lavara sus ropas, por lo que cuando finalmente apareció, casi no la reconocieron. Era 12 de mayo. Se sentó con ellos.
Eulalia reveló el nombre de aquel muchacho que la engaño, dejándola atrás, sola. Huyendo con aquella que finalmente llamaría esposa . . . Teodoro V.
Los chicos desaparecieron uno a uno después de eso. Él nunca lo supo.
Pero el dinero escaseaba, y el trabajo del magnate transnacional era demasiado fácil como para que pagara $10000 . . . solamente por filmar por una semana a una reconocida pareja que vendía flores y nunca daño a nadie. Demonios, incluso él mismo había ido a comprarle flores ahí a ella . . . a ella . . . varias veces. . . . ¿Qué podría pasar?
En las puertas de la Posada del Sol lo esperaba un agente vestido de basurero—es eso . . . sí, dice “prohibido penetrar a personas no autorizadas:” nice—naranja como el metro, como el cuerpo de una pluma, estoico, llenando botes despintados y oxidados de una cantidad exagerada de basura para un disfraz. Le hizo una señal de que echará el instrumento en la basura.
Bajo la acera, dando la mejor impresión de desinterés que pudiera, y aventó todo junto dentro del bote de basura orgánica. El hombre le maldijo.
Antes de llegar a casa, por curiosidad pasó de nuevo por la florería. Maxine ya había recogido todo y se encontraba dentro. En su mano una taza que al beber de ella empeñaba sus lentes. Kelvin estaba terminando de merodear en la caja, un último click antes de acercarse a Maxine, quien instantáneamente sonríe viéndole a los ojos . . . ¿fue eso una patada? No puede ver muy bien desde ahí.
Recuerda que todavía lleva puesta el arrugado disfraz, desparramándose a los lados como una masa viscosa dejada mucho tiempo sobre la mesa. Se la quitó y la desechó en el cubo más cercano. Finalmente se arma de valor para ir a saludar a la pareja, que ya van un paso afuera de la florería. El cielo aún está gris, pero ni el viento ni la lluvia tienen la presencia que se esperaba. Cuando Kelvin apaga las luces, todos los colores de la calle Aloe se dispersan a los vientos como motas de polvo. Ni una herida traería un poco de color de vuelta.
“¡Memo!” salta Maxine. Su negro cabello lacio se alza y cae lentamente en ritmo con su vestido, resaltando la luminosidad de sus dientes, rodeados de un rojo natural. Se acuerda de ella. “¿Cómo has estado? Hace mucho que no pasas por la tienda. ¿Las cosas siguen mal?”
“Si. . . . No la he vuelto a ver desde el invierno. Navidad fue la última vez que estuvimos verdaderamente juntos, desde ahí he estado estático. No sé si—“
“Memo,” interrumpe Kelvin.
“Señor,” haciendo un pequeño saludo japones, sincero y automático, con los ojos fijos en el suelo.
“Me pareces un excelente chico, Memo. Desde que venías a comprarle ramos personalizados, desde la primera hasta la penúltima vez que entraste en esta tienda, pude ver en tus ojos cuanto la amabas. Ah, no solo en tus ojos, todo tu ser rebosaba de amor, de energía.” Una pequeña pausa, sus pupilas brillantes, buscando qué decir, le dan la vuelta al mundo.
“Es repentino,” voltea a ver a su esposo, que le da el si con la cabeza. “¿No gustarías acompañarnos un poco a la casa? Me gustaría saber qué está pasando contigo y con . . . ella.”
“No se preocupe, puede nombrarla.”
“—con Claire.”
“Por supuesto, no tengo nada más que hacer por hoy.”
Después de 5 calles y 2 vueltas, subiendo las escaleras verdeas, las que si tienen barandal, llegan a una grandiosa reja que tiene las letras A&B en la cúspide, sobre las cuales descansa una corona de flores. Todo el trabajo de hierro parece estar hecho a base de gigantes flores petrificadas.
Guillermo mira su reloj . . . se le hunde el pecho. Ya es un poco tarde, pero ya no hay una razón por la cual llegar a casa lo antes posible. Comprará la cena en el camino de vuelta . . . y una botella de ron.
Adentro va Maxine, luego Guillermo y finalmente Kelvin, quien cierra la puerta tras de sí. Dentro de los umbrales de la casa, Guillermo puede ver claramente una distinción entre aquel lugar y el mundo exterior. Todo huele a paz, el peligro ya no sabe en su boca. ¿Es esto lo que es un hogar? Su pecho se hunde todavía más. Trata de que los recuerdos de un futuro imposible ahora no le llenen los ojos, desbordando todo aquello que no dice, el dique de su escasa seguridad llevado a un punto crítico. La humedad derrumbándose lentamente sobre su cara lo llevará de nuevo a la orilla del mar donde la conoció. Sabe que cada vez que lo hace, la brisa de barre su corazón con bruma algún día lo convertirá completamente en un bloque de sal, uno que todas las empresas que lucran con la insoportable inaceptabilidad de una partida, esperando en los valles emocionales donde la obscuridad es más densa, más pesada, que se pega a la piel, exprimirle todo hasta convertirle en un fantasma que recurre a la pornografía, el alcoholismo, la putería, para seguir huyendo . . . pero nunca podrá huir de nada. Y lo sabe. La promesa de amanecer en otro día más brillante, apenas consciente, con la boca seca y una resaca, siempre termina por llevarlo a un día todavía mas obscuro, donde el sol sigue brillando igual pero lo siente cada vez menos. Los horizontes a los que quiere llegar son solo los bordes de su tumba, y cada vez que cierra los ojos, la única luz que hubo en su vida, la única que dejó entrar, va rondando en el laberinto de su tragedia, sin parpadear . . . ni sus parpados lo protegen de notar su ausencia. . . .
. . . y Maxine lo abraza sin dudar. Finalmente llora. Kelvin entra para preparar la sala.
En los lapsos que puede abrir los ojos, un poco distorsionadas por el mas acuoso, puede ver muchas flores y cajas, cajas grandes, apiladas por doquier.
Maxine lo sienta a su lado en el sillón más largo, dando de frente a la apenas usada chimenea. “Deja salir todo,” le dice.
Kelvin cena solo. Deja preparados otros 2 platos y sube a realizar una llamada. Aún cuando Guillermo ya ha dejado de llorar, La voz, con un tono de emoción igual al que cuando empezó, puede oírse todavía.
“Así que eso paso. . . .”
“Ya han pasado tantos días y todavía la extraño.”
“No importa,” Maxine con una sonrisa. “La verdad solo la extrañas porque le daba estabilidad a tu vida. Desde que se fue, nada ha sido lo mismo—¿cierto?—pero no tiene que serlo. Las cosas deben de mejorar. Y todo, especialmente el amor, se da de forma natural. Me contaste que incluso has rechazado a algunas personas por ella. Bueno, me parece que es porque crees que no eres digno de nadie, le tienes miedo a demostrarle a otras personas lo que realmente eres. Pero dime, ¿te has sentido mejor por rechazarlas? Quizás sientas que estás siendo responsable al no entrar en una relación, pero, querido, no lo estás siendo. Vales muchísimo como para que sigas huyendo de tomar responsabilidad de ti mismo, Sabes que tu corazón quiere amar, pero lo único que haces cuando se presenta ese amor es huir, llenándote la cabeza de mil cosas. No retrases lo inevitable, no quiero que te hagas daño.
“Pero ah, hermoso, mírate. Realmente mírate. Estás así por alguien que ya no está. Tu amor es muy grande. Tiene una fuerza inmensa. Ocúpalo en ti mismo y en alguien que realmente quiera lo mejor para ti. Quizás pienses que no es así, pero encontrarás a alguien que te ame, que pueda ver a través de todo lo que escondes, directo al tesoro de tu alma. Y ni tu pasado ni tus miedos le van a importar, por que está ahí no solo para amarte, también para enseñarte todas las cosas que hay por amar en ti: cuando la veas sonreír, cuando le haya contado a alguien de ti y al presentártelos digan ‘¡Memo! es un placer conocerte,’ cuando duerma tranquilamente en tu pecho y te diga con toda seguridad que tú eres lo que ella quiere. Y cuando menos te des cuenta, tu corazón habrá sanado, y ella te tratará igual, pero ahora estará aliviada de que puedes por fin verte como ella te ha visto desde el principio. Y no es que no vea toda la obscuridad en tu corazón, no es que sea ciega a ella, a veces, cuando no la veas, tendrá miedo, pero sus ojos brillarán de nuevo, pues sabe que eres realmente aquél que brilla por debajo de toda esa obscuridad.”
Antes de que la sonrisa de Memo se transformara en llanto, Kelvin baja al fin, sus pasos resonando en la escalera, pues baja dando brinquitos.
“¿Ya?” le pregunta a Maxine. Ella asienta. “Bueno, toma,” le dice a Guillermo, alargando el teléfono del cual ya cuelga una pila portátil.
“Amm . . . ¿yo?”
“¿Quién más, campeón?”
“Ah, uhhh, ahhhh . . . okay . . .” se pega el teléfono a la oreja. “¿Bueno?”
“Holaaa, ¿Memo?” Al oír aquella voz, el corazón de Guillermo empieza a latir de otra manera, no con ansiedad, pero con emoción.
“S-s-¿si?”
“Un placer Memo. Me llamo Eurus y—“
“¿Crees que estará bien? Eurus lleva mucho tiempo queriendo conocerlo.”
“Lo hará. Nuestra niña es la mejor.”
Cuando bajan de nuevo, la llamada todavía sigue su curso.
“—si solamente la buscas cuando estás triste, no la amas. Definitivamente extrañas la seguridad que te daba. Es más fácil regresar a lo que eras antes, porque así ya nadie podrá juzgarte por lo que eres realmente, temes abrirte con alguien más, porque como dijo mamá, crees que no te amaran. Bueno, Cariño, la realidad es que muchos y muchas te han amado, pero en tu necedad, has cerrado la puerta por un amor oxidado, que ya ni es cenizas, es carne muerta, y te vas a pudrir con ella si sigues aferrado.”
Al llegar a casa, ya muy de madrugada, Guillermo. . . . Bueno, la conclusión lógica entonces es que realmente amas a quien buscas cuando estás feliz, ¿no? . . . Guillermo estaba muy feliz. Y no podía dejar de pensar en Eurus.
. . .
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.05.03 21:51 B44RU Es por esto que los MIMOS son mucho más terroríficos que los PAYASOS. Historia original de Mandahrk (TRADUCIDO)

Es por esto que los MIMOS son mucho más terroríficos que los PAYASOS. Historia original de Mandahrk (TRADUCIDO)
Historia original de u/Mandahrkhttps://n9.cl/idwg
Dejo vídeo a Youtube por si les da paja leer ➤ https://youtu.be/sfz0QvDJ8tg
Desde que tengo memoria, mi padre ha tenido irracionalmente miedo a los mimos. Lo he visto reducido a un lío sudoroso y tembloroso al verlos. Nadie sabía por qué esto era así, ya que siempre lo ignoraba enojado cada vez que lo interrogaban y fingía que no lo afectaban en absoluto.

