Encontrar libros oscuros

Para encontrar más libros sobre oscuros fallen, puede utilizar las palabras clave relacionadas : Cazadores Oscuros Torrent, En Los Oscuros Lugares Del Saber Pdf, Fallen Pdf, Fallen Ebook Pdf, Fallen Star 2 Pdf, Fallen Free Pdf, Fallen Pdf File, Fallen Star Pdf, Fallen Free Ebook, Fallen Lauren Kate Pdf. Puede descargar versiones en PDF de la guía, los manuales de usuario y libros ... 6. Librería anticuaria J. Cintas [Madrid]. La Librería anticuaria J. Cintas se centra en el apasionante mundo del Libro Antiguo y Coleccionismo. Su porfolio de servicios engloba desde la compraventa de libros antiguos, bibliotecas particulares grandes o pequeñas, libros raros, libros descatalogados, libros usados de interés general, libros de historia, libros de filosofía, libros de ... Oscuros La trampa del amor Sinopsis Antes de que Luce y Daniel se encontraran en Espada &Cruz, antes de que hubieran peleado con los inmortales, ellos ya habían vivido muchas vidas. y así Luce, desesperada por abrir la maldición que condena su amor, debe volver a sus reencarnaciones pasadas, para entender su destino. Oscuros o también conocida como Fallen Libro por los fans, es una novela de género romántico sobre ángeles caídos, la misma fue escrita para el público juvenil por la escritora Lauren Kate en el año 2009. De esta primera entrega surgieron otros cinco libros más una historia extra, para dar con una historia más completa, se debe comenzar con Oscuros (2009), luego continuar con El poder ... El gran mito de los libros oscuros.. El Necronomicón (o Al Azif) es un grimorio (libro de magia) de ficción, con halo de realidad, que aparecen en las historias del escritor Howard Phillips Lovecraft, y sus seguidores. Tanta es su fama que la gente afirma que es real y que el escritor y poeta Abdul Alhazred, lo escribió en Damasco tras viajar durante 10 años por el desierto, 700 años ... Libros.plus es una web de descarga de libros online gratis en la que podrás encontrar más de 10.000 títulos de 30 géneros en 3 formatos de descarga principales: PDF, EPUB y MOBI – En esta web podrás encontrar los libros más populares además de las últimas novedades para descarga directa gratuita. Home Libros Saga Oscuros – Lauren Kate [PDF - Español] Saga Oscuros – Lauren Kate [PDF - Español] Psicodelica Star July 18, 2016. Titulo: Saga Oscuros / Fallen. ... Cam y las legiones de Ángeles y Desterrados están desesperados por encontrar a Luce, pero nadie tan frenético como Daniel. El persigue a Luce a través de las vidas que ... A Jess se le ha encomendado encontrar y terminar con la criatura que está asesinando a los Cazadores Oscuros. Pero lo último que espera encontrarse es que la autora de esos crímenes sea una humana. ... El mejor lugar para descargar o leer en línea los mejores libros en PDF, Epub y mobi. ... Puede descargar versiones en PDF de la guía, los manuales de usuario y libros electrónicos sobre en los oscuros lugares del saber pdf, también se puede encontrar y descargar de forma gratuita un manual en línea gratis (avisos) con principiante e intermedio, Descargas de documentación, Puede descargar archivos PDF (o DOC y PPT) acerca en ... Te será fácil encontrar los mejores libros. Los mismos están catalogados a nivel de popularidad. También podemos encontrar libros de escritores que apenas se están dando a conocer ante el mundo. Hay libros interesantes que pueden ser de gran ayuda en el estudio de programación web, la matemática y hasta tecnología.

Historias de Hospital #3: Tarjeta 113

2020.07.28 20:14 FormerAlex Historias de Hospital #3: Tarjeta 113

Cuando les conté a mis amigos que estaba recopilando las historias que me han pasado y he me han contado pasa subirlas a Reddit, algunas personas se han acercado a mí para contarme sus experiencias, supongo que en estos lugares todos queremos ser escuchados, sin embargo no todos se sienten cómodos de contar por las cosas que han pasado. hay muchas historias que parecerán Cliché; la típica enfermera que atiende a pacientes antes de morir; léase “La Planchada” o “La Dama de negro” que ven multitud de enfermos unas horas antes del último respiro, quizá más adelante tenga tiempo para contar esas historias porque realmente abundan.
Tarjeta 113.
Hoy me encontraba sentado en mi área de trabajo cuando un hombre se paró a mi lado al cual al instante reconocí. -Buenas noches Juan – Le dije cordialmente. Juan era un hombre de edad avanzada, supongo que debe estar cerca de los sesenta años o quizás más, que fungía como guardia de seguridad del hospital, lo había conocido por algunos meses y habíamos tenido algunas conversaciones, nada interesante solo cosas triviales de su trabajo y del mío. -Me dijeron que estas juntando historias – Me comentó Yo me quede en silencio por unos segundos pensando en quien estaba corriendo la voz sobre lo que estaba haciendo, no quería tener algún problema o incomodar a alguien al hacerlo, así que intente ser lo más prudente que pude serlo. -Si – le contesté – solo estoy escribiéndolas, quiero tener como un archivo de todas las cosas que pasan aquí. Se quedó en silencio por unos instantes, quizá se preguntaba si debía hablar conmigo o no y yo al instante supuse que tenía una historia que contarme, pero que primero se aseguraría si valdría la pena contarla. Muchas veces después de eventos paranormales lo que menos quieres es contarlo, hay gente que lo disfruta y lo hace como un tema más de conversación, sin embargo cuando la experiencia es traumática lo único que buscas es no volver a recodarla. -Cuando salgas búscame en la caseta – me dijo y después se fue. Salí a las nueve ese día como de costumbre, marque mi salida en el checador con mi huella dactilar. muy diferente a otros días que tomaba mi camino directo al estacionamiento esta vez me fui a la entrada, rumbo a la caseta de los guardias de seguridad. Toque la puerta de la pequeña caseta y me abrieron al instante, reconocí el rostro de juan y me di cuenta que se encontraba solo. -Buenas noches Juan – dije amablemente entrando sin ser invitado. –Bien – proseguí – ¿qué tienes para mí? -Juan titubeo un instante, miraba las cámaras de seguridad que tenía frente a él, no más de seis pantallas, el hospital no es un lugar tan grande para necesitar mas. -Como lo puedes notar, aquí me doy cuenta de muchas cosas – me dijo señalando a las pantallas que reflejaban la imagen de las cámaras de seguridad – no digo que solo cosas fantasmales, me doy cuenta de muchas cosas en realidad, pero sé que estas escribiendo sobre cosas extrañas, cosas de fantasmas y eso. -No exactamente – le conteste – realmente quisiera escuchar todas las historias, no importa si no son paranormales, hago una serie de relatos sobre el hospital, es todo. -Bueno, te contare. Hizo una pausa para dar un sorbo a su café, solo había una silla dentro de la pequeña oficina así que me quede de pie, esperando a que el hombre comenzara a hablar, Juan estaba tomándose su tiempo, quizás buscaba las palabras que más se acomodaran a lo que quería decir. - Ya tengo catorce años aquí, me tocó trabajar con tu madre muchos años – Yo lo sabía, mi madre me había hablado de el – y me ha tocado vivir muchas cosas, quizá podría darte material para escribir cuatro o cinco historias de tu libro. -No es un libro – le conteste – solo escribo las historias es todo, no planeo hacer negocio de esto. -En fin – prosiguió – no es como que me moleste, aunque creo que esta nadie te la va a creer, no tengo evidencia más que mi propia palabra. -Cuéntame – Le pedí
-Esto paso hace unos años – Me miraba fijamente mientras me contaba – aquí hay muchas historias, creo que no te hará falta quien te cuente algo aunque algunos lo hacen solamente por platicar algo, lo que yo te voy a contar no es algo que alguien me dijo que miró o que escucho; es algo que yo mire, que yo escuche. Una noche, no sé exactamente que día era pero supongo que era un fin de semana porque el hospital estaba especialmente vacío, me encontraba yo justo aquí – hizo una seña para que notara su posición – vigilando, quedándome un poco dormido como es costumbre – rio un poco – pero algo me llamo la atención. Apunto a las pantallas con su dedo índice mientras con los demás seguía sosteniendo su termo de café. - justo en esta pantalla – se veía un pasillo que identifique como el pasillo de personal – una mujer, a los dos o tres de la mañana no recuerdo, pensaras que no es nada raro una mujer despierta en un hospital a esa hora y tienes razón, las enfermeras y doctoras recorren los pasillos toda la noche con sus pacientes, pero me llamo la atención que era el pasillo de personal, ahí solamente está el checador y algunas oficinas que solo laboran durante el día. Mire la pantalla y el pasillo se encontraba concurrido y era normal, después de todo era la hora que el turno vespertino sale y el nocturno entra. -A las 10 de la noche ese lugar ya está solo – me confirmo lo que ya sabía – Pero una noche, estaba una mujer ahí. -Entiendo – le dije, animándolo a continuar -Mi trabajo me obliga a investigar toda clase de actividad que no parezca cotidiana ¿sabes? Gente deambulando en zonas que normalmente no son transitadas no es parte de lo cotidiano. Lo que me llamo la atención fue su vestimenta, no era como lo que miraba todos los días. – mire las cámaras para comprobar si la vestimenta era distinguible, aunque debía asumir que al tratarse de años atrás los sistemas de seguridad debían ser más arcaicos por lo tanto no sabía cómo darme una imagen de lo que el hombre me estaba contando. Mire una falda larga – dijo sin voltear a verme – una clase de capa de color oscuro y en su cabeza lo que yo distinguía como un trapo, no sé cómo darle explicación a como la mire por las cámaras. Pero llegare a eso más adelante. Entre al edificio y me dirigí hacia donde había visto a esa mujer, no voy a decir que no iba con miedo, aunque la mente siempre busca explicaciones lógicas. Mi pensamiento era que se trataba de una monja la cual estaba rezando por algún paciente y quería un poco de soledad para hacerlo tranquila, lo supuse debido a la vestimenta que había visto a través de la pantalla.
- Cuando llegue al pasillo entre en el con cautela – primero asome solamente mi cabeza, lo sé, pensaras que soy un cobarde pero a esas horas y en estos lugares todos lo somos. Me sorprendí de ver simplemente el pasillo vacío, existen puertas, como la de la salida al estacionamiento y salida a los jardines aunque esta última está cerrada. Pensé que quizá había salido por alguna de estas, así que entre al pasillo, camine hacia enfrente casi hasta llegar al final para asegurarme que las puertas de las oficinas estaban cerradas, una a una lo comprobé; todo cerrado. Al llegar final y la última puerta llegue al área de checador.
Hizo una pausa para beber un poco más de café, miraba a la pantalla yo notaba que no perdía de vista el pasillo que poco a poco se vaciaba. -Te contare esto porque es importante – dijo regresando a mí – En esos años no tenían un reloj checador digital como lo tienen ahora donde solamente pones tu huella y te registra, antes utilizaban relojes antiguos que marcaban tarjetas de cartón, había un organizador en esta zona – señalo la pantalla – ahí las tarjetas eran colocadas en orden numérico, cada quien tenía un numero asignado para encontrar rápidamente su tarjeta. -Si recuerdo eso – le comente, mi primer año como trabajador me toco utilizar este tipo de registro de entrada y salida. -Bien – prosiguió – fui hasta esa zona a investigar lo que había visto pero todo parecía estar bien, no había rastro de la mujer que había visto por las cámaras, quizás había regresado a las camas de hospitalización con su familiar aunque pensé que quizás había salido al estacionamiento, después de todo esa puerta siempre se mantiene abierta a todas horas. Hay otro guardia en esa zona, pero él no tiene cámaras para vigilar. Nuevamente pauso, sabia por instinto que estaba a punto de llegar a donde quiso llegar desde el inicio. -Pensé que quizás había salido al estacionamiento – repitió – me acerque a la puerta de cristal que da salida a este lugar, la puerta se abre hacia adentro, así que la jale de espaldas al checador – Respiró profundo – Entonces la mire, por el reflejo del cristal. La mujer que había visto por las caramas ahora la estaba mirando a través de un reflejo a no más de 2 metros atrás de mí. Ella no me miraba – pausaba, yo notaba que no era tan fácil para el contar – simplemente estaba parada frente al organizador como buscando una tarjeta. Comprobé su vestimenta, una falda blanca y una capa color verde oscuro que casi llegaba a sus tobillos, en la cabeza, no sé cómo explicarlo, una clase de velo, un trapo no sé, Simplemente no sé cómo describirla.
Yo intentaba hacerme una imagen de lo que el hombre intentaba describir y entendía por qué le había confundido con una monja. -¿Volteaste? – Pregunte – ¿o que hiciste? -No pude – contesto sin mirarme ni ver a las pantallas, simplemente su mirada agachada
– ya tenía la puerta abierta así que salí al estacionamiento, mis piernas débiles me fallaron tuve que mantenerme de pie con ayuda de un automóvil. De la seguridad de la lejanía voltee la mirada hacia el pasillo para ver si por las ventanas podría comprobar lo que había visto en el reflejo de la puerta pero no mire nada. Con mi lámpara hice señas al guardia de la entrada del estacionamiento y este llego corriendo unos pocos segundos después. -El noto mi tono agitado – De mijo – quizás mi rostro pálido, me dijo que lo esperara mientras el entraba a revisar y lo hizo, yo no le dije lo que había visto. Lo mire con su linterna prendida aun cuando la luz no faltaba, me sentí con fuerza para caminar así que lo seguí, entre con la cautela requerida ante tal situación, al abrir la puerta no había nada, mi compañero checaba todas las puertas y ventanas, yo cerré la puerta para no tener contacto con reflejo e intente no ver ningún cristal de las ventanas, pero hubo algo que llamo mi atención; en el suelo estaba una tarjeta, la tarjeta con el número 113, la tome para comprobar que era el nombre de un Dr. El cual conocía de vista. La volví a colocar en su sitio y me dirigí hacia la entrada. Yo estaba en silencio escuchando atentamente, en realidad la historia me había interesado y más por ver el rostro de ese hombre, podía saber, sentir, que lo que él me decía era real. -Esa noche la pase en urgencias – había regresado su mirada a enfrente – Recuerdo que me sentía mal así que me medicaron, pero más que eso era que realmente no quería estar solo. Me pusieron algo que me ayudo a dormir y mientras lo hice solamente miraba a esa mujer, sueño tras sueño ella hacia su aparición, creo que en cierta forma ella se molestó de que yo le hubiera visto o hicimos una clase de conexión no lo sé. Al día siguiente pedí a mis superiores revisar los videos para comprobar que no estaba loco y si ahí estaba ella. Justo como la había visto, aunque por las políticas de empresa es ilegal sacar cualquier tipo de material de ahí si no es parte de una investigación seria, así que se quedó en ese lugar olvidado para siempre. -Cuando la miraste por el reflejo – le comente - ¿Qué aparece en el video? -Nada – contesto serio – simplemente mi rostro de petrificación. Nada más. -¿Y la tarjeta? – Pregunte - Pregunte, pero nadie tiene idea de quienes fueron las tarjetas antes de ellos, no hay un registro de tal cosa en este lugar. Le agradecí su historia y me fui.
Intente preguntar a más personas si habían tenido contacto con esa mujer pero nadie más me hizo pensar que lo habían hecho, esa noche hice mis investigaciones en internet después de todo este hospital tiene casi noventa años de haber sido construido, busque vestimentas que coincidieran con lo que él me describió, encontré esta foto; fui con juan se la mostré y note en su rostro antes de que me lo confirmara.
Si, justo así- me dijo.


https://preview.redd.it/mypd1s563nd51.png?width=212&format=png&auto=webp&s=52954d004605998d3bb60ebc7cd14bb9d6d55566
submitted by FormerAlex to HistoriasdeTerror [link] [comments]


2020.07.08 07:21 chiripipasJD Por favor, no voltees. Nunca lo hagas.

Estoy escribiendo esto desde el baño, con mi laptop. No sé si estoy sufriendo un ataque psicótico, aunque nunca los he tenido, pero eso es más plausible que asimilar la realidad como la entiendo en este momento.
Pero no quiero perderme, conozco las historias que se cuentan por internet y no quiero ser el tipo que habla de más.
Primero, ¿por qué estoy en el baño? Me estoy ocultando. Él, si existe, sabe que estoy aquí, pero no puede tocarme. Se supone que no puede tener contacto con la luz, hasta donde sé. Antes me escabullí de él usando la tenue luz que emite mi portátil, por desgracia, abandoné mi celular en el proceso.
Dos, ¿qué está pasando?
Dije que no me extendería innecesariamente, pero necesito que ustedes sepan por qué estoy sufriendo esto en primer lugar. Me gustan las creepypastas desde que las descubrí en youtube. Me daban mucho miedo, pero había algo que siempre me llevaba de vuelta a ellas. Inclusive me cagaba del miedo con ver los videos de Dross, pero era sólo un niño. Ahora no soy mucho más grande, pero le perdí el miedo a la oscuridad.
Con la cuarentena, mi ya irregular horario de sueño se puso de cabeza. Siempre que se alinean los planetas coincide mi desestabilidad insomnica con el horario de sueño normal, pero, como dije, ocurre rara vez. El 90% del tiempo estoy despierto a las 8pm y muerto del cansancio 36 horas después. Todas estas noches las he invertido como en mi niñez desvelandome con historias. Leo, libros, pero los mitos de internet bien escritos tienen un gusto particular imposible de reproducir en la literatura convencional. Por eso llegué aquí, a Reddit. Lamentablemente si ya es difícil encontrar subs en español, más lo es con las creepypastas. Tengo que conformarme con las comunidades inglesas aunque nunca será lo mismo. Hace unos tres días me intrigó un post en el mar de subs que sigo sobre el tema. Decía: Did you know the legend of the Howler?
Era una crcreepypasta, no muy llamativa pero igual la abrí. Tengo un problema en reddit, y es que muchas veces no puedo ver los votos de un post. Por esto no puedo asegurar haber sido el primero en ver la publicación. De cualquier manera, no tenía comentarios. La historia se podría traducir como La leyenda del aullador. He intentado encontrarla para defenderme después de entrar aquí y haber sufrido "el ataque". No lo conseguí, es como si hubiese desaparecido. La busqué en mi historial de Upvotes, sin resultados.
Voy a seguir con la historia, pero quiero dejar constancia en el borrador de esta historia que seguía vivo a las 11:00pm. Por si se acaba la batería de mi laptop y no puedo publicarlo.

Voy a exprimir mi cerebro y escupir lo que recuerdo: El Aullador es un criatura pálida, escuálida y de apariencia antropomórfica. Se asemeja a un hombre alto completamente lampiño y en una desnutrición avanzada. Tiene una cabeza pequeña para su cuerpo y que por su naturaleza anda desnudo. Su nombre, hasta donde sé, no tiene relación con lo que hace. Es una criatura inteligente, porque el mito dice que se alimenta de la vitalidad de las personas, asechándolas. Vive con ellas, sin que se den cuentan. Tiene la habilidad de trepar por las paredes y su forma escuálida le permite esconderse bajo los muebles, tras las neveras y, donde más le gusta esperar, bajo las camas.
Lo sé, suena a al historia que le contarías a un niño para que se valla a dormir. Pero ese no es el punto, dicen que no hay malos personajes, sólo malos escritores. Dentro del repertorio de criaturas diabólicas sin forma que abunda en .las crcreepypastas, este me interesó más que otros. Leí más al respecto, porque quien haya hecho la publicación tenía más callo que yo posteando cosas en internet.
El aullador tiene la cualidad fantástica de evadir la mirada de quien le busque con la visión, siempre... a no ser que lo toques.

¿Alguna vez has sentido la sensación de que alguien te estuviera observado, estando dentro de tu propia casa? ¿Has sentido a alguien cerca de ti que desaparece al voltear? ¿Has creído ver algo por el rabillo de tu ojo que ya no está ahí? Fue el Aullador. Sus ojos son muy grandes en comparación a su cabeza, son completamente oscuros, porque obran de noche. Cuando duermes se posa a tu lado para verte dormir, si despiertas repentinamente, puede saltar al techo para ocultarse. No pierde oportunidad de alimentarse cuando está despierto, así que, si te levantas en la noche para ir a la cocina, seguramente te siga desde el techo o bajo la sombra de los muebles.
El autor cuenta que tienen la anatomía de un hombre, y deja la duda de si violan indiscriminadamente a sus presas sin que estas se percaten. En teoría sus heces se descomponen en polvo y es el porqué hay acumulaciones grandes del mismo en rincones de tu casa. Se cree que el mundo podría estar plagado de ellos. Tal vez, en los casos donde personas se siente cansadas sin motivo, se deba a que en su casa habita más de un aullador.

Eso lo leí anteayer. Busque más sobre el Aullador, como hoy, sin resultados. Seguramente fue la invención del sujeto que hizo la publicación. Antier y ayer estuve algo obsesionado con la idea, intentaba ser precavido pero a la vez quería confirmar la existencia de esa criatura. Me considero ateo y por eso es un juego para mí el burlarme para mí mismo de esas ideas tan absurdas.
Hay algo que no te conté: el final de la crcreepypasta. ¿Recuerdas cuando mencioné que los aulladores puede evadir la mirada de quien intente verlos siempre y cuando estos no los hayan tocado antes? Bueno, en teoría, el aullador nunca intentará tocarte y hasta te esquivará, dentro de lo posible. Estarán muy cerca tuyo, pero no te tocará. Son muy ágiles con su cuerpo, por eso se pueden esconder y huir con rapidez: no obstante, absortos en su alimentación, pueden cometer errores. Pueden tropezar, vacilar o simplemente quedarse inmóviles si están muy empeñados en lo que hacen.
En mi caso, con todas las luces apagadas, a las 10:30pm, tuve la desgracia de tocarle la cabeza a uno cuando me estiré sentado en mi silla, hace unas horas.

Falta un poco más de la leyenda: como se reproducen estas criaturas es drenando la sangre e intestinos dándote un devastador beso mortal. Estoy temblando mientras escribo esto. Estoy descalzo, en pijama y con los pantalones mojados dentro del baño, no negaré que estoy asustado. Escribir esto me ha servido para calmarme, pero es mi manera de evadir lo inevitable.
Ahora que lo pienso, quizás se llama así porque mientras te conviertes en uno, tus órganos son succionados y producen un gutural aullido.

Seguro dirás: "¿No se suponía que los aulladores no te tocarían?". Mi teoría es que queda algo de humanidad en ellos que se pierde al excitar sus instintos vestiales con sólo un leve contacto.

Mi madre no está en casa. Es la única persona con la que vivo, y se fue a visitar a una de mis tías porque no la ha visto en meses. Yo soy mayor de edad, era de esperar que pudiera estar bien por mi cuenta unos días. Por más que intento contactarme con ella, no responde mis correos. Sería más fácil si ella tuviese Facebook.

Cuando toqué al aullador, lo temí. Temí haber cometido el garrafal error de una fantasía que fingí no creer. Titubié al voltear porque no quería corroborar mi sospechas. Nada me hubiese preparado para lo que vi.
Me queda un 10% de batería. Si el aullador se entera que la luz del baño se puede apagar desde afuera, estoy perdido.
¡Por favor, ayudame! No le temo sólo a mi cruel destino, temo también a las intenciones de ese monstruo.
Porque, lo que logré atisbar con la poca luz de mi portátil, por lo que me oriné antes de llegar al baño, fue que la bestia me sonreía... e hizo el gesto de mandarme un beso con sus necróticos labios.
submitted by chiripipasJD to eldiario [link] [comments]


2020.06.26 18:30 JedahVoulThur Gerardo Bloomerfield, un escritor nacional contemporáneo extremadamente subestimado

Me di cuenta que ayer hablando de autores que me gustan mencioné a Gerardo Bloomerfield y luego me di cuenta que dado que según la encuesta del sub, la mayoría de los usuarios tienen menos de 25 años, es muy probable que además de no conocerlo (por ser un escritor que no ha alcanzado el nivel de fama nacional que considero se merece) ni siquiera hayan entendido a qué me referí cuando dije que fue "producto de su tiempo" por lo que aprovechando que tengo un rato libre, me decidí a crear este thread. Antes hago un mea culpa, ya que en el post de ayer hablé de el en pasado, eso fue ignorancia de mi parte, ya que le dejé de seguir el hilo y desconocía que sigue escribiendo. De hecho, encontré que publicó un libro en el 2017, que no he leído aún pero tengo la ilusión de que sea tan bueno como sus trabajos anteriores.
No es mi intención escribir una biografía sobre el autor, para eso ya tienen un excelente artículo en este enlace de Taringa, es largo pero definitivamente muy interesante de leer. Más allá de que estén de acuerdo o no con sus posturas éticas y religiosas, creo que es indiscutible que tiene mucha lógica su pensamiento y se expresa con mucha helocuencia en las entrevistas que están al final del artículo. Sino que deseo dar mi opinión de porqué considero que fue producto de su época y me sorprende que aún no sea reconocida la genialidad y relevancia histórica de su obra.
En primer lugar, como el mismo comenta en un momento de la entrevista, cuando publicó los libros el formato PDF aún no existía o no era el standard para libros electrónicos como es hoy en día. Además, cabe destacar que los difundía de manera gratuita a través de la web (que distaba en muchos aspectos de ser la Internet de hoy en día). Considero que esto es importantísimo, ya que estas decisiones de auto-distribución digital gratuita lo convierte en uno de los pioneros a nivel nacional y regional de algo que hoy en día es bastante habitual, pero en aquella época era visto como un sacrilegio anti-editoriales por algunos y casi como un héroe, un artista con gran interés en difundir su obra por sus fans.
Con respecto al contenido de sus cuentos, es importante entender que hace 20 años, el mundo no era el lugar que es hoy en día. En esa época existía por ejemplo, una gran mito en relación a la existencia o no de "Películas Snuff" que consiste básicamente en cortos en los cuales se muestra a alguien siendo torturado o asesinado en vivo. Hoy en día, basta con ver videos de Dross en YouTube para darse cuenta que hace tiempo dejaron de ser un mito y dichos cortos son muy reales. Están disponibles para todo aquel que desee verlos con sólo descargar el Tor y navegar por la Deep Web. Y eso sin contar con el hecho de que basta con observar una caja de puchos para encontrarse con una imagen gore, o ver las movilizaciones sociales que han caracterizado a estas últimas décadas para encontrarse con agrupaciones que utilizan también el morbo que genera por ejemplo un feto muerto para generar un impacto.
Y en el ámbito de la ficción, películas como "Saw", "Hostel", "Martyrs", "The Human Centipede" o "A Serbian Film" entre otras han vuelto al horror gore algo bastante mainstream e incluso premiado y reconocido en algunos casos.
Claro que los cuentos de Bloomerfield aún generan un gran impacto, leer sobre un asesino serial que decapita bebés para violarlos por la tráquea sigue siendo igual de retorcido que en la época en que lo escribió pero sin lugar a dudas, otros de sus cuentos hubieran sido recibidos de otra manera, de haber sido escritos en la actualidad. Y me pregunto ¿fue esta su maldición o por el contrario fue una bendición? Siendo que luego de leer y analizar sus obras y entrevistas es evidente que su intención era generar un impacto visceral en el lector, con el fin de no sólo entretener sino también concientizar e incluso prevenir sobre un oscuro futuro que en algunos aspectos hoy llamamos realidad.
Cómo comenté anteriormente, me enteré hoy que en el 2017 publicó un nuevo libro llamado "Pétalos de Carne" y dado que ya no existe su web con gusto lo estaré comprando a la brevedad (aún en el peor de los casos, de que el paso de los años haya afectado negativamente su estilo o yo no lo disfrute tanto) siendo que considero que se merece por la trayectoria que ha tenido mucho más que los 3,50 EUR que cuesta la versión en Kindle.
Con respecto a sus anteriores obras, cuento con cada una de ellas en ese arcaico, pero histórico y no carente de encanto, formato "exe-book" en mi computadora. Y de hecho, consideré el distribuirlos a través de torrent porque hoy en día es material muy difícil de encontrar, pero me encuentro con un dilema ético y legal ya que si bien consumo piratería asiduamente, no estoy seguro de si debería hacerlo. Sobretodo porque no quiero perjudicar económicamente a un compatriota a quien admiro profundamente. Por lo que voy a enviarle el enlace a este thread a su cuenta de Twitter, en la que he visto que es bastante activo y esperemos que de su consentimiento o en caso alternativo, un método alternativo para que quien lo desee pueda acceder a ellos.
Me despido no sin antes decir que personalmente tuve 2 desafortunados contactos con el... Desafortunados en el sentido de que muestran que soy un pelotudo grave jajaja en primer lugar, chateé con el a través de MSN hace como 2 décadas, sin darme cuenta de que era el. La segunda oportunidad fue a través de un email que me escribió hace unos años, ya que yo pretendía crear una "e-zine" sobre la cultura gótica. El se ofrecía como columnista... El problema es que no leí dicho mail hasta varios años más tarde de cuando me lo envió por lo que desperdicié dos oportunidades de interactuar con un artista que admiro. Pero bue, no me dicen mis amigos que soy un "bolas tristes" despistado por nada.
Espero que les haya resultado interesante este wall of text, lean el artículo de Taringa y comenten sus experiencias y opiniones al respecto de este pintoresco personaje de nuestra nación.
Salute
submitted by JedahVoulThur to uruguay [link] [comments]


2020.05.20 17:27 bondiola_beer Les comparto un cuento que escribí hoy

Lo hice a partir de un Writing Prompt, pero como me es mas fácil escribir en español lo hice en nuestro idioma. Es la primera ves que escribo algo tan largo sin rendirme en el camino, así que cualquier critica constructiva es bienvenida!
[WP] Mana is poisonous and Mana Stones are controlled by royalty, so magically gifted commoners die during puberty because they can't access their mana. Today you've learned about what's been making you sick, mana stones, the black market, and the forbidden shadow school for commoners with magic.
De mis 7 hermanos 5 murieron en su adolescencia a causa de los temblores. Mis padres, desesperados, gastaron todo su dinero en médicos, curanderos y pócimas, pero nada dio resultado. Inevitablemente mis hermanos sufrieron la lenta y dolorosa muerte de esa enfermedad.
Por eso, cuando poco después de mi cumpleaños número 16 empecé a notar un leve temblor en mis manos, supe que mis días estaban contados. Esas primeras semanas fueron terribles. Mi madre no paraba de llorar y mi padre, aunque nunca fue muy cariñoso, se volvió tan distante que ni siquiera me dirige la mirada. Creo que me culpa por el dolor de mi madre.
Es difícil vivir con una condena a muerte pendiente sobre tu cabeza. De pronto todas tus prioridades cambian y las preciadas semanas que te quedan se vuelven un remolino de actividad cortada por momentos de la más absoluta desesperación. Sabía de primera mano que tenía por lo menos un mes de relativamente buena salud, antes que la fiebre y los temblores extremos me postraran en una cama y fueran destruyendo mi cuerpo desde dentro.
Convencido de que iba a morir, tome la decisión de que mi corta vida fuera significativa. Después de todo, ¿qué mejor manera de irse que con una gran historia? ¿Y que mejor historia que robar la bóveda del castillo, donde los nobles de la región guardan sus riquezas? De todas formas nada de lo que puedan hacerme va a ser peor que morir por los temblores.
Durante dos semanas me dedique a rondar los bares que frecuentan los servidores del castillo. La información que necesitaba fue ridículamente fácil de conseguir. Al parecer todos los servidores del castillo saben que la bóveda se encuentra en el último piso de la torre, ya que es la única habitación con una puerta reforzada por magia y una guardia permanente de cuatro hombres.
Pocos días después ya tenía un plan. Un plan estúpido y casi imposible, pero un plan en fin. Tampoco es que tuviera mucho que perder.
La noche que iba a llevar a cabo el robo prepare el equipo necesario, abrace a mi madre por última vez, me despedí de mi padre y de mis hermanos y me dirigí rápidamente hacia la torre.
Parado a los pies de la torre mire hacia arriba. La construcción de piedra gris se veía más imponente que nunca. Se me paso por la cabeza la idea de rendirme y volver a pasar mis últimos días en mi casa, pero el recuerdo de las horribles y dolorosas muertes de mis hermanos me impulso a continuar. Prefiero morir por una caída que pudriéndome en una cama.
Con un suspiro comencé a trepar. Los primeros metros fueron fáciles, ya que la piedra estaba rota y llena de grietas, pero entre más subía más difícil se volvió. A los pocos minutos mis brazos se sentían en llamas, mis dedos se acalambraban al agarrarme de los bordes fríos de la roca y mi cuerpo estaba cubierto de sudor. Justo cuando creía que no iba a poder más alcance mi primer objetivo. Un hueco en las piedras que componen la torre. Se por trabajar con mi padre que estos huecos están a lo largo de toda la torre, ya que se usaron para sostener los andamios a medida que se construyó y se han dejado libres para poder poner los andamios para realizar arreglos y limpiezas en la torre. Afirmando mis pies y mi mano izquierda en la pared, utilice mi mano derecha para colocar la tabla que llevaba colgada en la espalda en la grieta. En cuanto estuvo firme me deje caer sobre ella y me senté a descansar. Aún faltaba mucho, pero tenía toda la noche para lograr mi objetivo.
Algunas horas después comprendí porque nadie había intentado eso antes. Sentía mis brazos como si fueran a estallar. Las piernas ya no me respondían como antes. Estuve a punto de caer en varias ocasiones. Intente rendirme. Intente bajar de la torre y volver a mi casa, seguro de que el dolor de morir por los temblores no puede ser peor que esa agonía, pero descubrí –demasiado tarde – que bajar es mucho más difícil que subir. Atrapado entre una muerte segura si caía y una muerte casi segura si seguía, continúe trepando.
Finalmente, y contra toda posibilidad, llegue hasta la última ventana de la torre. Más que una ventana era un respiradero de apenas treinta centímetros de alto y cruzado por dos rejas, pero era todo lo que necesitaba. Deje la tabla en el último hueco antes de la ventana, y con un esfuerzo sobrehumano continúe trepando. Al llegar a la ventana use la misma soga con la que llevaba atada la tabla para atarme a las rejas y con la lima que llevaba en el cinturón comencé a cortar las barras. Después de trepar por horas un muro de piedra y trabajar desesperado con una pequeña lima mis manos se sentían como una masa amorfa de dolor y las manchas de sangre que dejaba en todo lo que tocaba parecían confirmar esto.
No sé cuánto tiempo tarde en trepar o cuánto tiempo pase limando, solo sé que cuando finalmente termine de cortar las rejas y me arrastre dentro de la sala los primeros rayos de luz ya comenzaban a asomar.
Dentro de la bóveda aún estaba oscuro y mi cuerpo estaba demasiado cansado, lo único que pude hacer fue apoyarme contra el muro y dormir.
Me despertó el brillo del sol y el sonido de los guardias hablando justo fuera de la habitación. Por las voces deduje que se trataba del cambio de guardia. En cuanto recordé donde me encontraba mire a mi alrededor esperando encontrar bolsas de monedas de oro, joyas y diamantes, pero me vi decepcionado al encontrar la habitación tristemente vacía. Lo único que había era una pequeña mesita de madera finamente tallada con un cofrecito arriba.
El dolor al levantarme del piso fue terrible, todo mi cuerpo quejándose de la tortura a la que lo sometí por la noche. Con las piernas totalmente acalambradas me acerque rengueando a la mesa. Sobre la mesa estaba el pequeño cofre, apenas más grande que un libro, con la madera pintada de azul y reforzado con algún metal plateado. Intento girarlo para abrirlo pero parece estar clavado a la mesa, ya que no puedo moverlo. Al mirarlo por el frente puedo ver que en el lugar donde debería estar la cerradura hay una placa plateada sin ningún tipo de agujero. Intento abrirlo pero el pequeño cofre se resiste. Busco alguna traba o botón secreto pero no logro encontrar nada. Resignado, comienzo a cortarlo con la lima. Es una lástima arruinar un cofre tan bien hecho, pero no encuentro otra alternativa. Después de casi media hora de trabajo el cofre sigue exactamente como antes. La misma lima que cortó dos barras gruesas de hierro no pudo ni siquiera hacer una línea en el cofre. Y para empeorar las cosas se me volvieron a abrir las heridas de las manos y estaba dejando sangre por todos lados.
Nuevamente intente buscar un botón o forma de abrirlo. Buscando en el frente apoye uno de mis dedos llenos de sangre sobre el lugar donde debería estar la cerradura. En lugar de sentir el metal frio, sentí un leve calor en el dedo y con un click el cofre se abrió.
Sin entender que había sucedido mire dentro del cofre, donde vi una piedra redondeada del tamaño de un puño y totalmente cubierta de grabados. En el momento que mi mano se cerró alrededor de la piedra una ola de calor recorrió todo mi cuerpo bajando por mi brazo y la piedra se ilumino con un brillo mucho mayor al de una antorcha.
submitted by bondiola_beer to argentina [link] [comments]


2020.05.20 17:24 bondiola_beer Les comparto un cuento que escribí [OC]

Lo hice a partir de un Writing Prompt, pero como me es mas fácil escribir en español lo hice en nuestro idioma. Es la primera ves que escribo algo tan largo sin rendirme en el camino, así que cualquier critica constructiva es bienvenida!
[WP] Mana is poisonous and Mana Stones are controlled by royalty, so magically gifted commoners die during puberty because they can't access their mana. Today you've learned about what's been making you sick, mana stones, the black market, and the forbidden shadow school for commoners with magic.