Si bien esto se había convertido en una broma corriente en la familia, siempre tuve curiosidad acerca de la razón detrás de esta extraña peculiaridad suya. Bueno, esta Navidad finalmente conseguí hacerlo hablar después de llenar su estómago con abundantes cantidades de pastel y vino, y me contó su historia, casi palabra por palabra...

¿Realmente quieres publicar esto en internet? Suena extremadamente increíble, así que no te sorprendas si te acusan de inventar todo esto, ¿de acuerdo? Dios, ¿por dónde empiezo?

Entonces, sabes que vine a este país a principios de los 90, ¿verdad? Pasaron un par de años antes de conocer y casarme con tu madre. Los tiempos eran difíciles para alguien como yo en aquel entonces, tuve que trabajar en dos empleos a la vez solo para poner comida en la mesa y tener un techo sobre mi cabeza. Incluso entonces, todo lo que podía permitirme era el apartamento más ruidoso de ese viejo y decrépito edificio en un barrio infestado de crimen. Era tan malo que no podías dormir bien sin escuchar al menos un disparo cada noche. Solo un lugar mohoso y desmoronado para vivir.

Ahora mi segundo trabajo era básicamente un fin de semana en el que trabajaba como barman en el club de striptease local. Se llamaba The Rear End. Era basura, y no es algo de lo que me sienta particularmente orgulloso, pero trabajar en un club nocturno es mejor que dormir en las calles, puedo asegurarte eso.

No quiero que tu madre se entere de eso, asi que simplemente no hablemos de esa parte de mi vida. No me mires así, esas mujeres fueron algunas de las personas más valientes y honorables que he conocido.

De todos modos, mi trabajo significaba que regresaría a mi apartamento tarde, quiero decir 2 o 3 de la madrugada. Necesito que entiendas lo tarde que solían ser esas noches, para que realmente puedas apreciar cuán extraño fue lo que vi en el ascensor ese día.

Era un sábado por la noche, lo recuerdo bien. Estaba exhausto y solo quería volver a mi habitación lo más rápido posible. Entré en mi edificio, subí pesadamente al elevador y vi a un maldito mimo esperándome allí, ya sabes, maquillaje, cara blanca, labios rojo sangre, camisa a rayas, todo el asunto. Estaba sosteniendo una cuerda atada a un globo en una mano y saludando con la otra a algo en la distancia con esta sonrisa extraña y sin vida plasmada en su rostro. Y su mano tampoco se movía naturalmente, tenía esta extraña cualidad robótica, como si fuera algo mecánico, ¿sabes? Sacudió su mano, izquierda, derecha, izquierda, derecha, solo sonriendo a algo lejos en la distancia detrás de mí con estos ojos abiertos y sin parpadear.
Oh sí, absolutamente solo había una pared detrás de mí. Nada más, que eso lo hizo tan espeluznante. Quiero decir, he visto todo tipo de mierda extraña en este país, pero nada estuvo cerca de ver un mimo en el elevador de mi edificio de apartamentos a las 3:30 de la madrugada. No hace falta decir que estaba completamente asustado y decidí subir las escaleras a mi apartamento en el noveno piso. En realidad no tenía este gordo estomago en ese entonces, estaba en buena forma, por lo que subir las escaleras, aunque agotador, no era imposible. A veces incluso subía y bajaba esas escaleras, solo para hacer ejercicio. Supongo que lo que estoy tratando de decir es que no me preocupaba subir hasta el noveno piso, por lo que tomar la decisión de usar las escaleras no fue muy difícil.

Creo que había llegado al 4° o 5° piso cuando noté que algo se movía por el rabillo de mi ojo. Me detuve, me di la vuelta, y allí estaba él, subiendo las escaleras un par de pisos debajo de mí. ¿Alguna vez has visto esas viejas películas mudas? ¿Alguna vez has visto a un personaje caminar de puntillas de manera exagerada cuando intentan hacer evidente lo importante que es el silencio? Así es como caminaba, con las manos frente a él y trepando con estas zancadas tremendamente largas, saltando sobre varios escalones a la vez, solo usando las puntas de los dedos de los pies para levantarse.
Se congeló cuando lo vi, a mitad de camino, como una estatua con una pierna suspendida en el aire mientras permanecía precariamente. Esperaba que se volcara y cayera hacia atrás en cualquier momento, pero no se movió ni una pulgada. Era como si se hubiera convertido en piedra. Tenía esa extraña expresión en su rostro, casi como cuando a un niño mamá le sorprende robando las galletas de nuevo, y sus ojos se movieron rápidamente, negándose a reconocer mi presencia. Estaba tan cerca de perder mi mierda, pero me puse nervioso y hablé.

"Hombre. Ya basta". Me reí nerviosamente. "Me tienes hombre. Esta mierda es hilarante".

Esto me lo dije más a mí mismo que a él, para pensar que no era más que una broma, o una actuación de práctica o algo así, ya sabes.

"No tengo dinero, hombre". Añadí. "Soy muy pobre. Entonces, eh ... Puedes detenerte ahora".

Con eso, aceleré y comencé a correr escaleras arriba. Se me heló la sangre cuando lo escuché comenzar a moverse de nuevo, mucho, mucho más rápido esta vez, pero exactamente con el mismo movimiento. Miré detrás de mí otra vez. Mierda. Estaba solo un piso debajo de mí, nuevamente se habia detenido en esta mierda de estatua viviente. Pero él estaba tan cerca de mí esta vez que podía ver el blanco de sus ojos mientras miraba a lo lejos.

Fue muy extraño. Ni siquiera sabía si todo esto era malicioso o no, ¿sabes? ¿Estaba este mimo tratando de lastimarme? Creo que saber que era un loco psicópata habría facilitado el trato. ¿Pero esto? Fue irracional. El miedo que sentía era insoportable, sacudiéndome hasta la espina.

Le grité.

"¿Qué mierda quieres?" Grité a toda velocidad, sin importarme quién se despertara, no, en realidad esperando que alguien lo hiciera.
"Déjame solo gilipollas. ¡A la mierda!"

Su expresión cambió instantáneamente ante eso. Parecía ... triste casi, pero era terriblemente falso, como si estuviera haciendo un espectáculo. Se le cayó la cara y levantó la mano para limpiarse una lágrima inexistente. Vi en aturdido silencio mientras él procedía a subir la barandilla de las escaleras y saltar antes de que pudiera abrir la boca.

Grité y rápidamente me incliné sobre las escaleras para ver qué diablos pasó. Estaba tumbado en el suelo, seis pisos más abajo, las extremidades retorcidas en ángulos extraños y acostado en un charco de sangre.

Debo haber pasado casi un minuto solo mirando su cuerpo sin vida, preguntándome qué demonios acaba de pasar. En el fondo de mi mente, sabía que tenía que llamar a la policía o algo así, pero estaba demasiado conmocionado como para moverme. Fue una sensación de hormigueo en mi columna que me trajo de vuelta a la realidad. Esta extraña sensación de ser observado, como miles de hormigas corriendo por tu espalda.
Miré hacia las escaleras encima de mí y no bromeo hijo, allí estaba, ese maldito mimo, mirando su propio cadáver con esta expresión de sorpresa en su rostro. Estaba sosteniendo sus mejillas como esa pintura de 'grito' y su boca se había abierto con los ojos amenazando con salir de sus cuencas. Su cara estaba a solo centímetros de la mía, y, en verdad, casi me orino en los pantalones.

¿Ves mis manos ahora? ¿Ves cómo están temblando, solo pensando en esa noche? Imagina cuán aterrorizado debí haber estado en aquel entonces. Mi cuerpo acababa de apagarse, negándose a moverse, y los dos estábamos parados allí, como estatuas, como una jodida instalación de arte viviente.

Él fue quien se movió. Después de aproximadamente medio minuto de estar completamente quieto, sus ojos se movieron y finalmente se encontraron con los míos por primera vez esa noche. Un escalofrío recorrió mi columna vertebral mientras miraba esos pozos profundos de la nada, pero el hechizo se rompió y pude mover mi cuerpo nuevamente. Tropecé y caí hacia atrás, pero rápidamente me puse de pie y corrí. Y seguí corriendo hasta que salí del edificio, sin atreverme a mirar si aún me seguía y haciendo todo lo posible para mantenerme alejado del cuerpo tendido en la planta baja.
Estuve despierto toda la noche, tomando un café en la primera cafetería que se abrió al amanecer. Llamé anónimamente a la policía desde un teléfono público por la mañana y, por supuesto, no había ningún cuerpo en el edificio cuando la policía apareció más tarde. No soy un hombre muy religioso, pero sabía que esa mierda no era algo que la lógica pudiera explicar. Durante la semana siguiente me mantuve alejado de mi apartamento tanto como pude, solo fui a ducharme y a cambiarme de ropa, pasé las noches en casa de mis amigos después de poner las excusas más débiles imaginables.

No. No se lo dije a nadie. ¿Estas loco? ¿Quién me creería? Y no, no habían camaras en ese edificio.

La pobreza es jodidamente cruel, hijo. Ya no podía imponerme a mis amigos y no quería ir al refugio para personas sin hogar, así que decidí volver a dormir en mi departamento. Traté de engañarme y pensar que lo que había experimentado no era real, que lo había soñado todo. Como si todo fuera solo una alucinación. Pero en lo profundo de mí, sabía que era real. Todo ello. Y que probablemente volvería a suceder.
Una sensación de tremendo temor me invadió cuando me paré afuera de mi edificio 8 noches después de que me topé con ese mimo. De nuevo era bastante tarde, casi al mismo tiempo cuando me topé con él la última vez. Con el corazón encogido, caminé penosamente hacia el elevador, tratando de evitar pensar en el miedo y apretando mi corazón. Ni siquiera podía mirar el lugar donde había caído y elegí alejarme de él.

El elevador se abrió con un ruido suave y solté un suspiro de alivio al ver que estaba vacío.

¿Por qué no solo tomé las escaleras? Joder, no. Demasiado trauma asociado con ese lugar. Es mejor estar apretado dentro de un elevador de rápido movimiento que arriesgarse a subir las escaleras y encontrarse con el mimo suicida del infierno.

Creo que debería estar agradecido de que mi viaje en ascensor fuera pacífico. No creo que hubiera sobrevivido si él hubiera aparecido allí. Un ataque al corazón me habría matado mucho antes de que él pudiera cortarme la cabeza o algo así, no lo sé.

Jugueteé con mis llaves, pero rápidamente entré y cerré la puerta detrás de mí. Quitándome los zapatos, corrí inmediatamente hacia la comodidad de mi manta y me acurruqué allí, tratando de conciliar el sueño, pero me mantuve despierto como un maldito búho.

Entonces este apartamento era bastante pequeño, ¿verdad? Solo dos habitaciones, excluyendo el baño. Para que pueda escuchar lo que esté sucediendo en cualquier rincón del piso. ¿Entiendes a donde voy con esto?

No. No estaba en la casa, pero estaba fuera de ella. Escuché algo crujir afuera de mi puerta principal e instintivamente supe que era él. Al principio pensé que me quedaría allí en mi cama, pero el susurro no se detuvo. El miedo seguía creciendo dentro de mí, y se estaba volviendo insoportable quedarse allí. Mi corazón latía tan rápido que temía que saliera de mi boca.

A la mierda, me susurré a mí mismo y me levanté para investigar. Golpeé mi dedo del pie contra la cama y grité, con los sonidos del exterior cesando casi al instante. Después de controlar el dolor, caminé hacia la puerta, tan suavemente como pude, y miré a través de la mirilla.
Ahogué un lamento cuando mis temores fueron confirmados. Allí estaba él, ese maldito mimo, de espaldas a la pared frente a mí, atento, como un maldito cadete del ejército. Creo que debe haber sentido que lo observaba, porque tan pronto como miré a través de la mirilla, se inclinó hacia adelante, de modo que la parte superior de su cuerpo estaba casi paralela al piso. Sus labios rojos como la sangre se estiraron en esta sonrisa viciosa y comenzó a mirarme directamente.

No sé cómo, pero de alguna manera me estaba mirando directamente. No, él no estaba en ninguna parte cerca de la mirilla, así que no sé cómo, pero sabía que me estaba mirando. Sentí sus ojos perforar mi alma, burlándose de mí, haciéndome saber que estaba jugando conmigo y que podía matarme cuando quisiera.

Acercó las palmas a los lados de la cara, abrió la boca y comenzó a chasquear la lengua. Excepto que nunca escuché el clic. Lo que escuché fue un golpe, y mi puerta comenzó a temblar.

Toc, toc, toc.
Me caí de miedo. Sabes, él no estaba cerca de la puerta, pero todavía golpeaba. No sé qué demonios estaba pasando, pero sabía que no podía quedarme allí ni por un segundo. Salí de mi ventana y comencé a descender usando las escaleras de hierro de salida de emergencia unidas al costado del edificio.

Escuché algo increíblemente grande y fuerte golpear contra la puerta de mi casa cuando comencé a bajar esa desvencijada escalera de hierro. Mi puerta cedió con un crujido dolorosamente fuerte y casi me caigo.

¿Por qué nadie salió a comprobar qué estaba pasando? Bueno, la mayoría de las personas se preocupaban por sus propios asuntos. Las invasiones de casas, los asesinatos, los tratos de drogas salieron mal, podría ser jodidamente cualquier cosa. No necesariamente algo demoníaco.

En un momento en mi camino hacia abajo, consideré simplemente saltar y terminar con mi vida, estaba tan aterrorizado. Pero sacudí la cabeza y seguí luchando por mi supervivencia.
Pronto fui libre. Estaba fuera de ese edificio infernal y jadeaba y recuperaba el aliento en las calles de abajo. Volví a mirar hacia donde estaba mi departamento y lo vi por última vez en mi vida.

Estaba parado en la barandilla de las escaleras de emergencia, justo afuera de mi habitación, sin ninguna preocupación en el mundo. No sé cómo diablos se equilibró con esa cosa, pero se quedó allí, mirándome con esa jodida sonrisa en su rostro. Teatralmente levantó las manos y aplaudió.

Vi en silencio aterrorizado como una por una, las luces en todos los apartamentos comenzaron a encenderse. Él estaba allí, en cada maldito apartamento en las ventanas que podía ver. Era él. Jesús, estaba actuando, si eso tiene algún sentido. En una casa imitaba beber té, en otra haciendo malabares con bolas invisibles,una vista jodida por decir lo menos.

Pero el original continuó mirándome y luego, con otro aplauso, apagó todas las luces del edificio y desapareció, dejándome temblando en la oscuridad.
"Jesús, jodido Cristo, papá". Susurré. "¿Eso realmente sucedió?"

"Eso depende de ti creerlo." Respondió. "Sé lo que vi".

"Entonces, ¿volviste allí de nuevo?" Pregunté.

Sacudió la cabeza con furia. "Nunca en la noche. Nunca jamás. Me mudé tan pronto como encontré otro lugar".

"¿Qué pasó con ese edificio?"

Él suspiró. "Aveces pasaba solo para verlo; finalmente el propietario tenía que venderlo a un constructor. Simplemente ya no era rentable; hubo un montón de suicidios allí, como 2-3 cada año durante media década. Mal augurio en todas partes. El nuevo propietario lo derribó y construyó un centro comercial allí "

"¿Un centro comercial? ¿Cuál?" Pregunte. Me miró sin comprender.

"No quieres decir ..." Mi sangre se congeló cuando lo comprendí. "Pero ... ¡Tienen una actuación de mimo en el anfiteatro allí cada mes!"

Él asintió.
-----------------------------
Historía traducida de ''This is why Mimes are much more terrifying than Clowns''https://n9.cl/idwg con el permiso de u/Mandahrk
Dejo vídeo a Youtube por si les da paja leer ➤ https://youtu.be/sfz0QvDJ8tg

https://preview.redd.it/b3sdx4k5afx41.jpg?width=1280&format=pjpg&auto=webp&s=e60422a194e4b57b13c10393133f9df18133764c
submitted by B44RU to nosleepenespanol [link] [comments]