De mis 7 hermanos 5 murieron en su adolescencia a causa de los temblores. Mis padres, desesperados, gastaron todo su dinero en médicos, curanderos y pócimas, pero nada dio resultado. Inevitablemente mis hermanos sufrieron la lenta y dolorosa muerte de esa enfermedad.

Por eso, cuando poco después de mi cumpleaños número 16 empecé a notar un leve temblor en mis manos, supe que mis días estaban contados. Esas primeras semanas fueron terribles. Mi madre no paraba de llorar y mi padre, aunque nunca fue muy cariñoso, se volvió tan distante que ni siquiera me dirige la mirada. Creo que me culpa por el dolor de mi madre.

Es difícil vivir con una condena a muerte pendiente sobre tu cabeza. De pronto todas tus prioridades cambian y las preciadas semanas que te quedan se vuelven un remolino de actividad cortada por momentos de la más absoluta desesperación. Sabía de primera mano que tenía por lo menos un mes de relativamente buena salud, antes que la fiebre y los temblores extremos me postraran en una cama y fueran destruyendo mi cuerpo desde dentro.

Convencido de que iba a morir, tome la decisión de que mi corta vida fuera significativa. Después de todo, ¿qué mejor manera de irse que con una gran historia? ¿Y que mejor historia que robar la bóveda del castillo, donde los nobles de la región guardan sus riquezas? De todas formas nada de lo que puedan hacerme va a ser peor que morir por los temblores.

Durante dos semanas me dedique a rondar los bares que frecuentan los servidores del castillo. La información que necesitaba fue ridículamente fácil de conseguir. Al parecer todos los servidores del castillo saben que la bóveda se encuentra en el último piso de la torre, ya que es la única habitación con una puerta reforzada por magia y una guardia permanente de cuatro hombres.

Pocos días después ya tenía un plan. Un plan estúpido y casi imposible, pero un plan en fin. Tampoco es que tuviera mucho que perder.

La noche que iba a llevar a cabo el robo prepare el equipo necesario, abrace a mi madre por última vez, me despedí de mi padre y de mis hermanos y me dirigí rápidamente hacia la torre.

Parado a los pies de la torre mire hacia arriba. La construcción de piedra gris se veía más imponente que nunca. Se me paso por la cabeza la idea de rendirme y volver a pasar mis últimos días en mi casa, pero el recuerdo de las horribles y dolorosas muertes de mis hermanos me impulso a continuar. Prefiero morir por una caída que pudriéndome en una cama.

Con un suspiro comencé a trepar. Los primeros metros fueron fáciles, ya que la piedra estaba rota y llena de grietas, pero entre más subía más difícil se volvió. A los pocos minutos mis brazos se sentían en llamas, mis dedos se acalambraban al agarrarme de los bordes fríos de la roca y mi cuerpo estaba cubierto de sudor. Justo cuando creía que no iba a poder más alcance mi primer objetivo. Un hueco en las piedras que componen la torre. Se por trabajar con mi padre que estos huecos están a lo largo de toda la torre, ya que se usaron para sostener los andamios a medida que se construyó y se han dejado libres para poder poner los andamios para realizar arreglos y limpiezas en la torre. Afirmando mis pies y mi mano izquierda en la pared, utilice mi mano derecha para colocar la tabla que llevaba colgada en la espalda en la grieta. En cuanto estuvo firme me deje caer sobre ella y me senté a descansar. Aún faltaba mucho, pero tenía toda la noche para lograr mi objetivo.

Algunas horas después comprendí porque nadie había intentado eso antes. Sentía mis brazos como si fueran a estallar. Las piernas ya no me respondían como antes. Estuve a punto de caer en varias ocasiones. Intente rendirme. Intente bajar de la torre y volver a mi casa, seguro de que el dolor de morir por los temblores no puede ser peor que esa agonía, pero descubrí –demasiado tarde – que bajar es mucho más difícil que subir. Atrapado entre una muerte segura si caía y una muerte casi segura si seguía, continúe trepando.

Finalmente, y contra toda posibilidad, llegue hasta la última ventana de la torre. Más que una ventana era un respiradero de apenas treinta centímetros de alto y cruzado por dos rejas, pero era todo lo que necesitaba. Deje la tabla en el último hueco antes de la ventana, y con un esfuerzo sobrehumano continúe trepando. Al llegar a la ventana use la misma soga con la que llevaba atada la tabla para atarme a las rejas y con la lima que llevaba en el cinturón comencé a cortar las barras. Después de trepar por horas un muro de piedra y trabajar desesperado con una pequeña lima mis manos se sentían como una masa amorfa de dolor y las manchas de sangre que dejaba en todo lo que tocaba parecían confirmar esto.

No sé cuánto tiempo tarde en trepar o cuánto tiempo pase limando, solo sé que cuando finalmente termine de cortar las rejas y me arrastre dentro de la sala los primeros rayos de luz ya comenzaban a asomar.

Dentro de la bóveda aún estaba oscuro y mi cuerpo estaba demasiado cansado, lo único que pude hacer fue apoyarme contra el muro y dormir.

Me despertó el brillo del sol y el sonido de los guardias hablando justo fuera de la habitación. Por las voces deduje que se trataba del cambio de guardia. En cuanto recordé donde me encontraba mire a mi alrededor esperando encontrar bolsas de monedas de oro, joyas y diamantes, pero me vi decepcionado al encontrar la habitación tristemente vacía. Lo único que había era una pequeña mesita de madera finamente tallada con un cofrecito arriba.

El dolor al levantarme del piso fue terrible, todo mi cuerpo quejándose de la tortura a la que lo sometí por la noche. Con las piernas totalmente acalambradas me acerque rengueando a la mesa. Sobre la mesa estaba el pequeño cofre, apenas más grande que un libro, con la madera pintada de azul y reforzado con algún metal plateado. Intento girarlo para abrirlo pero parece estar clavado a la mesa, ya que no puedo moverlo. Al mirarlo por el frente puedo ver que en el lugar donde debería estar la cerradura hay una placa plateada sin ningún tipo de agujero. Intento abrirlo pero el pequeño cofre se resiste. Busco alguna traba o botón secreto pero no logro encontrar nada. Resignado, comienzo a cortarlo con la lima. Es una lástima arruinar un cofre tan bien hecho, pero no encuentro otra alternativa. Después de casi media hora de trabajo el cofre sigue exactamente como antes. La misma lima que cortó dos barras gruesas de hierro no pudo ni siquiera hacer una línea en el cofre. Y para empeorar las cosas se me volvieron a abrir las heridas de las manos y estaba dejando sangre por todos lados.

Nuevamente intente buscar un botón o forma de abrirlo. Buscando en el frente apoye uno de mis dedos llenos de sangre sobre el lugar donde debería estar la cerradura. En lugar de sentir el metal frio, sentí un leve calor en el dedo y con un click el cofre se abrió.

Sin entender que había sucedido mire dentro del cofre, donde vi una piedra redondeada del tamaño de un puño y totalmente cubierta de grabados. En el momento que mi mano se cerró alrededor de la piedra una ola de calor recorrió todo mi cuerpo bajando por mi brazo y la piedra se ilumino con un brillo mucho mayor al de una antorcha.
submitted by bondiola_beer to ArgentinaBenderStyle [link] [comments]


2020.04.29 15:59 R4geZ Release Notes - Version 1.4.5


Traducción realizada con Google Traductor. Disculpa las posibles faltas de ortografia.
Equipo nuevo: libros de hechizos
Nuevo héroe: sombra
Misiones diarias y logros
Cajas especiales
submitted by R4geZ to ArcheroES [link] [comments]


2020.04.02 15:14 Tr0nido [avance] La Defensa de Ryza

[avance] La Defensa de Ryza
Adeptus Titanicus nos trae la campaña de Ryza, el mundo forja mas importante del imperio después de Marte.
El asedio del Mechanicum Oscuro al plantea tiene como principal objetivo las armas y motores de plasma que posee el planeta. Con esta información y los patos demoniacos de los Tecno sacerdotes del Mecanicum, el poder del Señor de la Guerra, Horus, será inigualable.

https://preview.redd.it/e5frp0y50iq41.jpg?width=896&format=pjpg&auto=webp&s=c08daaddfcd2c71968488580e9cb3f99d7ab9483
https://preview.redd.it/bkvzizapdeq41.jpg?width=1000&format=pjpg&auto=webp&s=9c73534d24072d0b42c924ee96452339dabe60cf
El libro contiene 6 misiones narrativas que recrean las batallas clave para el control de Ryza. Ademas de las Legiones de Titanes que participaron en ella, con su heráldica y reglas.

https://preview.redd.it/j7vvg677eeq41.jpg?width=798&format=pjpg&auto=webp&s=a61316bb807cc0984e62b19254f445c5c910f0b3

https://preview.redd.it/osry6ckleeq41.jpg?width=798&format=pjpg&auto=webp&s=95a12dbcaead40cf9ff6ff7c4bb434d0c73f0ba5

https://preview.redd.it/6ag5kzpmeeq41.jpg?width=798&format=pjpg&auto=webp&s=adc1747da57b9bf2f02e5530652f5fb65e7566c6
En el suplemento podemos encontrar detalles para tres legiones de cada bando. Las leales se verán reforzadas por la Legio Honorum y la Legio Osedax mientras que en el lado del Mechanicum Oscuro y Horus estarán la Legio Magna y la legio Vulturum.
Además se han incorporado de nuevo las Legios Crucius y Mortis ya que también participaron en esta batalla.
Un Princeps Seniores de la legio Honorum podrá sentarse en un [Basilios Throne] mejorando las habilidades del manípulo para utilizar mismas ordenes en múltiples titanes.

https://preview.redd.it/pwq2hk6ggeq41.jpg?width=600&format=pjpg&auto=webp&s=1e5ccfb8d3001795969b4cbe405d6c27d4900f06
Por el contrario, los traidores de la Legio Magna, que fueron de las primeras Legiones en caer en el caos, pueden hacer más difícil que los motores enemigos pasen los controles de mando emitiendo los horribles chillidos de los espíritus de fuego de su mundo natal.

https://preview.redd.it/1fi6afxqgeq41.jpg?width=600&format=pjpg&auto=webp&s=b795406801b42ac5d8882f0bbb4876d07b276ced
Si te gusta arriesgar para obtener grandes recompensas, mira los escudos Storm Frag de la Legio Vulturum. Esto mejora el Mega-Bolter Vulcan con el rasgo de fuego máximo, permitiéndo dar a cada uno de tus disparos +2 de fuerza con una pequeña posibilidad de sobrecalentar tu reactor y explotar.

https://preview.redd.it/7k7z1z60ieq41.jpg?width=600&format=pjpg&auto=webp&s=2396c6fe0adb9670895479ae9ba1fc21a6242489
La Defensa de Ryza también amplía las reglas publicadas en la WHITE DWARF (Julio 2019 si no me equivoco) en la que te permitía crear tu propia Legio, con una selección de rasgos, estratagemas y equipo que personaliza la forma de jugar de tu grupo de batalla.

https://preview.redd.it/22nkoudoieq41.jpg?width=818&format=pjpg&auto=webp&s=48a0061e3ffe0d7f947fc4824fca68c8b1da3722

https://preview.redd.it/vb5ymq7uieq41.jpg?width=600&format=pjpg&auto=webp&s=beafe5d8fdeb9d9c418e6d31294cf477ca535d34
Además de elegir tus reglas, también puedes declarar tu lealtad al Emperador o a Horus, o forjar tu propio destino como [BLACKSHIELD], evitando ambos bandos y luchando por la libertad, por la supervivencia o para crear tu propio imperio. Cada uno de estos tres alineamientos viene con sus propios rasgos personalizados, lo que te da aún más opciones temáticas.

https://preview.redd.it/drpvb4j8jeq41.jpg?width=600&format=pjpg&auto=webp&s=2645336663b9d9f758e105b1457706a7e7be03cc
16 rasgos diferentes ademas de 15 estratagemas y 21 opciones de equipo. Puedes elegir cuatro de estas reglas, con un máximo de dos de cada categoría, lo que te da innumerables posibilidades de personalización.
Y esto es sólo un arañazo de todo lo que esta por venir. Además de todos los Titanes, encontrarás nuevos manipulos, reglas para alineación de Caballeros, Estandates de Batalla, Casas adicionales y nuevas estratagemas.
submitted by Tr0nido to TitanicusSpain [link] [comments]


2020.02.28 03:16 NuruAmber ¿El niño que se aparece en mi antiguo colegio ? (México M)

- Antes de que comiencen a leer, advierto que es una historia algo larga, si se les hace tediosa puedo subir un resumen solo contando mi anécdota sin tanto detalle, gracias por leer algo que quiero compartir -

Cuando cursaba el 5to año de primaria, mis padres me cambiaron de escuela a un colegio más cercano a la casa donde vivíamos, la estructura de este colegio era literalmente dos casas unidas, por lo que por dentro prácticamente era un laberinto de pasillos para llegar a cualquier salón de clase.
Recuerdo que por fuera solo se veían dos puertas, la entrada principal que daba directamente a la dirección y un portón negro el cual era para la entrada de los estudiantes y maestros. Al entrar por este portón directamente se podía ver el patio de juegos, dos puertas de salones, los baños y unas escaleras que daban al segundo piso.
Las dos puertas de la planta baja eran salones con diferentes funciones, por ejemplo el primer salón (primer puerta) era para preescolar, pero al entras por la segunda puerta se podía ver una pared que dividía en dos el paso, de lado izquierdo era otro salón de preescolar, este mismo por las tardes tenía la función de ser un salón de guardería y si ibas por el lado derecho de la división era un pasillo algo estrecho y largo, el cual terminaba en una puerta que era un baño, quedando frente a esta puerta del baño si volteabas a la derecha había un camino que te llevaba directo a la dirección y si volteabas a la izquierda veías otro pasillo incluso más largo que parecía no tener fin. ese pasillo a la vez tenía varias puertas de más salones hasta llegar al final de la estructura, la segunda planta era menos revuelta ya que solo existía un camino que podías tomar para recorrer todos los salones que ahí se encontraban.
Por lo mismo que mi colegio antes eran dos casa unidas, existían escondidas en los pasillos dos escaleras que daban al segundo piso, una de cada casa, las cuales al ser inutilizables por que las escaleras principales eran las que estaban en el patio de juegos, fueron clausuradas cerrándolas con unos pequeños barandales negros y llenando los escalones con pupitres que no cupieron en algunos salones o que simplemente tenían desperfectos, los maestros nos decían a los niños más grandes (los de primaría) que se cerraron esas escaleras para evitar que los niños de preescolar intentaran subir y así evitar accidentes.
Tenia que contar sobre la estructura de mi colegio para dar pie a la historia que les quiero contar.
Yo viví siempre en guarderías por que mis padres trabajaban hasta tarde y es horrible tener 11 años y tener que quedarte en guardería con niños de menor edad, lo peor es que yo era la penúltima niña en irse de la escuela y a veces era la ultima, salía de clases a las 12:00pm y mis padres pasaban por mi a las 5:00 o 6:00pm.
La maestra encargada de cuidarnos siempre nos contaba cuentos de terror, muchos de ellos eran experiencias que ella misma tenía, una tarde por alguna razón solo estábamos uno de los niños de preescolar y yo a cuidado de la maestra, yo le pedí permiso para ir a mi salón por un libro que había olvidado en mi pupitre y la maestra me dijo que fuera con cuidado y que me fuera por el lado del patio de juegos para evitar el largo pasillo oscuro, yo me negué, pues para mi era más rápido y emocionante ir por el pasillo, a lo que mi maestra me dijo que entonces me fuera corriendo, yo simplemente le dije que no tardaba y me tomé mi tiempo para llegar al salón, la verdad es que llevaba tiempo que aprovechaba para escaparme de la guardería y recorrer todo el colegio, para mi era raro ver los salones solos, era divertido sentarme en las cómodas sillas de los maestros y ver como veían ellos a sus alumnos, también me gustaba dibujar en los pintarrones, sin embargo nunca duraba mucho pues así como es divertido también es extraño el silencio que invadía las instalaciones a esa hora de la tarde.
Cuando iba de regreso al salón de guardería, pasé por una de las escaleras clausuradas y por un momento me quedé parada frente a ellas, en realidad no sabría explicar la razón por la que me quede inmóvil, pues recuerdo que solo fue una acción que hice sin pensar, aunque algo en ese oscuro lugar lleno de pupitres apilados de diferentes formas llamaba mi atención, hasta daba la sensación de escuchar gotas de agua cayendo desde el techo hasta el suelo por la humedad que esa zona emitía. Después de un momento seguí mi camino hasta llegar al salón con mi maestra, quién me regañó tan pronto como entré en el salón, pues según ella me había tardado más que las ultimas veces que me había escapado en mis pequeñas aventuras, lo extraño fue que no se veía molesta con migo si no que su rostro reflejaba preocupación o temor, en ese momento la comprendí pues estar a cargo de unos niños fuera del horario escolar debe ser muy agotador, más si se está en una escuela completamente sola y hasta tarde.
Pasaron los días y todo era normal, las clases transcurrían dentro de sus horarios, las puertas del plantel se cerraban a la 1:30 dejando dentro solo a los pocos niños de guardería, a la maestra y a la señora que hacía el aseo... Una tarde mi maestra tuvo que irse temprano, pues le salió un asunto supongo que familiar o de emergencia, así que dejaron a la señora del aseo a nuestro cuidado, la tarde pasó lentamente, pues sin los cuentos de la maestra todo era más aburrido, la señora del aseo solo nos daba algunas vueltas al salón para ver que todos estuviéramos dentro de el y después se iba a seguir haciendo su trabajo en la segunda planta, cada que llegaba un padre de familia por algún niño, podíamos escuchar los pasos apresurados de la señora del aseo correr por el techo hasta bajar las escaleras del patio y llegar a la puerta para preguntar el nombre del niño que debía entregar, era gracioso verla correr y gritar la típica frase que gritamos en México para evitar que nuestro invitado se vaya, "ahí voy" , incluso llegamos a hacer bromas imitando el grito cuando escuchábamos que golpeaban el portón negro del patio así de aburridos estábamos.
Las horas pasaron y como siempre me quedé sola en el salón, era tarde de invierno por lo que a las 5:00 ya comenzaba a desvanecer la poca luz que se podía ver ese nublado día, me quedé sentada en una se las mesas que se usaban para hacer la tarea de la escuela, viendo el salón vacío hasta que el ruido rechinante de la puerta del salón me sacó de trance, era la señora de la limpieza la cual me dijo que para que no estuviera sola me llevaría a la segunda planta, siempre y cuando me comportará mientras ella trapeaba los pisos de los últimos dos salones que faltaban, accedí pues era un poco tenebroso quedarme sola con ese ambiente tenso.
Después de un rápido recorrido por el único pasillo de la segunda planta, llegamos al ultimo salón, el cuál estaba hasta el fondo y muy escondido, me senté en uno de los pupitres mientras la señora comenzaba a pasar el trapeador por el suelo, comenzó a hablar de sus cosas, como su trabajo, hijos, familia...cosas que no me llamaban para nada la atención cuando de repente un chillido la hizo callar, parecía que no estábamos solas, pues en el salón de a lado se escuchó como un pupitre fue arrastrado haciendo mucho alboroto, ambas nos quedamos viento unos instantes, después de unos segundos la señora soltó una ligera risa burlona y me dijo "no tengas miedo, a veces hace ese tipo de travesuras" , siguió trabajando y yo traté de simular que no había entendido lo que había dicho, pues ella sabía que me encantaban las historias de terror y yo quería parecer lo más valiente posible, sin embargo no sé si para asustarme o simplemente para molestarme, la señora dejó el trapeador y salió del salón diciéndome que no me moviera que iba a ir por más agua limpia, la verdad yo por dentro estaba muriéndome de miedo, el salón no tenía ventanas grandes solo una hilera de ventanas que casi tocaban el techo por lo que la habitación estaba casi a oscuras, sentía que cada minuto era eterno, me distraje yendo al pintarrón para dibujar un poco pero sentía que estaba siendo observada, el problema no era salir del salón para ir a donde estaba la luz de la calle, el problema era que para salir de este tenía que recorrer un pequeño pasillo oscuro y doblando la esquina recorrer el pasillo largo hasta la salida a las escaleras, lo peor es que en medio de este pasillo había una ventana que pertenecía a otro salón, pero esta ventana no era cuadrada si no rectangular deforma vertical, osea que si te asomabas solo veías una fila de pupitres acomodados viendo hacia ti, si ponías mucho empeño y pegabas tu cara a la ventana podías ver las demás filas, esta ventana es importante en la historia, les diré la razón...
Me armé de valor y salí corriendo, doble la esquina del pequeño pasillo para tomar vuelo y correr por el pasillo largo, corrí tan rápido como el suelo mojado me dejo y al pasar por esa ventana en especifico sentí un escalofrío, de esos momentos que ves de "reojo" y se te figura haber visto algo... pues eso me pasó sentí que había un niño asomado, lo vi de reojo pero no quise voltear por completo, pues ese salón es el que justo estaba a lado del que había abandonado, así es, es donde se escuchó el pupitre arrastrándose por el suelo. cuando llegué a la puerta de salida, fui reduciendo mi velocidad para salir como si nada (aparentando obviamente) y bajar las escaleras hasta llegar a donde la señora del aseo seguía llenando su tina de agua, ella sorprendida y un poco molesta me llamó la atención pues me dijo que no me moviera por que el suelo seguía mojado y no quería que se ensuciara con las huellas de mis tenis, yo simplemente le dije que me dieron ganas de ir al baño pero en ese momento se escucho que tocaron el portón, eran mis padres que por fin habían llegado por mi, estaba tan aliviada, así que corrí al salón de guardería, tomé mi mochila y salí corriendo para ir a los brazos de mi madre y subirnos al auto, toda la noche estuve pensando en esa figura que vi por la ventana vertical, quizás mi imaginación me jugaba bromas de nuevo.
Al día siguiente, después de clases, ya casi no recordaba lo del día anterior, pues es diferente ver la escuela llena de niños, maestros, secretarias y ruido, a ver los tristes salones vacíos donde cualquier golpe causado por algún objeto de las casa de al rededor da escalofríos. Caminé como de costumbre desde mi salón hasta el salón de guardería, mi maestra llegó como siempre después de entregar a todos los niños que salían en el horario normal y como era de rutina, nos disponíamos a comer para después hacer la tarea y finalmente yo me sentaría a escuchar los cuentos de terror de la maestra ya que ella era muy cuidadosa de ver a quien le contaba las historias que vivía o sabía.
Sin embargo algo raro y fuera de lo normal mientras terminaba mi tarea llegó la señora de la limpieza y con una mueca burlona le dijo a mi maestra "Se me hace que ya lo conoció", para después voltear y verme a mi sin quitar esa mueca como riéndose de mi. Yo no le hice caso, de hecho hice como si no hubiera visto ni escuchado nada, pero mi maestra se sorprendió y volteo a verme algo intrigante, recuerdo que se levantó de su asiento y salió del salón con la señora de la limpieza, comenzaron a platicar mientras yo guardaba mis libretas en la mochila, los niños poco a poco se fueron llendó con sus respectivos padres y no fue hasta que quedamos solo 3 niños cuando mi maestra me dijo "ven, tenemos que hablar " me sacó al patio y nos sentamos en una de las bancas de piedra que había, ella suspiró un poco para después tomar aire y decirme:
- Te voy a contar algo pero quiero que esto lo mantengas en secreto para no asustar a tus compañeros
obviamente yo no me imaginaba que clase de cosa me podría contar, bueno no en ese momento ya que al escuchar "para no asustar a tus compañeros" me hizo recordar lo que viví el día anterior, como aún era de día o bueno había sol, no me dio miedo asi que solo me dediqué a poner mucha atención a lo que mi maestra me iba a decir.
- verás desde que entré a trabajar aquí he sentido una presencia, no sabía que era pues al principio solo sentía que me observaban o que me agarraban la mano, pero no fue hasta mucho después que comencé a verlo, ¿Recuerdas las primeras escaleras clausuradas? las que están justo por aquí (la maestra señaló el pasillo que se dividía por una pared) bueno la primera vez que lo vi fue detrás del pequeño barandal negro, estaba sentado como que esperando a alguien, yo pensé que era uno de los niños de guardería así que le pregunté *¿Qué haces aquí? vente al salón* al no tener respuesta me asuste pues pensé que podía estar inconsciente y como el pasillo es oscuro solo podía ver la silueta oscura del pequeño, sin embargo al acercarme más y alumbrar un poco con mi llavero de linterna (era un pequeño llavero con una forma graciosa como un delfín o algo así) pude verlo... es un niño blanco con cabello castaño casi oscuro, pero lo que más me perturbó fueron sus labios, hinchados y de un color morado tenue, estaban tan hinchados y grandes que apocaban el hecho de que sus ojos estaban también hinchados como llenos de agua, en verdad me asusté y al estar casi sola la única que me pudo calmar en ese momento fue la señora de la limpieza quien me dijo que no había que temerle, pues solo es un alma en pena que se aparece en las casas por este lado de la colonia, después ya se me hizo normal saber que algunos ruidos son debido a él, por eso te pido que no le tengas miedo, es travieso pero nunca ha hecho el mal, a veces esta en la segunda planta y otras esta por los salones merodeando, es por eso que me asusté el otro día cuando no regresabas, lo que menos quiero es que comiencen a temerle, pues no hay razón... dime algo, ¿Lo viste? . -
Las palabras no me salían, de hecho no podía formular frase alguna al escuchar esa anécdota de mi maestra, solo me preguntaba a mi misma si era un cuento inventado para evitar que saliera del salón de guardería por las tardes o si en verdad había pasado eso, bueno también lo que un día antes me pasó no pudo haber sido planeado, solo estábamos dos personas y una de ellas estaba en la primer planta, "No sé, creo que vi algo en la ventana del salón de 3ro pero no alcancé a ver que era" le respondí tratando de no sonar asustada. La maestra solo guardó silencio mientras veía por fuera el edificio y para rematar la platica pronunció "Bueno, si ya comenzó a presentarse ante ti, lo más seguro es que lo seguirás viendo, a veces se sienta en algún pupitre vació mientras las clases se imparten, si te llega a tocar verlo, no vayas a gritar y no le insistas a tus maestros pues ellos no quieren hacer caso a eso y ¿No queremos que te cambien de colegio verdad?, solo compréndelo ha estado solo y asustado.
Al decir eso, la maestra se levantó para ir al salón de guardería y yo la seguí muy de cerca, por suerte nunca más lo volví a ver y los sustos no pasaban de un ruido fuerte que sonaba en los salones de arriba o en los pasillos aledaños, fueron unos largos meses y ya que estaba en 6to año, en menos de un año yo ya no asistía al colegio pues ahora estaba por entrar a la secundaria (donde también viví una experiencia paranormal pero ya es otra historia, más corta por suerte)
Pasaron muchos años y cuando entre a la facultad me fui llenando de historias paranormales muchas vividas y otras me las contaban, pero recuerdo que para un trabajo de audiovisual, se me ocurrió convertir esta anécdota de carne propia en un cortometraje, así que me puse a investigar sobre mi antiguo colegio y grande fue mi sorpresa al encontrar una noticia de un hecho lamentable que ocurrió a unas cuadras de este.
Resulta que a aproximadamente 3 cuadras del plantel hay un río (en la actualidad fue cubierto y se hizo un parque sobre este) donde un niño había perdido la vida ahogado, se dice que estaba jugando a las orillas del canal cuando de repente tropezó y cayó golpeándose la cabeza quedó inconsciente y se ahogó, no estoy diciendo que sea el mismo que se aparece en el colegio pero todo se relaciona, más que nada sus labios morados y sus ojos hinchados...¿Ustedes que piensan?

Bueno la historia el larga pero tenía la necesidad de contarla y compartir todas mis anécdotas y también las anécdotas que mi maestra me contaba, siento que al estar a su cuidado me contagio de el gusto por las cosas paranormales, de hecho sigo viviendo cerca de mi colegio y cuando paso por ahí me da escalofríos.

muchas gracias por leer y perdón si me extendí mucho pero quería contarlo tal cual recuerdo todas las escenas.
submitted by NuruAmber to espanol [link] [comments]


2020.02.26 20:22 Holykris18 Sueño de los Guardianes - Volumen I Parte 1 - Capítulo 3 Empujón