2020.04.26 06:04 DanteNathanael Sal de Amanecer - Parte 1: Capítulo I.1

Así termina el día: el reloj da la última hora sobre su circunferencia y reinicia, pero él, reflejado en el centro, lo único que puede ver es cuánto tiempo ha perdido.
Detrás del vidrio circular, vector mayor y menor del tiempo apuntan rectos hacía el opaco cielo. Desfigurados claustros posthervoreos avanzan lentamente en fila bajo la fría atmosfera de las ultimas suelas anuales de Leo. En las sonrisas de luna que logran aparecer de vez en cuando entre las grietas de la troposfera, se puede oler el petricor proveniente de la naciente Aura, cortesía de la recién bautizada Katia, vanidosa hija del vórtice tropical buscando la manera de tragarse en sus cabellos efluentes la luz del Sol, para escupirla fría, difuminada y obscura—Coyolxauhqui en el reino de Tonatiuh, imponiendo desde el ojo de su vientre atmosferas extranjeras con apocalipsis en mente, despertadores para los oxidados engranajes del mecanismo tectónico.
Debajo de todo, por fin arriba, él espera . . . no hay nada, ni tampoco ha llegado a su cuerpo. Cierra los ojos por pequeños lapsos que culminan en un esfuerzo por mantenerse despierto cambiando de posición, solamente para cerrarlos otra vez y hacerlo de nuevo. La noche cae en el horizonte lentamente, el invisible manto de estrellas moviéndose silenciosa mientras los sifones oculares, pupilas negro esterlino, llevan esa luz que hace posible verlos al reino de la inconsciencia, la promesa de vida progresivamente desvaneciéndose estrella a estrella, bulbo a bulbo, interruptor a interruptor. La cantidad de silencios a su alrededor crecen, los pasos del Sueño cada vez más audibles juntos con las campanitas llenas de almas chocando entre si paso a paso . . . el deseo de pertenecer a ellos aumenta, pero el brillo cuadrangular pide un poco mas de compañía. Y con un largo bostezo Somnolencia llega, y con ella . . .
. . . llega un bólido balido expulsado del interior de alguna casa vecina, atraído por la fina influencia de sus oídos. Refunfuña tal Caguamo, meneando la cabeza exhalando frustración en torrentes sincopados a las flautas tocadas por el viento entre árboles, edificios y telarañas de cobré y PVC. Deseando reanudar su ritual con ella, quién ya ha vuelto a la seguridad de las sombras, sin saber a estas alturas de su vida una manera constante de atraerla de nuevo cuando quisiera, y sin una vibración reciente en su mano, comienza a platicar con Caguamo, como ya es costumbre, que lo espera, con un poco de frío, en la base de la plegable escalera de aluminio que uso para subir a la azotea.
"¿Qué piensas de las ovejas, 'Wamo?"
"¡Aarf! Ggrarf, arf aarf raff . . . Raf."
"Claro, si son deliciosas, ¿pero alguna vez has visto una?—viva, no en carnitas, digo—no te parecen un tanto, no sé, ¿estúpidas? ¿inocentes?"
Caguamo levanta su rostro confundido, pequeños aglomerados de hielo hay en sus bigotes, hacia su dirección. No había comentado nada sobre su sabor . . . pero claro que lo amaba. El olor característico de un domingo, con todo y sus meteorológicos tintes religiosos, volviendo el aire más pesado, difractando la luz en un espectro más cálido, colores para algunos hogareño, que llenaría sus corazones de calor con tan solo recordarlos, pero para otros el más simple y doloroso indicador de su soledad. . . . Para nada. Caguamo compartía con su compatriota humano el dolor auditivo que era aquella nueva inquilina, con la furia propia de un chihuahua.
Dentro de las sombras, el panorama cae. Los antenados, cableados y apilados bloques negros del horizonte pronto y lejano, melenas construidas de borrosos aluzamientos y brillantes bocas poligonales adornando las caras de planas obscuridades, caen hacia arriba, inversa gravedad circadiana del profundo y fluido negro que ella ha derramado con un beso entre la superficie de sus ojos y el anverso de sus párpados. Al chocar con las magmoides nubes prekatianas liberan paquetes electromagnéticos atrapados en altas estacas de acero, vibrando al llegar a su celular, movimiento periódico que quizás no en fuerza, pero si en ritmo, es indistinguible del rebote asiento-trasero del puñado de pasajeros sentados en el metro. Todos, despiertos o no, recorren alabeadas e invisibles guías al destino de siempre . . . ¿Por qué habrían de dudarlo? En la ceguera impuesta por la subterraneidad (que dos días antes había celebrado su cuadragésimo octavo cumpleaños) las sensibilidades autogeolocalizadoras necesarias para notar que efectivamente, así como al dormir, flotando en los vientres del Sueño, el rumbo, el final, habían cambiado bruscamente por capricho de Alea, eran inmensamente escasas. Dormidos a la mitad, tan cerca y tan lejos de descansar en paz, frunciendo seños, formando sonrisas, asfixiándose a efecto retardado es su apilación horizontal, son llevados a un lugar que reconocen como el mismo, pero que no podría estar más lejos de serlo.
Las ofrendas de todos los alabastrones presentes se alzan hacía los ventiladores negros.. El sonido generado por el vórtice es solamente audible cuando el metro se paraliza en miedo, junto con todos adentro. Buscan quedarse callados, el más mínimo sonido puede ser malinterpretado. La respiración disminuye, las lenguas paran de moverse en sus cavidades bucales, los audífonos empiezan a susurrar, aquella comezón debe de esperar . . . ¿esa luz estaba parpadeando cuando subí? La obscuridad del túnel empieza a multiplicarse, extendiendo su cuerpo en contra de las ventanas, crujiendo, vibrando . . . nadie parece notarlo, pero, pero, lo oyen, ¿no? Cada vez todo se hace más fuerte. . . . Es . . . no no, solo es el reflejo de sus audífonos en la ventana. Ja. Juré que era un rostro afuera de la ventana . . . está dentro, ¿no? ammm, no . . . algo definitivamente se acerca . . . viene de muy lejos, corriendo por el túnel, trayendolo consigo . . . si, los oigo, oigo sus dientes castañeando de hambre, deletreando mi nombre en sus estómagos. . . . Aquí vienen. . . . Un gran borrón naranja pasa hecho la Mocha por las ventanas, silbando crujiendo, cientos de siluetas difuminadas entre si derritiéndose por la velocidad en la obscuridad de su anonimato . . . nada fuera de lo usual. Mira todo pasar, suspirando en alivio. Vuelve a cerrar los ojos. Por lo menos hasta que oye el rechinido de los frenos. Cara a cara, no se atreve ni a ver los reflejos que piden un poquito de sus ojos, una mordida visual, un grito inaudible clamando por digestión cerebral . . . siente que algo se abre paso sobre el mar capilar, sale por la ventana y aterriza en el techo con un estrudendo. Lo único que puede oír es el ventilador succionando sobre al aire que exhala pesadamente. Sudor empieza a ser secretado, el calor aumenta hasta que algo sobre ella empieza a decir, un susurro encantador, un gran siseo, mientras todo yace unánime y petrificado, "Si recuerdas qué es la luz al final del túnel, ¿no?" Ella no responde. "Parece que no . . . que lástima, pensé que lo recordabas." Trata de alertar alguien, pero todo está hecho piedra, incluso ella, de la cabeza para abajo, su miedo y eso lo único con aparente permiso de moverse. "Aura, Aura . . . la luz al final del túnel es otro tren . . . la luz al final del túnel—" Por fin logra alzar la cabezs, sumida en miedo, sudor y desesperación, en el momento exacto para ver cómo el ventilador ya no está girando, y entre la rejilla desciende rápido como la Miseria, "—s o y y o."
Al fondo del vagón, visibles a través de un infrecuente valle de espaldas, dos hombres se saludan con los puños, uno de ellos silbando la melodía de Mi destino fue quererte. Sin soltarse, el otro, vestido de azul, mangas arrugadas y recogidas hasta el codo, revelando un reloj en cada muñeca, empieza a cantar “. . . maldigo al amor.” Sus manos empiezan a bailar en el reducido espacio que tienen. Muchos empiezan a sentirse incomodos, no están acostumbrados a ver la felicidad nacer de la nada. Un muchacho empieza a sonreír con ellos mientras que en los altavoces se les da los buenos días a todos con información sobre la estación que se aproxima. Sí, sí, nunca debes de olvidar sonreír. . . . Parece que él pensaba lo mismo hasta que entre gritos inesperados, Aura despierta del trance y logra ver en su cara una mueca para que la tierra se lo tragase, tirando la pequeña sonrisa que había logrado extraer de su interior al aire, el ventilador succionándola . . . pero la tierra ya se los había tragado a todos: el roce de su pene contra las nalgas de un señor habían despertado las fantasías reprimidas de su juventud, liberando a manera de supresión insultos y movimientos para mentarle la madre:
“Para pendejo no se estudia.”
“¿Lo dice por experiencia?”
Pero el peso del Amanecer hunde su rostro y su vigilia de nuevo entre cientos de suaves pelos sintéticos, propios de su almohada—afelpada chaqueta color cobertor, modelo hombro, con olor a suavizante y perfume—dejándola salir seis estaciones después de la planeada. Su destino es la escuela, la maldita escuela.
“¿Si pasaste?”
“Si, y no gracias a ti, maldito ‘storbo,” corriendo a las escaleras, 4 pasos por cada paso de persona normal.
Ring-ring. Extraída de la cama, Alán expide una serie de bostezos indivisibles. Coloca su desnudo pie izquierdo sobre la fría gravedad, espera un segundo, y descansa el derecho sobre la rejilla del compañero delantero. Con una mano silencia la desesperada alarma, con la otra vierte tinta negra de su pluma en símbolos latinos, pigmentos diluidos formando cadenas que denotan en claro-obscuro las ideas recibidas sobre el papel adiestrado. Las lagañas que bordean sus ojos se extienden en trenzas segmentadas hasta la tenue cuadrícula azul con fondo blanco, medio centímetro cuadrado de blancura, treinta y seis por cuarenta y nueve cuadritos, más bordes—blanco como el de su pijama, procediendo a quitársela con sonambulico fervor: primero la camisa, revelando la falta de ropa interior superior, enseguida los pantalones, dejando como huella de su presencia un patrón pintado en carne viva, montañas en contracara a las presentes en el elástico que lo mantenía adherido a su cintura. Todo cayendo a la misma velocidad. Al pasar a la siguiente página, esquina superior derecha, continua cepillándose los dientes, arriba-abajo, escribiendo izquierda-derecha, palabra tras palabra, deslizando sus ya calcetados pies dentro de un cómodo calzado sucio. Primero izquierdo, cruz, orejitas, nudo iniciando por la derecha, otro nudo más, después derecho, lo mismo. Seguridad, firmeza, libertad, alas para volar hechas de nilón y algodón. Finalmente ha acabado, la clase ha terminado y todos podemos relajarnos hasta que arribe otro metro atrasado, trayendo el clima del túnel, los vientos estacionarios presentes en la obscuridad llenando las arcas del andén, aventados a treinta kilómetros por hora más su velocidad natural. Variable. Demasiado variable. Cierra los ojos, no quieres que nadie entre en ellos, no quieres que nadie vea lo que hay en ellos.
“¿Por qué siempre llegan tarde?" Y al verlas tomadas de la mano, Alán añade "—¿y juntas?”
Un par de huh's desentonados y unísonos, lagrimitas de bostezo saliendo de los ojos de Kessandra y la anillada por Insomnio mirada perdida de Aura le responden.
Se toman de las manos en la forma particular de "hermanas" recién reconciliadas. El pulgar e índice de Kessandra formando un anillo falángico que, con sus internas sombras, logra diferenciar los de otra manera indiferenciables pigmentos de sus pieles, PMS P 37-9 C, dinámico a la temperatura ambiental y corporal—la anchura y profundidad de sus pares de ojos el único punto de anclaje del que todos pueden decretarlas como amigas, en vez de familiares, diferentes constelaciones, misma obscuridad.
"¿No han visto qué hora es?" continúa Alán.
Kessandra al fin se atreve a verla—09:07—al levantar la cabeza hacia el cuadrangular reloj sobre el pizarrón. Al bajarla, la punta de su nariz despliega el panel de notificaciones del estratégicamente posicionado celular de Asán, donde antes de retroceder y levantar sus puños, vislumbra debajo de la hora atrasada por un minuto, una serie de mensajes insoportablemente falsos con una tal "Linx", que días antes, vagando por las calles que de alguna u otra manera conectan a la burbuja de existencia de la preparatoria con el mundo exterior, la había visto con él, tomados de la mano, compartiendo con bromas y risas altisonantes una orden de tacos de canasta, frijol y papa por el olor, con un helado de la nevería más cercana, fresa, uva y choco-chips, caminando a una velocidad casi lo doble que la suya hacia Tlalpan.
"Shiinga tu madre, pende—" Entre i'es y e's, burbujea a la superficie de su consciente sensorial el espacio negativo, ciento cuarenta y tres punto ocho por sesenta y nueve punto cinco por ocho punto cinco milímetros, dejado por el vacío que su celular creó en su mochila al saltar de su posesión a la de otro sin su permiso, retribución monetaria o ya de mínimo un "gracias," apagando el final de su oración mientras Aura, ahora libre, camina hacía su lugar. Una mirada registra cada uno de sus movimientos.
Caminando, suelta un suspiro. Todos creen que se trata de un lenguaje pneumático por descifrar, pero nadie se atreve preguntar. Ella misma se ha percatado de esto, por lo que de vez en cuando expira versos de Blake y Lorca en un amateur morse. Pero hoy no se trata de eso, pues al saludar al resto, se pregunta cómo es que llega todas las mañanas sin recordar el trayecto ("¿Qué onda?"), con la ligera sospecha de haber vivido ya éste día ("Hola Aury, te ves preciosa." Ay: "Gracias, bebé.") de manera exacta. ("Hola chicos.")
Al ajustarse los garabatos del pizarrón poco a poco a sus ojos, cree haber leído algo relacionado a lo escrito alguna vez, aunque la memoria visual de un "proceso subconsciente" no puede ser traída a la consciencia, y las palabras "arco reflejo" sólo le recuerden a la entrada de su hogar anterior, memorias de un domingo por la mañana. La sigue mirando.
Con el Sol alcanzando su cénit, montañas apenas visibles, rugir incesante de motores, cláxones, comercio, pasos y risas sobre los pasillos, las paredes haciéndose más chicas con el paso del día, el reducir inquebrantable de la paciencia y los niveles de atención, sobre las empolvadas losas gris penitencia y tras mucho debatir interno, una figura se alza por detrás de los bosques de queratina teñida de colores extracapilares, aproximándose a ella mientras su respiración se hace más pesada.
"¡A!—Aura . . ."
Pausa la escritura, su mirada asciende y desciende al confirmar la forma de la voz . . . y suspira de cansancio. Pero él continúa, titubeando en su nervio-sismo: "¿Cómo e-estás?"
Al recordar lo dicho por su madre, tan repentino pero esperado como un relámpago en medio de la tormenta, Aura se toma firme y bruscamente de la chaqueta blanca de Ródian, usando el impulso para levantarse unos centímetros de su asiento y decirle, en un tono desinteresado y ahogado, cerca de su oreja: "Ah. Hola, Rod."
"¿Recuerdas lo de ayer?"
"No," responde bruscamente, hundiendo los ojos en su siguiente aliento, "no recuerdo ni cómo llegué aquí hoy, mucho menos los días anteriores; ¿qué hay de ti?" Pero antes de dejarlo responder, su madre de nuevo presente, vuelve al tema: "Ammm . . . No. ¿Qué fue lo que dije ayer?"
"Bueno, me dijiste que te sentías sola y querías compa—"
"¡Ahhh! Si."
"Y . . . Y pues—"
"¿Ajá?"
"Quedamos en salir. Además, me dijiste que—"
"¿Enserio dije eso?"
"Ammm. Si."
"Ah . . ."
"—me dijiste que te recordara, porque estabas un poco ebria."
"Creo que no fue solamente un poco, Ródian."
"¿Mande?"
"No, nada . . . Demasiado."
"¿En-tonces?"
"Si, seguro. ¡Ya qué!"
Ródian, un momento sin decir nada, se convulsionaba con tan grandiosa oportunidad. Aura le despertó.
"Búscame al salir."
"Claro."
Aura, Aura, su nombre rondaba incansable en las espirales de su pensamiento. Por un lado, se generaban memorias de posibles futuros, por el otro, con considerable mayor peso, un torrente presurizado de ingeniosa envidia y excelente mentira dejaba caer frente a su tercer ojo las memorias del famoso—por lo menos para él—muro de su hermano. Una pared patronizada con lazos y clavos de los que pendía ocasio-nalmente una impresión de 10x13 centímetros de algún tiempo en el pasado, a pie de recuerdo el nombre de la acompañante en turno, y por debajo la fecha y una aproximación de las coordenadas, tomadas de Gmaps, del lugar y el tiempo donde fue extraído aquel momento. Los lazos varían en color: hay una gran cantidad de rojos, los cuales, retorciéndose en las ápsides de la pared, finalmente regresan, tras separarse en T'es y reconformarse en Y'es, hasta un circular vacío central donde pareciera que habría de colgar una fotografía que aún no había sido tomada; y azules, verdes y negros, brotando en pasajeros callejones, resaltando puntos y fotografías que Ródian no comprendía, pero que su hermano, encantado con su palacio mental exteriorizado, siempre miraba todas las mañanas, para revitalizarlo.
"Una foto de las fotos, eh."
"Así parece ser. Quizás no deberíamos de llamarles fotos, si no capturas . . . engramamos bucles de los cuales no sabemos en dónde está su origen."
"Oye, ¿y si nosotros somos el origen?"
"Mira pequeño . . . Deberías ya estar en camino, migrando hacia las regiones fronta-les, en donde con tus habilidades servirías más para lo que se lleva a cabo detrás de aquellos rangos misteriosos. Y-Y no me digas—"
"Oh, quiero intentarlo."
Sola de nuevo, nota el acre olor originado por la quema de sustancias ilícitas en la calle vecina alcanzándola tras haber envuelto a todo el salón, entrando por la lejana ventana paralela a ella. Había encantados y había asqueados. La plasta azulada leve-mente bosquejada que el Amanecer resalta siempre sus contornos de, al alzarse y transformarse en el Atardecer, ya ha desaparecido por la reducción por contamina-ción del horizonte y su lejanía según el observador. Juntos, función y límite se deslizan en el mismo plano que los anticuados pantalones obscuros del profesor. "Bienvenido 23, por favor, antes del 49. Y 16, al extremo derecho, si es tan amable." Sobre las abscisas siguen corriendo datos y líneas, mientras gira su cabeza hacia la ventana, con asco de frente, ora al pizarrón, ora a su cuaderno, mismo asco, recreando las mociones ritualistas con las que despierta cada mañana, mojando sus ojos con lágrimas que, negándose a correr expulsadas de las órbitas hacia el suelo, hacía el centro de la tierra, empiezan a flotar, haciendo todo el uso posible de su tensión superficial, frente a su visión para contaminarle la vista con atmosféricas imágenes de ella, ésta mañana, frente a su espejo, contorneada por la niebla de su Insomnio. . . . Pues un sueño no sería tan aburrido . . . ¿O sí? Pero ya ha ocurrido tanto, por tanto, que ya no se inmuta mucho . . . No, no, no es la rutina, es que la rutina ya no cuadra dentro de lo que según ella, en algún momento, pensó que la llevaría a ser feliz; la lista de Cosas que valen la Pena hace un tiempo que ya fue olvidada, tanto para agregar, como para tachar, pues ahora la dinámica de su vida funciona a partir de la búsqueda de pretextos para seguir despierta, seguir con su vida de cualquier manera . . . Recuerdos y sueños, pasado y futuro, nunca presente . . . Quizás allí esté el problema . . . Quizás. . . . Y quizás hoy mismo descubra sí, sus sospechas confirmadas, alguna vez ha despertado realmente.
A sus apagados ojos cafés llegan fumarolas expirándose en patrones circulares, llevando su mirada, con cada grado recorrido aumentando el volumen acumulado ya dentro de ella desde hace años de su desesperanza, hacia el típico cuadro en el que se la vive y regocija Alán—que en realidad es la imagen típica de cualquier semipareja que se pueda encontrar en ese lugar, en cualquier salón, en cualquier jardinera, intentos por vencer la manera en la que todo parece perder calor progresivamente, incluso dentro de los corazones de aquellos que juran amarse con todo el corazón—lo que concuerda mucho con él, pues lo único que tiene fuera de promedio es su panza y su altura, ambos sobre la norma.
Vaya.
Aura se pregunta si alguna vez podrá dejar de verla—en realidad, verlas—de esa manera. Se “aprieta” dentro de su pantalón al centrar su vista en nada más y nada menos que en una de sus tantas tontas fantasías de pobre enamorado. Chica original y despampanante. Realmente la quiere, la quiere para esto y el otro. La mezcla de sus simplezas, dadas por ser partícipes de un mismo espectro en género opuesto, le da sabor a todos sus encuentros, encuentros en cuyos rumbos se pinta la orgánica corona de una pura Necesidad de Amor. Trap y reggaetón resonando con rock y hip-hop. Las voces de vodka, tequila adulterado, las famosas y queridas aguas locas, encantan los sentidos con la mirada concentrada de erotismo de unas medias lunas en celo, un movimiento de cadera o de cabello o de ambos, tejiendo y empujando con sus atracciones y sus repulsiones la tan buscada Receta Hormonal. En crestas se dice "son sólo tuyas" y otras tantas invitaciones para iniciar el fuego, en sus valles se ven frondosos abandonos e idas-sin-despedidas, tan originales en argumentos y disculpas, como cuando Alán piensa en cómo se congela cada vez que la(s) ve y cómo se calienta cada vez que la(s) besa, mucho más si le permite(n) un par de toques—aunque no muchos, disculpa, tiene(n) novio. . . . Y piensa que todo ello lo acerca a algún día encontrar a la indicada, aunque no se dé cuenta que solamente, con cada capa de lubricante vaginal de distinta procedencia añadida sobre su cabeza, solo reduce el círculo en donde persigue su propia cola, llegando beso tras beso a un punto donde no tenga más remedio que escoger entre parar a encontrarse o tragarse a sí mismo “sin querer.”
O eso se pinta mentalmente ella, con todos los grises del pantalón de Alán y el azul mezclilla de los ajustados jeans de Linda: colores celestiales familiares de aquel día. Pues . . .
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.04.12 02:41 paxacutic BUJO (Historia Corta)