Después de una inesperada batalla tanto para Chris como para la comunidad de Vodheim, Chris pregunta a las personas a dónde se fueron sus compañeros, probablemente con algún curandero y le responden que a unas “cuadras” hay un edificio con techo triangular, ahí de seguro se dirigieron.
Sea lo que sea una cuadra Chris se dirige al techo de un edificio cercano para ver al edificio con techo triangular. Entrando al lugar indicado Chris se reencuentra con sus compañeros y pregunta cómo está el joven que pateó. A la habitación entra una mujer muy distinta a los demás, cabello largo, rubio y ondulado, alta, con un vestido de una pieza y el cabello sujetado por un listón negro.
Lo curioso es que ella siempre mantiene los ojos cerrados y habla desde la puerta por la que entró mientras se dirige hacia ellos. “El joven está bien, las heridas eran un poco graves, pero no mortales y le traté bastante pronto. Le salvaron la vida, aunque haya sido muy insensato.” Tras su único sermón hacia el inconsciente en más de una manera, ella se presenta: “Mi nombre es Lillian [se pronuncia ‘Lilian’], curandera de Vodheim”. Apenas pronunció su nombre, Guilian se levanta de su asiento con una expresión de sorpresa y de inmediato Tsubaki le pregunta que cuál es su problema.
Guilian de inmediato dice que Lillian es el nombre de la líder de la nación de Vodheim y uno de los Seis Lords. Con una cara de desentendimiento en sus caras, Chris y Tsubaki le preguntan que de qué está hablando, quiénes son esos y qué relevancia tienen. Guilian solo suspira y procede a explicarles.
“Existen seis naciones de adeptos en el mundo, uno en cada continente, resguardados en fortalezas naturales para que solo los adeptos puedan ingresar. Cada uno de ellos es dirigido por un adepto de increíble poder, juntos son llamados los Seis Lords y lideran la fuerza militar más poderosa del mundo.”
Es algo que nunca se habían planteado en el camino a Vodheim y de las historias que escucharon de los adeptos que los guiaron hasta ese lugar, si un simple adepto inexperto tiene suficiente poder para derrotar y hasta fácilmente matar a un grupo de gente sin poderes, una nación de cientos de miles de adeptos es suficiente como para cambiar el clima y causar un desastre natural, ni hablar de la cantidad de gente que perecería de un ataque de esa escala.
Como si estuviera leyendo sus pensamientos, Lillian responde que eso solo depende de la persona que dirija la nación, en todo su tiempo como Lord ella ha hecho énfasis en no atacar a ninguna nación o asentamiento humano, sino establecer rutas comerciales y relaciones internacionales con las otras naciones de adeptos del mundo, tal y como Karen les propuso hace tres años.
Al escuchar ese nombre Chris obtiene la misma reacción que Guilian tuvo con Lillian y de inmediato le pregunta a Lillian de dónde le conoce. Ella le devuelve la pregunta, agregando que por su reacción Chris debe de conocerla de antes. Chris le responde que ella es una amiga de la infancia con la que creció y entrenó hasta hace cuatro años y tomaron caminos separados y de inmediato le insiste en que le dé una respuesta a su pregunta. Lillian analiza la respuesta de Chris unos cuantos segundos y accede a hablar.
“Karen no es una amiga, pero estamos en un mismo círculo, pues ella también es una de los Seis Lords, la líder de la nación de Cundraria, en el continente hacia el oeste. La conocí hace tres años cuando vino de paso con sus compañeros y llegó a conocerme. Me contó de una idea que tenía de entablar relaciones internacionales entre los Seis Lords para unificar a los adeptos de todo el mundo y abrirnos al mundo humano.”
Chris se queda algo confundido al principio, pero recupera la compostura y solo se pronuncia a sí mismo “Bueno, cualquiera cambia en tan poco tiempo en estas situaciones”. Esta revelación solo deja pensativo a Chris sobre sus objetivos, apenas está iniciando su viaje hacia el reto del Monte del Rey, está en una nación de adeptos donde puede vivir en paz el resto de su vida, sabe dónde encontrar después de cuatro años a su amiga de la infancia, todo le parece demasiado para procesar.
Guilian le saca de su burbuja diciéndole algo aún más inesperado, “¿En serio crees que seguirá siendo la chica que conociste? Su apodo es la Shinigami, que en cierta cultura significa Diosa de la Muerte, pues se dice que cosecha las almas de sus oponentes.” Esa clase de rumor empieza a levantar sospechas a Chris y ponerlo más pensativo. “Bueno, eventualmente me reencontraré con ella y podemos tratarnos de forma cordial por nuestro pasado, no hay motivo para buscar pelea con ella, aun siendo yo” es lo único que llega a decir Chris después de unos momentos de silencio.
Sin darse cuenta, Chris ve que Lillian ya se encuentra sentada y sirviendo una bebida rara a Tsubaki y Guilian, algo que ella llama “té”, Chris solamente se sienta con ellos en la misma mesa y después de unos cuantos momentos le pregunta a Tsubaki dónde está la chica de cabello oscuro que le encargó al joven.
Tsubaki pone su expresión de incomodidad y le cuenta que, en efecto, esa chica corrió hacia el edificio en el que están, pero una vez entrando no la pudieron encontrar y Lillian les dijo que no la buscaran. Chris le pregunta la razón de ello y le responde cordialmente “Es una vieja amiga y tiene sus…peculiaridades. Ahora que lo pienso, por lo que me contaron y escuché, ustedes la forzaron a hacer algo, aunque fuera con buena intención. Muy probablemente ella corrió aquí por mí y no para salvar al joven. No sean duros con ella por favor.”
Chris se queda intrigado por tal respuesta y decide no indagar más al respecto, se reclina en el respaldo de su asiento y echa una mirada momentánea al final de las escaleras y nota una pequeña silueta negra esconderse como si le estuviera observando hasta hace poco. Estaba claro que era esa chica de cabello oscuro, pero desiste de hacer algo.
Después de una breve charla con Lillian acerca de su enfrentamiento con Caellach, Chris empieza a hablar con sus compañeros sobre qué van a hacer, por un lado, está Chris con el reto del Monte del Rey y por otro Tsubaki quiere investigar sobre su amuleto, entonces Guilian menciona algo interesante, Lillian les contó que en un reino vecino se efectuará una competencia única en su tipo, un Torneo de Adeptos. Ese reino en los últimos años ha estado promoviendo la imagen de los adeptos aceptándoles en sus fuerzas militares, ya sea para combate o para servicios médicos, y el torneo es una excelente oportunidad para ganar un alto puesto en su círculo interno o simplemente por el renombre.
Es el primer torneo de su tipo no solo para ese reino, sino en todo el mundo, pues el reino en cuestión pertenece a la Unión de Reinos, una asociación de reinos exclusivamente de humanos sin poderes con el objetivo de equiparar a las naciones de adeptos. Entre sus integrantes hay algunas naciones que sí permiten a los adeptos estar en sus tierras siempre y cuando no usen sus poderes bajo ningún concepto o se unan a sus fuerzas militares.
La respuesta queda clara, en lo que llega el torneo Chris y sus compañeros entrenarán para pulir sus habilidades y participar. Chris aprenderá bastantes nuevas perspectivas de sus oponentes, Tsubaki podrá ganar renombre y tener mayores pistas sobre su amuleto y Guilian podrá pelear y divertirse. El único inconveniente es que el torneo empieza en dos meses y la ruta más rápida para llegar al reino de Heinburn donde se llevará a cabo es pasando por una región volcánica y un desierto de arenas negras que tomará unas dos semanas.
Una vez que salen del edificio deciden tomar caminos separados, Guilian y Tsubaki entrenarán sus estilos de combate y Chris entrenará también por su propia cuenta. En una nación de adeptos debe haber estilos que podrían serles de utilidad, por lo que estarán poco más de un mes haciendo lo que les plazca. Se registran en una posada cerca de la casa de Lillian y para su sorpresa Chris paga con un pedazo de oro del tamaño de un puño y Guilian y Tsubaki quedan sorprendidos. ¿De dónde sacó algo así?
Chris solo les dice que su maestro le dio una bolsa llenísima de metales y joyas de la cueva en la que vivieron. Sin saberlo, Chris ya tenía una buena cantidad de dinero para sus gastos del viaje y la bolsa, prácticamente un costal, en efecto es bastante pesada como para que Chris sea el único que puede cargarla durante el viaje. Devoran una cena antes de dormir y planean su día de trabajo.
Al día siguiente, Guilian se dirige a la cantera para entrenar el poder destructivo de sus puños de fuego, Tsubaki se dirige a la biblioteca central para investigar los estilos de viento y Chris se dirige a un bosque fuera de la ciudad. Mientras Chris pasea por la ciudad de camino al bosque nota cierta actividad en las personas, empiezan a evitarlo, tal vez sea por haber enfrentado a Caellach y haberle detenido sus planes mientras que todos solo mostraron impotencia ante tal situación.
Su decisión fue correcta, entrenar aislado por la conmoción de su llegada es su mejor opción para evitar conflictos. Mientras tanto, Guilian en la cantera se la pasa destruyendo rocas con sus puños de fuego y recibe guía de los obreros de ahí y Tsubaki se la pasa reuniendo libros sobre viento y estilos de combate, muchos de ellos requieren un alto grado de habilidad y control pues debes darle forma a algo que no tiene forma y es intangible, las cosas solo han empezado.
Chris solo con haber paseado por la ciudad ya se dio una idea a cómo construyeron edificios, la tierra ha sido comprimida y dado forma para que se unan como un rompecabezas, de esa manera cada pieza se sujeta a las demás y viceversa, obteniendo resistencia contra temblores. La unión hace la fuerza, y que lo apliquen de esa forma indica que en verdad llevan mucho tiempo refinando este tipo de técnicas. Sin más reparo, Chris empieza a intentar imitar los ladrillos de edificios con tierra común.
Después de medio día de intentos fallidos, Chris empieza a sentir algo extraño, estando aislado de todos es fácil sentir cuando te están observando así que empieza a pasear por el bosque, a la parte más profunda, creó algunos rastros falsos con la tierra y se cubrió entre las ramas de un árbol. No tardó ni un minuto en aparecer el responsable de su inquietud, o, mejor dicho, la responsable.
Ocultándose detrás de los troncos de los árboles, merodeando, la chica de cabello oscuro estaba claramente buscándole así que decide darle lo que quiere. Cuando ella está mirando en otra dirección, Chris baja del árbol y se para detrás de ella y pregunta: “¿Te puedo ayudar en algo?” Ella se voltea muy rápido y termina saltando de la sorpresa que fácilmente te mataría de un infarto. Chris solamente ríe levemente por la graciosa reacción y se disculpa por la travesura que le hizo.
Una vez calmada, la chica, tartamudeando, le dice que quiere saber de dónde consiguió su poder. Chris solamente le contesta que lo consiguió con mucho esfuerzo. Él le pregunta de vuelta ¿quieres que te enseñe a ser fuerte? Y ella simplemente se calla, pero asiente con la cabeza.
Después de llegar a las afueras del bosque se dan cuenta que está oscureciendo, por lo que deciden acampar en donde entrenaba Chris. Después de una simple carne asada con la fogata de un animal que cazó Chris, él le empieza a contar una historia a la chica.
“Mi maestro era un hombre peculiar, era un ermitaño que vivía en una cueva de montaña y solía vivir solo por mucho tiempo. Con tan solo verle puedes saber que es fuerte, y no me refiero a fuerza bruta. La primera vez que lo vi me atacó, y por haber sobrevivido decidió entrenarme. No como adepto, sino como guerrero. Todos los días blandí un simple palo de madera y muchas veces peleé contra él y recibí muchos golpes. Me hizo cazar mi propia comida para sobrevivir, a veces me atacaba y perseguía con tal de mantenerme despierto. En verdad puedo decir que estuve cerca de morir muchas veces. A lo que voy es que, bajo su enseñanza, viví mucho tiempo con miedo, a él principalmente, pero fue precisamente eso lo que me enseñó a sentirme con vida, no a ser un depredador con sed de sangre, sino a valorar la vida que tengo y que puedo llegar a tener.”
Al escuchar esa breve pero interesante historia, la chica se queda con la mirada perdida, tratando de imaginarse todos los escarmientos que vivió Chris y cómo puede hablar sobre ello como si nada. La chica al recobrar un poco la atención se da cuenta de que Chris tiene una mirada de nostalgia, esa nostalgia que se expresa con cariño.
Chris agrega: “Él era el tipo de persona que quiere que seas fuerte para ti mismo y para nadie más, porque no puedes cuidar de los demás sino te cuidas a ti mismo al menos. A pesar de que hace unos pocos días me separé de él, una parte de mí extraña todo el entrenamiento, cada paso, cada ejercicio. Una vez que terminé mi entrenamiento con él recordar todo el recorrido me hace sentir verdaderamente agradecido.”
La chica se quedó con una mirada de estar completamente sumida en sus palabras y empieza a preguntar si le hará todo eso y Chris de inmediato aclara que no, que no es necesario, solamente mantener el concepto de su entrenamiento, más que perder el miedo es dejar que el miedo te impulse a sobrevivir a las adversidades.
La chica empieza a contarle de vuelta una historia suya: “E-empezaré con mi nombre, me llamo Ha- Hanna”. Que la chica tímida empiece a abrir su corazón hacia Chris, es el primer paso hacia un camino incierto, uno que tomará forma con cada paso que dé a partir de ahí.
submitted by Holykris18 to u/Holykris18 [link] [comments]


2019.10.25 14:07 Chiwibel ¡Discusión del club de lectura de r/vzla! Octubre: 1984, por George Orwell

Buen día, muchachines
Hoy 25/10 empieza la discusión del libro del club de lectura de vzla, 1984 por George Orwell, tal cual lo planificado. Al ser una discusión, se asume que lo leyeron y que los spoilers están permitidos en este hilo. Aún así, no está de más avisar.
También están invitados a comentar sobre cualquier otra lectura realizada durante el mes de octubre, pues el objetivo de la actividad es incentivar la lectura y se vota por un libro para animar a completar una obra así sea por la presión social o las ganas de demostrarle a otro usuario que tu entendimiento del texto es superior y el porqué.
Algunos abreboca súper básicos si no saben por dónde empezar pueden ser:
Y lo que personalmente me interesa: ¿cómo te sentiste con la lectura? ¿Repetirías la experiencia?
A mí me removió bastante, pues incluso si me gusta leer para nutrirme de aprendizaje, leer es principalmente un escape para mí y mi relectura de Orwell me llevó a lugares que no estaba lista para explorar de nuevo. Dejando eso de lado, tengo un par de ideas para la temática de las lecturas de noviembre. Las iniciales son A. C. Vean si pueden adivinar, detectives, aunque la puse fácil.
Entonces, la programación:
Desde hoy, 25/10, hasta el 27/10 tempranito tendrán tiempo de discutir acá lo que les venga en gana en referencia a, como dije, 1984 o alguna otra lectura.
A partir del 27/10 en la tarde-noche, abriré el hilo para tomar nominaciones con tal de asegurar un tiempo de votación amplio y la participación de la mayor cantidad de usuarios posibles en las elecciones que empezarán el 29/10. El 31/10, si no estoy celebrando Halloween íngrima y sola bebiendo licor de chocolate, cerraré la votación (que seguirá la metodología anterior) y el 1/11 anunciaré la siguiente lectura.
He de acotar una nueva regla: el autor ganador no podrá ser nominado los próximos dos meses posteriores a su lectura. Por ejemplo, no se podrá nominar a Orwell de vuelta hasta enero 2020. La idea es que todos exploremos varios autores para que cada quien tenga oportunidad de encontrar, si no lo ha hecho, lo que le gusta y, quien sí lo haya hecho, se salga de su zona de confort.
¡Los leo!
u/Chiwibel
submitted by Chiwibel to vzla [link] [comments]


2019.08.29 21:54 Pepe-Argento [Mega Thread] Origen de palabras y frases argentinas

Estimados rediturros, en base al post del usuario que hoy descubrió la etimología de Michi (gato), vengo a hacerles entrega del thread que se merecen aquellas personas curiosas.
Seguramente faltan varias palabras pero dejo las que fui recolectando. ----
A CADA CHANCHO LE TOCA SU SAN MARTÍN.
Alude al 11 de noviembre, día de San Martín de Tours, patrono de Buenos Aires, que se celebra comiendo lechón. Significa que a todos les llega en algún momento la compensación por sus buenos o malos actos.
A SEGURO SE LO LLEVARON PRESO.
Viene de Jaén, España, donde los delincuentes eran recluídos en el Castillo de Segura de la Sierra. Originalmente se decía `a (la prisión de) Segura se lo llevaron preso`, que advertía de no robar, para no terminar en Segura. Hoy significa que nadie está libre de alguna contingencia.
AL TUN TÚN.
Con la expresión `al tun tún`, los paremiólogos no se ponen de acuerdo: para unos deviene de `ad vultum tuum`, que en latín vulgar significa `al bulto`, y para otros, es una voz creada para sugerir una acción ejecutada de golpe. De cualquier forma, hoy `al tun tun` indica algo hecho sin análisis ni discriminación.
ANANÁ.
Es una fruta nativa de América del Sur, deliciosa, decorativa y habitualmente asociada con los climas tropicales. El vocablo ananá proviene de nana, que en guaraní significa perfumado. Y fueron los colonizadores portugueses quienes adaptaron esta voz original guaraní para acercarla al modo en que hoy la usamos en la Argentina. Otra de sus nominaciones, piña, se debe a Cristóbal Colón, quien al verla por primera vez (en 1493, en la isla de Guadalupe) pensó erróneamente que había encontrado un tipo de piñón de pino.
ATORRANTES.
Lo de `atorrantes` viene de principios del siglo pasado, cuando colocaron unos grandes caños de desagüe en la costanera, frente a la actual Casa de Gobierno, en lo que hoy es Puerto Madero. Éstos tenían la leyenda `A. Torrant et Cie.` (nombre del fabricante francés) bien grande a lo largo de cada segmento de caño, y estuvieron casi más de un año hasta que, por fin, los enterraron. Mientras tanto `se fueron a vivir a los caños` cuanto vago, linyera y sujetos de avería rondaban por la zona y así surgió este dicho. Cuando la gente se refería a las personas que vivían en esos caños, los llamaban "A-Torran-tes". Más adelante se llamó así a toda persona vaga o de mal comportamiento.
BACÁN.
Aunque casi ya no se emplea, podemos escuchar esta palabra en muchísimos tangos de comienzos del siglo XX. “Mina que de puro esquillo con otro bacán se fue”, dice la letra de Ivette, compuesta por Pascual Contursi. “Hoy sos toda una bacana, la vida te ríe y canta”, reza Mano a mano, el clásico de Celedonio Flores. Del genovés baccan (jefe de familia o patrón), el término alude a una persona adinerada, elegante, amante del buen vivir y acompañó un fenómeno social: el surgimiento de la clase media y la figura del hombre capaz de darse ciertos lujos y exhibirlos.
BANCAR.
Con frases como “Yo te banco” o “No te banco más”, bancar es uno de los verbos que más usamos los argentinos para expresar si aguantamos, toleramos o apoyamos a algo o alguien. El origen del término es bastante discutido. Algunas opiniones señalan que alude al banco en el que nos sentamos, en el sentido de que este soporta nuestro cuerpo. Sin embargo, otros argumentan que se trata de una expresión popularizada gracias a los juegos de azar. Es que “bancame” era la súplica que hacían los apostadores a los responsables de la banca en los casinos.
BARDO.
Esta voz comenzó a utilizarse en la década del 80 y se propagó rápidamente, incluso con su verbo derivado: bardear. Se aplica para indicar la ocurrencia de problemas, líos, desorden o embrollos. Para algunos es una especie de “lunfardo del lunfardo” porque se trata de una simplificación del término balurdo, otra locución coloquial que tomamos del italiano (balordo: necio o tonto). Así que están avisados: la próxima vez que digan que algo “es un bardo”, sepan que del otro lado del océano pueden interpretar que se refieren simplemente a una tontería.
BERRETÍN.
Una obsesión, un capricho, una esperanza acariciada sin fundamento racional… eso es un berretín. De origen genovés, donde beretín alude a una especie de gorro o sombrero, la creatividad popular nombró así a los deseos intensos que llevamos en la cabeza. El tango supo recoger esta palabra. Por ejemplo, Niño bien arranca: “Niño bien, pretencioso y engrupido, que tenés el berretín de figurar”. Esta voz, hoy casi en desuso, también llegó al cine. En 1933 se rodó Los tres berretines, la segunda película argentina de cine sonoro que narraba tres pasiones porteñas: fútbol, tango y cine.
BOLÓ.
Sin lugar a dudas, boludo es una de las palabras que identifican a los argentinos y que más transformó su sentido a lo largo de las últimas décadas. De ser agresiva e insultante, se convirtió en una expresión inocente y típica empleada para llamar la atención del otro. En la provincia de Córdoba evolucionó de tal modo que terminó teniendo una sonoridad totalmente diferente: boló. Y la frase “¿Qué hacé’ boló?” podría ser perfectamente el saludo entre dos cordobeses que se tienen la más alta estima.
BOLUDO [Mención especial].
Convertida en un verdadero clásico argentino, boludo (y sus derivados, boludez, boludeo, boludear) fue mutando su significado a través del tiempo.
En el siglo XIX, los gauchos peleaban contra un ejército de lo que en aquella época era una nación desarrolla como la española.
Luchaban contra hombres disciplinados en las mejores academias militares provistos de armas de fuego, artillería, corazas, caballería y el mejor acero toledano, mientras que los criollos (montoneros), de calzoncillo cribado y botas de potro con los dedos al aire, sólo tenían para oponerles pelotas, piedras grandes con un surco por donde ataban un tiento, bolas (las boleadoras) y facones, que algunos amarraban a una caña tacuara y hacían una lanza precaria. Pocos tenían armas de fuego: algún trabuco naranjero o arma larga desactualizada.
Entonces, ¿cuál era la técnica para oponerse a semejante maquinaria bélica como la que traían los realistas? Los gauchos se formaban en tres filas: la primera era la de los "pelotudos", que portaban las pelotas de piedras grandes amarradas con un tiento. La segunda era la de los "lanceros", con facón y tacuara, y, la tercera, la integraban los "boludos" con sus boleadoras o bolas. Cuando los españoles cargaban con su caballería, los pelotudos, haciendo gala de una admirable valentía, los esperaban a pie firme y les pegaban a los caballos en el pecho. De esta forma, rodaban y desmontaban al jinete y provocaban la caída de los que venían atrás. Los lanceros aprovechaban esta circunstancia y pinchaban a los caídos.
En 1890, un diputado de la Nación aludió a lo que hoy llamaríamos "perejiles", diciendo que "no había que ser pelotudo", en referencia a que no había que ir al frente y hacerse matar. En la actualidad, resemantizada, funciona como muletilla e implica un tono amistoso, de confianza. El alcance del término es tan grande que, en el VI Congreso de la Lengua Española, realizado en 2013, el escritor argentino Juan Gelman la eligió como la palabra que mejor nos representa.
BONDI.
A fines del siglo XIX, los pasajes de tranvía en Brasil llevaban escrita la palabra bond (bono en inglés). Por eso, las clases populares comenzaron a referirse al tranvía como bonde (en portugués la “e” suena como nuestra “i”). A partir de entonces, el recorrido del vocablo fue directo: la trajeron los italianos que llegaban desde Brasil y, cuando el tranvía dejó de funcionar en Buenos Aires, se convirtió en sinónimo popular de colectivo.
CAMBALACHE.
Es el título del emblemático tango escrito por Enrique Santos Discépolo en 1935. Pero, ¿sabés qué significa exactamente esta palabra? Originalmente deriva del verbo cambiar y en nuestro país se utilizó para nombrar a las antiguas tiendas de compraventa de objetos usados. Este es el sentido que se le da en el tango cuando dice: “Igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches se ha mezclao la vida, y herida por un sable sin remache, vi llorar la Biblia junto al calefón”. Por eso, el significado se transformó en sinónimo de desorden o mezcla confusa de objetos.
CANA.
Existen diferentes versiones para explicar cómo surgió este vocablo que en lunfardo significa unívocamente policía. Una dice que proviene de la abreviatura de canario, que se empleaba en España para designar a los delatores. Aunque la historia más extendida lo ubica en el idioma francés, del término canne, y alude al bastón que portaban los agentes del orden. Como sea, cana pasó a nombrar a la policía y, más tarde, se empleó como sinónimo de cárcel (“ir en cana”). Hoy también se utiliza la expresión “mandar en cana” para decir, con picardía, que dejamos a alguien en evidencia.
CANCHA.
Apasionados por el deporte, los argentinos repetimos frases que ya forman parte de nuestra genética. “El domingo vamos a la cancha” es una de ellas. Como es sabido, cancha es el espacio que se destina a eventos deportivos y, en ocasiones, a algunos espectáculos artísticos. Pero lo que pocos conocen es que esta palabra proviene del quechua, lengua originaria en la que kancha significa lugar plano. La acepción que en la actualidad le damos a esta expresión llegó con la práctica de la lidia de toros y pronto se expandió a todos los deportes.
CANILLITA.
El origen de esta palabra es literalmente literario. La voz se toma de Canillita, una pieza teatral escrita por Florencio Sánchez en los primeros años del siglo XX. El protagonista es un muchacho de 15 años que trabaja en la calle vendiendo periódicos para mantener a su familia. Como sus piernas son muy flaquitas y lleva unos pantalones que le quedaron cortos por los que asoman sus canillas, lo llaman Canillita. Desde 1947, el 7 de noviembre se celebra el Día del Canillita en homenaje a la muerte del gran escritor uruguayo, autor de otra obra emblemática M’hijo el dotor.
CATRASCA.
Puede que, a menudo, muchos de los que utilizan esta palabra para referirse socarronamente a las personas torpes o propensas a los pequeños accidentes no tengan cabal idea de su significado literal. Sucede que esta expresión se establece como síntesis de la frase “Cagada tras cagada”. En la Argentina, se hizo popular en 1977 a partir de la película El gordo catástrofe, protagonizada por Jorge Porcel, quien personificaba un hombre que vivía de accidente en accidente y al que todos llamaban Catrasca.
CHABÓN.
Desde el tango El firulete, de Rodolfo Taboada, que dice “Vos dejá nomás que algún chabón chamuye al cuete y sacudile tu firulete…”, hasta After chabón, el último disco de la banda de rock Sumo, esta voz del lunfardo se instaló en la cultura argentina como sinónimo de muchacho, tipo o pibe. El término deriva de chavó (del idioma caló, usado por el pueblo gitano), que significa joven, muchachuelo. De allí provienen, también, algunas variantes como chavo y chaval, empleadas en diferentes países de habla hispana.
CHAMAMÉ.
La palabra chamamé proviene del guaraní chaá-maì-mé (“estoy bajo la lluvia” o “bajo la sombra estoy”). Según Antonio Sepp, musicólogo jesuita, los nativos se reunían bajo un enorme árbol y, en forma de ronda, hablaban y cantaban ordenadamente a lo largo de la noche; respetaban así la sabiduría de los años, sin negarles un lugar a los más jóvenes. Muchas veces terminaban danzando y desplazándose como en un rito de adoración o gratitud. Es en esos espacios de encuentro donde se cree que nació el chamamé, esa marca de identidad musical de la Mesopotamia.
CHAMIGO.
La oralidad reunió che y amigo en un solo término para dar origen a una tercera palabra: chamigo. En este caso, el vocablo che proviene del guaraní, y no del mapuche ni del valenciano, donde tiene otros significados. En guaraní, che es el pronombre posesivo mi, y por eso chamigo quiere decir mi amigo o amigo mío. Esta voz se emplea en Chaco, Corrientes, Misiones y Entre Ríos, provincias donde la cultura guaranítica tiene mayor peso. “El chamigo es algo más que lo común de un amigo, es esa mano que estrecha con impulso repentino”, canta el chamamecero Antonio Tarragó Ros.
CHANGO.
En el noroeste se usa la palabra chango, o su diminutivo changuito, como sinónimo de niño o muchacho. El término deriva de una voz quechua que significa pequeño. Una zamba dice “Cántale, chango, a mi tierra, con todita tu alma, con toda tu voz, con tu tonadita bien catamarqueña; cántale, changuito, lo mismo que yo”. Nieto, Farías Gómez y Spasiuk son solo tres de los Changos que ha dado el folklore argentino y que llevan este vocablo como apodo, indisolublemente unido a su apellido.
CHANTA.
Se trata de la abreviatura de la voz genovesa ciantapuffi, que significa planta clavos; es decir, persona que no paga sus deudas o que no hace bien su trabajo. Pero en nuestro país, cuando le decimos chanta a alguien, nos referimos a que no es confiable o creíble, que es irresponsable o no se compromete. Aunque también se asocia a la picardía si se emplea para nombrar a aquel que finge y presume cualidades positivas. En otras palabras, un chanta sería un charlatán, un chamuyero. En cambio, “tirarse a chanta” es abandonar las obligaciones o, como se dice en la actualidad, “hacer la plancha”.
CHAUCHA Y PALITO.
Se estima que esta frase nació en nuestro campo y se la usa para referirse a algo de poco beneficio económico o ínfimo valor. El palito alude al de la yerba que flota en el mate mal cebado: aquello que no sirve, que está pero molesta. En el caso de chaucha refuerza el sentido: para el gaucho, básicamente carnívoro, la chaucha era un vegetal sin importancia, barato, del que prefería prescindir. Además, en tiempos de la colonia, chaucha se denominaba una moneda de poco valor. Como decir “poco y nada”, pero referido unívocamente al valor monetario.
CHE.
Es una de las palabras que más nos identifica en el mundo. Casi como una seña personal. La usamos para llamar la atención del otro, para quejarnos o simplemente como interjección. La historia más difundida sostiene que es una voz mapuche que significa gente. Sin embargo, otra teoría señala que proviene de Valencia (España), donde le dan usos similares a los nuestros. Ernesto Guevara, ya que de Che hablamos, debe su apodo a la recurrencia con que empleaba la muletilla en su discurso coloquial.
CHORIPÁN.
A mediados del siglo XIX, los gauchos que habitaban las zonas rurales del Río de la Plata dieron origen a una de las minutas que más caracteriza los domingos de los argentinos: el choripán. El término, que es un acrónimo de chorizo y pan, nació en los tradicionales asados gauchescos cuando comer una achura entre dos trozos de pan empezó a ser costumbre. Hoy, a esta denominación que ya es un símbolo identitario de nuestro vocabulario, se le acoplaron dos sándwiches más: vaciopán y morcipán.
COLIFA.
Colifa es un término muy popular que empleamos para expresar, con cierta ternura, que alguien está loco, piantado o rayado. Aunque el sentido común nos lleva a pensar que proviene del término colifato, los estudiosos explican que coli deriva del vocablo italiano coló (que significa, justamente, chiflado). A su vez, colo es loco al vesre ()al revés en lunfardo). Entonces, colifato, y su apócope colifa, aparecen como transformaciones de ese término original que en el habla de la calle sumó sílabas con fines únicamente creativos.
CROTO.
La expresión `Croto` se remonta a la década del `20, cuando el entonces Ministro de Obras Públicas y Transporte, Crotto, implementó una especie de certificado de pobreza y cuyo portador podía viajar gratis en los tranvías y trenes. Hoy en día se denomina con este nombre a toda persona mal vestida que con su apariencia denota su estado de indigencia.
CUARTETO.
En cualquier lugar del mundo se denomina cuarteto a un conjunto de cuatro integrantes, pero para los argentinos se trata, además, de un género musical con influencias de la tarantela y el pasodoble. Este ritmo tropical, que comenzó a bailarse en las zonas rurales de la provincia de Córdoba durante la década del 40 y se popularizó en todo el país en los 90, es una creación cien por ciento argentina. Sus dos exponentes más emblemáticos, Carlos “La Mona” Jiménez y Rodrigo Bueno, convirtieron a este género en una alegre y festiva marca de identidad.
DEL AÑO DEL ÑAUPA.
Se trata de una expresión muy antigua y, decirlo así, puede parecer redundante. Porque ñaupa es una voz quechua que significa viejo o antiguo. En general, se emplea para aludir a un acontecimiento que data de tiempo atrás. La creencia popular considera que Ñaupa fue una persona que tuvo una existencia asombrosamente prolongada. Muy utilizado en la década del 30, suele asociarse al lunfardo, en especial cuando se dice que un tango es “del año del ñaupa”. Su equivalente en España es “del tiempo de Maricastaña”. La versión moderna sería "del año del orto"
DESPIPLUME.
Muchas veces, los medios de comunicación masiva logran instalar expresiones en el habla cotidiana gracias a memorables personajes de ficción y, también, a los guiones de algunas publicidades. Es el caso de despiplume, una voz que nació en la década del 70 en un spot de la famosa marca de coñac Tres plumas protagonizado por Susana Giménez. A través de un juego de palabras, la idea fue asociar el término despiole al producto. Sin dudas, lo lograron, pues si bien hoy la expresión casi no se usa, cualquiera sabe qué queremos decir cuando afirmamos que “esto es un despiplume”.
DULCE DE LECHE.
“Más argentino que el dulce de leche”, dice la expresión popular. Sin embargo, son varios los países que se atribuyen su creación. Nuestra versión cuenta que esta delicia nacional nace de una casualidad. En 1829, Juan Manuel de Rosas esperaba a Juan Lavalle, su enemigo político, en una estancia. La criada hervía leche con azúcar para cebar el mate y olvidó la preparación por largo tiempo en el fuego. Aún así, Rosas quiso probar la sustancia espesa y amarronada que se había formado en la olla. Para sorpresa de la criada, le encantó y decidió bautizarla dulce criollo.
EN PAMPA Y LA VÍA.
Quedarse sin un peso, agotar los recursos, tener que vender la casa… Cualquiera de estas circunstancias puede expresarse con el mismo dicho: “Me quedé en Pampa y la vía”. ¿Alguna vez escuchaste de dónde viene este dicho? Tiene una ubicación geográfica muy precisa porque la calle La Pampa se cruza con la vía del tren muy cerca del hipódromo de Buenos Aires. Cuenta la leyenda que los jugadores que apostaban a los caballos, cuando tenían un día de mala racha y lo perdían todo, se iban del barrio en un ómnibus que salía del cruce de Pampa y la vía.
FIACA.
La historia de esta palabra –que todos asociamos a la pereza y desgano– se origina en el habla de los almaceneros de barrio procedentes de Italia. En genovés, fiacún alude al cansancio provocado por la falta de alimentación adecuada. Y fueron estos comerciantes quienes diseminaron el término que, con el uso coloquial, se transformó en fiaca. Como habrá sido que se instaló, que una de las famosas Aguafuertes porteñas de Roberto Arlt se refiere al tema: “No hay porteño, desde la Boca a Núñez, y desde Núñez a Corrales, que no haya dicho alguna vez: ‘Hoy estoy con fiaca”.
GAMBETA.
Proviene de gamba, que en italiano significa pierna, y es un término que usamos en diferentes contextos. Por ejemplo, “hacer la gamba” es ayudar a otra persona. Claro que, si las cosas no salen bien, decimos que lo que hicimos fue “meter la gamba”. Puntualmente, gambeta refiere a un movimiento de danza que consiste en cruzar las piernas en el aire. Pero en el Río de la Plata funciona como metáfora de otro arte, el fútbol: porque en el campo de juego, gambeta es el movimiento que hace el jugador para evitar que el contrario le arrebate la pelota. Por eso, en el uso cotidiano, cuando sorteamos obstáculos decimos que gambeteamos.
GAUCHADA.
En nuestro lenguaje cotidiano, hacer una gauchada es ayudar a alguien sin esperar nada a cambio. La gauchada era una actitud típica de los gauchos, un gesto completo de solidaridad. Es que estos hombres cumplieron un rol clave en la guerra de la Independencia por su valentía, habilidad para cabalgar y gran conocimiento del territorio. Por el contrario, hacer una guachada es cometer una traición, aunque detrás de esta expresión haya un sentido más trágico que desleal. Y es que guacho refiere a la cría animal que perdió a su madre, y por extensión, a los niños huérfanos.
GIL.
A la hora de dirigirse a alguien en forma peyorativa, gil es una de las expresiones preferidas por los argentinos. Asociada a la ingenuidad o a la falta de experiencia, algunos sostienen que proviene de perejil, otra voz coloquial que en una de sus acepciones puede emplearse con un significado parecido, puesto que hasta hace unos años era una hortaliza tan barata que los verduleros directamente la regalaban. Sin embargo, gil proviene del caló, una antigua lengua gitana en la que gilí quiere decir inexperto.
GUACHO.
En el campo se denomina como guacho al ternero que queda huérfano.
GUARANGO.
Es lamentable, pero algunas palabras que usamos cotidianamente provienen de situaciones históricas de discriminación y exclusión. Es el caso de guarango, que si bien en la actualidad se emplea como sinónimo de grosero, maleducado o malhablado, fue instalada por los españoles de la conquista como referencia despectiva y racista hacia los nativos que hablaban en guaraní. Decirle guarango a la persona que emplea un vocabulario soez es ofensivo pero no por la adjetivación que pretende, sino porque su origen alude a una descalificación arbitraria.
GUASO.
La frecuencia con que se emplea el término guaso en Córdoba lo convierte en un cordobesismo. Pero ser guaso en esta provincia tiene por lo menos dos niveles. Cuando alude a un hombre: “El guaso estaba tomando algo en el bar”, la palabra solo sirve para definirlo como individuo masculino (en este caso, guaso funciona como sinónimo de tipo, chabón, etc.). Pero también se emplea para hacer referencia a alguien grosero o de poca educación: “No seai guaso vo’”. Y es tal la dinámica del vocablo que permite hiperbolizarlo, de manera que algo guaso pueda crecer hasta ser guasaso.
GUITA.
En lunfardo, el dinero tiene infinidad de sinónimos: mango, viyuya, morlaco, vento, mosca, tarasca. También existe un lenguaje propio para hablar de su valor: luca es mil, gamba es cien y palo es millón. Sin embargo, el origen del término guita es difícil de rastrear. Una de las versiones más difundidas sostiene que proviene del alemán, específicamente del germano antiguo, de la voz witta, usada para denominar algo fundamental sin lo cual no se puede vivir. A su vez, witta también proviene del latín vita que significa vida.
GURÍ.
¿Alguna vez te dijeron gurí o gurisa? Seguramente fue cuando todavía eras un chico. Porque el término proviene de la voz guaraní ngiri y significa muchacho, niño. Es una palabra que podemos escuchar en Corrientes, Misiones y Entre Ríos, y por supuesto también en la República Oriental del Uruguay. “¡Tu recuerdo ya no es una postal, Posadas! Ni tu yerbatal, ni tu tierra colorada. Con un sapukay siento que tu voz me llama porque tengo en mí, alma de gurí”, dice la letra del chamamé Alma de gurí.
HUMITA.
La humita es mucho más que un gusto de empanada. Pero son pocos los que saben que la palabra proviene de la voz quechua jumint’a, un alimento que preparaban los antiguos pueblos indígenas del continente (incas, mayas y aztecas). Hecho a base de choclo triturado, la preparación incorpora cebolla, tomate y ají molido, se sirve envuelto en las mismas hojas de la planta del maíz. Este delicioso y nutritivo plato es típico de Chile, Bolivia, Ecuador, Perú y el norte argentino.
IRSE AL HUMO.
“Se me vino al humo” es una imagen cotidiana en el habla de los argentinos. El dicho alude al modo en que los indígenas convocaban a los malones y figura en el Martín Fierro, de José Hernández: “Su señal es un humito que se eleva muy arriba / De todas partes se vienen / a engrosar la comitiva”. Pero también la registra Lucio V. Mansilla en Una excursión a los indios Ranqueles: “El fuego y el humo traicionan al hombre de las pampas”, escribe dando a entender que una fogata mal apagada o la pólvora que quemaban los fusiles bastaban para que lanzas y boleadoras acudiesen a la humareda.
LABURAR.
Laburar surge naturalmente del verbo lavorare (trabajar en italiano), que a su vez deriva de labor en latín, cuyo significado es fatiga, esfuerzo. La connotación negativa se encuentra también en los orígenes del término en español ya que trabajar proviene del vocablo latín tripalium, traducido como tres palos: un instrumento de castigo físico que se usaba contra los esclavos. De modo que si bien el laburo dignifica y es salud; el origen de su locución nos remonta a situaciones que poco tienen que ver con esos significados.
MATE.
La propuesta es natural en cualquier parte: “¿Y si nos tomamos unos mates?”. Esta infusión, la más amada por los argentinos, toma su nombre, como muchas otras palabras, de la lengua quechua. Porque mati es la voz que empleaban los pueblos originarios para referirse a cualquier utensilio para beber. Y es que mate tiene la particularidad de aludir al contenido, pero también al continente. Un término que para los rioplatenses significa mucho más que una bebida. Porque la mateada es un ritual, un espacio de encuentro y celebración.
MORFAR.
Proviene de la palabra italiana morfa que significa boca. Con el tiempo y el uso, la expresión adquirió nuevos sentidos: padecer, sobrellevar, sufrir: “Me morfé cuatro horas de cola”. En el ámbito del deporte, especialmente en el terreno futbolístico, suele emplearse el giro “morfarse la pelota”, algo así como jugar solo sin pasar el balón a los otros jugadores. Pero tan instalado estaba el término en la década del 30, que el historietista Guillermo Divito creó un personaje para la revista Rico Tipo que se llamaba Pochita Morfoni, una señora a la que le gustaba mucho comer.
MOSCATO.
Quizás los más jóvenes asocian el término a la famosa canción de Memphis La Blusera, Moscato, pizza y fainá. Sin embargo, el tradicional vino dulce, llamado así porque está hecho con uva moscatel, perdura más allá del blues local y sigue siendo un clásico de los bodegones y pizzerías de todo el país. El hábito llegó con los inmigrantes italianos a fines del siglo XIX, pero la costumbre de servirlo cuando se come una buena porción de muzzarella es propia de nuestro país y comenzó a establecerse allá por 1930.
NO QUIERE MÁS LOLA.
Lola era el nombre de una galleta sin aditivos que a principios del siglo XX integraba la dieta de hospital. Por eso, cuando alguien moría, se decía: `Este no quiere más Lola`. Y, desde entonces, se aplica a quien no quiere seguir intentando lo imposible.
ÑANDÚ.
De norte a sur y hasta la provincia de Río Negro, el ñandú es una de las aves que más se destaca en los paisajes de la Argentina. Este fabuloso animal de gran porte, que puede llegar a medir hasta 1,80 m de altura, toma su nombre de la lengua guaraní, en la que ñandú significa araña. La explicación alude a las semejanzas entre los elementos de la naturaleza. Los pueblos originarios veían un notorio parecido entre el plumaje del avestruz americano -y las figuras que se forman en él- y los arácnidos que habitan las regiones subtropicales.
NI EN PEDO.
Para ser tajantes, a veces decimos que no haremos algo "Ni en pedo", "Ni mamado", o “Ni ebrios ni dormidos”. Algunos sostienen que la expresión nació cuando Manuel Belgrano encontró a un centinela borracho y dormido. Enseguida, habría establecido una norma por la que “ningún vigía podía estar ebrio o dormido en su puesto”. Otra versión dice que, tras el triunfo en Suipacha, alguien alcoholizado propuso un brindis “por el primer Rey y Emperador de América, Don Cornelio Saavedra”. Mariano Moreno se enteró y lo desterró diciendo que nadie “ni ebrio ni dormido debe tener expresiones contra la libertad de su país”.
NO QUIERE MÁS LOLA.
Cuando no queremos más complicaciones, nos cansamos de participar en algo, o necesitamos cesar alguna actividad, decimos: “No quiero más lola”. En la Buenos Aires de 1930 se fabricaban las galletitas Lola. Elaboradas con ingredientes saludables, eran indicadas en las dietas de los hospitales. En ese contexto, cuando un enfermo podía empezar a ingerir otro tipo de alimentos, se decía que “No quería más lola”. Otro uso, más oscuro: cuando fallecía un paciente internado, obviamente, dejaba de comer. De ahí el dicho popular: “Este no quiere más lola”.
PANDITO.
Los mendocinos emplean muchos términos propios que pueden escucharse en su territorio y también, debido a la cercanía, en Chile (y viceversa). Una de las voces más representativas de este intercambio lingüístico es guón, apócope del huevón chileno. Existen algunas otras, pero menos conocidas. Por ejemplo, pandito. ¿Pero qué significa? Proviene de pando y quiere decir llano o poco profundo. “Me quedo en lo pandito de la pileta” o “Donde topa lo pandito”, que alude a donde termina el llano y comienza la montaña.
PAPUSA.
El lunfardo, la creatividad de la calle y el tango se ocupan de piropear y resaltar la belleza de la mujer. Quizá, una de las palabras que mejor lo hace sea papusa, empleada para referirse a una chica bonita, atractiva o espléndida. Este término, que también funciona como sinónimo de papirusa, se puede encontrar en clásicos del tango rioplatense como El ciruja, de Alfredo Marino, o ¡Che, papusa, oí!, de Enrique Cadícamo, que inmortalizó los versos “Che papusa, oí los acordes melodiosos que modula el bandoneón”.
PATOVICA.
Llamamos patovicas a quienes se ocupan de la seguridad de los locales bailables. Pero esta expresión nació lejos de las discotecas y cerca de los corrales avícolas. Allá por 1900, Víctor Casterán fundó en Ingeniero Maschwitz un criadero de patos y lo llamó Viccas, como las primeras letras de su nombre y su apellido. Alimentados con leche y cereales, los patos Viccas eran fornidos y sin grasa. La semejanza entre estos animales y los musculosos de los gimnasios surgió enseguida. Que los hercúleos custodios de los boliches terminaran cargando con ese mote, fue cuestión de sentarse a esperar.
PIBE.
Los rioplatenses suelen utilizar la expresión pibe como sinónimo de niño o joven. Existen diferentes versiones sobre su origen. La más difundida señala que proviene del italiano, algunos creen que del lombardo pivello (aprendiz, novato) y otros que se tomó del vocablo genovés pive (muchacho de los mandados). Pero la explicación española aporta el toque de humor. La palabra pibe, del catalán pevet (pebete), denominaba una suerte de sahumerio que gracias a la ironía popular y la subversión del sentido pasó a nombrar a los adolescentes, propensos a los olores fuertes.
PIPÍ CUCÚ.
Este argentinismo se usa para decir que algo es espléndido o sofisticado. La divertida leyenda cuenta que se popularizó en la década del 70 cuando Carlos Monzón llegó a París para pelear con el francés Jean-Claude Bouttier. Antes del combate, el argentino recibió la llave de la ciudad y, al tomar el micrófono para agradecer el honor, se dispuso a repetir el discurso que había ensayado largamente. La carcajada de la platea se desató cuando Monzón, en lugar de decir “merci beaucoup” (muchas gracias en francés) tal como lo había practicado, expresó algo nervioso: “pipí cucú”.
PIRARSE.
Pirarse es piantarse. Es decir, “irse, tomarse el buque”. Y literalmente así nace este verbo. El piróscafo era un barco a vapor que, en los primeros años del siglo XX, constituía la forma más rápida de viajar de un continente al otro. Por eso, la expresión “tomarse el piro” empezó a usarse para decir que alguien se marchaba de un lugar de manera apresurada. Sin embargo, el tiempo le otorgó otro significado: el que se iba, podía hacerlo alejándose de la realidad: “Está pirado”, “No le digas así que se pira”. Entonces, pirarse pasó a ser sinónimo de enloquecer.
PONCHO.
El poncho es una prenda sudamericana típica por definición que forma parte de la tradición criolla. Por simpleza, comodidad y capacidad de abrigo, es utilizado hasta el día de hoy en la Argentina, Chile, Ecuador y Bolivia. El origen de la palabra que lo denomina tiene muchísimas variantes, pero una de las más difundidas explica que proviene del quechua, punchu, con el mismo significado. Otra versión la relaciona con punchaw (día en quechua), como una analogía entre el amanecer de un nuevo día y la acción de emerger la cabeza a través del tajo del poncho.
PORORÓ.
Si algo destaca al maíz y a sus distintas preparaciones en todo el mundo, especialmente en Latinoamérica, es la gran cantidad de voces que lo nombran. Lo que en Buenos Aires se conoce como pochoclo y en otros países son rosetas de maíz; en Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Chaco, Formosa y Santa Fe se le llama pororó. Esta palabra encuentra su origen en el guaraní. Es que los nativos le decían pororó a todo aquello que generaba un sonido estruendoso y, como es sabido, la preparación de este alimento, provoca la idea de pequeñas explosiones.
TANGO.
El tango es uno de nuestros géneros musicales y de danza más tradicionales. Sin embargo, la etimología de su nombre es objeto de fuertes controversias. Hay quienes dicen que el término proviene de tangomao, un africanismo con el que se definía a los traficantes de esclavos en la época colonial. De este modo, en América se llamó tango a los sitios donde se reunían los africanos para bailar y cantar. Otra teoría señala que el mismo vocablo entró en la segunda mitad del siglo XIX, desde Cuba y Andalucía, para denominar un género musical que en el Río de la Plata adquirió su propia idiosincrasia.
TENER LA VACA ATADA.
“Vos tenés la vaca atada”, le decimos a quien disfruta de un garantizado bienestar económico. El dicho nace en el siglo XIX, cuando en la Argentina se impuso el modelo agroexportador y muchos estancieros se enriquecieron gracias a la vasta cantidad de hectáreas que podían explotar. En aquellos tiempos, era común que los nuevos ricos viajaran a Europa con sus familias. Era costumbre que también llevaran a su personal de servicio y una vaca para obtener la leche para sus hijos durante el viaje. El animal tenía que viajar sujeto en un rincón de la bodega del barco. Esa es la famosa vaca atada.
TILINGO.
Hay palabras que, como si se tratara de una moda, aparecen y desaparecen del uso cotidiano según el contexto histórico. Es el caso de tilingo, la expresión popularizada por Arturo Jauretche, quien la instaló en el habla de los argentinos como un adjetivo para calificar a las personas que se preocupan por cosas insignificantes y ambicionan pertenecer a una clase social más alta. Además, este pensador emblemático del siglo XX actualizó el empleo de cipayo e introdujo los términos vendepatria y medio pelo.
TIRAR MANTECA AL TECHO.
Seguramente más de una vez le habrás dicho a alguien: “Dejá de tirar manteca al techo”. El giro busca expresar la idea de un gasto ostentoso e innecesario y su origen se ubica en la Buenos Aires de 1920. Por entonces, los jóvenes adinerados se divertían en los restaurantes de moda arrojando rulitos de manteca con el tenedor. Le apuntaban al techo y el objetivo era competir para ver quién era capaz de dejar pegados más trozos al cielo raso, o cuál de todos se mantenía adherido por más tiempo. Una práctica absurda de la que, afortunadamente, solo nos queda la expresión cotidiana.
TODO BICHO QUE CAMINA VA A PARAR AL ASADOR.
Tomado del Martín Fierro, el libro de José Hernández icono de la literatura gauchesca, este refrán se basa en la idea de que cualquier animal se presta para ser asado y comido. Sabido es que en la Argentina amamos los asados y todo el ritual que los envuelve. Pero, además, con el tiempo el dicho “Todo bicho que camina va a parar al asador” evolucionó sumando otros significados. Durante las décadas del 40 y 50, la frase fue utilizada también para hacer alusión a las cosas o personas cuyas acciones tienen un final previsible.
TRUCHO.
Desde hace algunas décadas es un término de uso ineludible en nuestro lenguaje cotidiano. Para los argentinos, las cosas falsas, tramposas o de mala calidad son truchas. Y dentro de esa categoría entran también las personas fraudulentas. Deriva de la palabra truchimán, muy común en el español antiguo y que refiere a personas sin escrúpulos. El empleo de trucho se hizo popular en 1986 cuando, a raíz de la crisis ecológica causada por algunas empresas en el río Paraná, el periodista Lalo Mir comentó en su programa radial que los funcionarios debían dar la trucha (cara) porque si no eran unos truchos.
VAGO.
Córdoba tiene su propia tonada, su propia forma de hablar y, claro, su modo particular para usar las palabras. En cualquier otra región, el término vago hace referencia a alguien perezoso, a un holgazán que nunca tiene ganas de hacer nada. Pero en esta provincia, vago puede ser cualquiera. Es que la palabra se utiliza para dirigirse a otra persona en forma totalmente desenfadada. Así, una frase como “El vago ese quiere trabajar todo el día” no encierra ninguna contradicción si es pronunciada dentro de los límites del territorio cordobés.
VIVA LA PEPA.
Contra lo que pudiese creerse, `viva la Pepa` no es el grito de alegría de un buscador de oro, sino el que usaban los liberales españoles en adhesión a la Constitución de Cádiz, promulgada el 19 de marzo de 1812, en la festividad de San José Obrero. Como a los José se los apoda Pepe, en vez de decir `viva la Constitución` -lo que conllevaba llegar a ser reprimidos- los liberales gritaban `viva la Pepa`. Hoy, en Argentina, su significado se ha desvirtuado y se parece a `piedra libre`.
YETA.
Significa mala suerte y se cree que deriva de las palabras napolitanas jettatura (mal de ojos) y jettatore (hombre maléfico que con su presencia produce daño a los demás). En 1904 se estrenó la obra ¡Jettatore!, de Gregorio de Laferrere, sobre un hombre con un aura funesta, y, desde entonces, los supersticiosos mantienen viva la palabra yeta. Por ejemplo, se emplea la expresión “¡Qué yeta!” en lugar de “¡Qué mala suerte!” ante una situación desafortunada. También se dice que alguien es yeta cuando se sospecha que trae mala suerte o que está enyetado cuando todo le sale mal.
ZAMBA.
No hay que confundir zamba, género folklórico argentino, con samba, música popular brasileña. Porque el simple cambio de una letra nos puede hacer viajar de una cultura a otra. La historia cuenta que durante la conquista española se denominaba zambo al hijo varón de un negro con una indígena. Por extensión, la música y la danza de esta comunidad pasó a llamarse zamba, ya que las coplas que se cantaban iban dirigidas a las mujeres. Esta danza proviene de la zamacueca peruana que, al llegar a la Argentina, incorporó el pañuelo como elemento característico.
submitted by Pepe-Argento to argentina [link] [comments]