Le pedí a mis seguidores en IG que propusieran premisas para escribir 15 historias cortas en 15 dias. en total fueron 25 premisas, esta es la primera de ellas elegida por un randomizer en la web, cada dia publicaré una y comenzare a escribir otra.
Premisa: Te despiertas con dolor de cabeza, vas a tu trabajo y todos estan sorprendidos de verte, llevas desaparecido 3 años
Tiempo: 4 horas y 4 minutos
Revisiones: 2

-------------------------------------------------------------------------------------------
BUJO
de: David Main
Mientras se disipaba la neblina de mis ojos al amanecer, trataba de descifrar una serie de números escritos en la pantalla de mi teléfono, no lo tenía registrado y el mensaje que había llegado unos 40 minutos antes leía: “sé que dijimos que nunca más, pero necesito que lo hagamos una última vez”. Limpie mi rostro y me encontré con la ausencia de Verónica a mi lado, hasta su olor se había ido antes de que yo me despertara, cada día siento que se lleva tajos más grandes de sí misma, aunque su ausencia me permitió volver a leer aquel mensaje con más calma.
Traté de recordar ese orden particular de números añadidos a algún contacto que pudiera haber borrado en los últimos meses mientras entablaba mi amistad y ahora relación con Vero, pero nadie me venía a la mente, al menos nadie que mereciera una segunda oportunidad. Al borrar el mensaje pude ver la hora y tiré mi celular a un lado para poder revolcarme en la miseria de que la alarma había sonado 45 minutos antes y ya no había tiempo para el desayuno.
Tome una ducha revoloteando entre el afeitado, el cepillado y el colirio en los ojos para sustituir superficialmente la taza de café que podría calmar este dolor de cabeza que no me deja pensar. Llegaría a la oficina y luego de los saludos respectivos iría a calentarme una taza en el microondas… no debí borrar el mensaje, pude haber averiguado quien era, seguro era un numero equivocado, pero igual, a lo mejor esa persona piensa que el verdadero receptor la está ignorando y no es justo, no debí borrarlo, y ¿si era para mí?, Verónica se ha vuelto una rutina agotadora de fingir interés en sus insignificancias extrapoladas por tanta carencia afectiva… Quizá pueda encontrarlo en alguna carpeta de mensajes borrados, y llamo al número, solo por ayudar, solo por sacar de dudas a esa persona.
Me tiré encima la camisa blanca y la corbata amarilla de los martes, me pareció curioso que el olor a naftalina hubiera penetrado tanto mi ropa desde la última ronda de lavandería hace solo dos días y tuve que pasarle un pañito húmedo a mis cuatro pares de zapatos para quitarles el polvo que opacaba ese brillo aplicado religiosamente los domingos. Hice el chequeo correspondiente en cada uno de mis bolsillos para que no se me olvidara nada en el apuro del retraso, cartera en el bolsillo derecho del pantalón, pañuelo que hace juego con la corbata en el interno del saco a la derecha, tome mi cuaderno de apuntes y revise el celular por mensajes que me dieran pistas de la rutina del día, la pantalla estaba iluminada por un número desconocido y sus 4 llamadas perdidas, ¿es ella, o es un el?, ella seguramente, aunque “necesito que lo hagamos una última vez” suena más a él, a hombre intenso pidiendo una última oportunidad para un polvo de lastima, más tarde le escribo, en la hora del almuerzo, a lo mejor le saco un buen rato a todo esto.
Encontré dos mensajes relevantes, uno de mi padre pidiéndome dinero para comprar sus pastillas y uno de Vero diciéndome con su versión pegajosa del amor que no olvidara la harina de trigo, ayer no la anoté, así que la había olvidado, pero escribí ambas peticiones en mi diario del día, guardé el celular en el bolsillo interno a la izquierda de mi saco y el diario con mis tareas en el izquierdo del pantalón junto a mi bolígrafo y su tapa.
Revisé que todo excepto la nevera estuviera no solo apagado si no desenchufado y salí tan rápido como pude sin agitarme demasiado.
En el camino le escribí a Vero, guardada entre mis contactos simplemente como Amor, me sentí tentado como tantas otras veces a cambiar ese calificativo a su nombre de pila, quizá eso haga que el final sea más sencillo, cuando se vaya no tendré que cambiarlo, y cuando venga la siguiente no tendré que explicarle por qué en lugar de crear el contacto “amor” solo modifique los datos, no quiero dejarla, eso sería demasiado ruido, quiero que se vaya, que tome la decisión propia de recoger sus maletas e irse un día dejando solo una nota de adiós firmada dramáticamente con un par de lágrimas, pero su baja autoestima le permite aguantar tantos abusos y además se culpa por ellos, ha sido imposible zafarme de esto, pero pensare en eso cuando la cabeza deje de dolerme, después del café, por ahora un mensaje de buenos días será suficiente, y un “te extrañe esta mañana cuando me desperté y no estabas a mi lado”, a ella le gustan esas cosas, yo las encuentro innecesarias, quizá sea esa la razón, quizá por eso termine de irse, quizá sería mejor si borro esa última parte.
Al entrar al vestíbulo saludé de nombre a algunas personas que no me regresaron la cortesía y algunas otras me saludaron de una forma tan efusiva que me pareció exagerado. Me tuve que detener en la entrada de la oficina cuando mi tarjeta magnética no me dio el acceso, y fue una mujer joven que no había visto antes quien con una sonrisa amable y un carnet igual al mío me invito a pasar antes que ella. Le agradecí el gesto con una sonrisa y la típica línea de “cuando uno anda más apurado…”.
Los pasillos me eran familiares pero las cámaras de seguridad no, había algunas decoraciones que no recordaba y tantos rostros nuevos que por un momento pensé haberme equivocado de piso. Continúe mi recorrido hasta el cubículo a la izquierda del medio donde iba a pasar las próximas 8 horas de mi vida y al llegar había un hombre de pie recostado de mi escritorio mientras hablaba con la vecina del cubículo contiguo, le pedí disculpas y el me ofreció ayuda, le pregunte que si había algo malo con mi computadora y el hombre dijo que no, entonces le pedí permiso para poder sentarme y este me respondió que no podía sentarme allí porque ese era su puesto de trabajo, sonreí buscando alrededor a alguien que pudiera aprobar el humor en la situación pero solo vi un mar de rostros apáticos.
- ¿nos cambiaron de puestos?
Pero aquel hombre respondió que no sabía que decirme, que él había estado sentándose en ese puesto por… y miraba a su vecina de cubículo… ¿dos años? Y ella asentía con cada palabra. Puede ser el dolor de cabeza o la falta de café, miré alrededor para ubicarme mejor y reconocí la vista a mi derecha, los edificios más altos donde seguro había gente con mejores trabajos que el mío y mejores sueldos que el mío y con vidas menos aburridas que la mía. Y pude ver que aquel hombre entro en modo defensivo cuando dejo de recostarse del escritorio y se paró pecho a pecho frente a mí, una avalancha tibia comenzó a recorrer mi cuerpo desde el abdomen en todas direcciones y sentí el impulso de cerrar mis puños. En lugar de eso, abrí mis palmas a la altura de mi pecho y hacia el.
- No hay problema – le dije manteniendo un tono amable – voy a recursos humanos para que me digan que fue lo que pasó, no hay problema.
La oficina de recursos humanos estaba al final del pasillo, detallé a cada persona y cada conversación sin escuchar familiaridad en ninguna de esas voces o rostros, pero supe que estaba en el lugar correcto porque reconocía las oficinas donde entraba a robarme grapadoras y mouse pads solo para sentir ese aventón de energía en la boca del estómago que nunca pude descifrar, pero tenía el encanto incomodo de insertar un hisopo profundo en mi oído.
Aún estaba cerrada, antes de seguir dando vueltas preferí ir directo al área del comedor, me tomaría una pastilla y una taza de café, seguramente es un error mío, siempre se me olvida todo, por eso me gusta usar los diarios, cada vez que necesito hacer memoria solo tengo que revisarlos, año, mes, día, todo está ahí, al punto de que si no los tuviera guardados desde hace más de 10 años estoy seguro que no recordaría lo que paso ayer.
Tomé una pastilla para el dolor de cabeza con un poco de agua en vaso de papel y me senté a masajear mis sienes con los ojos cerrados esperando que el café diera sus vueltas respectivas durante un minuto en el microondas, y un dolor que tiño la oscuridad de mis ojos cerrados con rojo se apodero de mi al sentir una palmada en el hombro derecho, solté un quejido y encontré colgada en el aire la disculpa de una voz que por fin sonaba familiar.
- Coño disculpa ¿Tatuaje nuevo?
- ¿Cómo? - Le respondí a Henry, es quien maneja Recursos Humanos, seguramente estaba en el baño aprovechando el momento en que todos están socializando en sus cubículos para estar solo en su templo
- En el hombro ¿o es alguna lesión?
- No, no sé, pero me desperté con un dolor de cabeza horrible y ahora me duele el hombro
- ¿Y aquí vienes a liberar la tensión?
Ambos sonreímos pero dudo que haya sido por las mismas razones, cuando sonó el pitido del microondas le ofrecí café pero no acepto, le hable sobre el hombre sentado en mi puesto de trabajo y Henry me contesto que sí, que era “Marquitos”, y cuando le pregunte que hacía “Marquitos” en mi puesto de trabajo, Henry me contesto “tu trabajo, pero mejor”, y mientras soltaba una de sus risas corporativas sentí la vibración de mi celular iluminado con un “Número desconocido, 9 llamadas perdidas”, me apresure a escribir un mensaje de respuesta diciendo simplemente “Numero equivocado”, quise aclarar lo del tal Marcos estaba haciendo mi trabajo pero Henry hablo antes que yo.
- ¿Qué has hecho últimamente?
- ¿Ultimamen…? - - ¿desde ayer? – y sentí que mi tono no fue tan amistoso en esa última parte
- Si bueno, últimamente, o... ¿Qué vienes a hacer por aquí? ¿andas buscando trabajo?
Por su expresión, seguramente levante la voz, el dolor de cabeza empeoraba y aquella lava que parecía recorrer mi cuerpo en calma apilaba unos vapores que presionaban contra mis cuerdas vocales, quería gritarle y sabía exactamente que decirle, con el pulso firme me lleve las manos al rostro y sin mirarlo directamente intente hablar en el tono más monótono que pude.
- ¿Me botaste y la manera de decírmelo es poniendo a otro a trabajar en mi puesto sin avisarme? – pero seguramente levante la voz…
Henry buscaba en mi mirada algo que le diera continuación a nuestro intercambio amigable, pero lo que hallo fue una ira creciente que perfumaba el ambiente en bilis y cianuro, se puso de pie y me lanzo una de sus sonrisas condescendientes y me hizo la sugerencia de que me terminara el café y que cuando me calmara un poco pasara por su oficina, antes de irse me dijo que era un placer volverme a ver mientras me extendía la mano, le regrese el gesto sin levantarme del asiento.
Pasaron unos 10 minutos y volví a revisar mi teléfono
[No es un numero equivocado, Víctor, ¡te necesito!]
Bueno, sea quien sea sabe mi nombre
[Quién es?]
Deje el teléfono en la mesa esperando la respuesta y presioné mis ojos con los pulgares para disipar el efecto que la luz blanca tenía sobre mis ojos sensibles. No hubo respuesta inmediata, respire profundo y me dirigí a la oficina de Henry y por allá a lo lejos escuche otra voz familiar llamando mi nombre
- Víctor!
Y me preguntó que como estaba en medio de un abrazo fuerte, ella había empezado hacia unos meses y me toco a mi enseñarle donde estaba cada cosa en la oficina, los nombres, lugares cercanos para comer, nunca hemos entablado conversación fuera del entorno laboral, pero parecía muy feliz de verme, preguntó que cómo estaba, que cómo me había ido, que en qué andaba y yo trataba de responder con una sonrisa y un “bien, bien, todo bien” a cada una de sus preguntas que incrementaban exponencialmente mi propia duda de estar en el lugar correcto, hasta que se me ocurrió preguntarle…
- Vicky, ¿hace cuánto que no nos vemos?
El frio que recorrió mi espina encontró un aliado en la vibración del celular en mi pecho y aquel número desconocido
- Cómo… ¿3 años? Más o menos.
Me aleje de ella con la excusa de tener que atender la llamada entrante y la promesa de pasar a verla antes de irme, deslice el circulo en la pantalla hacia el icono verde y escuche un apresurado
- ¡No vayas a colgar!
Era una ella, ¿quién eres? Fue la pregunta más apropiada pero nuevamente el dolor punzante en mi hombro fue alborotado por una palmada de saludo, esta vez me doblé del dolor y escuché a Henry nuevamente disculparse
- ¡Coño marico es que se me olvida!
- Tranquilo – diciéndole también a la mujer al otro lado del teléfono que no iba a colgar, que me esperara un momento
- ¿Todo bien? - Cuestiono Vicky con mas preocupación que duda
- Si, dame chance y voy al baño a ver qué es lo que tengo en el hombro que me duele tanto, ya vengo
Frente al espejo prístino de aquel baño con luces automáticas y lavamanos con sensores de movimiento, pude ver los vasos rotos que el colirio no pudo disimular en mis ojos, enjuagué mis manos hasta que estuvieran lo suficientemente frías para pasarlas por el rostro y cuello secándolas con el pañuelo amarillo antes de recoger el teléfono a un lado del lavamanos y continuar con la conversación
- Aquí estoy
Dijo mi nombre completo seguido de la dirección exacta de mi apartamento, describió mi cabello castaño hasta el último detalle del corte barato, el marrón de mis ojos con una precisión pantone y mis comidas favoritas dependiendo del humor y la ocasión. Yo iba quitándome el saco y aflojando la corbata hasta notar una forma diminuta de X en puntillismo que había penetrado la tela de mi camisa blanca. Desabroché suficientes botones para poder llegar a distinguir claramente una serie de diminutos puntos equidistantes en mi espalda cruzados con una X, todos menos uno. Con el pañuelo húmedo limpié la sangre del penúltimo que estaba tan fresco, hinchado y mal curado que no pudo haber tenido más de 24 horas en mi piel, solté un quejido de dolor inesperado y ella al otro lado del teléfono se detuvo.
- ¿Paso algo?
- Tengo… algo en la espalda
- Los tatuajes – respondió ella sin dudar un segundo. Sin perder detalles en como tenía tanta información sobre mi le pregunte cuales eran sus intenciones
- Hoy no sabes quién soy, pero ayer lo sabias, y tienes que venir porque necesito que seas quien eras ayer
El silencio era la única respuesta aceptable en ese momento y ella seguía insistiendo, llamándome por mi nombre, mi nombre que sonaba tan extraño en esa voz que no había escuchado jamás y al darle mi mejor discurso de “no sé quién eres o que quieres, pero si me vuelves a llamar voy a llamar a la policía” ella interrumpió para decirme
- Tus diarios, los tengo todos
- ¿Cuáles diarios?
- Los que has estado llevando durante los últimos 3 años – respondió cortante y segura – no tienes que creerme a mi Víctor, pero puedes creerte a ti mismo
Salí corriendo del baño y hacia la puerta, el vestíbulo, la calle, el metro, mi casa. No supe si le conteste a Henry su comentario de “que no vuelvan a pasar 3 años…” y le escribí a Vero un mensaje de “dónde estás?” seguido de otro preguntándole si había recibido alguna llamada extraña el día de hoy. Subí a revisar mi caja de diarios pasados, todos estaban allí, semana a semana, mes a mes, año a año, mis rutinas, mis canciones descubiertas, mis metas logradas y las que fueron dando paso a cosas que requerían menos esfuerzo y compromiso, la pantalla de mi teléfono aun brillaba con el “Número desconocido, 15 llamadas perdidas” y en la numero 16 conteste
- Todos están aquí, mis diarios, no falta ninguno
A lo que ella respondió con un simple y lapidario
- Revisa las fechas – y colgó
Estaban ahí todos, 2010, 12 meses, 2011, 12 meses, 2012, 2013, 2014, 15, 16 y 2017 con sus 7 meses hasta el presente que es el octavo, no falta uno solo, agosto 2017 leí en la portada del que estaba usando en ese momento, comprar harina de trigo y transferirle a papá, no hay error, yo no cometo errores, para eso son los diarios.
Tomé nuevamente el teléfono para llamar a aquella mujer y poner en evidencia su error cuando en la pantalla de bloqueo pude leer la fecha y la hora de hoy, 10:45am, martes 7 de abril, 2020.
Mi estómago se hizo un nudo que se deshizo al instante en un líquido frio y denso que congeló todo rastro viscoso de lava hasta la planta de mis pies, 3 años, 2017 al 2020, 3 años, debe ser un error, pero al encender la computadora me lo confirmó, intente llamar a Verónica, pero en el momento volvió a brillar mi pantalla con aquel “número desconocido”, que comenzó a recitar:
Agosto 2017, Quiero tomar toda esa amalgama de pensamientos que me invaden y exteriorizarlos.
Y continuó:
Entrenamos nuestras mentes para perdonar, para aceptar, para olvidar. Pero yo, yo no tengo nada que olvidar, que perdonar, pero si mucho que aceptar, he estado vigilado desde siempre, padres, maestros, jefes, cuya autoridad me ha mantenido caminando por esta línea recta de moralidad, la estabilidad y la normalidad. A tal punto que cuando ellos no están me vigilo yo mismo con sus propios métodos, sin voz ni decisión sobre mi propia vida ni mis propios actos, tomando cualquier oportunidad por insignificante que sea para darme una pequeña dosis de lo que podría ser. Pero de ahora en adelante, lo que podría ser, ¡será!
Y concluyó diciendo:
- ¿Suena a algo que escribirías tú?
Inmediatamente partí a la dirección que me había dado, me tomó poco más de hora y media encontrar el lugar y otra hora y media antes de armarme de valor para entrar en aquel edificio que albergaba el apartamento 11-B con vista al oeste.
Cuando abrió la puerta me sorprendió su fragilidad, no más de 26 años, delgada, cabello recogido, en shorts y franela de pijama. Entré en silencio asegurándome de no ver alguna sombra extraña o escuchar algún sonido que indicara la presencia de un tercero, ella cerró la puerta detrás de mi sonriendo “no hay nadie” dijo mientras leía mis pensamientos como si hubiese entrado en un lugar familiar para ella. Se presentó como Adriana, aunque sospeche que no era su nombre verdadero, me ofreció café a lo que me negué pidiéndole de inmediato que me mostrara los diarios si no era problema, apuntó a un pasillo a la derecha que conducía a uno más breve que se bifurcaba en dos cuartos, uno usado como habitación y el otro como estudio.
Entré en el estudio y me acerqué a una caja endeble llena páginas y páginas en orden de días, meses y años, a veces incluso horas, páginas y páginas enteras de narrativa intensa que detallaba desde el color de ojos hasta las medias de personas que nunca había conocido, la lectura de labios de conversaciones que nunca había tenido y canciones para armar playlists sugerentes que me hicieran entrar en el humor y la conciencia de aquellos personajes.
Encontré de mi puño y letra palabras que destilaban sangre y una crueldad sin límites. Mientras ella me explicaba, yo estaba maravillado con aquel sistema que aún no entendía, pero mi naturaleza de hábitos sentía orgasmos al ver las calificaciones de 0 a 5 estrellitas debajo de cada nombre inédito en la portada, “Sancho” se leía en uno, 3 estrellas, “Homero” en otro, 2 estrellas. Adriana me explico que la calificación era dictada por el nivel de dificultad y disfrute del proyecto, 1 estrella era una experiencia vacía y demasiado fácil, 5 estrellas eran ideales, pero según ella solo lo logramos una vez. todos estaban identificados por numero en la parte de atrás, encontré niveles de sadismo y tortura que devengaban en una corriente de éxtasis catártico al centro mismo de mi sexo, y entonces, ella.
Ella que venía a limpiar el desastre, ella que venía a degustar en donde fuera y en cualquier entonces aquel torrente de excitación enfermiza que deslizaba en su lengua despertando cada una de las papilas gustativas de su morbo, ella con sus ojos inmensos que hiperventilaba y sufría taquicardias de gusto al ver como yo terminaba una vida tras otra después de que su encanto de sirena en tierra las atraía, ella que disfrutaba saber que yo era capaz de hacerle esas cosas a cualquier persona, incluyéndola, ella que me pedía que la ahorcara como en el diario de septiembre del 2018 que tenía una calificación de 4 estrellas, ella que me pedía que me riera mientras la dejaba amarrada a la cama, llorando, cubierta de mi saliva y su sangre, supurando en hematomas y quemaduras de cigarrillo como en mayo del 2019 con calificación de 3 estrellas, ella que me pedía que le pusiera el cuchillo entre las piernas y la dejara sentir el filo rozando su piel como en febrero del 2018, ella que quería vivir en la incertidumbre de si la muerte le permitiría renacer una vez más entre mis brazos.
Era yo en todas y cada una de esas líneas, ese yo que finalmente podía leer sus propias vísceras para complacerlas en cada capricho, era yo en cada página, y me perdí tanto en la lectura que devore casi la mitad de los diarios en la caja antes de poder reaccionar y hacer una cuenta mental, hay solo 19, dijiste que eran 3 años, 3 años son 36 meses, y ella me contesto que en total habían 28, de esos 28 solo 27 estaban terminados, pero que las condiciones nunca fueron ideales para el numero 28, por eso a tu ultimo puntito en la espalda le falta la X
- ¿Pero y donde están los demás? ¿Dónde está el numero 1? – sentía ese aventón enérgico mezclado con el vapor acumulándose en la parte de atrás de mi garganta
- Vienen en camino
Me quiero quedar con ellos, todos y cada uno de ellos, los quiero, son míos, y quiero el número 1, quiero saber cuál fue esa experiencia de 5 estrellas que nunca pude repetir con nadie más, Adriana no puso objeción alguna, pero si una condición, yo tenía que convencer al hombre que venía en camino de dármelos, pues él los quería también.
En lo que a mi concernía todo aquello era ficción, pura ficción, yo no soy capaz de esas cosas, no tengo en mi la falta de humanidad para arrancarle la yugular a un hombre de un tajo con mis dientes solo porque el azar lo puso ese mes frente a Adriana y este cometió el pecado mortal de devolverle una sonrisa, yo no soy esta persona descrita en los 19 diarios. Pero ella insista que sí con una sonrisa de calma y me invito a seguir leyendo mientras iba a preparar café.
- Pero ¿cómo es que no recuerdo nada de esto?
- Para eso son los diarios, escribes para recordar, si no los tienes no recuerdas
Fue entonces cuando sonó el timbre, Adriana responde a la puerta y escucho un intercambio de voces que se fueron intensificando y fluctuaban entre una conversación íntima y una discusión de la que no quieres que tus vecinos se enteren. Entre la duda de si debía salir o esperar algún tipo de señal me volví a desaparecer en la lectura de aquellos códigos, un signo para tareas pendientes, otro para tareas no completadas, había formas de conectar eventos con un simple trazo, debí estar realmente inspirado para lograr semejante simplicidad, entonces la discusión dominada por el hombre llamado Cristian empezó a ser más evidente, al igual que sus razones, él estaba fraguando un chantaje por los diarios, y Adriana no se los iba a dar, todos queríamos aquel material, el para explotarlo, ella para fantasear y yo para conocer de lo que soy capaz, traté de absorber cada línea disponible a mis ojos antes de que la inminente acción se hiciera obligatoria, y tuve que estar de acuerdo con aquella voz que se colaba por los espacios voyeristas entre el marco y la puerta cuando dijo “no sé cómo eres capaz de semejantes cosas y además de protegerlas como si fueran sagradas”.
Adriana trataba de distraerlo negociando, la mitad para ti y la mitad para mí, 24 y 24, pero Cristian no aceptaba, era todo o la policía, y pude escuchar a Adriana cuando le dijo en voz fuerte y clara “¡Ay está bien Coño! ¡Llévatelos todos! Están aquí en el estudio, ven”
Y entendí su plan, como siempre, ella los atrae, yo… me encargo de lo demás
El dolor de cabeza había desaparecido por completo, mis ojos podían detallar un cabello a 20 kilómetros, sentía cada paso que daban en mi dirección y la compresión y expansión de sus pulmones inhalando y exhalando lo que él no sabía eran sus últimas bocanadas de aire.
Lleve mi mano al bolsillo izquierdo del pantalón y le quite la tapa al bolígrafo, la boca de mi estómago se había abierto hambrienta y salivaba tanto que tuve que usar la manga de mi camisa para limpiarme la barbilla, podía sentir la sangre hirviendo desde la planta de mis pies llenando de un vapor que escapaba de mi cuerpo a una velocidad inmedible por cada uno de mis poros. Pasó solo un segundo desde que la mano de Adriana giro el pomo en la puerta hasta que mi bolígrafo azul estuvo clavado a la derecha de la tráquea de Cristian, que sacaba la lengua y abría sus ojos hasta que se desorbitaron de sus cuencas, que giraba sobre su propio eje tratando de coordinar sus manos para quitar aquel objeto que era mi emisario para robarle la vida. Mi espalda estaba contra el muro y la duda desapareció de mí, puse mi mano en su frente mientras Adriana expectante mordía sus labios y lengua exhalando como un toro sobre estimulado antes de la faena, lo lleve contra el muro y ante su intento de pelear solo tuve que esquivar sus manos torpes, retire el bolígrafo de un tirón y volví a insertarlo del otro lado de su tráquea, los orificios excitados por el aire apresurado tratando de llegar a ninguna parte expedían chorros de sangre que se achicaban y se agrandaban como el espectáculo de una fuente, boqueaba y sentí su temperatura cambiando en la palma de mi mano, sus labios transitaron del blanco al morado y sus ojos se perdieron en algún lugar detrás de su cabeza, lo deje caer y mientras su cuerpo inerte se derramaba a mis pies. Le die a Adriana
- los quiero todos
- te hago la última X si me dejas el 28 –respondió- yo puedo terminar de escribirlo
Al llegar a mi apartamento, sin terminar de limpiarme de lo que había sucedido un par de horas antes y temiendo que la mañana se vuelva a robar mis recuerdos, saque los 27 tomos y los tiré sobre la cama buscando desesperadamente primero, di vuelta a cada uno para buscar el número que los identificaba hasta que, al fin, allí estaba, aquella descripción que mi cuerpo ansiaba, salte directamente a la última página para leer:
No pensé que fuera tan sencillo, escribirle después de 7 meses para pedirle que habláramos con aquel cliché de que teníamos que cerrar ese ciclo definitivamente. Llegó a mi apartamento y entro a la habitación, Vero esperaba detrás de la puerta…
Cerré el diario inmediatamente y escrito en bolígrafo azul sobre un desgastado cartón amarillo, en mi puño y letra, y con calificación de 5 estrellas, estaba aquel nombre que había resumido simplemente a la palabra “Amor”.
-----------------------------------------------------------------