2018.12.29 20:08 None73 Whisky Fases 1 y 2

Hola, estas son las dos primeras partes de una historia que estoy escribiendo. Espero que las disfruten y siéntanse libres de criticar, aspiro a convertirme en escritor profesional.
Whisky Fase 1 Conoce al nuevo jefe
Elementalista observó el callejón. Estaba vacío. Presionó el botón del dispositivo. Al instante se abrió un portal circular, de bordes azul eléctrico, al otro lado del cual se veía una torre oscura en una isla bajo un cielo rojo. Lo atravesó.
Se hallaba en una superficie blanca sobre una substancia púrpura. No había barandillas. Una ruta llevaba hacia la torre y otra hacia un embarcadero en el que estaba atracado una especie de pez gigante. Tomó la ruta de la torre. Caminó con cuidado pero seguridad por el centro del camino. En el cielo volaban unas luces azules, las había tomado por estrellas pero se movían. Al fijarse mejor vió que eran calaveras ardientes. Continuó avanzando.
Elementalista llevaba una gabardina rojo oscuro sobre un chaleco negro de kevlar, unos pantalones azul oscuro y botas negras a juego. También llevaba unos guantes de cuero negros. Un yelmo verde oliva cubría su rostro. Era un yelmo con dos franjas para los ojos y unos agujeros para respirar. Se acercó para presentarse.
Al pie de la torre lo esperaban unas puertas de esmeralda. Se abrieron a su llegada. En el interior había un gran vestíbulo, con bancos en los laterales para sentarse, las paredes parecían estar decoradas con relieves pero no era capaz de distinguir formas concretas. Al fondo había una escalinata que ascendía hasta unas puertas de madera oscura y luego se dividía para ascender en espirales por las paredes de la torre. Había dos personas más. Una llevaba un traje de pez azul claro lleno de aletas verdes con un yelmo de pez que le cubría el rostro a juego. Los dientes eran una especie de máscara respiratoria. La otra llevaba una máscara de carnaval rosa, una sudadera con capucha de orejas puntiagudas amarilla,un macuto verde lima, unos guantes azules, unos pantalones vaqueros y unas deportivas.
-Hola, soy el Elementalista, encantado de conoceros.- dijo ofreciéndoles la mano.
-Un placer, yo soy Sprite y este es Piscis.-respondió la chica de la capucha amarilla, una chica que vista de cerca era bajita, casi como una niña pero tenía voz adulta. Piscis le estrechó la mano, un guante azul verdoso con garras, con cuidado de no hacerle daño.
-¿El pez gigante de ahí fuera es tuyo?- preguntó Elementalista.
-Sí, se llama Iris, es mi nave alienígena.
-Es genial, estábamos hablando de ella- dijo Sprite.
-¿De qué es capaz?- preguntó Elementalista.
-Bueno, puede volar y desplazarse bajo el agua, tiene una especie de cañones de energía muy poderosos, puede volverse invisible y puede crear tecnología alienígena como el traje que llevo.- respondió Piscis.
A Elementalista le parecía un simple traje de hombre pez como los de las películas pero no habría sido educado mencionarlo.
-¡Y puede viajar entre dimensiones!- dijo Sprite con alegría.
-¿Cómo?- respondío un sorprendido Elementalista.
-Aparentemente sí puede, es algo que hizo para acceder a este lugar, no sabía que podía hacerlo.- respondió Piscis.
En ese momento se abrieron las puertas de madera oscura. Una persona enfundada en una armadura siniestra, con una corona de pinchos y guanteletes acabados en garras, al igual que sus botas, apareció en el descanso.
-Mi nombre es Mongul, Conjuro os recibirá ahora.- dijo con voz profunda.
Piscis y Sprite se levantaron a la vez, Elementalista se encaró hacia las puertas y echó a andar. Subió las escaleras con paso seguro con los otros dos a la zaga.
Pasadas las puertas había un estudio iluminado por un candelabro de colores danzantes. En las paredes había estantes llenos de libros y artefactos. Al fondo delante de un mural con demonios que parecía moverse, habia un escritorio. En ese escritorio estaba sentado un hombre con túnica púrpura, una mascara azul con la boca rodeada por gruesas líneas verdes y unos ojos grandes también pintados en verde. Llevaba unos guantes rojo oscuro. Era Conjuro.
-Por favor, sentaos- les ofreció haciendo un gesto hacia las tres sillas que había en frente del escritorio. Elementalista se sentó en la de la derecha vista desde el escritorio, Sprite en la del medio y Piscis en la de la izquierda.
-Me gustaría empezar por unas breves presentaciones, vuestros nombres y capacidades, para empezar.- dijo Conjuro. Se miraron entre sí. Elementalista decidió ir el primero.
-Mi nombre es Elementalista, tengo la capacidad de controlar cinco elementos. Tierra, aire, agua, fuego y rayo.-A continuación le siguió Sprite.
-Umm... Mi nombre es Sprite, puedo volverme intangible, invisible y volar.- dijo con cierto temblor en la voz.
-Eeh... Mi nombre es Piscis y controlo la nave alienígena de ahí fuera además de la tecnología que fabrica.- dijo de forma apurada.
-Excelente, supongo que todos sabéis quien soy.-Los tres asintieron.-El motivo por el que os he reunido es que estoy formando un equipo, el Whisky, para realizar operaciones por mi. Sabed que existen otros equipos con funciones similares. Se os informará de su existencia según sea necesario. El pago será un lingote de oro al mes, más extras. Vuestro primer encargo será una pequeña prueba.-Puso un libro sobre la mesa.-En este grimorio encontraréis información sobre cinco artículos que quiero que adquiráis en la dimensión paralela de Lestria. Las coordenadas ya han sido transmitidas a la nave de Piscis. Buena suerte.
Los tres asintieron y se levantaron, Elementalista le ofreció la mano a Conjuro. Se la estrechó. Los otros dos le imitaron. También cogió el libro. Después murmuraron unas despedidas y salieron de la habitación. Conjuro asintió con la cabeza a las despedidas pero permaneció sentado con las manos entrelazadas.
Se detuvieron al llegar a la nave. Piscis se adelantó y la "boca" del pez se abrió. Saltaron al interior por encima de los afilados dientes. Tras pasar por una pequeña oquedad al fondo de la boca, bloqueada por una membrana permeable de algún tipo de sustancia mucosa, se hallaron en una estancia cavernosa. En el techo se hallaban unas vértebras blancas de las que surgían unas costillas que llegaban hasta el suelo y eran parte de este. La carne era rosa blanquecina con venas verdes y azules recorriéndola.
Piscis se colocó en el centro de la cueva y extendió los brazos. -Bienvenidos a la fantástica Iris.- dijo entusiasmado.- Esta es la "zona de carga" y arriba está la cabina de pilotaje. En la parte de atrás hay otro acceso, si necesitás algo, tocad una pared y decid que queréis.- con eso dicho, asintió y se puso a subir hacia la cabina de pilotaje por un lateral, hundiendo manos y pies en la carne de la nave. Elementalista y Sprite se quedaron en silencio, se miraron y se encogieron de hombros. Cada uno escogió un hueco entre las costillas y se sentaron en el suelo. Para su sorpresa del suelo crecieron unos soportes que actuaban de sillas, además de una especie de cinturones de seguridad. Con un suspiro y un gemido la nave arrancó. Se elevó dando suaves vueltas en el aire. Cuando alcanzó una altura óptima viajó a otra dimensión con apenas un jadeo de esfuerzo.
Whisky Fase 2 Otro Mundo
Tras un momento en el que saborearon música, escucharon colores y vieron conceptos se encontraron en la dimensión de Lestria.
Sobrevolaban vastos verdes prados, moteados con frondosos bosques y seccionados por sinuosos ríos, algunos de los cuales se elevaban en el aire, fruto de la magia que impregnaba este mundo, en los que se refractaban arcoiris.
La voz de Piscis sonó desde los huesos de Iris. -La nave necesita alimentarse, así que voy a pescar un poco, no os asustéis por el proceso de digestión.
Al cabo de unos momentos la oquedad membranosa que cubría la entrada de la boca dejó entrar una gran cantidad de agua con peces. El agua salpicó el calzado de Elementalista y Sprite, pero fue rápidamente absorbida. Quedaron los peces que saltaban mientras se asfixiaban. Bajó los peces se formaron hendiduras que se llenaron de un hediondo líquido amarillo verdoso en el cual empezaron a derretirse. Una capa de piel blanquecina se formó sobre las hendiduras y poco a poco fue recuperando nivel y color con el resto de la nave.
Cuando determinó que era seguro, Elementalista sacó el grimorio con las localizaciones y descripciones de los artefactos. El primero era... El athame de Ezra, una daga de 15cm de hoja ondulante, con serpientes que hacían de guardamanos sobre un mango de cuero negro y el pomo estaba cubierto de espinas de erizo envenenadas. Un poderoso artefacto mágico del que se decía que tenía grandes capacidades, cómo controlar la salud de aquellos cuya sangre tocase el filo, emitir llamas cegadoras o invocar demonios al sacrificar serpientes.
Ubicado en las Montañas Negras, en una aldea secreta poblada sólo por mujeres, oculta en un bosque de coníferas, castaños, robles y manzanos. El grimorio mencionaba que era una aldea de brujas y que quién se adentrase en aquellos bosques debía ser cauto, pues durante generaciones las brujas habían tejido conjuros defensivos que hacían perderse hasta al más hábil de los cazadores durante días hasta que morían de hambre.
Tomaron rumbo hacia dichas montañas. Elementalista mostró el grimorio y las ilustraciones a sus compañeros para que pudieran reconocerla en cuanto viesen la daga.
El viaje fue gratamente breve y sin incidentes... Hasta que se acercaron a unas montañas negras. Elementalista y Sprite podían ver lo que ocurría en el exterior gracias a unas "transparencias" que la nave había creado, por las que se veía el exterior.
Al sobrevolar las montañas, bandadas de pájaros, en su mayoría cuervos, alzaron el vuelo y empezaron a seguir en círculos a la nave. No tardaron mucho en empezar a atacarla, al principio con picotazos o arañazos ocasionales pero pronto una auténtica marabunta aérea se cernía desde todas direcciones intentando destrozar la superficie escamada de la nave. Iris, sin embargo no estaba indefensa y liberaba descarga tras descarga eléctrica chamuscando centenares de pájaros que eran rápidamente reemplazados por más y más aves. Elementalista decidió ayudar, poniendo una mano en uno de los costados de la nave y tranfiriéndole energía eléctrica. Esto permitió que la nave pudiese liberar descargas mayores y exterminar así a todos los pájaros.
Con el cielo despejado, los sentidos de la nave percibieron una concentración inusual de calor en un valle entre varias montañas, sin embargo la lucha la había dejado exhausta y necesitaba tiempo para recargarse. Aterrizaron en la falda de una montaña, y mientras Piscis iba a recopilar pájaros muertos con una mochila especial a la espalda, Elementalista y Sprite buscarían la aldea y la daga.
Piscis no tardó en encontrar el lugar dónde la mayoría de los pájaros habían caído fulminados, por desgracia, no era el primero en llegar. Una manada de criaturas deformes se le había adelantando, estaban comiéndose a los pájaros y jugando con sus entrañas. Había por lo menos una docena de las misteriosas bestias. Todas ellas eran distintas unas de otras, a algunas les crecerían los brazos desde la espalda, otros tendrían una pierna articulada hacia adelante y hacia atrás, casi todos tenían garras o portaban armas primitivas fabricadas con palos, piedras y cordel. Uno que tenía cuernos de cabra y un hocico de perro, con un ojo de águila y otro de sapo levantó la cabeza y vió a Piscis. En una mano empuñaba un garrote de madera con clavos, lo apretó al ver a la nueva presa y emitió un sonido de alerta.
-Agggejaaagg.- siseó por una garganta demasiado estrecha, con la suficiente fuerza para avisar a los demás.
Piscis apenas tuvo tiempo para reaccionar, desenvainando una hoja curvada retráctil con motivos piscícolas, con un movimiento la desenvaino hasta sus plenos 30 cm. En la otra mano un artefacto con forma de tortuga que proyectaba un escudo de fuerza. Así equipado, Piscis estaba listo.
El primero, el de los cuernos que había dado la alarma, se abalanzó sobre Piscis oscilando salvajemente el garrote. Fue más la armadura de pez que llevaba que el propio movimiento de Piscis lo que reaccionó a tiempo para bloquear el golpe y dar un poderoso corte vertical que seccionafía en dos a la criatura. Piscis recordaría más tarde pensar que había sido la armadura la que se había movido para salvarle la vida, más que su propia iniciativa. La siguente criatura se estrelló contra el aún levantado escudo y Piscis la apuñaló sin piedad. Dos más lo habían flanqueado y se lanzaron uno a sus piernas, otro a su torso, y un quinto a su espalda. Pudo seccionar el pescuezo de el que se arrojara a su pecho, causando que surgiera un chorro de sangre negra, le dió una patada al de las piernas y trató de sacarse de encima al de la espalda. Entonces la mochila se abrió enormemente y se comió al de la espalda. Piscis apuñaló al de las piernas.
Los demás se habían quedado sorprendidos al ver a la mochila comerse a uno de ellos. Piscis se puso en guardia nuevamente y los monstruos echaron a correr desgarbadamente.
Se oyó varias veces un sonido entre un zumbido y un silbido, hubo varios resplandores dorados y las figuras que huían se desplomaron una a una. Un dron plateado con forma elíptica salió de entre los árboles, se quedó observando a Piscis y después se alejó volando por el cielo.
Piscis no supo que pensar del encuentro, así que se puso a recoger cadáveres y a meterlos en la mochila. Cuando la llenaba la cerraba a cal y canto y apretaba un botón. La mochila se desinflaba y repite el proceso.
Elementalista y Sprite llevaban un rato avanzando por el bosque, Elementalista centrado en seguir la tenue fuente de calor y Sprite intentando hacer el menor ruido posible. Ambos frustrados, uno por la cambiante dirección de dicha fuente de calor y la otra por el constante crujir de hojas y ramas que juraría no estaban ahí cuando miraba dónde poner el pie. Por no mencionar que todos los árboles parecían repetirse. Tanto así que Sprite los empezó a marcar con un cuchillo de mano, pronto comprobando que, en efecto, se repetían.
-Elementalista, estamos yendo en círculos.
-Eso me sospechaba, estas deben ser las defensas de las que hablaba el grimorio.
Elementalista sacó el grimorio y revisó la parte de la defensa de los bosques embrujados. Las brujas usaban saquitos semienterrados entre las raíces de los árboles para realizar sus hechizos desorientadores, esto parecía escrito a mano, quizá del puño y letra del propio Conjuro, Elementalista no estaba seguro. Pero al menos era una pista.
-Sprite, por favor, busca pequeños saquitos semienterrados a los pies de los árboles. Es dónde el grimorio dice que las brujas ocultan sus conjuros.
-Ok, si tú lo dices...- respondió Sprite en tono desganado.
-¿Algún problema?- preguntó un sorprendido Elementalista.
-Sólo que pareces haberte elegido líder sin tener en cuenta lo que pensemos los demás. Te aferras a ese grimorio, apenas lo sueltas y tenemos que hacer lo que tú digas por que sí. No es justo.- dijo dando una patada en el suelo.
Elementalista luchó contra el deseo de poner los ojos en blanco, giró el grimorio para que pudiera verlo bien y se lo ofreció. Reluctante, Sprite lo cogió entre sus manos para, acto seguido, ponerse a leer mientras lanzaba miradas desconfiadas hacia Elementalista.
-Aquí pone que la búsqueda de los sacos mágicos se complicará por conjuros de disensión y desidia... Oh- comprendió Sprite.
-Nada muy potente, pero lo suficiente para que nunca los encuentres.
Los dos se quedaron callados, Sprite guardó el grimorio en su macuto verde lima y de común acuerdo se pusieron a examinar los pies de los árboles.
Resollando, sacudiendo la cabeza, apretando los dientes y siseando para no empezar una trifulca por sentimientos que sabían que no eran suyos se aplicaron a la tarea. El primer saquito les costó, pues la vista de ambos lo pasaba por alto, pero en cuanto reconocieron con no poco esfuerzo su existencia y Elementalista lo redujo a cenizas, un tenue alivio ensalzó sus agitadas almas.
El siguiente y el siguiente fueron cada vez más evidentes. Para Elementalista cada vez era más sencillo percibir una fuente de calor en el bosque. Fueron avanzando entre distintos árboles, un aroma a carne y pescado insinuándose en sus fosas nasales. Cruzaron los últimos árboles esperando encontrarse una aldea o pueblecito... Y Piscis estaba allí, al lado de una achatada Iris, con una pequeña barbacoa montada.
-Hola ¿Que tal? ¿Os apetece picar algo?- los saludó.

submitted by None73 to escritura [link] [comments]


2018.11.23 13:59 thecrazywriter00 Una teoría de conspiración colombiana

Siempre he tenido un punto débil por las teorías de conspiración, me encanta cuando en lugar de ir por la explicación más sencilla y directa escogemos la explicación llena de demencia y recovecos sin sentido. La explicación que tiene que dar 3 vueltas a la manzana antes de tocar la puerta de la casa donde está la respuesta, la explicación que tiene que revisar los libros alfabéticamente aunque sabe que la solución que está buscando empieza por Z, la explicación que recoge incansablemente detalles innecesarios para sepultar el pequeño grano de verdad entre ellas como una aguja en un pajar.
Y es que cuando somos niños parece que vivimos en un mundo lleno de locuras y extrañezas sin aparente sentido, un mundo en el que todo puede pasar. Un mundo donde nada tiene sentido, un mundo donde las cosas pasan al azar sin que las podamos controlar, un mundo lleno de magia que nadie entiende ni puede llegar a entender. Pero a medida que vamos creciendo la magia desaparece, nos damos cuenta de que en realidad existen reglas simples y consistentes que definen como se comporta todo. Nos damos cuenta de que nada ni nadie se escapa de ellas sin importar lo grande e imponente que sea. Nos damos cuenta de que las locuras y maravillas que creemos percibir son solo una falla de nuestra imaginación y de nuestro conocimiento, nunca una falta de reglas. Y por eso me fascinan las teorías de conspiración, porque son la oportunidad de poner de vuelta algo de magia a este mundo. Una magia sin sentido, una magia desquiciada, una magia sin reglas ni lógica, una magia que hace que el mundo sea más fácil de digerir y disfrutar.
Mi teoría de conspiración favorita gira alrededor de la luna, ese ente celeste que siempre está allí, noche tras noche, año tras año, siglo tras siglo, ¡siempre! Sin importar que problemas tenga la humanidad, cuantos desastres naturales estemos enfrentando, cuantas guerras estemos peleando, cuanta hambre estemos pasando, la luna siempre está ahí, siempre observando, siempre vigilando, pero nunca ayudando. Y cuando pienso mucho en eso me preocupo un poco, ¿Qué tal si la luna no es de confiar?, ¿Qué tal si se trae algo entre manos?, ¿Cómo sabemos que no nos esta escondiendo algo que no nos va a gustar? Y es que existen buenos argumentos para sospechar de ella. Para empezar, la luna solo es visible de noche, justamente cuando no hay suficiente luz para verla claramente, casi como si no quisiera que la viéramos con la claridad que da el día. Peor aún, la luna siempre nos muestra la misma cara, noche tras noche vemos la misma parte exacta de su superficie, nunca nos muestra su otra cara, su lado oscuro. ¿Qué cosa tan horrible esconde en ese lado oscuro que no nos quiere mostrar? ¿Nos debería preocupar? Y finalmente, la luna está a una distancia de la tierra terriblemente misteriosa, está a la distancia exacta a la que tiene que estar para verse del mismo tamaño que el sol en nuestro cielo, esto no puede ser coincidencia como nos quiere hacer creer. ¡Nos está mintiendo!, nos quiere convencer de que es tan importante como el sol que nos da la vida cuando en realidad es solo una mota de polvo en comparación. Nos quiere hacer pensar que la necesitamos para existir como necesitamos al sol cuando en realidad es solo un pedazo de roca que quedo colgado en nuestro cielo por accidente. Nos quiere hacer creer que podemos confiar en ella mientras hace dios sabe que en su lado oscuro donde no podemos ver. En definitiva, la luna no es de confiar y quizás deberíamos hacer algo al respecto antes de que ella lo haga.
El objetivo de toda esta diatriba es sencillo, les voy a regalar una nueva teoría de conspiración y me gustaría que la leyeran. Una teoría de conspiración sobre nuestro país, sobre lo que está pasando últimamente. Una teoría sobre nuestro gobierno, nuestros políticos, corporaciones y medios. Una teoría, como la de la luna, sobre desconfianza y secretos mal mantenidos. Una teoría que espero no sea cierta, que no creo que sea cierta, que nadie va a creer que es cierta. Una teoría de conspiración colombiana. Y es que este último mes mi imaginación me ha fallado y no logro encontrar una explicación a las locuras que estoy viendo en las noticias colombianas. No he podido deducir las reglas que están guiando lo que está pasando y me estoy enloqueciendo. Por esta razón he decidido hacer lo segundo mejor que puedo hacer, ya que no he fallado miserablemente en mis intentos de llegar a una explicación lógica y sencilla que explique lo que está pasando, voy a llegar a una explicación loca, ridícula y complicada de la situación. Mi esperanza es que con esta explicación mi cabeza va a dejar de girar y exigirme algo que no le puedo dar, quizás mi cerebro se conforme con esta explicación y deje de quitarme el sueño con razonamientos que solo llevan a callejones sin salida, mi esperanza es que quizás, y solo quizás, entre todas las locuras que voy a decir, exista un pequeño grano de verdad que pueda encontrar después cuando todo se haya aclarado para disfrutar con la clarividencia de un loco.
Así que veamos los hechos que me tienen desorientado. Primero, el gobierno esta intentando pasar una reforma tributaria completamente carente de sentido. Una reforma tributaria que propone que los que tienen más paguen menos y los que tienen menos paguen más. La primera parte es fácil de explicar, simple egoísmo, interés propio, la regla número uno de la política básicamente. Las personas que tienen más pueden ejercer más influencia y por supuesto usan esa influencia para beneficio propio, nada extraño, nada fuera de lo usual, nada que me quite le sueño. Pero la segunda parte es completamente ilógica, completamente fuera de las reglas de la política colombiana. Y es que incluso el político más incompetente sabe que, en un país de gente pobre como Colombia, ponerle IVA a la canasta familiar es suicidio político. Para un político, siquiera atreverse a sugerir algo de ese estilo es ir en contra de su interés propio, es ir en contra de la regla número uno de la política colombiana. Claro, están hablando de un hueco fiscal que hay que llenar de alguna forma y de cómo es en el mejor interés del pueblo llenar ese hueco fiscal, etc, etc, etc. Pero cualquier político medianamente competente tiene que saber que los beneficios que recibe un ciudadano común al llenar ese hueco fiscal no son nada comparados con el costo del IVA a la canasta familiar. El gobierno tiene que saber que le están proponiendo al pueblo cambiar su seguridad alimentaria por unos beneficios abstractos que quizás nunca vayan a ver. Cualquier político con medio dedo de frente tiene que saber que no es un compromiso que el pueblo colombiano esté dispuesto a aceptar. Y sin embargo, a pesar de ser una propuesta tan obviamente condenada al fracaso, toda la maquinaria política del gobierno parece estar empujando esta propuesta ridícula abiertamente, casi pareciera que todo el gobierno quiere cometer harakiri coordinadamente. ¡No tiene sentido!
La segunda noticia que me esta quitando la cordura es, por supuesto, el caso de Odebrecht. En uno de los escándalos de corrupción más grandes que ha visto el país, quizás en toda su historia, nadie de importancia a terminado preso, ni siquiera un par de chivos expiatorios como es costumbre en este tipo de casos. De hecho, están proponiendo abiertamente un acuerdo para hacer borrón y cuenta nueva como si el pueblo colombiano estuviera dispuesto a mirar hacia el otro lado. Como si el pueblo colombiano estuviera dispuesto a perdonar sus pecados y darles la oportunidad de cometer unos nuevos a cambio de un dinero simbólico, un dinero que recuperarían en un instante de nuestros bolsillos con nuevos actos de corrupción. Nuevamente, la primera parte se puede explicar fácilmente, interés propio, egoísmo puro, etc, etc. ¿Por qué pagarían el precio de sus acciones los corruptos si pueden no hacerlo? Me parece que quizás estén siendo demasiado ambiciosos al intentar salir de esto sin al menos un par de sacrificios simbólicos, un par de ejecutivos y políticos de alto rango, pero no muy alto rango, que vayan presos para calmar a los indignados, lo usual. Pero en la situación política actual quizás lo puedan lograr, es una apuesta arriesgada, pero es una apuesta que puedo entender, es una apuesta lógica con riesgos y beneficios claros. Lo que no entiendo es la segunda parte, no entiendo cómo se atreven a hacer una propuesta de este tipo con la frente en alto. Incluso la persona más egocéntrica de este planeta debe saber que presentar una propuesta de ese tipo abiertamente iba a causar indignación en el pueblo colombiano. Los directivos de Odebrecht tienen que saber que poner esa propuesta al aire iba a hacer más difícil que diera frutos. Los directivos de Odebrecht tienen que saber que no hay forma de que esta propuesta sea aceptada por su propio. Pero nuevamente parece que estuvieran jugando en contra de sus propios intereses, casi pareciera que quisieran terminar de hundirse en el lodo del escándalo de corrupción del que están intentando salir, casi pareciera que no quisieran que los volvieran a dejar participar en el mercado colombiano. ¡No tiene sentido!
A esto le puedo seguir sumando más y más noticias relacionadas. La sospechosa y lamentable muerte de Enrique Pizano y su hijo, una muerte que cada vez parece que rima más con prevaricato y menos con accidente. Los vínculos del fiscal, vicefiscal y dios sabe quién más con Odebrecht, y su insistencia en mantenerse en el caso a pesar de obvios conflictos de interés. Las ganas que parece tener el gobierno de parar lo más pronto posible las marchas estudiantiles que empezaron a raíz de la reforma tributaria, unas marchas que debían saber iban a suceder y que no pueden sorprender a ningún político con medio dedo de frente. El muy “exitoso” intento del respetado alcalde Peñaloza de reprimir estas marchas prohibiéndoles llegar a la plaza de Bolívar con una excusa de papel, intento que termino enseñándole a futuros manifestantes que el norte de la ciudad es un mejor punto de encuentro que el centro de Bogotá si lo que interesa es hacer ruido. La insistencia de los medios de comunicación del país de centrarse en los aspectos negativos de estas marchas, unas marchas completamente justificadas ante la desfachatez de lo que está pasando, unas marchas que todos, incluyendo los medios de comunicación, deberían estar apoyando por todos los medios necesarios. La propuesta dictatorial de un gobierno que propone arrestar a los lideres y organizadores de protestas pacificas por los actos de terceros ajenos a las organizaciones estudiantiles, una propuesta intentan defender con la excusa de papel de “No estamos prohibiendo las marchas, solo estamos exigiendo responsabilidad de los organizadores y consecuencias si no controlan lo incontrolable“, una excusa que ya usaron además para prohibir el consumo de drogas en el país ignorando en el proceso a la corte constitucional. Todas noticias desconcertantes, todas noticias en las que el gobierno parece no estar jugando en su propio interés, ¡Todas noticias sin sentido!
Así que finalmente les presento mi teoría de conspiración colombiana, una teoría probablemente más loca que la teoría de la luna y con aún menos bases en la realidad. El gobierno colombiano no tiene ninguna intención de pasar la reforma tributaria que propusieron, el único objetivo de esta reforma tributaria es crear tanto descontento como sea posible. Quieren llevar al pueblo colombiano al desespero, casi hasta el punto de quiebre, quieren que el pueblo colombiano diga “Aceptamos cualquier cosa excepto que ponga IVA sobre la canasta familiar, cualquier cosa con tal de que podamos seguir comiendo”. Quieren que el pueblo colombiano se convenza de que hay una crisis presupuestal ¡urgente!, una crisis que hay que solucionar antes de final de año, una crisis fabricada por ellos. Nos presentaron un plan de gastos que absurdo junto con una reforma fiscal ridícula que obviamente no va a ser suficiente para pagarlo con el objetivo de crear esta crisis. Una crisis que les permite decir “Todos estamos de acuerdo en que necesitamos más dinero, entonces necesitamos más impuestos” y dejar correr el tiempo. Y cuando el momento sea justo, cuando no haya tiempo para pensar más soluciones, justo antes de acabar este año, van a dar el golpe maestro, van a llegar con una solución increíble que soluciona todos los problemas: “Todos estamos de acuerdo en que hay una crisis presupuestal que hay que solucionar. Ustedes no quieren pagar más impuestos como nosotros tan encarecidamente les pedimos. La única alternativa que nos queda es aceptar la propuesta de Odebrecht para cubrir este hueco fiscal tan grande que puede arruinar al país”. Y el pueblo colombiano va a recibir esa propuesta con vítores y celebraciones. Vamos a recibir a Odebrecht, si bien no como héroes, como un mal necesario, como la única opción factible que nos queda para solucionar esta crisis tan terrible. Y ¿Qué tienen que ver los estudiantes en todo esto?, ¿Por qué los quiere silenciar el gobierno?, ¿Por qué no escuchar lo que tienen que proponer? Sencillo, porque los estudiantes están pidiendo más dinero, le están subiendo el valor de la factura a Odebrecht cuando llegue el momento de dar el paso final, de pagar la cuenta. Porque los estudiantes están cuestionando la seriedad de la crisis en la que todos tenemos que creer. Porque los estudiantes están en capacidad de proponer soluciones a esta crisis que no se basan en la corrupción. Porque los estudiantes pueden mostrarnos que hay soluciones diferentes a aceptar que esa es la forma en que las cosas funcionan en Colombia. Porque los estudiantes no van a aceptar que la corrupción se normalice como pasaría si aceptáramos la oferta de Odebrecht. Porque los estudiantes todavía creen que podemos crear una mejor Colombia.
Esa es mi teoría de conspiración, la explicación más lógica a la que mi cerebro enloquecido pudo encontrar. Y antes de que este año acabe veremos si había, aunque sea un pequeño grano, una pequeña pizca de verdad en ella. Una teoría que empiezo a mirar con la misma preocupación con la que miro a la luna, una teoría que pareciera que se empiezan a cumplir. Y es que cuando el gobierno finalmente decide retractarse del IVA sobre la canasta familiar, como todos sabíamos que iban a hacer, pero no proponen un reemplazo viable al mismo tiempo ¿Qué podemos pensar? ¿No tienen un plan para solucionar la crisis fiscal tan terrible que estamos enfrentando? ¿O tienen una solución desagradable y falta de ética, como la que presenta mi teoría de conspiración, que nos quieren hacer aceptar? En menos de un mes lo vamos a averiguar y, con algo de suerte, mi teoría va a seguir siendo solo una teoría.
submitted by thecrazywriter00 to Colombia [link] [comments]


2018.11.23 01:27 RatchetCvngh La espeluznante historia del Santo Niño Sin Ojos - O sea!, ¿qué onda con estos santos? #NarracionesDeRatchet #FelizThanksgivingDay


Investigando sobre el caso del horrible niño sin ojos, me topé con este otro. Te platico la historia que leí.


https://preview.redd.it/cdz1bkmn2zz11.jpg?width=840&format=pjpg&auto=webp&s=3814bf31cb12128a677d94abafa8c2518dfc5bac

Todo comenzó un aciago día de los locos 1740's en, cómo no, Morelia Michoacán, en donde un sicario de aquellos días, a falta de buen perico para vender, encontró atractivo robar las pequeñas joyas de alguna de las once mil vírgenes que se adoraban en aquel tiempo, por lo que el hombre, aquella tarde de agosto preferentemente lluviosa y fría para efectos dramáticos, esperó a que terminara la liturgia y el párroco se fuera a hacer la meme con sus monaguillos para poder entrar a profanar el templo en completa libertad.

Con pasos silenciosos de felino, el ratero, a quien podríamos llamar Andrés o Manuel o algo así para conveniencias narrativas, entra en la iglesia, se dirige ágilmente hacia la figura de Nuestra Señora de la Merced y le arrebata las joyas que viste, habiendo previamente jalado un banquito para alcanzar la figura que, como todos saben y según la usanza católica, se encuentra en un alto nicho a donde la mano no llega fácilmente. Así pues, una vez encaramado y con su preciado tesoro en la mano, nuestro villano presencia algo horrendo e insólito.

Completamente solo en la macabra oscuridad del templo, Andrés escucha un sonoro y repentino llanto de niño pequeño que viene justamente de aquel Jesús de yeso, que ahora ya no es de yeso, no señor, de alguna forma paranormal aquel figurín ha adquirido vida y movimiento y es capaz de manotear mientras grita y gesticula horrorosas muecas de desaprobación.

Contrario a lo razonable y congruente que sería huir aterrado, máxime teniendo ya en la mano el botín de aquella noche, Andrés, en un acto de insondable insensatez decide arrebatar a Chucky Jesús de los brazos de la virgen y llevarse al muñeco con él, presumiblemente para convencerle de guardar silencio.

Si la viabilidad de razonar con un bebé era dudosa ya de por sí, hacerlo con un bebé de yeso que ha adquirido vida mediante algún oscuro sortilegio inenarrable y prohibido, lo fue más; por lo que hubo desacuerdo entre ambos y en el inconexo razonamiento de Andrés apareció la idea de que sacarle los ojos le haría callar. Con sus rudos dedos de sureño, Andrés procedió a sacarle ambos ojos (enucleación de globos oculares, dirían los entendidos en cirugía) y consecuencia lógica para todos menos para el ladrón, el llanto e ira del ente aumentó.

Ante el horror y angustia de ver esa escena infernal, el sureño tardíamente recordó su cuchillo, conveniente herramienta de trabajo para quien vive de robado, y desenvainándolo de su funda de cuero procedió a asestarle treinta y tres certeras puñaladas, poniendo puntilloso e inexplicable cuidado en contarlas una por una para que fueran treinta y tres, ni una más ni una menos, no sea que el simbolismo se viera afectado.

Si el bebé calló o no, no lo sabemos, lo que parece obvio es que en algún momento en el transcurso de la noche Andrés se aburrió del ser paranormal, lo aventó por ahí y se fue a su casa a dormir satisfecho por otro productivo día de trabajo.

Se dice que días después, el deforme y ensangrentado figurín fue encontrado por un indio bueno. Este Juan Diego 2.0 acostumbrado a esas terroríficas apariciones propias de cada miércoles, lo recogió amorosamente y lo llevó con Fray José Miguel Durán quien por alguna razón ya sabía todo lo del robo y atribuyéndolo a tal suceso lo lamentó mucho. Sin embargo quizás por encontrar al muñeco un tanto inquietante lo envió de inmediato a Puebla para que las monjas capuchinas se hicieran cargo como pudieran. Apenas recibiéndolo, las mujeres lo encerraron con triple llave en lo profundo de sus catacumbas de donde lo sacan solamente el 10 de agosto y eso quién sabe, porque se dice que son solamente réplicas las que han visto la luz, pues el original de plano sí es muy horrible.

Los nacionalismos surgieron luego y los michoacanos y poblanos se pelearon por ver quien tenía el original y el más sangriento niño Jesús, creando una variedad de colores y sabores como sólo los mexicanos sabemos hacerlo, generando unas versiones con cuencas sangrantes, otras sin sangre, otros tipo momia, otros güeros, otros pelones y con los ojos en una copa.

https://preview.redd.it/vldhl2iq2zz11.jpg?width=354&format=pjpg&auto=webp&s=f7e3079fb50518b94a6639200628c98f131199cb

https://preview.redd.it/5v2v2cjs2zz11.jpg?width=1084&format=pjpg&auto=webp&s=a657ea6961a0933ad29b55ed30fd040e4c49978a
Yo me topé con su versión más gore en un reportaje de una revista en los 90's y se me quedó muy grabado en la memoria. Y buscándolo me encontré con este autor que ya hasta escribió un libro y fue la fuente principal para esta entrada: https://preguntasantoral.blogspot.com/2012/08/el-santo-nino-cieguito-de-puebla.html

¿Qué opinas del Santo niño sin ojos? Platícamelo en los comentarios. También visita y opina en mis otros posts macabros sobre México, el primero de los cuales dio origen a este:
El Horrible caso del Niño sin ojos, la niña del poste y la Mano del lobo (Episodios perdidos de la TV mexicana)
https://www.reddit.com/mexico/comments/9svvsw/el_horrible_caso_del_niño_sin_ojos_la_niña_del/

Historias que nadie te cree pero son verdad
https://www.reddit.com/mexico/comments/9suw06/historias_que_nadie_te_cree_pero_son_verdad_se_te/

Top Ten: Televisión mexicana aterradora + Programa misterioso
https://www.reddit.com/mexico/comments/9t4o5c/top_ten_tv_mexicana_aterradora_qué_comerciales/

Comercial navideño perdido
https://www.reddit.com/mexico/comments/9xjylj/alguien_se_acuerda_del_comercial_navideño_de/
submitted by RatchetCvngh to mexico [link] [comments]


2018.11.09 21:31 Bleizr Quien pueda ayudarme.../Who can help me..

Buenas, lo que les compartiré a continuación es algo real y por ello pido al menos respeto para quien lo lea. En ningún momento busco que nadie piense igual que yo o se crea mi texto. Más solo recurro a este sitio con intención de que alguien pueda ayudarme.
Trataré de no extenderme mucho.
Hará unos cuantos años, cuando yo tenía 16,tuve un sueño muy curioso que se repitió en varios días seguidos. Lo curioso de este sueño, es que más que un sueño lo sentía como un recuerdo que había olvidado ya hace mucho. En él, yo estaba en la época victoriana, vestía uno de esos trajes tan llamativos, típicos de las mujeres de alta sociedad en aquellos tiempos. Y por supuesto todo transcurría en un lugar de la época, el que sentí era donde yo vivía. Al despertar y recordar parte de aquello, me sorprendí llorando y con la sensación de un recuerdo de algo que jamas debí olvidar... No dejé de darle vueltas por unas semanas, hasta que buscando una explicación por Internet, me salió recuerdos sobre vidas pasadas. Lo que me llevó a pensar... ¿Y si mi sueño era sobre eso? Sé que se trata de un tema que puede dar mucho que debatir. No quiero entrar en temas de creencias ni religiosos, solo quiero encontrar una respuesta.
Descubrí un método de regresión, el cual me sirvió mucho y de forma rápida gracias a que hacia ya tiempo que practicaba la meditación y llegar a ese tipo de trance me resultó fácil. Recordé que en aquella vida al igual que en ese momento, tenía 16 o 17 años. Mis padres eran personas importantes y de poder, quizás duques o algo así. En mis recuerdos sé que ambos querían comprometerme con un señor que tenía unos 40 años, demasiado mayor y aún más importante, de gran prestigio. Yo por supuesto me negaba, pero estaba obligada a ello. Un día conocí a un jóven, en la cocina del palacio en el cual vivía, fue de casualidad y surgió algo muy intenso y extraordinario. Era un trabajador, y por supuesto no podía fijarme en él, más lo hice... Cada noche solía huír por mi ventana con un faro en mano para atravesar un bosque y llegar hasta la cabaña en la cuál él vivía, y pasar las noches junto a él. No imaginaba mi vida con alguien a quien no amaba y por ello juntos llegamos a la conclusión de que escapariamos muy lejos de allí. Pero todo se vió truncado una mañana en la que mis padres me llamaron para contarme que lo sabían todo, por supuesto, fue aquel hombre con el que me habían comprometido quién les contó toda la historia sobre mi romance. Ambos estaban decepcionados de mi y yo sabía perfectamente lo que me esperaba, pero sobretodo sabía que le esperaría a el chico que amaba, la muerte. Por ello agarré unas cuantas cosas importantes para mi, y me escapé. Rápidamente le avisé de lo ocurrido y él también guardó en una bolsa unas cuantas cosas que yo no entendía para qué servían. Hasta más tarde... Cuando me dijo que se quitaría la vida el mismo, al ver unos frascos, un cáliz y un libro extraño con símbolos, comprendí que él pretendía sacrificarse y hacer un juramento de encontrarme en otra vida, pero le supliqué que no me dejase sola. Se negaba a que yo también muriese... No quería eso para mi, pero le hice ver como el quedarme viva me haría aún más infeliz estando con alguien que no amaba. Entonces fué cuando entró en razón y comprendió que ahí había llegado nuestro final. Trazó un círculo doble, en el cuál entre círculo y círculo, dibujó varios símbolos que yo desconocía... Ambos en el centro, con los botes de cristal, el cáliz y el libro. Recuerdo como vertió un liquido oscuro en el cáliz, estábamos uno frente al otro, juntos teníamos el cáliz entre nuestras manos. Mirandonos fijamente hicimos un pacto, un juramento. Nos encontraríamos en otra vida, ya que en esa nos era imposible, tomamos el veneno y nos tumbamos, allí mirándonos fijamente nos despedimos. Y todo terminó.
Aunque llevo años buscando pistas, alguna historia similar o algo de esa época, una foto del palacio, algo, nunca he conseguido hayar pistas. Puede ser que simplemente no sé trate de una vida pasada. Sé que algunos pensarán que pudo ser la influencia de algo exterior en ese sueño, pero tengo mis razones para seguir creyendo que se trata de una vida pasada. Por ello, pido desde aquí por favor, si alguien sabe algo que me pueda servir, tiene pistas, una prueba, conoce una historia así... Agradecería en lo más profundo de mi ser su ayuda.
muchísima gracias.
•In English: (my english is not perfect sorry)
Good, which I will share below is something real and therefore I ask at least respect for who read it. In no time I am looking for anyone think like I or is created my text. More only I resort to this site with intention to someone can help me.
I'll try not to dwell much.
Make a few years, when I had 16, I had a dream very curious to be repeated in several days followed. Funny thing this dream, is that more than a dream it felt like a remember that had forgotten and long ago. On it, I was in the Victorian era, he was wearing one of those costumes so bold, typical of women high society in those times. And of course all passed in a place of the time, which I felt was where I lived. To wake up and remember part of that, I was surprised crying and feel of a memory of something that never I should mention ... not I stopped give it turns by few weeks until looking for an explanation online, I went out memories on past lives. What took me thinking ... and whether my dream was about that? I know this is a topic that can give a lot to discussion. I don't want to go into issues belief or religious, I just want to find an answer.
I found a regression method, which I served much and quickly thank you to as long as practiced meditation and get to such trance I was easy. I remembered that in that life as in that time, had 16 17 years. My parents were important people and power, perhaps Dukes or something. In my memories I know that both wanted to commit a Lord I had a few age 40, too greater and even more important, high prestige. I of course I refused, but I was forced to it. One day I met a young, in the kitchen Palace in which lived, was chance and came very severe and extraordinary. Was a worker, and of course I couldn't fijarme on it, the more I did ... every night I used to escape by my window with a Lighthouse in hand to go through a Forest and reach the cabin in which he lived, and spend the night next to him. Not imagine my life with someone not loved and so together we got to the conclusion that far from we would flee there.
But everything was truncated one morning when my parents called me to tell me they knew everything, of course, it was that man with whom I had been compromised who told them the whole story about my romance. Both were disappointed in me and I knew exactly what awaited me, but above all I knew I would wait for the boy I loved, death. So I grabbed a few important things for me, and I escaped. I quickly warned him of what happened and he also kept in a bag a few things that I did not understand what they were for. Until later ... When he told me that he would take his own life, when he saw some jars, a chalice and a strange book with symbols, I understood that he intended to sacrifice himself and take an oath to find me in another life, but I begged him to do not leave me alone. He refused to let me die too ... He did not want that for me, but I made him see how staying alive would make me even more unhappy being with someone I did not love. Then it was when he came to his senses and understood that our end had come. He drew a double circle, in which between circle and circle, he drew several symbols that I did not know ... Both in the center, with the glass jars, the chalice and the book. I remember how he poured a dark liquid into the chalice, we were facing each other, together we had the chalice in our hands. Looking fixedly we made a pact, an oath. We would find ourselves in another life, since in that it was impossible for us, we took the poison and we lay down, there staring at us, we said goodbye. And it's over.
Although I've been looking for clues for years, a similar story or something of that epic, a photo of the palace, something, I've never gotten any clues. It may be that I just do not know about a past life. I know some will think that the influence of something outside in that dream could be, but I have my reasons to continue believing that it is a past life. Therefore, I ask from here please, if someone knows something that can serve me, has clues, a test, knows a story like this ... I would be grateful in the deepest part of my being for your help.
Thank you so much.
submitted by Bleizr to u/Bleizr [link] [comments]


2018.07.31 00:04 dihago05 UN CAPÍTULO DE EL LIBRO QUE ESTOY ESCRIBIENDO

Capítulo 11. Un viaje lluvioso
Eran las 3 de la tarde mientras iba montando el caballo, se estaba oscureciendo el cielo, era esa zona tan oscura como lo que se vio el día que nos atacaron y supuestamente morimos y volvimos a la vida, cada que veía oscuridad pensaba en eso, mientras estaba como en las nubes, sentí una gota de agua en mi cara, fue una gota muy suave, casi como cuando estas golpean las rosas en sus villas, comenzaron a golpearme mas y mas y no ya no eran tan suaves pero no busque refugiarme sentí en mi corazón que debía seguir y mientras más avanzaba cada instante era más duro podía ver en los árboles como las ardillas se subían casi a las copas, querían protegerse de la lluvia bueno eso creo, pensé que me miraban y se burlaban, los pajarillos no perdían el ánimo y seguían cantando, aunque estaba oscuro y llovía torrencialmente, pareciera que en todo mi camino lo único malo que me sucedería sería que a causa de la lluvia me daría un resfriado, no me detuve, continúe, comenzó a gustarme el mojarme reí, recordando cuando aún era una niño y jugaba con MAUREEN en los patios del fuerte, saltábamos en los charcos y nos bañábamos de lodo, nuestro padre salía a corregirnos, pero lo ignorábamos, al salir a seguirnos corríamos y corríamos, el se mojaba de pies a cabeza y en vez estar de mal humor comenzaba a tirarnos bolas de lodo y terminamos todos llenos de lodo de pies a cabeza eran días felices nada comparado cuando nuestro padre recibía visitas de otras personas importantes ya que era demasiado serio y estricto, no dejaba que ni una gota de agua cayera en nuestros vestidos y si eso sucedía inmediatamente éramos cambiados, todos estos recuerdos me traen felicidad nunca volveremos a ser tan felices como en esas épocas, nuestra madre no podía salir de casa ya que para ese tiempo comenzó su deterioro de salud, lo que la terminó alejando de nosotros para siempre, aun salen lágrimas de mis ojos al recordar todo el amor que ellos nos demostraron, nunca olvidare a mi madre y siento que no la desaproveche ya disfrute todo al máximo a su lado, me aconsejaba mucho y me enseñó a tomar decisiones radicales en mi vida y aunque vivo la vida alegre, siempre vivirá en mi esa parte de responsabilidad que me enseñaba cada día con una frase que ella me contaba escrita en libros de sabios, incluso creo que ella vive dentro de mi corazón y que cada que voy a cometer un error es ella la que me hace pensar bien las cosas y no permite que los cometa, aunque no sé por qué no me detuvo cuando inicie este viaje, tal vez sean puras supersticiones mías, o el destino como dijo el hermano del Lord gobernante, ya creo que ni recuerdo su nombre shavr, creo que era, bueno no importa por estar sumergida en tantos recuerdos no me di cuenta que ya estamos por llegar a los límites con país verde, sé que por esas tierras hay muchos bosques , llanuras, montes, sitios desconocidos y peligrosos, pero creo que debo afrontarlo, creo que debo hacer este viaje, a diferencia de los demás, mi madre me dijo que en mi veía algo grande, incluso que vio mientras rezaba que yo estaba sobre una torre muy alta, la más alta de nuestra tierra y que en la base de esa torre decía en camino hacia lo natural, no sé si con natural significa que debo vivir en esa nación o vivir como un animal en estado salvaje, peor talvez ese sueño tengan que ver con algo que me vaya a suceder talvez me convierta en alguien importante y salvar a las personas de mi tierra de estos males, talvez no y solo sea un viaje del cual podre volver a mi casa al terminarlo, aunque estoy confundida iré a la aldea a la cual me indicaron y buscare a esa familia que me dará posada y veré que es lo que viene en el día a día, además que mi espíritu aventurero esta encendido y pasar todos estos peligros, enfrentarme a conocer nuevos paisajes, nuevas tierras, no se algo nuevo.
aunque creo conocer todo el continente. Llevo cabalgando por bastante tiempo, no deja de llover y siento como me quiere subir fiebre, tratare de buscar donde pasar la noche. Tenia unas cuantas monedas y con ellas podría pagar una noche en algún posadero, pero talvez me encuentra a kilómetros de uno, así que le dije al caballo que anduviéramos más rápido, le dije que debíamos encontrar un lugar donde pasar la noche por que talvez me enfermaría, relincho el caballo creí que me había respondido, pero al dejar de divagar vi a lo lejos una aldea no era a la cual tenia que llegar pero por lómenos si me encontraría un posadero y podría pasar la noche. Ya que esta lluvia parecía que no tendría fin al menos en toda la noche. Entramos a la aldea y pregunte a una anciana mujer que vi en donde quedaba el posadero de la aldea, me dijo que avanzara hasta el final de la calle y allí lo encontraría el lugar se llamaba Posadas del ayer, curioso nombre me dije a mi mismo seguí las indicaciones que em dio aquella anciana y al llegar al final de la calle efectivamente encontré el posadero. Desmonte el caballo me dirigí hasta los establos y lo refugie de la lluvia. Al entrar al posadero TELMO se dio cuenta que la sala de recibimiento era algo grande, se dirigió hasta donde estaba la mujer que le entregaría sus llaves y pago lo que costaría una noche con su porción de comida, ¿quieres, algo más? Parecía que le insinuaba algo a Telmo, no respondió. Con la comida y el descanso de esta noche todo esta bien. Quedaron en que le enviarían a la comida al cuarto. Telmo subió, se ducho y se coloco al lado de la fogata que había en el cuarto. Al rato tocaron a su puerta. Abrió y para su sorpresa era una joven mujer que le estaba trayendo la comida, la invito a seguir y se quedo mirándola impresionado con su belleza, hasta ahora en la aldea no había visto mujeres jóvenes y mucho menos tan hermosas. Tenia la piel blanca como la nieve del monte de XXX, era de una altura mediana, un cuerpo esbelto, tenia un lunar en la punta de la nariz tal vez lo único que no le gusto a Telmo, porque en lo demás estaba muy hermosa. Adiós, le dijo la joven a Telmo, era la tercera vez que se lo decía, volvió en si Telmo perdón dijo; que pase buena noche. Mientras comía no podía dejar de pensar en aquella joven. Al terminar de comer se dio cuenta que estaba muy tarde y se recostó la cama y callo en un sueño profundo el cual seguramente lo haría levantarse tarde al otro día.
El sol caía sobre su cara, lo que lo llevo abrir los ojos y molestarse por que justo en su habitación pegaba el sol y justo le daba en la cara al mirar la posición del reloj de arena se dio cuenta que estaba muy tarde, que debía seguir su camino. Se alisto y salió de la habitación, paso todo el tiempo pensando en la joven aquella que había traído su cena, pero no al volvió a ver ni en los pasillos, ni en la gran sala de comidas, ni cuando fue hasta el establo. Saco a su caballo y le conto como había conocido a una joven hermosa, lo monto y siguió su camino, hablando con su caballo. Tal vez Telmo se estaba volviendo loco. Se lo pregunto el mismo. Ya que no estaba lloviendo y que andaba retrasado comenzó a cabalgar lo más rápido que podía dejo dicha región y se dirigió hasta el camino en las montañas que daba hacia el país AZUL, donde hallaría el pueblo llamado kraken donde viven los hombres mas rudos y disciplinados de toda esta nación. Mientras rodeaba las montañas encontraría sabía que encontraría en dicho lugar una aldea en la que sus habitantes no son nada amables y que se dice que viven en solitario en esa parte de la montaña porque son caníbales, incluso tienen rodeada la aldea con alambres de púas mas grandes de lo normales y en la entrada de dicho pueblo hay siempre tres vigilantes con lanzas de casi 2 metros. Nadie que sea haya atrevido a hablar con estos escoltas ha sobrevivido para contarlo, ya que la condición para responder sus preguntas es que al final deberán ser atravesados por dicha lanza en el corazón, aunque es lo que se dice tal vez no sea verdad, pero prefiero evitar esa aldea y descubrir si en realidad coleccionan corazones, el mío funciona muy bien y allí donde está no me estorba para nada y menos para quedar colgado en una lanza como un trofeo de colección mientras observa cómo cocinan el resto de mi cuerpo para ser devorado. Además, que a quienes se ha visto de dicha aldea, se colocan una especie de máscara hecha de hojas en la cabeza por lo que solo se le puede ver los ojos, ojos que en su mayoría son grises y miran como si desearan comerse mi alma, nada más extraño que dicha aldea, aunque yo nunca he visto a sus habitantes, tal vez hoy que atraviese dicho lugar los pueda ver, aunque preferiría no verlos. Tal vez esas historias sean verdad y quiero evitarles.
submitted by dihago05 to espanol [link] [comments]


2018.07.30 21:22 Iwantubadd Lunatic a

Fué ese día, el que sintió cómo una espina se enterraba dentro de sus entrañas. Mussa por primera vez en su corta y deplorable vida pudo admitir que algo parecido al amor le atravezaba el alma, si es que existe una. Nunca antes se habia sentido cortejada, apasionada; Nunca , antes, había estado anonadada ante un sentimiento, ante algo.
Necesitaba salir de esa burbuja, en la que antes se sentía comoda y tranquila, para estar con ella. "No, no puedo, no voy a lograrlo" , se repetía con solo imaginarlo. Siempre había estado conforme en sí misma, siempre había tocado el cielo con sus propias manos, sin precisar la ayuda de nadie. Sus días eran cortos, pero lo suficientemente tranquilos como para que una mujer sola viva feliz. No le urgía salir, ni ver a otro ser humano, ya que tenía todo lo que cualquier persona requería para vivir en su hogar, gracias a su hermana que le llevaba alimentos una vez a la semana y pagaba sus deudas. Era difícil, entre tanta monotonía, encontrar un claro, pero ella misma tenía su propio amanecer dentro cada día. Necesitaba un empujón, un escape, y esto fué la gota de agua que revalsó el oceano oscuro que llevaba dentro.
Un día notó que la ventana de su cuarto estaba desquebrajandosé. La madera era muy vieja, la casa tenía al rededor de 100 años, y el tiempo hacía de las suyas, como con cada uno de nosotros. Tomó una bolsa plástica, y remendó la grieta, cual madre amorosa pone una curita en la rodilla herida de su primogénito. Sabía que eso no iba a aguantar mucho : Una bolsa plástica no podría soportar ni una simple tormenta, pero el pánico a tener que dejar su lecho era más fuerte, y se serenó a sí misma, confiando en la idea de que el invierno no trae mucho más que un poco de frío y nieve, y que podría resistirlo.
El primer día , los rayos del sol se filtraron tras el plástico, regalandole un pequeño arcoiris, un instante de luz. Hacía muchos años que no entraba si quiera un resplandor, una mínima claridad en su hogar, y eso resultó un tanto incomodo, pero supo sobrellevarlo, y encontró como solución salir de la habitación, y se sentarse en su viejo y húmedo sofá a ver las noticias.
"Grandes incidentes en la Av. general paz, deja como resultado 5 muertos y 10 heridos", recitaba la caja cuando escuchó el primer relámpago. Nunca sintió tanto terror en muchos años. Se desesperó , y fué tan rápido a su cuerto, que sus piés parecian que iban a romper el parquet del piso , rogandole al cielo clemencia.
Involuntariamente miró por la hendija, que para esa altura el viento ya había desnudado, y se encontró con un cielo en tonalidades rosas y naranjas, y nubes acercándose unas a otras, como queriendo ser una. En medio de estruendos, estaba ella. Redonda, altiva, impresionante, y más hermosa que ninguna. La había visto en libros, en televisión y posiblemente cuando era una niña, pero no la recordaba de esa manera. Sentía que la miraba, y que no había más que ellas dos en el mundo entero. Sentía amor, pasión, desenfreno, quería tocarla con ambas manos, quería abrazarla.
Pasó la noche sentada , mirando por la pequeña grieta de la muy degradada ventana, hasta que las nubes le impidieron seguir con el show. Miró el reloj, y notó que eran las 4 am, que había estado varias horas en la misma posición, y que en el intermedio se había ido la luz. Tapó la hendija con un cartón, se recostó sobre sí mísma, y esperó que las horas pasen rápido, para poder volver a verla.
#Historiainconclusa #Escritores #Writing #Oscura #PrimerIntento
submitted by Iwantubadd to u/Iwantubadd [link] [comments]