Proxima Premisa: Relato Erótico
submitted by paxacutic to escritores [link] [comments]


2020.04.05 19:32 soyEvan ¿Cual fue tu experiencia paranormal en un Parque de Atracciones?

Esto pasó hace 3 meses, en mi ciudad instalaron un parque de diversiones para celebrar el inicio del año. Me tocó vigilar por las noches y así evitar que robaran el cableado que conectaba las turbinas con las máquinas para así darles energía, estaba con un compañero en una choza donde estaban muchas pantallas y así poder ver las cámaras de vigilancia. Eran cerca de las 3:00 a.m cuando notamos que en una de las pantallas estaban dos tipos, uno persiguiendo a el otro, Lo raro es que el perseguido estaba sin camisa y con sus zapatos en mano, el otro lo perseguía con una linterna, el que tenía la linterna se quedó viendo la cámara unos segundos y luego huyó despavorido. Nos quedamos paralizados al ver como ese hombre desconocido llevaba su mirada a la cámara, parecía que nos veía a través de ella, estábamos muy nerviosos.
Entonces mi compañero sale para buscar a este hombre ya que no debía estar ahí por que este estaba cerrado, le digo que se lleve una radio para hablar mientras yo veía por las pantallas y así irle informando de qué pasaba a sus espaldas. Fue extraño, por que al salir, se comenzaron a corromper las imágenes de las pantallas, estas se tornaban pixeladas y aveces simplemente se quedaban sin señal. Lo más extraño ocurre cuando mi compañero dice "No recordaba que la Noria quedaba tan lejos" y comienza una interferencia que no me dejaba escucharlo. Giré la cabeza y noto que todas las pantallas se tornan oscuras y se les va la imagen. Yo nervioso comienzo a avisarle a mi compañero que no lo podía ver, él no me respondía nada, simplemente escuchaba el interminable sonido blanco. Intenté comunicarme con él repetidas veces para asegurarme que estaba bien y no recibía respuesta alguna. Decidí salir para buscar a mi compañero ya que pasaron más de 15 minutos y no sabía nada de él.
Tomé mi linterna, mi radio y procedo a salir. Al abrir la puerta un escalofrío recorrió todo mi cuerpo y un viento fuerte sopló contra mí, como si ésta me estuviera advirtiendo que me quedara adentro de la choza. Yo, nervioso me quedo parado unos segundos pero decido ir a buscar a mi compañero, enciendo mi linterna y comienzo con la búsqueda. Mientras iba caminando hacia la Noria veía las cámaras para ver si estas estaban desconectadas o algo, pero no. Estaban perfectamente conectadas. No tardé en llegar a la Noria cuando veo a mi compañero, sin camisa y con sus zapatos en su mano tirado en el piso diciendo "Esto no es real" repetidas veces. Le alumbro con la linterna, levanta su cabeza y comienza a correr como loco gritando que nos vayamos de aquí, lo sigo para calmarlo pero corría mucho, era difícil seguirle el paso, en esto pasamos por la Cámara que apunta a la Noria y me grita "No veas a las cámaras" yo al escuchar eso inconscientemente levanto mi mirada hacia la cámara que apuntaba a la Noria y no sé que veía, pero me quedé paralizado viendo la cámara, me imaginé a el hombre con linterna que vi en la pantalla, No tardé en darme cuenta que ahora ese hombre era yo, parecía un Deja-Vú, me pareció increíble y a la vez terrorífico. En este punto ya estaba completamente aterrorizado, escucho un grito y salgo corriendo del lugar, no quería ir a la cabina y encontrarme con otro yo aterrorizado por verme.
Nunca más volví a ver a mi compañero, escuché que estaba en un hospital psiquiátrico, no me quiero imaginar qué o a quién vio.
A veces me pongo a pensar que hubiera pasado si hubiera regresado a la choza.
submitted by soyEvan to espanol [link] [comments]


Cosas que pasan si tu novio es negro - English Subtitles 10 FAMOSAS Que Han Sido JUZGADAS CRUELMENTE Por Salir Con ... Le negaron Todo por salir con un novio negro - YouTube RAZONES PARA SALIR CON UN HOLANDES 💍 - YouTube TOP 5 Sneakers BLANCOS por MENOS DE $100!!! TIPOS DE HOMBRES QUE SALEN CON CHICAS TRANS  Victoria ... LOS MEJORES OUTFITS CON TENIS BLANCOS - YouTube Salir Con Hombres Mayores O Menores  Buscando Pareja ... OUTFITS HOMBRES 2019 2020  MODA CASUAL CON JEANS STREET ... Disimula las canas con esta técnica solo para hombres  Un Nuevo Día  Telemundo

Por qué dejé de salir con mujeres blancas - Clarín

  1. Cosas que pasan si tu novio es negro - English Subtitles
  2. 10 FAMOSAS Que Han Sido JUZGADAS CRUELMENTE Por Salir Con ...
  3. Le negaron Todo por salir con un novio negro - YouTube
  4. RAZONES PARA SALIR CON UN HOLANDES 💍 - YouTube
  5. TOP 5 Sneakers BLANCOS por MENOS DE $100!!!
  6. TIPOS DE HOMBRES QUE SALEN CON CHICAS TRANS Victoria ...
  7. LOS MEJORES OUTFITS CON TENIS BLANCOS - YouTube
  8. Salir Con Hombres Mayores O Menores Buscando Pareja ...
  9. OUTFITS HOMBRES 2019 2020 MODA CASUAL CON JEANS STREET ...
  10. Disimula las canas con esta técnica solo para hombres Un Nuevo Día Telemundo

Desempacando los mejores tenis blancos de todas las marcas más populares del mercado. Les cuento que tal me parecen, cuáles son sus desventajas y cómo está el talle. #White #Sneakers ... Sus padres no solo dejaron de paga r su educación sino que también le quitaron el auto y su teléfono celular dejándola incomunicada y sin un sólo centavo enc... ¿Será que las diferencias de edad en una pareja importan? Si estás buscando una pareja y no sabes si decidirte por salir con hombres mayores o menores, quéda... Video oficial de Telemundo Un Nuevo Día. Nuestro querido Rocco Donna, estilista, nos muestra una técnica única para que los hombres puedan disimular sus cabellos blancos sin gastar una fortuna. ¡Hola Chicas y Chicos! En este video me burlo de los tipos de hombres que se han acercado a ligarme en persona o en internet. Y es que hasta parece broma, pe... tops, tops inteligentes, datos curiosos, no lo creerÁs, tienes que verlo, impresionante, tecnologÍa, cine 10 famosas que han sido juzgadas cruelmente por sal... En este video te muestro cómo vestir muy bien utilizando tenis blancos. * * * no te olvides que te puedes suscribir y comentar qué te gustaría ver en el prox... YouTube: About Fashion Cómo vestir si eres hombre. Tendencias de moda 2019. Ideas para chicos con jeans para diario, estilo casual; como mejorar tu estilo.... En este vídeo explico diferentes situaciones con las que me encuentro en mi día a día por el simple hecho de salir con un chico negro. El objetivo es crear conciencia sobre aspectos cotidianos ... Las cinco razones para salir con un Holandés, esto es basado en mi experiencia y lo mucho que disfruto la relación que tenemos, esperamos que les guste SOMOS...