2018.06.22 00:49 master_x_2k Interludio V

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Interludio V

"¿Esto es lo que querías?", El adolescente con barba en su mentón y la capucha arriba, le entregó la bolsa de papel.
Manos anchas con las uñas arruinadas y podridas de color marrón recorrieron el contenido. “Lo es. Aquí.” La voz era ligeramente acentuada, las palabras y los sonidos eran muy cuidadosos, como si no se sintiera cómodo con el inglés.
El joven extendió la mano y sus ojos se agrandaron cuando un manojo de billetes se presionó en sus manos.
“Esto es... más de lo que pensé que sería.”
“¿Te estás quejando?”
El joven negó con la cabeza.
Gregor el Caracol se metió las manos en los bolsillos, como para esconder las uñas y los bultos que le salpicaban el dorso de las manos como costras. Cada uno de las protuberancias duras, que podrían haber sido conchas o escamas, ninguna más grande que un dólar de plata, tenía una prominente forma de espiral. Por mucho que pudiera meterse las manos en los bolsillos, no podía ocultar su rostro. No tenía cabello en la cabeza, ni siquiera cejas o pestañas, y las protuberancias duras le cubrían la cara como un caso terminal de acné. Lo más extraño y desconcertante de todo era el hecho de que su piel pálida era lo suficientemente translúcida como para poder ver las sombras de su esqueleto, sus dientes y la lengua en su boca.
“Como puedes ver”, dijo Gregor, sin ninguna afectación, “sería difícil para mí entrar a una tienda y hacer simples compras. No me gusta depender de mis amigos para esto. Me hace sentir en deuda con ellos, y eso no es bueno para las amistades. Si estás interesado en repetir este tipo de transacción, estando de guardia para hacer diligencias por mí durante un tiempo, podría arreglarse.”
“¿En serio?” El chico se frotó la barbilla, “¿Por cuánto tiempo?”
“Hasta que llamé y no puedas o no quieras hacer mi mandado. Si esto sucediera más de una vez, o si la razón no fuera buena, encontraría a otra persona, como lo hice con la última persona.”
“¿No lo lastimaste ni nada?”
“No. No lo hice. Decidió que prefería pasar la noche con su novia. No lo he llamado nuevamente.”
“¿Esto no será nada ilegal?”
“No. Sin drogas, sin prostitutas, sin armas.”
“Entonces me llamas, salgo corriendo y te consigo alimentos, o ropa, o comida para llevar, o champú, o lo que sea, y me pagas tres-”
“Eso es cuatro. Y no tengo pelo, así que no necesitarías preocuparte por el champú.”
“Claro. Lo siento. Entonces, ¿cuatrocientos dólares cada vez? ¿Cuál es el truco?”
“Sin trucos. Tengo dinero, me gusta que las cosas sean convenientes. Solo una pequeña posibilidad de problemas. Mi primer asistente, ella renunció porque estaba preocupada de que mis enemigos la usen para llegar a mí. No negaré que esto es posible.”
“¿Tienes enemigos?”
“Sí. Pero todavía no ha habido un caso en que alguno de mis asistentes tuvo problemas con ellos.”
“¿Alguno de ellos se metió en problemas?”
“El último asistente, el chico con la novia. Pensó que podría conseguir más dinero, porque podría ir a la policía y contarles lo que sabía de mí. Tuvo la suerte de intentar esto cuando estaba de buen humor. Yo lo disuadí. Trabajó para mí durante dos meses después de eso sin ninguna queja. No fuimos amistosos, fue puro negocio. Recomendaría, amablemente, que no intentes lo mismo.”
“Oye. Vive y deja vivir, ¿verdad?”
“Ese es un buen dicho.”
“Bueno. Quiero ir a la universidad este otoño, y esto suena muchísimo mejor que trabajar por el salario mínimo de durante cincuenta horas a la semana. Aquí, mi número de teléfono celular”, él entregó su teléfono.
Gregor el Caracol se tomó un segundo para poner el número en su propio teléfono. “Lo tengo. Llamaré.”
Fueron cada uno por su camino.
Gregor caminó por las calles laterales del centro de Brockton Bay con la capucha de su sudadera proyectando su rostro en la sombra. Cualquiera que se cruzara en su camino y mirara debajo de su capucha se apresuró a mirar hacia otro lado. Avergonzado, asustado. Aquellos que lo vieron desde lejos lo consideraban también como monstruoso, pero de una manera diferente. Para ellos, él era simplemente uno de los obesos mórbidos. Un hombre en de entre veinte largos o pocos treinta, casi tres veces el peso que debería tener para su altura de metro setenta y ocho. Su peso, lo sabía, era una de las cosas raras en este mundo moderno que alguien podría usar para burlarse de él abiertamente.
Le había llevado años llegar a aceptar esto. El ser uno de los monstruos.
Cuando llegó a su destino, el palpitante latido de la música llegó a sus oídos. El club estaba a dos cuadras de Lord Street, y había una línea que se extendía por el costado del edificio. Letras amarillas que brillaban intensamente en una letra casi intencionalmente simple deletreaban 'Palanquin'.
Se saltó la línea y se dirigió directamente hacia la puerta de entrada. Un fornido portero hispano con una barba que trazaba los bordes de su mandíbula desabrochó la cerca de la cadena para dejarlo pasar.
“¿Qué demonios?”, Se quejó una de las chicas que estaba al frente de la fila. “Estuvimos esperando cuarenta y cinco minutos, ¿Y dejaste entrar a ese gordo de mierda?”
“Fuera de la fila”, dijo el portero, su voz aburrida.
“¿Qué carajo? ¿Por qué?”
“Acabas de insultar al hermano del dueño, idiota”, le dijo el portero, “Fuera de la fila. Tú y tus amigos están vetados.”
Gregor sonrió y negó con la cabeza. La línea que el portero había usado era basura, por supuesto, él no era el hermano del propietario. Pero fue agradable ver a uno de los imbéciles recibiendo lo que merecían.
Había trabajado como gorila para clubes que buscaban a alguien más exótico y llamativo, cuando se estaba poniendo de pie por primera vez, por lo que sabía que la línea que veías por la puerta rara vez indicaba cuántas personas había en el interior. Un club vacío podría tener una fila de personas esperando para entrar, para dar la imagen correcta. A pesar de que era martes por la noche, Palanquin no tenía necesidad de tales engaños. Estaba lleno de gente. Gregor navegó con cuidado entre la multitud de bailarines y personas que sostenían tragos, hasta que llegó a una escalera custodiada por un portero. Al igual que con la puerta de entrada, su entrada a la escalera era automática, incuestionable.
El balcón del piso de arriba no estaba lleno de gente, y los que estaban presentes, una docena más o menos, estaban casi deshuesados ​​en su letargo. Sobre todo chicas, yacían boca abajo en los sofás y en las cabinas de todo el balcón que daba a la pista de baile. Solo tres personas estaban más o menos alerta cuando Gregor se acercó.
“¡Gregor, mi muchacho!” Newter sonrió de oreja a oreja. Gregor captó el más breve destello de disgusto en la cara de una de las chicas que estaban sentadas con Newter, mientras lo miraba. Ella era una rubia con lápiz labial azul y reflejos rosados ​​en su cabello. Si Gregor hubiera estado trabajando como portero, habría revisado su identificación, la habría comprobado dos veces, y aunque pareciera real, la habría echado de todas maneras por ser demasiado joven. Ella no podría haber tenido más de dieciséis años.
Aún así, eso era más o menos la edad de Newter, y no podía culpar al chico por estar interesado en alguien de su edad.
La otra chica, de cabello oscuro, tenía un aspecto europeo en sus facciones. Ella no mostró tal disgusto. Cuando ella le sonrió, no había señales de que la expresión fuera forzada. Eso fue raro e interesante.
“Traje tu cena”, dijo Gregor.
“¡Buen hombre! ¡Trae una silla!”
“Los otros también querrán su comida.”
“Levanta una silla, vamos. Aquí tengo dos chicas deslumbrantes, y no me creen cuando les estoy hablando de algunos de los trabajos más geniales que hemos realizado. Necesito respaldo aquí, hermano.”
“Yo no creo que sea una buena idea hablar de estas cosas”, dijo Gregor. Él permaneció de pie.Newter tomó la bolsa y agarró un sándwich de adentro. “Todo bien. Faultline se unió a la conversación hace un rato, por lo que obviamente no le parece un problema. No van a hablar, ¿verdad, Laura? ¿Mary?”
Cada chica negó con la cabeza cuando Newter les preguntó por su nombre. Eso le permitió a Gregor etiquetar a la chica de cabello oscuro como Laura y la chica con el lápiz labial azul como Mary.
“Si Faultline dijo que estaba bien”, dijo Gregor. Cogió la bolsa de Newter y encontró su propio sándwich. “Laura y Mary, lo siento, los otros sándwiches que tengo aquí están reservados. Podría ofrecerles algo del mío, si quisieran.”
“Está bien, no tengo hambre”, respondió Laura, “Me gusta tu acento. ¿Es noruego?”
Gregor terminó su primer bocado, tragó saliva y negó con la cabeza, “No estoy seguro. Pero he hablado con un experto y él dice que el otro idioma que hablo es islandés.”
“¿No lo sabes?”
“No”, respondió Gregor.
Su respuesta brusca solo detuvo la conversación por un momento antes de que Newter lo pusiera en marcha de nuevo, “De acuerdo, hermano, diles a estas chicas contra quién nos enfrentamos el mes pasado.”
“¿El trabajo de la caja de juguetes?”, Preguntó Gregor, “¿con el mercado negro de Artesanos? No habia nadie-”
“El otro. El trabajo en Filadelfia.”
“Ah. Chevalier y Myrddin.”
Newter juntó sus manos, meciéndose en su asiento, “¡Te lo dije!”
“Y los vencieron”, dijo la chica de cabello oscuro, incrédula.
“¡No perdimos!” Gritó Newter.
“Estuvo muy cerca”, Gregor agregó sus propios dos centavos. “Chevalier es el líder del Protectorado en Filadelfia. Myrddin lidera el Protectorado de Chicago. Estas son personas que el mundo entero reconoce. Obtuvieron puestos protegiendo ciudades grandes en Estados Unidos porque son fuertes, porque son inteligentes y talentosos. Cumplimos el trabajo, como siempre hacemos, y nos marchamos.”
Newter se echó a reír, “Paguen.”
Ni Laura ni Mary parecían molestas cuando metieron la mano en el bolsillo y el bolso, respectivamente, y sacaron algunos billetes.
“¿Cuál fue la apuesta?” Preguntó Gregor.
“Les dije que no tenían que pagar si mentía.”
“¿Y si no estuvieras mintiendo? ¿Pagan más?”
“Ninguna penalización. Obtuve compañía y conversación por un tiempo”, sonrió Newter. Extendió la mano hacia la parte posterior de la cabina, agarró una bolsa que estaba allí y sacó un par de cucharas de plástico y una botella de agua. Con un gotero de agua que sacó de su bolsillo, extrajo agua de la botella y colocó unas gotas en cada cuchara. El último paso fue sumergir la punta de la lengua en cada gota de agua.
“Lámanlo”, les dijo a las chicas.
“¿Eso es todo?”, Le preguntó Laura.
“Es suficiente. Más, y es posible que vuelen por un tiempo inconvenientemente largo. Eso justo allí”, señaló Newter a la cuchara con la punta de la cola, “Es un poco menos de una hora de viaje psicodélico. Sin resaca, sin efectos secundarios, no es adictivo, y no se puede sufrir una sobredosis. Créeme, he intentado hacer que alguien tenga una sobredosis antes, en una situación de combate, y no pude lograrlo.”
Mary fue la primera en tomar la cuchara y meterla en su boca. Momentos después, sus ojos se abrieron de par en par y ella cayó inerte sobre el respaldo de la cabina.
“Oye”, dijo Laura, volviéndose hacia Gregor. Metió la mano en el bolsillo, encontró un recibo y un bolígrafo, y garabateó en la parte posterior en blanco del papel. Ella se lo entregó. “Mi número. Si quieres hablar, o, ya sabes, algo más.”
Ella le guiñó un ojo y luego se metió la cuchara en la boca.
Gregor parpadeó en una leve confusión mientras su cabeza cayó hacia atrás.
“Parece que has causado una buena impresión, Gregster”, se rió entre dientes.
“Tal vez”, dijo Gregor. Puso la mitad de su sándwich que quedaba en la bolsa de papel, luego hizo una bola con la envoltura. Después de un momento de vacilación, arrugó el recibo con el número de Laura en la bola. Lo lanzó a un cubo de basura a medio camino a través de la habitación.
“¡Oye! ¿Qué diablos?”
“No creo que yo le gustara porque soy yo”, dijo Gregor, “creo que le gustaba porque soy un monstruo."
“Creo que te estás saboteando, hombre. Esta buena. Mírala.”
Gregor lo hizo. Ella era atractiva. Él suspiró.
“Newter, ¿sabes lo que es un devoto?”
Newter negó con la cabeza.
“Es un término del argot para alguien que se siente atraído por personas con discapacidades debido a la discapacidad. Creo que se trata de poder, atracción por alguien porque de alguna manera son débiles. Creo que es probable que esta Laura me considere débil por la forma en que me veo, la forma en que puedo tener problemas día a día, y esto es atractivo para ella de una manera similar a la que un lisiado o un ciego seria para un devoto. Esto no me atrae.”
“De ninguna manera. Tal vez le gustes por la persona que está debajo.”
“No me vio lo suficiente como para saber quién podría ser esa persona”, respondió Gregor.
“Creo que te estás menospreciando. Yo aprovecharía esa oportunidad.”
“Eres una persona más fuerte que yo de muchas maneras, Newter. Debería llevarle la cena a los demás”, Gregor se dio vuelta para irse.
“Oye, haz una señal a Pierce para que envíe a otra chica o dos, ¿quieres?”
Gregor hizo lo que le pidió, llamando la atención del portero al pie de las escaleras. El portero, a su vez, llamó la atención de un grupo de chicas en la pista de baile.
Mientras las chicas se abrían paso, Gregor se volvió hacia Newter, “¿Estás feliz?”
“Oh hombre. No vas a entrar en una fase filosófica de nuevo, ¿verdad?”
“Te ahorraré eso. ¿Lo estás?”
“Tipo. Mírame. Tengo dinero para gastar, tengo a las chicas más calientes de la ciudad pidiendo probarme. ¡Literalmente queriendo probarme! ¿Qué piensas?”
“¿Estás feliz, entonces?”
“La época de mi vida, hermano.” Newter abrió sus brazos para saludar a un trío de chicas cuando llegaron a la cima de las escaleras.
“Me alegra.” Gregor se giró y entró al pasillo en la parte posterior del balcón. Cuando la puerta se cerró tras él, el sonido de la música detrás de él se atenuó.
Su siguiente parada fue la primera puerta a su izquierda. Él golpeó.
“Adelante.”
La habitación tenía una cama a cada lado, en las esquinas opuestas. Un lado de la habitación estaba atestado de carteles, fotos, una estantería repleta de libros, una computadora Apple con dos estantes para CD que se alzaban sobre ella y dos sistemas de altavoces. La música de los altavoces de la computadora apenas logró ahogar la música del club de abajo. La chica que estaba recostada en la cama tenía una densa capa de pecas en la cara y las manos, y cabello castaño rizado. Las revistas estaban amontonadas a su alrededor en la cama, amenazando con derrumbarse al menor movimiento.
El otro lado de la habitación era espartano. Nada adornaba las paredes, no había libros, ni computadora o parafernalia de computadora. Había una cama, una mesita de noche y una cómoda. El único toque de personalidad era una colorida colcha y una funda de almohada. Gregor sabía que había sido un regalo de Faultline. La propietaria no habría salido a buscarla ella misma. La residente de ese lado de la habitación estaba sentada en la esquina, mirando a la pared. Ella era rubia, el tipo de cabello rubio platinado que raramente duraba pasando la pubertad. Su suéter púrpura era un poco demasiado grande para ella, cayendo sobre sus manos, y sus jeans claros estaban claramente destinados a ser más cómodos que a la moda.
“Traje tu cena, Emily.”
“Gracias”, le respondió la chica pecosa. Cogió el sándwich que le lanzó y comenzó a pelar el paquete.
“¿Está bien?”, Le preguntó, haciendo un gesto a la chica de la esquina.
“No es uno de sus mejores días.”
El asintió.
“Elle”, habló, suavemente, “¿Puedo acercarme?”
Habían aprendido por las malas, que cuanto más distante estaba la niña, más fuerte era su poder. Esto la hacía particularmente peligrosa cuando estaba tan perdida que no podía reconocerlo. Una cruel ironía, observó Gregor, que prácticamente no tenía ningún poder cuando era más ella misma. Era un problema al que esperaban encontrar una respuesta, algún día.
La chica en la esquina se volvió para mirarlo a los ojos. Lo tomó por consentimiento, se le acercó y le puso un sándwich en las manos.
“Come”, la instruyó.
Ella lo hizo, casi mecánica en sus movimientos.
Después de que Faultline lo enlistó a él y a Newter, un trabajo los había llevado a un asilo de alta seguridad. Habían estado allí para interrogar a alguien sobre los Dragonslayers, un grupo de villanos que utilizaba tecnología de Artesano robada del Artesano más poderoso y de mayor perfil del mundo para el hurto y el trabajo mercenario. Su invasión del asilo no había ido tan bien como podría haberlo hecho, y había llevado a un cierre de alta tecnología de la instalación. No solo extendió su misión por varias horas, sino que también generó problemas con uno de los residentes, una parahumana que aparentemente tenía que ser movida regularmente, para que su influencia sobre su entorno no se extendiera más allá de los límites de su celda, convirtiéndola en una un problema serio para el personal, otros residentes y espectadores involuntarios.
Al final, después de tratar con el escuadrón enviado del Protectorado de Boston y obtener la información que necesitaban sobre los Dragonslayers, habían reclutado a la chica.
Miró y esperó lo suficiente para asegurarse de que estaba en camino de terminar su sándwich, luego se dio vuelta para irse. Emily le dio un pequeño saludo con la mano en señal de despedida, y él asintió una vez en reconocimiento.
Su última parada fue la oficina al final del pasillo del segundo piso. Miró por la ventana, luego se dejó entrar tan silenciosamente como pudo.
Faultline, propietaria de Palanquin y varias otras empresas de cobertura en Brockton Bay, estaba sentada en un gran escritorio de roble. Frente a ella, en medio de los libros de contabilidad, cuadernos y libros de texto de la universidad, había algo similar a un xilófono, una serie de varillas alineadas una al lado de la otra, atadas firmemente a una tabla.
Faultline estaba en su ropa profesional; una camisa de vestir blanca con las mangas arremangadas y pantalones negros metidos en brillantes botas de montar negras con dedos de acero. Su ondulado cabello negro estaba recogido en una cola de caballo. No llevaba máscara: los empleados de Palanquin que se aventuraban tan lejos como esta oficina estaban demasiado bien pagados para traicionarla. Sus rasgos eran tal vez demasiado agudos como para llamarlos convencionalmente atractivos, pero Gregor sabía que ella era ciertamente más atractiva que Newter o él mismo.
Mientras Gregor observaba, ella cerró los ojos, luego deslizó su mano por los extremos superiores de las varillas. La energía roja y azul crepitaba, y piezas de madera, metal, piedra y plástico en forma de moneda caían al escritorio. Otras varillas, varias de las cuales eran de madera verde, quedaron intactas.
“Carajo”, murmuró. Barrió los trozos de varios materiales en forma de moneda en un cubo de basura que estaba al lado de su escritorio. Echando un vistazo hacia donde estaba Gregor justo al lado de la puerta, levantó una ceja.
“No deseaba interrumpirte.”
“No te preocupes por eso. Tal vez distraerme ayudará.”
“Si estás segura.” Se acercó al escritorio, dejando la bolsa de papel sobre ella, “Eran las siete en punto, nadie había comido todavía. Nos conseguí unos sandwiches.”
“Gracias. ¿Cómo está Elle?”
“Spitfire dijo que estaba teniendo un mal día, pero que ha comido ahora. Quizás mañana será mejor.”
Faultline suspiró, “Esperemos. Es muy fácil volverse unido a esa chica, ¿sabe a qué me refiero?”
“Sí.”
“¡Carajo!”, Maldijo, mientras pasaba la mano por las varillas y, una vez más, la madera verde se negaba a cortarse.
“¿Qué estás haciendo?”
“Hemos hablado sobre el efecto Manton.”
“La regla que impide que algunos poderes afecten a los seres vivos. Has estado tratando de eliminar esas restricciones de ti misma.”
“Sin suerte. Es cuestión de tiempo antes de que tengamos un trabajo, las cosas se pongan feas, y sea demasiado débil, debido a esta limitación arbitraria.”
“Me resulta difícil creer que cualquiera que haya derrumbado un edificio sobre alguien pueda llamarse a sí mismo débil.”
“Eso fue más suerte que cualquier otra cosa", suspiró, mientras ajustaba las posiciones de las varillas.
“Si tú lo dices.”
“No es que no haya precedente para esto. Sabemos a ciencia cierta que algunas capas que alguna vez fueron retenidas por el efecto Manton han descubierto una forma de evitarlo o superarlo. Narwhal es el caso más obvio.”
“Sí.”
“Hay una rama teórica que dice que el efecto Manton es un bloqueo psicológico. Que, debido a nuestra empatía por los seres vivos, detenemos nuestros poderes en un nivel instintivo. O, tal vez, nos retenemos contra otros seres vivos porque hay una limitación impuesta inconscientemente que nos impide herirnos con nuestros propios poderes, y es demasiado general, abarcando a otros seres vivos en lugar de solo a nosotros mismos.”
“Ya veo.”
“Así que estoy tratando de engañar a mi cerebro. Con esta configuración, paso de material inorgánico a material orgánico muerto a tejidos vivos. Madera verde, en este caso. O lo mezclo para que vaya de uno a otro sin ningún patrón. Si puedo engañar a mi cerebro para que cometa un error, anticipando el material equivocado, tal vez pueda atravesar ese bloqueo mental. Hacerlo una vez, y sería más fácil para futuros intentos. Esa es la teoría, de todos modos.”
Ella lo intentó de nuevo. “¡Mierda!”
“No parece estar funcionando.”
“No me digas. Hazme un favor. Reorganiza estos. No me dejes verlos.”
Se acercó al escritorio, desató las varillas, las barajó y luego las ató en su lugar mientras ella estaba sentada allí con los ojos cerrados.
“Adelante”, le dijo.
Lo intentó de nuevo, con los ojos cerrados. Cuando ella los abrió, ella maldijo varias veces seguidas.
Gregor dio un paso alrededor del escritorio, la agarró por el cuello con su mano izquierda, y la sacó de la silla. La empujó al suelo y se subió encima de ella para que él estuviera a montando sobre ella, sus rodillas presionando sus brazos hacia abajo. Su agarre se apretó incrementalmente.
Los ojos de Faultline se agrandaron y su rostro comenzó a cambiar de color mientras luchaba. Le puso las rodillas en la espalda, pero uno podría haber tenido más éxito golpeando un lecho de agua. El efecto fue el mismo. Debajo de su piel, que era más dura de lo que uno podría imaginar, su esqueleto, músculos y órganos flotaban en un mar de fluidos viscosos. Su esqueleto, había aprendido, era más parecido al de un tiburón que un humano. Era un cartílago flexible que se doblaba donde el hueso se rompería y cicatrizaba más rápido que el hueso. Había sido atropellado por un automóvil y se puso de pie poco después. Sus patadas no tendrían mucho efecto.
“Lo siento”, le dijo.
Su lucha gradualmente se debilito. Tardó un tiempo antes de que empezara a flaquear.
Esperó un segundo más, luego la soltó. Ella comenzó a toser mientras vertía aire en sus pulmones.
Esperó pacientemente a que se recuperara. Cuando ella parecía tener más o menos el control de su propia respiración, habló: “Hace meses, estábamos hablando sobre este tema, el efecto Manton. Tu mencionaste cómo podría ser posible que alguien como nosotros tenga un segundo evento detonante. Un cambio radical o mejora en sus poderes como resultado de un momento de vida o muerte. Tal podría explicar cómo romper la regla de Manton.”
Ella asintió, tosiendo de nuevo.
“No habría funcionado si te hubiera advertido de antemano. Lo siento.”
Ella negó con la cabeza, tosió una vez, y luego le respondió con voz ronca: “No funcionó de todos modos.”
“Lo siento.”
“¿Y si hubiera funcionado, gran lunático? ¿Qué esperabas que te hiciera? ¿Corta tu mano? ¿Matarte?”
“Pensé que tal vez mi mano o mi brazo, en el peor caso. No creo que me mates, incluso en un momento como ese. Has hecho mucho por mí. Incluso si resultara imposible volver a conectarlo, no diría que es una mano muy atractiva”, examinó la mano que acababa de utilizar para estrangular a Faultline, “Perderla, por algo en lo que has estado trabajando durante mucho tiempo no es algo lamentable.”
“Idiota”, se puso de pie, tosiendo de nuevo, “¿Cómo diablos se supone que me vaya a enojar contigo cuando dices algo así?”
Él permaneció en silencio.
“Bueno, o eso no va a funcionar, o necesito algo que me acerque aún más a la muerte... en cuyo caso lo estoy tachando de la lista de todos modos.” Ella movió su silla y se sentó en su escritorio, empujando el aparato con las barras en la basura. “Me gusta estar viva demasiado para bailar en ese filo de la navaja.”
“Sí”, su voz era tranquila.
“Gracias, por cierto, por intentar eso”, le dijo, mientras vaciaba la bolsa de un sándwich y medio. Le devolvió el medio sándwich de Gregor a la bolsa y dejó la suya a un lado, sin abrir. “Creo que fuera fácil.”
Él sacudió la cabeza.
“Así que, estoy devolviendo el favor, entonces. Siéntate.”
Él acercó una silla y se sentó al otro lado del escritorio.
“Hace un año, accediste a darme una parte de tus ganancias en nuestro pequeño grupo, si las usaba para responder algunas preguntas que teníamos.”
“Recuerdo.”
“Hablaré con los demás sobre esto, pronto, pero ya que tú fuiste el que más pagó, pensé que era correcto que primero lo compartiera contigo.” Abrió un cajón y sacó un archivo. Ella lo empujó sobre el escritorio. “Esto es lo que he encontrado, hasta ahora.”
Él abrió el archivo. La primera página era una imagen, de alta resolución, de una 'u' estilizada, o una 'c' girada noventa grados en el sentido contrario a las agujas del reloj. Tocó su brazo, donde un tatuaje idéntico a la imagen lo marcaba.
“Sea quien sea”, explicó Faultline, “Ya sea una o varias personas, es muy, muy bueno para cubrir sus huellas.”
Pasó las páginas. El siguiente conjunto de páginas eran imágenes, informes de la escena del crimen, archivos oficiales y artículos de noticias sobre varios parahumanos, cada conjunto de páginas relacionadas con uno específico. El primero era un hombre monstruo con un caparazón parecido al de un escarabajo cubriendo su cuerpo. Gregor mismo era el segundo.
“Tú y Newter, como ya sabes, no están solos. De manera constante, los parahumanos han aparecido en toda América del Norte. Amnesia retrógrada, todos marcado por el mismo tatuaje que se encuentra en varias partes de su cuerpo. Cada uno fue abandonado en un lugar apartado en un área urbana. Callejones, zanjas, tejados, debajo de puentes.”
“Sí”. Gregor pasó más páginas. Cada conjunto de páginas tenía más personas como él.
“Aquí está la cosa, sin embargo. Al principio, la mayoría eran extraños en apariencia. Hasta cuatro de cada cinco parahumanos monstruosos, si puedes disculpar el término, siguen el patrón, y ese número podría aumentar si tuviera la oportunidad de examinar o conseguir una entrevista decente con los demás. El tatuaje, la amnesia, sus primeros recuerdos es despertar en algún lugar de una ciudad extraña.”
“¿Al principio, dijiste?”, Preguntó Gregor, “¿Esto cambió?”
“Pasa a la pestaña roja.”
Encontró la pestaña roja que sobresalía y se volvió hacia esa página. Una imagen de alta calidad de una atractiva chica pelirroja.
“Ella apareció en Las Vegas. Todo el negocio de los casinos ha mordido el polvo, casi, desde que los parahumanos que pueden jugar con las probabilidades o hacer trampa comenzaron a aparecer. Pero aún hay juegos clandestinos. Ella participó en algunos, y le pusieron una recompensa a su cabeza en cuestión de días. Se está llamando a sí misma Shamrock, y yo apostaría buen dinero en el hecho de que tiene poderes que le permiten manipular probabilidades.”
“Ya veo. ¿Por qué estamos hablando de ella?”
“Siguiente página.”
Pasó la página. “Ah”
Era una imagen granulada de una cámara de vigilancia. Shamrock estaba en medio de cambiarse de ropa en lo que parecía un estacionamiento subterráneo, y, aunque parcialmente oscurecido por la correa de su sostén, el tatuaje era visible en su omoplato. Una 'u' estilizada.”
“Esa es la pieza del rompecabezas número uno. Dadas las fechas, y eres libre de mirarlas en tu propio tiempo, pasando por los primeros avistamientos, las personas que aparecen con estos tatuajes son cada vez menos monstruosas con cada año que pasa. No siempre, pero es una tendencia. Entonces, boom, encontramos a Shamrock. No hay características extrañas de que hablar.”
Dio vuelta unas páginas.
“Pieza número dos. Me temo que es uno de esos casos en que las cosas se han cubierto demasiado bien para que podamos verificarlas, pero te diré lo que escuché. Tallahassee, Florida, hace solo tres meses, circuló un rumor sobre alguien que se hacía llamar Dealer.”
“¿Qué estaba traficando?”
“Poderes.”
“Poderes”, se hizo eco de Gregor.
“Pagale una cantidad en el vecindario de treinta y cinco mil dólares, el vendedor te da algo para beber, y te unes a las filas de los héroes y villanos en la comunidad de capas. Poderes en una botella.”
“Ya veo. ¿Cómo se relaciona esto?”
“Porque una persona que afirma ser cliente hizo una publicación en un blog sobre su transacción. Está cerca del final de ese archivo. En su publicación, describió que Dealer tenía un maletín de metal lleno de frascos. Grabado en el interior de la tapa...”
“El mismo símbolo que el tatuaje”, adivinó Gregor.
Faultline asintió, “Y eso es lo que sabemos.”
“Ya veo. ¿Podemos rastrear a este individuo con el blog?”
“Él está muerto. Asesinado por dos capas sin nombre menos de un día después de que hizo la publicación.”
“Ah.”
“Lo que creo es que alguien ha descubierto cómo las personas obtienen poderes, y han hecho un negocio de ello. Pero los primeros intentos no fueron tan bien. Podría ser que, si la química es mala, las personas que beben esas cosas se vuelven como tú, como Newter, como Sybill y Scarab.”
“Entonces esta persona o personas. Crees que están experimentando. Han estado perfeccionando su trabajo y los cambios físicos se han reducido.”
“Y este Dealer era su vendedor, o más probablemente, alguien que se robó parte de su trabajo e intentó sacar provecho de él. Las personas con las que hizo negocios no se hicieron los tatuajes.”
La silla de Gregor gimió dolorosamente mientras se inclinaba hacia atrás.
“¿Qué sigue?”
“Nadie ha visto u oído hablar de este Dealer desde que el blogger fue asesinado. El Dealer está muerto o está manteniendo un bajo perfil. Entonces seguimos nuestra otra pista. Tengo investigadores privados buscando a Shamrock. Estoy pensando en concluir nuestro contrato con Coil aquí, entonces, si tenemos la suerte de que nuestros detectives la encuentren antes que los cazarrecompensas, le hacemos una visita. O puede decirnos algo, o podemos ofrecerle un puesto en el equipo.”
“O ambos”, dijo.
“En un mundo ideal”, Faultline sonrió.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.16 00:44 master_x_2k Colmena III

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

Colmena III

Hubo un largo chirrido de retroalimentación, seguido del sonido apenas audible de un hombre aclarándose la garganta.
“Atención compradores. Tenga en cuenta que las tiendas cerrarán a las cinco y media esta tarde, en cooperación con el toque de queda de toda la ciudad. Asegúrese de cooperar con las autoridades en las entradas y salidas del centro comercial Weymouth y regrese a sus hogares antes de las seis en punto. Gracias.”
La multitud de personas que habían detenido en la conversación y paseo para escuchar el anuncio comenzó a moverse y hablar nuevamente, como si alguien hubiera detenido un video y hubiera presionado el botón Reproducir para que las cosas comenzaran una vez más.
Miré a mi papá, “¿Deberíamos irnos? ¿Ganarle al tráfico de último minuto?”
“Por supuesto. Si no hay nada más que necesites.”
Regresaría a la escuela mañana, y mi padre tal vez había sentido lo estresada que estaba, porque se ofreció a llevarme de compras. Se sintió un poco redundante después de haber estado con Lisa y los chicos hace una semana, pero me dio la oportunidad de recoger algunos elementos esenciales y pasar un momento de calidad con mi padre.
En las bolsas que sostenía mi padre, tenía una mochila nueva, algunos cuadernos, bolígrafos, media docena de libros y un par de zapatillas nuevas. El tipo de cosas que no habría comprado con Lisa, porque eran tan aburridas, como los cuadernos, o porque eran el tipo de cosas que siempre me tomaba una eternidad en decidirme, como los libros y los zapatos.
En general, el viaje al centro comercial fue un gesto agradable, y de alguna manera significó más para mí que Lisa cubriéndome con ropa de unos cientos de dólares. Tal vez porque era algo para .
Nos dirigimos a la salida, y tuve que contener un gruñido. Aún faltaban más de media hora para que se cerraran las puertas, pero a la salida había un tumulto de cuerpos. Tal vez la mitad estaba tratando de irse, pero la otra mitad estaba boquiabierta.
Tanto dentro como fuera de las puertas de vidrio de la entrada del centro comercial, había soldados. Sus pistolas estaban enfundadas, pero parecían bastante intimidantes de todos modos. En medio de los soldados había dos capas; Battery y Shadow Stalker. Sabía que los miembros del Protectorado, los Custodios y varios voluntarios estaban estacionados en lugares donde había grupos de personas, especialmente en áreas dentro y alrededor del territorio de ABB. Los Custodios, supuse, eran demasiado jóvenes para manejar un solo lugar por sí solos, que era probablemente la razón por la cual Shadow Stalker estaba en un rol de 'compañera' aquí.
Había tenido mucho tiempo para ver las noticias ya que estaba en reposo en cama. Bakuda estaba haciendo honor a lo que ella había estado diciendo sobre maximizar el miedo y el pánico combinando la imprevisibilidad con la certeza sombría. Todos los días, hubo informes de que entre una y cinco bombas explotaban, y aunque cada una de ellas probablemente era una ventaja para el ABB de alguna manera, no había forma de saber qué golpearía a continuación o por qué. Un artículo en línea había conjeturado que a medida que la presencia militar y de superhéroes obligaba a el ABB contra una esquina, los ataques solo aumentarían. Las escuelas, los centros comerciales y los edificios de oficinas eran objetivos potenciales. Justificación suficiente para una presencia armada aquí en el centro comercial.
Lo bueno fue que el centro comercial había organizado grandes ventas en prácticamente todas las tiendas para mantener el negocio en marcha. Quizás no sea la cosa más brillante o más lógica, pero demasiadas empresas y empleados vivían con lo que ganaban día a día por aquí.
Entrar había sido como pasar por la seguridad del aeropuerto, nuestras bolsas fueron revisadas y mostramos una identificación. Nada muy malo. Había sido solo Manpower de New Wave parado cuando llegamos, y no había mucha gente. Esto era algo más, dos heroínas atractivas y peligrosas, ambas con cierta controversia a su alrededor. Por mucho que pudiera entender por qué los héroes estaban aquí, podría decir que estaban reduciendo la velocidad de las cosas, ya que los curiosos se interponían en el camino de las personas que realmente se estaban yendo. La mitad de la presencia militar que estaba dentro del centro comercial estaba ocupada trabajando para mantener a la multitud alejada de las puertas y de los dos héroes e intentando organizar a la gente en líneas.
El progreso a través de la línea fue lento, pero lo admito, fue interesante poder ver a Shadow Stalker y Battery haciendo su trabajo desde una perspectiva segura.
Battery era un miembro del Protectorado. Cuando comencé en la secundaria, ella había sido la líder de los Custodios por un breve tiempo, y pronto se había graduado al Protectorado. Podía suponer que ella tenía veintidós o más ahora, si alteraron la fecha de graduación o algo así para que sea más difícil adivinar la edad real de la heroína. Su poder se cargaba mientras se mantenía quieta y concentrada, con cada segundo que pasaba cargando otorgándole unos pocos segundos de velocidad enormemente mejorada, algo de fuerza extra y algunos poderes electromagnéticos. Su traje era blanco y gris oscuro, con líneas azul cobalto que lo trazaban como se puede ver en una placa de circuito. Las preguntas sobre si su compañero de equipo Assault era su novio o su hermano se habían topado con respuestas evasivas, lo que llevó a que una pequeña fracción de los fanáticos de superhéroes locales a suponer que él era ambos. Cada vez que ella hacía algo en público, podías confiar en que los tableros de mensajes en línea explotarían con especulaciones y teorías.
Ese drama al estilo de la telenovela / paparazzi nunca me llamó la atención. Ignorando la vaga posibilidad de que tal vez hubiera algo de verdad en lo que decían, pensaba que ella era la clase de héroe que podía admirar. Era agradable, trabajaba duro, y en esas situaciones inevitables en las que se encontraba en la televisión con un imbécil tratando de molestarla, manejaba las cosas bastante bien.
Battery se inclinó para poner su mano sobre la oreja de Shadow Stalker y susurrarle algo. Shadow Stalker asintió y luego se volvió para atravesar la puerta de cristal y decir algo a los soldados apostados afuera. Literalmente atravesó de la puerta. Mientras lo hacía, se puso un poco humeante, como si estuviera hecha de arena y no de algo sólido. No me pareció constructivo. En sus zapatos, creo que me habría comportado como de costumbre, sin darles más razones para mirar. Habría usado una puerta normalmente.
Tal vez era parcial. Sentí que no me gustaba o la odiaba por principio, ya que ella era la autoproclamada némesis de Grue. Lisa y Alec explicaron que Shadow Stalker era un vigilante[1] que accedió a unirse a los Custodios en lugar de ir a la cárcel, después de ir demasiado lejos en la búsqueda de la justicia. Se suponía que debía estar usando armas no letales, pero no lo hacia.
Las capas siempre parecían mucho más grande e impresionante en las noticias. Una vez que mirabas más allá de la capucha y capa de camuflaje urbano gris oscuro, y el metal pintado de negro de su máscara, Shadow Stalker seguía siendo una adolescente. Solo aproximadamente tan alta como yo. Battery era solo cinco centímetros más alta que Shadow Stalker o yo, lo que significaba que aún era más baja que la mayoría de los hombres de la multitud. Ahora que había estado involucrada en cosas de capa, sentía que podía mirar más allá del disfraz de una manera que la mayoría no veía. Se veían normales, más o menos.
“Alan”, mi padre habló, “Ha pasado mucho tiempo.”
Me volví para mirar. Debería haberme sorprendida, o conmocionada, pero cuando me di cuenta de con quién nos habíamos topado, me sentí demasiado desganada.
“Es bueno verte, Danny. He querido entrar en contacto.”
“No es un problema, no es un problema”, mi padre se rió fácilmente. Estrechó la mano del hombre de mejillas rojas y pelirrojo. Alan Barnes. “En estos días, podemos considerar algo bueno el estar ocupados. ¿Tu hija está aquí?”
Alan miró a su alrededor, “Tenía sed, así que estoy manteniendo nuestro lugar en la fila mientras ella... ah, aquí está.”
Emma se unió a nosotros, una Sprite dietética en una mano. Ella pareció momentáneamente sorprendida al verme. Luego sonrió, “Hola Taylor.”
No respondí. Hubo unos momentos de silencio incómodo.
“Tenemos que volver a contactarnos, Danny”, el papá de Emma sonrió, “Tal vez podrías venir para una barbacoa alguna vez. Cuando esté un poco más cálido, el clima será perfecto para ello.”
“Me gustaría eso”, estuvo de acuerdo mi papá.
“¿Cómo está el trabajo?”
“Mejor y peor. Hay trabajo para los trabajadores portuarios, con tareas de limpieza y reconstrucción, así que está bien.”
“¿Y tus proyectos? ¿El ferry?”
“Me he resignado a esperar unos meses más antes de volver a hacer ruido. Las elecciones municipales son este próximo verano, y habrá elecciones para el consejo de la ciudad este otoño. Espero ver algunas caras nuevas, personas que no descarten algunos esfuerzos de reactivación como opciones.”
“Te deseo suerte, entonces. Sabes que mi empresa está allí si nos necesitas.”
“Lo aprecio.”
Emma desvió su atención de mirar distraídamente a las heroínas y al ejército trabajando a la conversación de nuestros padres. Mi papá la vio mirando hacia él y decidió incluirla en la conversación.
“Así que. ¿Emma todavía está modelando?”
“¡Así es!” Alan sonrió orgulloso, “Y lo está haciendo bastante bien, pero esa no es la razón por la que estamos aquí hoy. Solo estuvimos aquí por las ofertas”, Alan se rió un poco, “Mi hija no me permitió relajarme en cuanto oyó hablar de eso.”
“Ah. Nosotros también. De compras, quiero decir. Taylor fue atrapada al borde de una de las explosiones, cerca de cuando comenzó todo este espectáculo”, respondió mi padre, “Ha estado en casa por una semana recuperándose. Pensé que iríamos de compras antes de que ella volviera a estar al corriente de las cosas.”
“¿No hay nada serio en cuanto a lesiones? Espero”, Preguntó Alan.
“Estoy en una sola pieza”, le respondí, sin quitar los ojos de Emma.
“Eso es bueno. Dios mío, eres la tercera persona que conozco que ha sido afectada por esta anarquía. Uno de mis socios está recuperándose de la cirugía. Una explosión cristalizó su brazo, lo convirtió en vidrio. Terrible.” Alan le dijo a mi padre: “¿Cuándo termina esto?”
Mientras nuestros papás hablaban, Emma y yo nos mirábamos la una a la otras.
Entonces Emma sonrió. Era una mirada que había visto tantas veces en los últimos años.Era la sonrisa que me había recibido cuando volví a la escuela desde el hospital, en enero, esa mirada que me hizo saber que no había terminado. La misma expresión que tenía cuando me estaba mirando, cubierta de jugo y cola en el cubículo del baño de la escuela. La que ella tenía usando cuando salí de las duchas para encontrar mi ropa metida en los inodoros, tanto mi ropa de gimnasia como las normales.
La misma sonrisa que había tenido antes de que ella me recordara cómo mi madre había muerto, frente a todos.
El sonido del impacto fue como un chorro de agua en mi cara. Sentí una punzada de dolor por la hendidura que uno de los perros de Perra había hecho en mi brazo, cuando la conocí. Aún seguía dolorida.
Emma se cayó, chocando con su padre, quien dejó caer las bolsas que sostenía. Hubo suspiros de la multitud que nos rodeaba.
“¡Taylor!” Mi padre gritó, horrorizado.
Mi mano estaba ardiendo. Extendida frente a mí, como si fuera a estrechar la mano de alguien. Me llevó unos segundos conectar los puntos. ¿La había golpeado?
Emma me miró, con los ojos muy abiertos, la boca abierta, una mano al lado de su rostro. Estaba tan sorprendida de lo que había hecho como ella. No es que me sintiera mal. Una gran parte de mí quería reírse en su cara. ¿No estabas esperando eso? ¿Calculaste mal cómo reaccionaría?
Las manos me tomaron con un agarre de hierro y me hicieron girar. Shadow Stalker. Ella se interpuso entre Emma y yo. Ojos marrones oscuros me fulminaron con la mirada desde detrás de su máscara.
“¡¿Por qué fue eso?!” Alan protestó, “¡Emma ni siquiera dijo nada!”
“Lo siento mucho”, mi padre se apresuró a explicarle a la superheroína y al padre de Emma: “Todavía se está recuperando de una conmoción cerebral, ha afectado su estado de ánimo. No esperaba nada tan extremo.”
Shadow Stalker lo regañó, “Este no es el momento ni el lugar para las discusiones. Si tu hija está así de... mal, esa es tu responsabilidad.”
Me dio ganas de reír. Parte de eso era estar eufórica por hacer algo para vengarme de Emma. La otra parte era que todo este escenario era tan ridículamente al revés. Shadow Stalker no era realmente nada especial. Ella era solo una adolescente, dando disciplinando a mi padre, un adulto. La multitud que estaba observando estaba viendo a Emma como la víctima, a mí como el malo. Pero si te removieras el traje, si todos supieran la historia real, todo esto se juzgaría de manera diferente. Emma sería la mala persona, y mi padre no sería tan conciliador con esta chica que lo regañaba.
Tuve la presencia de la mente para no reírme en voz alta. Tal vez fue la adrenalina, el alivio que fluyó de lo que acababa de hacer. Tal vez fue la conmoción cerebral, de nuevo, pero encontré la convicción de hacer otra cosa.
Señalé a Emma, ​​volví a mi padre, “¿Quieres saber por qué la golpeé?”
Shadow Stalker puso una mano en un lado de mi cara, me obligó a mirarla, impidiéndome hablar en el proceso. “No. Estoy deteniendo esto aquí mismo. Sin argumentos, sin excusas sobre por qué acabas de agredir a alguien. Estamos separando esto ahora. Date vuelta.”
“¿Qué?” Me reí a medias, incrédulo, “¿Por qué?”
“Taylor”, dijo mi padre, pareciendo agotado, “Haz lo que ella dice.”
Realmente no importaba, porque ella me obligó a darme la vuelta de todos modos, torciendo mi brazo hasta que lo hice, luego tirando de mis brazos detrás de mi espalda.
“Por favor, señorita”, dijo mi papá, “Esto no es necesario.”
Shadow Stalker ató mis muñecas con lo que supuse que era una muñequera de plástico. Demasiado apretado. Luego se volvió hacia mi padre y su voz se calló. “Mira a esta multitud. Estas personas. Están asustados. ¿Un lugar como este, con este pánico, temor y preocupación tan reprimidos, esta gente tan cerca? No me importa si tu hija es una idiota o simplemente está enferma. Ella ha demostrado ser volátil en una situación que es un barril de pólvora. Es peligroso y estúpido tenerla aquí. Puede cortarle las esposas plasticas cuando este lejos de alguien a quien pudiera lastimar.”
“No soy peligrosa”, protesté.
“No me parecío así a mí.” Shadow Stalker negó con la cabeza y me dio un empujón hacia la salida, “vete a casa y sé agradecida de que tu papá no tenga que pagar fianza para que duermas en tu propia habitación esta noche.”
Mi padre sostenía sus bolsas con una mano para que él pudiera ayudar a guiarme hacia la puerta. Miró por encima del hombro a Alan, “Lo siento mucho. Es la conmoción cerebral.”
Alan asintió, compasivo. Sus rubicundas mejillas estaban rojas por la atención que nuestra escena había dibujado, “Lo sé. Está bien. Solo... tal vez debería quedarse en casa por un poco más de tiempo.”
Mi padre asintió, avergonzado. Me sentí mal por eso. Me sentí peor al ser llevada como un criminal, mientras que Shadow Stalker le tendió una mano a Emma para ayudarla a levantarse. Emma estaba radiante, sonriendo con una de las sonrisas más amplias que le había visto dar, a pesar de la marca roja en un lado de su rostro. Sonriendo tanto por cómo resultaron las cosas, imaginé, como por tener la oportunidad de hablar con la superheroína preocupada.
Nos dirigimos al auto, lejos de la multitud, los soldados y Emma. Me quedé de pie junto a la puerta abierta del acompañante durante dos minutos antes de que mi padre recogiera un cortaúñas para cortar las esposas plásticas.
“No estoy enojado”, me dijo, en voz baja, después de que nos hubiésemos acomodado, mientras encendía el automóvil y nos sacaba del estacionamiento.
“Bueno.”
“Es perfectamente comprensible. Estas emocionalmente sensible, después de ser golpeada por la explosión, y ella te recuerda lo que está sucediendo en la escuela.”
“Más de lo que sabes”, murmuré.
“¿Hm?”
Me miré las manos, me froté las muñecas donde la cinta de plástico las había cortado.
Si no se lo decía ahora, no creo que lo haga nunca.
“Es ella. Emma.”
“¿Oh? ¿Qué?” Él sonaba confundido.
No tenía la fuerza para aclarar las cosas. Solo le dejé pensarlo.
Después de una larga pausa, él solo dijo: “Oh.”
“Desde el principio. Ella y sus amigos”, agregué innecesariamente.
Las lágrimas brotaron, inesperadas. Ni siquiera me había dado cuenta de que tenía ganas de llorar. Levanté mis gafas para frotarlas, pero salieron más.
“Estúpida lesión en la cabeza”, murmuré, “cambios de humor estúpidos. Se supone que debo estar mejor ahora.”
Mi papá negó con la cabeza, “Taylor, pequeña, no creo que sea la única razón.”
Él se detuvo.
“¿Qué estás haciendo?” Pregunté, limpiándome ineficazmente la mejilla, “Tenemos que llegar a casa antes del toque de queda.”
Se desabrochó el cinturón de seguridad y me abrazó, mi rostro contra su hombro. Mi aliento se detuvo con un sollozo.
“Está bien”, me aseguró.
“Pero-”
“Tenemos tiempo. Tómate el tiempo que necesites.”
[1] El termino vigilante se refiere a los héroes que actúan fuera de la ley, o al menos mas fuera de la ley que lo que se acepta en el mundo. Osea que lastima de más, mutila o hasta mata.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.16 00:40 master_x_2k Colmena I

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

Colmena I

El lugar era olvidable. Un lugar de mal muerte en una larga calle de negocios de mala. Todo estaba deteriorado. Era difícil de adivinar si las tiendas y restaurantes con las que uno se cruzaría estaban abiertos o no.
El pub tenía un cartel que decía 'Somer's Rock'. Había barras de hierro en las ventanas y las cortinas estaban cerradas, pero hubiera sido más inusual si ese no fuera el caso. Era ese tipo de área. La pintura del exterior se estaba pelando, y el óxido de los barrotes había sangrado sobre la pintura gris blanquecina debajo de las ventanas.
Cuando entramos, quedó claro que Somer's Rock era un libro que debería ser juzgado por su portada. Era oscuro, lúgubre y deprimente. El suelo de madera estaba manchado del mismo gris oscuro que el mostrador de la barra, las cortinas y los manteles eran de color verde oscuro, y el único color o brillo real, por así decirlo, era la luz amarilla emitida por las antiguas bombillas quemadas.
Había tres personas en Somer's Rock cuando llegamos. Una de ellas era una chica de unos veintitrés años con aspecto huraño, cabello castaño y un uniforme de mesera ligeramente arrugado, que nos miró cuando entramos, pero no hizo ningún intento por darnos la bienvenida. Había dos gemelos idénticos detrás de la barra en el rincón más alejado, probablemente sus hermanos mayores, que se ocupaban de lavar los vasos y nos ignoraban intencionalmente. Uno de ellos vestía una camisa de vestir y un delantal, parecía el barman, mientras que el otro tenía una camiseta negra debajo de una camisa hawaiana. Además del contraste en la moda, eran idénticos en altura, corte de pelo, rasgos y expresión.
Habían reunido un grupo de mesas con sillas dispuestas a su alrededor, pero pasamos junto a ellas hasta un cubículo en la esquina. Tattletale, Perra, Grue, Regent y yo nos acomodamos en los desgastados bancos acolchados. En realidad, los estaba llamando así en mi cabeza, porque no eran Lisa, Brian, Rachel y Alec. Todos estábamos de traje.
Cuando nos acomodamos, la chica con la expresión arisca se acercó a nosotros, dejó su bloc de notas sobre la mesa y me miró, la mirada en sus ojos casi desafiante. Ella no dijo una palabra.
“¿Coca-Cola?”, Me aventuré, sintiéndome incómoda bajo la mirada.
“No, Skitter”, Tattletale me dio un codazo, “Ella es sorda. Si quieres algo, escríbelo en el bloc.”
Para demostrarlo, extendió la mano sobre la mesa, tomó el bloc y escribió ‘té, negro’. Seguí su ejemplo y anoté mi orden, luego pasé la nota sobre la mesa a los chicos y a Perra. La chica me dio una mirada fea mientras se alejaba con nuestras órdenes.
Había pasado una semana desde el incidente con Bakuda. Lisa y Brian se habían detenido varias veces mientras yo pasaba mis días en la cama, dándome actualizaciones sobre la situación a medida que se desarrollaba. En un momento dado, incluso trajeron a Alec y Perra, y me sentí muy aliviada de que mi padre no hubiera estado en casa en ese momento. Alec y Perrano eran los amables invitados que Lisa y Brian eran, y yo sospechaba que su presencia y personalidades habrían planteado más preguntas con mi padre de las que habrían respondido.
Al parecer, alguien en el CGP había llamado a mi yo de traje 'Skitter'. Lung había oído algo al respecto, y ahora se había extendido por la ciudad después de su escape, lo que implicaba que probablemente me estaba buscando. Como un artículo de periódico planteó nuestra posible participación en los bombardeos que tuvieron lugar, como adversarios de Bakuda, mi nuevo nombre había aparecido una vez más, por lo que parecía que se estaba volviendo permanente. No me gustaba, pero no amaba ninguno de los nombres que se me ocurrían, así que podía soportarlo.
Parecía que habíamos llegado unos minutos antes, porque el resto de los invitados llegaron en cuestión de segundos el uno del otro, mientras la camarera nos trajo nuestras bebidas.
Kaiser entró por la puerta con una chica en cada brazo, rubias con medidas como modelos de Playboy. Kaiser llevaba una armadura de la cabeza a los pies, elaboradamente trabajada y coronada con una corona de cuchillas. El líder de Imperio Ochenta y Ocho. Las gemelas usaban los nombres de Fenja y Menja[1], y estaban vestidas con una armadura al estilo valkiria con innumerables alas de acero, junto con yelmos de cara cerrada. Tenía que admitir que a Kaiser le gustaban sus pesos pesados. Estas dos podían crecer hasta tener tres pisos de altura, y eran cien veces más resistentes cuando lo hacían.
Purity entró unos pocos pasos detrás de él con varios otros siguiéndola. Estaba vestida con un traje blanco sin marcas ni símbolos, pero la tela brillaba suavemente. Su pelo blanco y sus ojos brillaban también, pero era más como si estuvieran hechos de magnesio caliente que cualquier otra cosa. No podía mirar en su dirección sin tener manchas en mis ojos, y mi máscara tenía lentes tintados diseñados para reducir el brillo.
Las personas que habían venido con Purity eran otros miembros de Imperio Ochenta y Ocho. Krieg, Night, Fog y Hookwolf.[2] Era interesante de ver, porque hasta donde yo sabía, aunque cada uno de ellos había sido miembro de Imperio Ochenta y Ocho en algún momento, Purity había echo su propio camino, mientras que Night y Fog se habían separado para formar su propio duo en Boston no mucho después. Todos reunidos, aparentemente.
Ni siquiera era el equipo completo de Kaiser. Aparte de la rara excepción como Lung reclutando a Bakuda cuando estaba en Cornell, parecía que la mayoría de los grupos reclutaban nuevos miembros desde dentro de su propia ciudad. Kaiser era diferente. Era uno de los villanos estadounidenses más conocidos con una agenda de supremacía blanca, y las personas que compartían sus ideales o bien eran reclutados de otros estados o acudían a él. La mayoría no se quedó con él demasiado tiempo, por la razón que sea, pero aún así lo convirtió en el residente de Brockton Bay con el más músculo parahumano a su entera disposición.
Kaiser se sentó en un extremo de la mesa en el centro de la sala, su gente encontró asientos y sillas en las mesas detrás de él. Sin embargo, Purity no se relajó ni pidió bebidas. Se sentó en una silla unos metros detrás de Kaiser, se cruzó de brazos y cruzó un tobillo sobre el otro, sentándose para ver el proceso. A partir de mi investigación en línea y de buscar artículos de periódicos antiguos, sabía que Purity podía crear luz y cargarla con energía cinética. Ella era como una linterna humana, si la luz de la linterna pudiera atravesar las paredes de ladrillo y destrozar los autobuses de la ciudad a la mitad. En cuanto a potencia de fuego bruta, estaba cerca de la parte superior de la lista, una torre de artillería voladora.
Coil[3] entró después del Imperio Ochenta y Ocho, más llamativo porque estaba solo. Sin respaldo, sin mostrar fuerza. Era más alto que Grue, pero estaba delgado hasta el punto de ser esquelético. Su traje ceñido lo cubría de la cabeza a los pies, carecía incluso de agujeros para los ojos y aberturas para la nariz y la boca, y la forma en que se adhirió a su piel te permitia ver sus costillas y articulaciones individuales. El traje era negro, y el único diseño era una serpiente blanca, con su cabeza comenzando en la frente de Coil, la cola extendiéndose por la parte posterior de su cabeza, dando vueltas y vueltas por todo su cuerpo antes de finalmente terminar en uno de sus tobillos. Se sentó al final de la mesa frente a Kaiser.
“¿Qué puedes decirme sobre él?”, Le susurré a Tattletale.
“¿Coil? No puedo decir cuales serán sus poderes, pero él es uno de los jugadores más poderosos de la ciudad. Se considera un maestro de ajedrez. Ya sabes, como un maestro estratega, táctico. Controla más de la mitad del centro de la ciudad con escuadrones de personal de primera clase con equipo de última tecnología. Ex militares de todo el mundo. Si siquiera tiene poderes, es el único en su organización que los tiene.”
Asenti. Casi lo contrario de Kaiser en ese departamento. Pude haber preguntado más, pero otros entraban a la habitación.
Faultline. La conocí de mi investigación. Tenía veintitantos años y su pelo negro y liso estaba recogido en una coleta larga y erizada. Su disfraz era extraño, se aproximaba a algo así como una mezcla de antidisturbios, un uniforme de artes marciales y un vestido. Cuatro personas entraron a la habitación con ella, y los dos tipos del grupo fueron instantáneamente las personas más raras de la sala. Los conocía por su nombre también. Newter no llevaba puesta una camisa, zapatos o guantes, lo que hacía que fuera más evidente que su piel era de color naranja neón de pies a cabeza. Tenía ojos azul claro, cabello rojo oscuro que parecía mojado y una cola prensil de metro y medio de largo. Gregor el Caracol tenía obesidad mórbida, estatura promedio, sin pelo en todo el cuerpo. Su piel era de un blanco lechoso y ligeramente translúcida, por lo que podía ver sombras debajo de ella donde estaban sus órganos. Al igual que alguien más podría tener acné malo, tenía trozos de concha o escamas que le costraban la piel. Parecían casi percebes, pero tenían forma de espiral.
No hubieras pensado que eran cercanos por su lenguaje corporal, el silencio y la gran diferencia en apariencia, pero ambos tenían tatuajes a juego. El de Newter estaba justo encima de su corazón, mientras que el de Gregor estaba en su brazo. Parecía el símbolo griego 'Omega', pero al revés. Tal vez una 'u' estilizada.
Las otras dos chicas en el grupo de Faultline eran muy normales en contraste; Labyrinth vestía una túnica verde oscura y una máscara con líneas por todas partes. Spitfire vestía un traje rojo y negro con una máscara de gas.
Me sorprendió cuando Faultline caminó deliberadamente por nuestra mesa camino a su asiento, tomando el camino más largo. Cuando pasó junto a nosotros, nos miró a Tattletale y a mí, y nos miró con desprecio un poco antes de tomar la silla a la derecha de Kaiser.
“Voy a ir antes de que se lleven todos los asientos, ¿está bien?” Grue habló, y el resto de nosotros asintió. Grue se sentó entre Faultline y Coil.
“¿Qué fue eso con Faultline y tú?”, Murmuré a Tattletale, “¿Historia?”
“Nada importante”, respondió ella.
Regent se inclinó hacia adelante. “Ella y Tattletale han estado peleándose un poco. Faultline subió la apuesta cuando nos sacó a Spitfire cuando estábamos en el medio de intentar reclutarla. No puedo decir por qué a Faultline no le gusta Tattle, pero sé que Tattletale odia cuando las personas actúan como si fueran más inteligentes que ella, y Faultline es más inteligente que ella. Ay. Carajo, eso dolió.”
Tattletale lo había pateado debajo de la mesa.
“Son mercenarios, ¿verdad?”, Le pregunté.
Tattletale asintió, “La Cuadrilla de Faultline hace todo menos asesinato. Puedes decir que su personalidad apesta, puedes decir que sus poderes apestan, pero admito que es muy buena para encontrar fortalezas ocultas en las personas que trabajan para ella. ¿Ves esos dos tipos? Cuando se trata de poderes, fueron poco privilegiados. Se convirtieron en monstruos que no podían vivir en la sociedad normal, terminaron sin hogar o viviendo en las alcantarillas. Hay una historia detrás de ello, pero se convirtieron en un equipo, ella los hizo efectivos, y hasta ahora solo han echado a perder uno o dos trabajos.”
“Entendido”, dije, “Impresionante.”
“Sin embargo, ten en cuenta que no hemos echado a perder ninguno. Llevamos un 100%.”
“Han hecho algo así como tres veces más trabajos que nosotros”, señaló Regent.
“Pero no hemos fallado en ningún trabajo, es lo importante”, enfatizó Tattletale.
Llegó otro grupo, y era como si vieras una ola de disgusto en las caras de la habitación. Había visto referencias en la web y artículos de noticias sobre estos tipos, pero no eran del tipo de los que tomas fotos. Skidmark, Moist, Squealer.[4] Dos hombres y una chica, todos demostrando que las capas no eran necesariamente atractivas, exitosas o inmunes a las influencias del abuso de sustancias. Adictos serios y traficantes que pasaron a tener superpoderes.
Skidmark llevaba una máscara que cubría la mitad superior de su rostro. La mitad inferior era de piel oscura, con los labios y los dientes muy agrietados que se parecían más a los pistachos que a cualquier otra cosa. Se acercó a la mesa y tomó una silla. Antes de que pudiera moverla, sin embargo, Kaiser pateó la silla fuera de su alcance, haciéndola caer de costado, deslizándose por el suelo.
“¿Qué mierda?” Gruñó Skidmark.
“Puedes sentarte en un cubículo”, dijo Kaiser. A pesar de que su voz era completamente tranquila, como si estuviera hablando con un extraño sobre el clima, se sintió amenazante.
“Esto es porque soy negro, ¿verdad? De eso se trata, ¿verdad?”
Aún en calma, Kaiser respondió: “Puedes sentarte en un cubículo porque tú y tu equipo son perdedores patéticos y trastornados a los que no vale la pena hablar. ¿Las personas en esta mesa? No me gustan, pero los escucharé. Ese no es el caso contigo.”
“Andate a la mierda. ¿Qué hay con este tipo?” Skidmark señaló a Grue, “Ni siquiera sé su nombre, y él está sentado.”
Faultline le respondió: “Su equipo atracó al Banco Central de Brockton Bay hace una semana. Han enfrentado a Lung varias veces en el pasado y todavía están aquí, lo cual es mejor que la mayoría. Ni siquiera contando los eventos de hace una semana, él sabe sobre el ABB y puede compartir esa información con el resto de nosotros.” Ella le dio a Grue una mirada que dejaba en claro que no tenía otra opción si quería sentarse en la mesa. Él agachó la cabeza con la menor señal de asentimiento en respuesta. Discutimos las cosas de antemano y acordamos qué detalles compartiríamos.
“¿Qué has hecho que valga un asiento en esta mesa?”, Le preguntó a Skidmark.
“Tenemos territorio-“
“No tienes nada”, respondió Grue, alzando la voz y con sus poderes distorsionados. “Son cobardes que toman las áreas que a nadie más le importan, fabrican drogas y se las venden a los niños.”
“Vendemos a todos, no solo-”
“Encuentra un cubículo”, la voz que gruñía de Grue lo interrumpió. Skidmark lo miró y luego miró a los demás sentados alrededor de la mesa. Todos quietos, cada conjunto de ojos que podía ver detrás de las máscaras lo estaba mirando fijamente.
“Putos. Todos ustedes, les arde el culo roto”,[5] gruñó Skidmark, caminando hacia la cabina donde ya estaban sentados sus compañeros de equipo.
La mesera recogió la silla caída y la devolvió a su posición en la mesa, sin mirar a nadie a los ojos mientras se acercaba a la mesa donde estaba sentada la gente de Kaiser, dejaba su libreta y esperaba a que todos escribieran sus órdenes. Me di cuenta por qué el pub tenía una camarera sorda.
“Tomaré una silla, creo”, alguien habló desde la puerta. La mayoría de las cabezas se volvieron para ver a una figura masculina vestida de negro con una máscara roja y sombrero de copa. Me dio una especie de vibra Baron Samedi.[6] Sus compañeros de equipo lo siguieron a la habitación, todos con trajes a juego de rojo y negro, que diferían solo en el diseño. Una chica con un motivo solar, un hombre con armadura voluminosa y una máscara cuadrada, y una criatura tan grande que tenía que arrastrarse sobre sus manos y rodillas para atravesar la puerta. Era difícil de describir, se aproximaba a algo así como un gorila sin pelo de cuatro brazos, con un chaleco, máscara y polainas en el estilo rojo y negro que llevaba su equipo, garras de seis pulgadas que se volcaban en cada uno de los dedos de las manos y los pies.
“Los viajeros, ¿no?” Coil habló, su voz suave, “No son locales.”
“Podrías llamarnos nómades. Lo que estaba sucediendo aquí era demasiado interesante como para dejarlo pasar, así que decidí detenernos para una visita.” El tipo con sombrero de copa realizó la primera reverencia realmente formal que había visto en mi vida. “Me hago llamar Trickster.”[7]
“¿Conoces las reglas aquí?” Grue le preguntó a Trickster.
“Hemos estado en lugares similares. Puedo adivinar. Sin peleas, sin poderes, sin tratar de provocar a otros para que causen problemas, o todos los demás en la sala dejan de lado todas sus diferencias para derribarte.”
“Suficientemente cerca. Es importante tener un terreno neutral para reunirse, tener una discusión civilizada.”
“No voy a discutir eso. Por favor, continúa como si yo no estuviera aquí.”
Cuando Trickster se sentó en una silla y apoyó los pies en la mesa, nadie se quejó, aunque parecía que Skidmark quería matar a alguien. El resto de los Viajeros se instaló en un stand no lejos de nosotros. El gorila estaba sentado en el suelo y todavía era lo suficientemente grande como para estar a la altura de sus compañeros de equipo.
Coil bajó la cabeza asintiendo con la cabeza y agitó los dedos. Cuando habló, su voz era suave, “Esos deberían ser todos. Parece que Lung no vendrá, aunque dudo que ninguno de nosotros se sorprenda, dado el tema de la discusión de esta noche.”
“El ABB”, respondió Kaiser.
“Treinta y cinco personas confirmadas muertas y más de un centenar hospitalizado en la última semana. Presencia armada en las calles. Continuos intercambios de disparos entre miembros de ABB y las fuerzas combinadas de la policía y el ejército. Han atacado nuestros negocios y han bombardeado lugares donde creen que podríamos operar. Se han apoderado de nuestros territorios, y no hay indicios de que pretendan detenerse en el corto plazo”, aclaró Coil la situación para todos los presentes.
Es un inconveniente”, dijo Kaiser.
“Están siendo imprudentes”, dijo Faultline. Ella lo hizo sonar como si eso fuera un crimen a la par con gatitos asesinos.
Coil asintió, “Lo cuál es la verdadera preocupación. El ABB no puede sostener esto. Algo cederá, se autodestruirán tarde o temprano, y es probable que dejen de ser un problema. Si las cosas hubieran sido diferentes, podríamos ver esto como algo bueno. Nuestro problema es que las acciones del ABB llaman la atención sobre nuestra bella ciudad. Seguridad nacional y las fuerzas militares están estableciendo una presencia temporal para ayudar a mantener el orden. Los héroes están acudiendo en masa a la ciudad para apoyar al Protectorado a recuperar el control de la situación. Está dificultando los negocios.”
“Bakuda está en el centro de esto”, Grue se unió al diálogo, “Lung puede ser el líder, pero todo depende de la chica. Ella ‘reclutaba’ orquestando allanamientos en las casas de las personas mientras dormían, sometiéndolos e implantándoles bombas en la cabeza. Luego usó esas bombas para obligar a sus víctimas a secuestrar más. No menos de trescientos en total ahora. Todos y cada uno de sus soldados saben que si no obedecen, Bakuda puede detonar las bombas. Todos ellos están dispuestos a arriesgar sus vidas, porque las alternativas son la muerte segura o ver a sus seres queridos morir por su fracaso. Derribarla es nuestro objetivo final, pero ella arregló sus bombas para que se disparen cuando se detiene su corazón, por lo que es un poco más complicado que un simple asesinato.”
Extendió la mano hacia la oscuridad que envolvía su pecho y retiró un paquete. “Grabó en video la emboscada que hizo contra mi grupo hace una semana y la dejó atrás cuando corrió. He hecho copias. Tal vez lo encuentren útil para entenderla mejor.”
Grue entregó un CD a todos en la mesa.
Esta fue nuestra demostración de fortaleza. El video mostraba todo, desde el punto en que Bakuda había licuado a Park Jihoo hasta la segunda bomba que había detonado entre sus filas. Cuando la segunda bomba se disparó en medio del grupo de Bakuda, la cámara se detuvo brevemente, grabó el sonido de las armas y todo se oscureció por el poder de Grue, pero no nos mostró corriendo. No reveló nuestras debilidades, la suerte que habíamos tenido al escapar, o lo malas que realmente habían sido nuestras circunstancias. Dejó que todos supieran contra qué nos habíamos enfrentado, les hizo saber que salimos bien y que habíamos podido asistir a esta reunión. Eso haría tanto por nuestra reputación como cualquier otra cosa.
No estaba 100% recuperada de mi conmoción cerebral, y Alec se quejaba de pinchazos en el brazo todavía, pero Brian había enfatizado lo importante que era que asistiéramos, dar la ilusión de que nuestro equipo estaba intacto. Al ver a los otros grupos con sus sutiles exhibiciones, supe que tenía razón.
“Así que,” Coil dejó que las palabras quedaran suspendidas en el aire mientras él hacía crujir cada uno de los nudillos en su mano derecha individualmente, “¿Estamos de acuerdo? No se puede permitir que el ABB continúe operando.”
Hubo asentimientos y murmullos de acuerdo alrededor de la mesa, algunos de los varios villanos se reunieron alrededor de la habitación.
“Entonces sugiero que establezcamos una tregua. No solo todos aquí, sino también entre nosotros y la ley. Me pondría en contacto con las autoridades y les haría saber que hasta que se aclare este asunto, nuestros grupos restringirán nuestra actividad ilegal a solo lo que es absolutamente esencial para nuestro negocio, y haremos cumplir lo mismo para aquellos que hacen negocios en nuestros territorios. Eso permitiría a las fuerzas policiales y militares concentrarse por completo en el ABB. No habría violencia, luchas internas entre nuestros grupos, apropiaciones de territorio, robos o insultos. Nos unimos a los que podemos tolerar para garantizar la victoria e ignoramos a aquellos con quienes no podemos cooperar.”
“Solo voy a decir que mi grupo no se involucrará directamente en esto sin una razón”, dijo Faultline, “No iremos en contra del ABB a menos que se interpongan en mi camino o alguien pague mis tarifas. Es la única política viable cuando eres una capa de alquiler. Y para que quede claro, si el ABB paga, mi equipo estará al otro lado de las cosas.”
“Desafortunado, pero tú y yo podemos hablar después de que termine esta reunión. Prefiero mantener las cosas simples” dijo Coil, “¿Estás de acuerdo con los otros términos?”
“¿Mantenerse por lo bajo, sin armar un escándalo con otros grupos? Eso es status quo con mi grupo de todos modos.”
“Bueno. ¿Kaiser?”
“Creo que eso es aceptable”, estuvo de acuerdo Kaiser.
“Estaba hablando con mi grupo sobre hacer algo no muy diferente de lo que Coil acaba de proponer”, Grue dijo: “Sí, estamos bien con eso.”
“Claro”, dijo Trickster, “No es un problema. Cuenten con nosotros.”
Se estrecharon manos alrededor de la mesa.
“Divertido”, murmuró Tattletale.
Me alejé de la escena para mirarla, “¿Qué?”
“Aparte de Grue y tal vez Faultline, todo el mundo ya está tramando cómo pueden usar esta situación para su beneficio, o joder a los demás.”
Regresé a la escena, los villanos sentados alrededor de la mesa. Me di cuenta de cuánto potencial destructivo se había acumulado en la sala.
Esto podría ponerse complicado.
[1] Fenja y Menja (la “j” se pronuncial como una “i”) eran gigantes de la Cancion de Grotti, un mito nordico, que daban servicio a un rey que desperdiciaba sus dones y por ello calló del poder.
[2] Krieg: lit. batalla en aleman. Nigh y Fog: Noche y Niebla. Hookwolf viene del wolfsangel o gancho de lobo, un símbolo alemán a veces asociado con los nazis.La imagen del lobo también hace alusión a Fenris, el lobo gigante de la mitología nordica.
[3] Coil: lit. espiral o resorte
[4] Skidmark: las manchas que uno hace en los calzones. Moist: lit. húmedo. Squealer: lit. Chilladora
[5] Lo crean o no esto es una traducción bastante literal de lo que dice.
[6] Una figura del vudú que se ve como un hombre negro con pintura de calavera en la cara, traje y sombrero de gala.
[7] El pícaro divino, embaucador o trickster es una figura presente en diversas mitologías el mas conocido trickster hoy es el dios nordico Loki. El termino se usa de forma genérica para la gente que hace tretas.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.08 20:59 master_x_2k Caparazón VII

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

______________________Caparazón VII______________________

Grue levantó las manos y cubrió toda el área en la oscuridad. No ayudaría mucho. Incluso si dudaban o se confundían en la oscuridad, la multitud de cuerpos eventualmente tropezaría con nosotros, y nos golpearían y reducirían bajo la fuerza de los números. La única ventaja real era que, si alguno de ellos tenía armas, probablemente no dispararían, por miedo a golpear a sus propios hombres.
Sentí manos agarrar mi cintura, y arremetí con mi bastón. Las manos me soltaron, y el bastón golpeo solo el aire. Después de un momento, sentí que las manos me agarraban de nuevo, el agarre suave. No un enemigo, Grue, me di cuenta.
“Lo siento”, murmuré. Podía oír dentro de su oscuridad, ¿no?
Me alzó en el aire e inmediatamente entendí su intención. Levante la mano y sentí ladrillos, luego encontré el metal corrugado del techo. Me levanté y me volteé para alcanzar a la siguiente persona, con una mano sujetando el borde del techo para mantenerme en su lugar.
Encontré las manos de Regent y Tattletale en la oscuridad y les ayudé a subir. Sabía que ninguno era Grue, porque eran demasiado livianos. Cinco o seis largos y tensos segundos pasaron antes de que Grue tomara mi mano y se levantara.
Bajamos por el otro lado, y Grue desvaneció la oscuridad que nos rodeaba.
Había tres pandilleros de ABB parados en un extremo del callejón en el que acabábamos de entrar, y un cuarto miembro solitario en el otro. Ambos grupos miraban hacia el lado equivocado y permanecían inmóviles, lo cual era una buena indicación de que no nos habían notado.
La gran cantidad de soldados que habíamos visto no encajaba, y dije eso, “¿Qué mierda? ¿Cuántas personas eran eso?”
Grue aparentemente estaba pensando en la misma línea. “ABB no debería tener tantos miembros.”
“Lo tienen ahora”, Tattletale miró por encima del hombro a los miembros de ABB que estaban detrás de nosotros, y luego al solitario que aún no había reaccionado a nuestro acercamiento, “¡Trampa! ¡Abajo!”
Prácticamente me empujó al suelo, luego se cubrió ella.
La solitaria figura frente a nosotros brilló, luego desapareció. En su lugar, por una fracción de segundo, había un objeto cilíndrico del tamaño de un buzón. Sabiendo en qué tipo de dispositivos se especializaba Bakuda, acerqué mis piernas a mi cuerpo, cerré los ojos y cubrí mis oídos.
La fuerza de la explosión me golpeó lo suficiente como para sentirla en mis huesos. Me levantó del suelo. Por un momento, me sentí como si estuviera flotando, llevada por un poderoso viento caliente. Primero golpeé el suelo con mis codos y rodillas, y temblaron de agonía ante el impacto.
Caos. Los cuatro o cinco depósitos de almacenamiento que habían estado más cerca del recipiente se habían reducido a trozos de ladrillo llameante, ninguno más grande que una pelota de playa. Otros depósitos cerca de esos tenían puertas, paredes y techos volados. Mas de un deposito había estado en uso porque la explosión los había vaciado de su contenido. Muebles, cajas de libros, ropa, paquetes de periódicos y cajas de papeles llenaban el callejón.
“¿Todos están bien?” Preguntó Grue, mientras se tambaleaba para ponerse de pie.
“Ay. Estoy quemada. ¡Mierda! Ella nos estaba esperando,” gruñó Tattletale. Por muy malas que fueran sus quemaduras, no eran tan severas como para ser vistas a través del humo y el polvo. “Poner trampas, tener a su gente esperando. Mierda, solo estuvimos media hora más tarde de lo planeado. ¿Cómo?”
“Tenemos que movernos”, nos instó Grue, “Esto se vuelve diez veces más difícil si nos encuentra. Tattletale, cuidado con…”
“Ya te encontré”, gritó Bakuda en lo que podría haber sido una voz de cantar, si su máscara no se filtrara a un monótono sonido siseante. Salió del humo que se elevaba desde el lugar de la explosión; su capucha estaba echada hacia atrás y su pelo negro lacio soplaba en el viento. Las lentes de sus gafas de color rojo oscuro eran casi exactamente del mismo color que el cielo sobre ella. Había cinco o seis matones a solo un paso o dos detrás de ella, un tipo de mediana edad que no parecía un miembro de la pandilla, y un chico flaco que probablemente era más joven que yo. Me alegré de ver que ninguno de ellos tenía pistolas, pero todos estaban armados con armas de algún tipo.
“No es que seas difícil de encontrar”, continuó Bakuda, extendiendo los brazos para señalar la devastación que la rodeaba. “Y si crees que esto solo se pone diez veces más duro-”
Grue la atacó, callándola, y su oscuridad se convirtió en una gran nube cuando la golpeó, envolviendo a su grupo. Aprovechamos su ceguera momentánea para escapar por el otro lado del callejón.
Estábamos a mitad de camino del callejón cuando escuché un sonido detrás de nosotros, como el sonido de un látigo. Me pareció profundamente erróneo, ya que no deberíamos haber podido escuchar nada a través de la oscuridad de Grue. De repente, fue como si estuviéramos corriendo contra un poderoso viento en contra.
Excepto que no era viento. Mientras buscaba la fuente del ruido, vi la nube de oscuridad de Grue encogiéndose. Escombros comenzaron a deslizarse hacia el epicentro de la oscuridad, y el viento - el tirón - comenzó a aumentar en intensidad.
“¡Agárrense de algo!” Gritó Grue.
Romper la postura y abalanzarse hacia un lado era como forzarme a saltar sobre un abismo de treinta metros. No sé si lo calculé mal, o si el efecto que estaba ejerciendo sobre mí aumentó en fuerza cuando salté, pero mi mano no llegó al pomo de la puerta. Le erré al que está en el depósito vecino también.
Supe en un instante que, incluso si lograba poner mi mano sobre algo, la fuerza del tirón me arrancaría de él antes de que lo agarrara bien. Tomé mi cuchillo de su funda en la parte baja de mi espalda y lo balanceé con toda la fuerza que podía usar en la siguiente puerta que vi. Se hundió en la madera, impidiéndome ser arrastrada hacia atrás, o caer hacia los lados. Sin embargo, el cuerpo de cincuenta y cinto kilos que colgaba de él era demasiado, y casi de inmediato, el cuchillo comenzó a deslizarse del agujero.
Sin embargo, me había detenido lo suficiente. A medida que la fuerza del arrastre aumento hasta el punto en que mi cuerpo estaba paralelo al suelo, esperé con el corazón en mi garganta, observando el área donde el cuchillo se encontraba con la puerta, al ver que se deslizaba milímetros por milímetro. En el momento en que se liberó de la madera, agarré el pomo de la puerta que había estado solo unos centímetros al lado de mis dedos. Mi brazo se sacudió dolorosamente, pero logré sostenerme y meter el cuchillo en el espacio entre la puerta y el marco. Incluso con dos cosas de las que sujetarse, no parecía suficiente.
De repente, el efecto se detuvo. Mi cuerpo se derrumbó en el suelo en entrada del depósito, y levanté los dedos rígidos del mango del cuchillo y la perilla. A lo largo de toda la calle, enormes nubes de polvo rodaban hacia el punto donde su dispositivo se había activado. Las partes de los depósitos que habían sido incendiados se habían apagado, pero aún ardían lo suficiente como para enviar columnas de humo oscuro al aire.
Regent había encontrado un agarre en el borde del techo de un depósito; o se había doblado antes de agarrarlo, o la fuerza del tirón había doblado el metal mientras se aferraba a él. Tattletale y Grue aparentemente habían abierto la puerta de un depósito, porque salieron de él juntos, Grue cojeaba levemente.
“¿Qué mierda fue eso?” Jadeé, “¿Un agujero negro en miniatura"?”
Tattletale se rió entre dientes, “Supongo que sí. Eso estaba ro-”
Desde el otro lado de los depósitos de almacenamiento, un bote se arqueó en el aire, chocó contra el techo de metal de una taquilla de almacenamiento y aterrizó en el medio de nuestro grupo.
Grue estaba sobre él en un abrir y cerrar de ojos, usando su pie para deslizarlo por el suelo y dentro del depósito que él y Tattletale acababan de dejar. Sin detenerse, abrió los brazos y nos condujo a todos mientras huía.
Incluso con ladrillos y concreto en el camino, la explosión nos derribó. Esa no fue la parte aterradora. Cuando la explosión inicial pasó, el resto de la explosión pareció suceder en cámara lenta. Trozos rotos de la choza de ladrillo se movieron a través del aire tan lentamente que apenas se podía decir que se estaban moviendo. Mientras miraba, pude ver que en realidad disminuían la velocidad.
Luego miré hacia adelante y vi columnas de humo en movimiento rápido y escombros que rebotaban en el suelo al doble de la velocidad normal, a solo tres metros de nosotros. Me tomó un precioso segundo para darme cuenta de por qué.
Todavía estábamos en el área de explosión.
“¡Rápido!” Grité, en el mismo momento en que Tattletale gritaba “¡Ve!”
Nos lanzamos hacia adelante, pero pude ver que las cosas continuaban acelerando justo en frente de nosotros. Lo que significaba, realmente, que estábamos disminuyendo la velocidad. Disminuyendo a una parada absoluta.
De alguna manera, no pensé que este efecto terminaría en cuestión de minutos como lo hacía el de Clockblocker.
Rompimos el perímetro del efecto con lo que parecía un cambio abrupto en la presión del aire. No tuve la oportunidad de comprobar qué tan cerca estábamos de quedar atrapados en el tiempo para siempre, porque Bakuda estaba detrás de la hilera de depósitos, lanzando otra salva: tres proyectiles que se arquearon en el aire, hilos de humo púrpura detrás de ellos.
Grue disparó ráfagas de oscuridad, probablemente con la esperanza de amortiguar los efectos, y dijo sin aliento, “¡Por encima de los depósitos!”
Regent y yo estábamos arriba de la fila de depósitos primero, de la misma manera que lo habíamos hecho cuando la multitud nos había perseguido. Una vez que Regent bajó para hacer espacio, Tattletale y yo ayudamos a Grue a subir, y bajamos por el otro lado.
Una vez más, en cada extremo del callejón, había miembros de los ABB. No se movían, lo que significaba que o no nos habían notado, o simplemente eran imágenes holográficas que ocultaban trampas. Apostaría en esto último.
“Otra vez”, jadeé, “arriba.” No podíamos arriesgarnos a otra trampa, otra explosión de bomba demasiado cerca de nosotros. Así que cruzamos el callejón de nuevo y subimos a la siguiente fila de depósitos.
Nos encontramos mirando a media docena de miembros armados de los ABB. Excepto que no eran tus típicos miembros de pandillas. Uno de ellos era un anciano chino que sostenía un rifle de caza. Había una niña que no podía tener más de doce años, sosteniendo un cuchillo, que podría haber sido su nieta. De los once o doce de ellos, solo tres tenían el aspecto de matón que realmente los identificaba como miembros de la pandilla. El resto simplemente parecía aterrorizado.
El viejo nos apuntó con su arma, vaciló.
Un matón con un tatuaje en el cuello escupió algo en un idioma oriental que no pude ubicar, y la frase terminó con un inglés muy particular, “¡Dispara!”
Estábamos en el otro lado de los casilleros antes de que pudiera decidirse. Grue creó una nube de oscuridad sobre la parte superior de los casilleros, para desalentarlos.
“¿Qué diablos?” Regent se quedó sin aliento. No habíamos dejado de correr o luchar desde que Bakuda nos había lanzado a la multitud sobre nosotros.
“Están asustados, no son leales”, habló Tattletale, no tan sin aliento como Regent, pero definitivamente sintiendo el efecto de los últimos minutos corriendo y escalando, “Ella los está forzando a servir como sus soldados. Amenazando a ellos o a sus familias, probablemente.”
“Entonces ella ha estado trabajando en eso por un tiempo”, dijo Grue.
“Desde que Lung fue arrestado”, confirmó Tattletale, “¿A dónde mierda vamos?”
“De vuelta sobre la misma pared”, decidió Grue. “Los cegaré, cruzaremos en un punto diferente en caso de que abran fuego donde nos vieron por última vez.”
Antes de que pudiéramos poner en marcha el plan, hubo otra explosión. Nos tambaleamos hacia la pared frontal de la taquilla que acabábamos de bajar, colapsándonos en un montón. Todo mi cuerpo estaba caliente, y mis oídos estaban sonando, y ni siquiera habíamos estado tan cerca.
Cuando levanté la cabeza, vi que uno de los armarios de almacenamiento frente a nosotros había sido nivelado. A través del espacio, vi a Bakuda de pie a montada sobre la parte trasera de un jeep, con una mano agarrando la jaula antivuelco que se arqueaba sobre la parte superior del vehículo. Ella estaba diciendo algo a los matones en los asientos delanteros y de pasajeros, pero no pude entender sobre el zumbido en mis oídos. Se despegaron hacia la derecha, y por solo una fracción de segundo, ella me miró.
Tomé mis bichos y los dirigí hacia ella, pero ella se movía demasiado rápido. Eso me dejó la opción de repartirlos para que se interpusieran en su camino, con la esperanza de que se los chocara, y tal vez los suficientes sobrevivirían al impacto para darme una idea de dónde estaba.
“Está dando la vuelta”, le dije, agarrando la muñeca de Tattletale, “No podemos cruzar la pared.”
“Tenemos que seguir corriendo”, jadeó Regent. Estaba teniendo problemas para escucharlo.
“No”, Grue lo detuvo, “Eso es lo que quiere. Nos está llevando a la siguiente trampa.”
“¿A dónde vamos, entonces?” Regent preguntó, impaciente, “¿Luchar contra ella de frente? ¿La atrapamos por sorpresa? Si puedo verla, puedo meterme con su puntería.”
“No. Tiene suficiente potencia de fuego para matarnos, incluso si falla,” Grue negó con la cabeza, “No tenemos muchas opciones. Si saltamos este muro de nuevo, no solo tendremos que lidiar con los matones y el viejo. Corremos al final de este callejón, estamos caminando de frente hacia una bomba. Así que tenemos que dar marcha atrás. Sin elección.”
Ojalá hubiera otra opción. Retroceder significaba volver hacia el centro de la instalación, significaba prolongar nuestro escape, y posiblemente correr de cabeza contra las tropas de ABB.
Nos dirigimos hacia la brecha que la última explosión de Bakuda había creado en los casilleros, y Grue llenó el callejón que estábamos dejando con la oscuridad, para ayudar a cubrir nuestra fuga. El pequeño camino estaba vacío, a excepción de las figuras inmóviles en cada extremo.
Cuando comenzamos a subir la siguiente hilera de depósitos, sentimos más que escuchamos una serie de explosiones desgarrar el área detrás de nosotros. Bakuda estaba bombardeando la nube de la oscuridad con una serie de explosivos. Supongo que no necesitas ver si puedes golpear tan fuerte.
Bajamos de los casilleros y nos encontramos en el mismo lugar en el que estábamos cuando escapamos de la turba. Había tres figuras inmóviles en un extremo del callejón, sin duda una bomba oculta, y la destrucción causada por las explosiones y el agujero negro en miniatura enlatado en el otro. Si escalábamos el casillero, nos arriesgábamos a tirarnos directamente a la muchedumbre de la que habíamos huido. Tendríamos el elemento de sorpresa, pero nos superarían en número, y nuestro poder de fuego era prácticamente nulo.
Por acuerdo tácito, nos dirigimos hacia el final del callejón donde se había activado la bomba holográfica, donde las columnas de polvo aún se estaban asentando.
Fuimos recibidos por el sonido de pistolas siendo martilladas.
Mi corazón se hundió. Veinte o más miembros de los ABB tenían pistolas de varios tipos apuntadas contra nosotros. De rodillas, sentados y agachados frente a los dos grupos, para que estuvieran fuera del camino de las armas y fuera de la vista, había treinta o más personas que Bakuda había "reclutado". Había un hombre de negocios y una mujer que podrían haber sido su esposa, una niña que vestía el uniforme de la escuela Immaculata, de la escuela privada cristiana en el extremo sur de la ciudad, más o menos de mi edad. Había dos hombres mayores, tres mujeres mayores con el cabello canoso, y un grupo de chicos y chicas que podrían haber sido estudiantes universitarios. La gente común.
No eran miembros de pandillas, pero podía pensar en ellos como sus soldados; Cada uno de ellos sostenía un arma de algún tipo. Había cuchillos de cocina, bates de béisbol, pipas, palas, tablas, cadenas, palancas y un tipo incluso tenía una espada que, curiosamente, no era japonesa. Había una expresión de sombría resignación en sus rostros, círculos bajo sus ojos que hablaban de agotamiento, mientras nos miraban.
Detrás de su grupo reunido, de pie sobre el jeep, con un pie apoyado sobre su mortero modificado montado en un jeep, un lanzador de granadas alterado colgando de una correa alrededor de sus hombros, estaba Bakuda. A su alrededor había cajas de granadas especializadas y proyectiles de mortero, atornilladas a la parte trasera del Jeep, parpadeando con varios LED de colores.
Ella puso sus manos en su lanzagranadas mientras inclinaba su cabeza hacia un lado. Su voz robótica crujió a través del aire quieto.
“Jaque mate.”

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.08 20:46 master_x_2k Interludio III Los Custodios

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

____________________Interludio III Los Custodios____________________

El edificio que alberga la división local del Equipo de Respuesta a Parahumanos realmente no sobresalía. El exterior era todo ventanas, lo suficientemente reflexivo como para reflejar el gris oscuro moteado del cielo en lo alto. Solo un logotipo de escudo con las letras "E.R.P." lo marcó aparte de los otros edificios del centro de Brockton Bay.
Aquellos que ingresan al lobby se encuentran con una situación extraña. Por un lado, se podía ver a los diversos empleados vestidos de traje, entrando y saliendo apresuradamente del edificio, hablando en grupos. Un equipo de cuatro oficiales del EPR estaba en espera, cada uno estacionado en un área diferente del vestíbulo, equipado con el mejor equipamiento que el dinero podía comprar. Todos tenían chalecos de malla y chalecos de kevlar, cascos que cubrían sus rostros y armas de fuego. Sin embargo, el equipo era diferente, ya que dos de ellos tenían lanzagranadas colgando de correas al hombro con bandoleras de varias municiones especiales en el pecho, incluida una granada de extinción de incendios, una munición EMP y varias granadas de aturdimiento. Los otros dos tenían lo que parecía a primera vista ser un lanzallamas; si tiraran de los gatillos, expulsarían un espeso y espumoso chorro de espuma, suficiente para contener a todos menos a los villanos más fuertes y rápidos.
En marcado contraste con esto, estaba la tienda de regalos que estaría llena de jóvenes cuando terminara la escuela, luciendo una selección de figuras de acción, posters, videojuegos y ropa. Imágenes de un metro y medio de altura de los diversos miembros de equipo del Protectorado y los Custodios estaban colgados a intervalos regulares alrededor del lobby, cada una respaldada por colores brillantes.
Había un alegre guía turístico esperando pacientemente en la recepción, sonriendo con encanto a cualquiera que mirara en su dirección. Según un cronograma, guiaría a turistas y niños a las oficinas del ERP, la armería, el área de entrenamiento y el estacionamiento con las furgonetas de contención de parahumanos, mostrándoles lo que se necesitaba para administrar a los héroes locales. Para aquellos dispuestos a pagar por la gira premium, esperar hasta dos horas y sufrir la escolta de un escuadrón ERP, habría una parada adicional en la gira: un vistazo al Cuartel de los Custodios.
Cuando un agobiado equipo de jóvenes héroes se tambaleó hacia el vestíbulo, sin embargo, no hubo una gira, solo una mujer corpulenta con pelo corto. Llevaba una chaqueta y una falda de traje azul marino, y esperaba con un par de hombres de aspecto severo con trajes justo detrás de ella. Sin decir palabra, los condujo a través de una puerta detrás de la recepción y hacia una sala de reuniones.
“Directora Piggot. Señora,” Aegis la saludó, su voz tensa. Su traje estaba hecho jirones, y era más carmesí con su propia sangre que su blanco original. Estaba tan estropeado que su identidad civil podría haber sido revelada, si no fuera por la sangre seca y los trozos de carne que le habían quitado, algunas de las heridas tenían medio metro de ancho.
“Dios mío, Aegis,” sus cejas se elevaron una fracción, “Estás echo una porquería. ¿Qué pasa con tu voz?”
“Pulmón perforado, señora”, dijo Aegis con voz áspera, “creo que hay un agujero en mi pecho y espalda.” Como para demostrar, metió los dedos en la cavidad de su pecho.
La directora Piggot no apartó la vista, pero uno de los hombres que estaba detrás de ella se veía con un toque verde, “Puedo tomar tu palabra. No necesitas pasar tu brazo a través de tu pecho para demostrarlo.”
Aegis sonrió y retiró la mano de su pecho.
Su expresión se endureció, “No estaría sonriendo en este momento.”
La sonrisa de Aegis cayó. Miró por encima del hombro a sus compañeros de equipo. Gallant, Kid Win, Vista, Browbeat y Clockblocker llevaban expresiones adecuadamente sombrías.
“Esto fue un fiasco”, les dijo.
“Sí, señora. Perdimos”, admitió Gallant.
“Perdieron, sí. Eso es lo de menos. También causaron cantidades terribles de daño a la propiedad. Me temo que toda la destrucción causada por la niña mimada[[1]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn1) de New Wave es también su responsabilidad, ya que la invitaron a participar. _Sin mi permiso._”
“Yo la invité”, dijo Gallant, “asumiré la culpa, y usted puede tomar los costos por el daño a la propiedad de mi fideicomiso.”
La Directora Piggot le ofreció una sonrisa delgada y completamente carente de humor, “Veo que le haces honor a tu nombre. Sí, estoy segura de que esa es la mejor manera de transmitir el mensaje. Tus compañeros de equipo y yo sabemos quién eres debajo de la máscara. De todos aquí, incluida yo misma, eres el más capaz de manejar una multa de decenas de miles de dólares.”
“No lo negaré, señora”, Gallant ahogó las palabras.
“Me temo que soy una creyente en el castigo, cuando se debe castigar. Tomar dinero de alguien con dinero de sobra no va a significar nada. Todos ustedes compartirán la cuenta entre ustedes. Como no puedo tocar los fondos fiduciarios que el ERP estableció para ustedes, tendré que conformarme con recortarles el sueldo. Tal vez la próxima vez, el resto de ustedes puede convencer a Gallant a que no invite a su novia”
Las protestas se superpusieron. “¡Su hermana estaba en el banco! ¡Ella hubiera ido de todos modos!” “¡Comienzo la universidad el próximo otoño!”
La Directora Piggot simplemente aguantó los argumentos y las quejas. Una persona más cínica incluso podría sugerir que disfrutaba oyéndolas. Cuando pasaron uno o dos minutos y estaba claro que ella no iba a responder o ser arrastrada a una discusión, los jóvenes héroes se sumieron en un huraño silencio. Se aclaró la garganta y habló de nuevo.
“Kid Win. Estoy muy interesada en saber de esta arma que desplegaste en el campo de batalla.”
“¿Mi Cañón Alternador?” Preguntó Kid Win, encogiéndose solo un poco.
“Tendrás que perdonarme”, sonrió Piggot, “El papeleo llega a ser un poco demasiado a veces. ¿Tal vez sabes dónde encontrar la documentación de nuestros equipos militares y científicos para este Cañón Alternador?”
“Dios, Kid”, Aegis gimió por lo bajo, con su voz arruinada.
Kid Win parecía más molesto por la reacción de Aegis que por otra cosa, “Yo, uh. Aún no lo he aclarado oficialmente. Solo pensé que sería mejor usar el cañón y hacer todo lo posible para detener el robo.”
“Ahí es donde estarías equivocado”, le dijo Piggot, “La realidad es que el dinero que se tomó del banco está muy abajo en mi lista de prioridades. Incluso puedes llegar a sugerir que no me importa.”
“Director-” comenzó Aegis. Él no llegó a terminar.
“Lo que me importa es la percepción pública de las capas. Me importa asegurarme de que obtengamos suficientes fondos para mantener a los Custodios, el Protectorado y los escuadrones del ERP pagados y equipados. Sin eso, todo lo que he trabajado para construir se viene abajo.”
“¿Qué vas a hacer?”, Le preguntó Kid Win.
“El cañón se desmantela, primero que nada.”
“¡No!” Aegis y Kid Win hablaron al mismo tiempo. La Directora Piggot pareció brevemente sorprendida por el desafío.
“Empecé con el Cañón Alternador, así tendría algo que sacar en caso de una amenaza de Clase A”, dijo Kid Win, “Deshacerse de él sería un total desperdicio. No me importa si nunca puedo usarlo de nuevo. Dáselo a tu escuadrón ERP. Le enseñaré a alguien cómo funciona. Puedes montarlo en uno de tus camiones o algo así.”
La Directora Piggot frunció el ceño, “La cantidad de tiempo y dinero que eso requeriría, para un evento que podría nunca ocurrir... no. Supongo que puedes quedarte el cañón.”
Kid Win prácticamente se hundió con alivio.
“Pero cualquiera que sea la fuente de poder, la vas a remover, y la mantendré bajo llave. Si una amenaza Clase A entra en juego, te la entregaré. Y el cañón todavía pasa por el proceso de revisión estándar para todo el material creado por Artesanos. Si no pasa la revisión, si estabas poniendo a las personas y a la propiedad en riesgo indebido con lo que hiciste hoy, me temo que podrías enfrentar una multa sustancial o un tiempo en la cárcel.”
Kid Win empalideció.
“¡Directora!” Aegis gruñó la palabra, dando un paso adelante.
“Cállate, Aegis”, gruñó Piggot, “Escucharte tratando de hablar con un pulmón perforado me duele a mí, y por mucho que admiro que defiendas a tu equipo, tu única bocanada de aire se desperdicia aquí.”
Kid Win se volvió hacia Aegis y le ofreció una pequeña sonrisa de disculpa.
“Kid Win, vienes con nosotros para una revisión disciplinaria. Todos los demás pueden retirarse. El grupo de turistas pasará por su alojamiento en una hora, y es probable que haya más de unos pocos periodistas mirando por la ventana. Traten de limpiarse para las fotos que indudablemente van a aparecer en los periódicos de mañana. Por favor.”
Los dos hombres vestidos de traje marcharon al miserable Kid Win por la puerta después de la Directora Piggot. Kid Win le lanzó una mirada preocupada a su equipo antes de que lo sacaran de la vista.
“Hagamos un recuento”, Aegis gruñó, “Gallant o Clockblocker al frente, ustedes decidan quién.”
El equipo salió caminando de la sala de reuniones y se dirigió a su ascensor reservado. Fue diseñado por Artesanos para impresionar a los turistas y ser mucho más seguro. Las secciones entrelazadas de metal se desplegaron y se deslizaron fuera del camino mientras se acercaban, luego se cerraron detrás de ellos. Bajaba de forma tan suave que era casi imposible saber si el ascensor se estaba moviendo.
Salieron a un largo pasillo de acero cromado.
“Voy a tener pesadillas”, gruñó Clockblocker, mientras tocaba con cuidado las ronchas alrededor de su nariz y boca, “Pesadillas con montones y montones de arañas.”
En el otro extremo del pasillo, llegaron a una terminal de seguridad. Aegis señaló a Clockblocker.
“¿Usualmente no lo haces tu?”
“Puede que tenga la retina desprendida”, admitió Aegis con su voz vacilante, “No quiero fallar el escaneo.”
Clockblocker asintió vacilante, luego se inclinó hacia delante para dejar que el terminal escrutara sus ojos. Las puertas de acero hicieron clic, luego se abrieron con un zumbido apenas audible, dejando que los jóvenes héroes y heroínas se abrieran camino en el área principal de su cuartel general.
La habitación tenía forma de cúpula, pero había secciones de pared que podían desmontarse y reordenarse sobre la marcha. Algunos habían sido creados para darles a los diferentes miembros del equipo sus habitaciones individuales, mientras que otros enmarcaban los umbrales que conducían a las duchas, el cuarto de archivo y su sala de prensa / reunión. Una serie de computadoras y monitores de gran tamaño estaban conectadas en red a un lado de la sala, rodeados por media docena de sillas. Uno de los monitores mostraba una cuenta atrás para el siguiente grupo de turistas, mientras que otros mostraban imágenes de cámaras en ubicaciones clave de la ciudad. El Banco Central era uno de ellos, una imagen oscura marcada por el rojo y el azul de las sirenas de la policía.
“¿Shadow Stalker está ausente?”, Preguntó Gallant.
“No pudo llegar a tiempo”, gruñó Aegis, “le dije que se quedara dónde estaba.”
“Ella va a odiar eso. ¿No tiene un gran odio por Grue?”, Preguntó Clockblocker.
“Parte de la razón”, Aegis gruñó las palabras, “le dije que se quedara. No necesito eso. Voy a ducharme. Curarme las heridas. Ustedes hagan el recuento de los hechos.”
“Claro que sí, Jefe,” Clockblocker saludó estilo militar. “Que te mejores.”
"Putos perros mutantes", murmuró Aegis, mientras se dirigía al baño. Se quito la mitad superior de su disfraz hecho jirones antes de que cruzar la puerta.
“¿Vista? ¿Puedes ir a agarrar la pizarra? Trae dos.” Gallant se volvió hacia su miembro más joven. Vista casi saltó en su apuro para seguir la orden.
“¿Qué le va a pasar a Kid?” Browbeat habló por primera vez, “No sé cómo funciona todo esto. ¿Es serio?”
Gallant consideró por un momento, “Podría ser, pero mi instinto me dice que Piggy solo quiere asustarlo. Tiene que dejar de probar los límites con las personas a cargo, o va a tener problemas reales en algún momento.”
“Entonces, no es exactamente el mejor comienzo para tu nueva carrera, ¿eh?” Clockblocker giró hacia Browbeat.
“Caraja, no me molestaría tanto si supiera lo que sucedió”, Browbeat se estiró, y sus músculos comenzaron a disminuir de tamaño, “Al menos entonces podría averiguar qué hacer mejor la próxima vez. Todo lo que sé es que de repente estaba ciego y sordo, y cuando traté de moverme, todo se torció por el camino equivocado. Entonces creo que me aturdieron.”
Vista regresó, arrastrando un par de pizarras en marcos de ruedas detrás de ella.
“Mantén ese pensamiento”, Gallant le dijo a su miembro más nuevo, “Hey, Clock, ¿no te importa si tomo el mando?”
Clockblocker aún usaba las yemas de sus dedos para explorar los bultos levantados en su rostro, “Adelante. Voy a posponer las cosas lo más que pueda en lo del liderazgo.”
“Eres el más viejo después de Carlos. ¿Solo serán tres o cuatro meses antes de que seas el miembro más antiguo?”
“Y mantendré esa posición ni siquiera el resto del verano antes de graduarme y pasarte el manto a ti,” Clockblocker sonrió despreocupadamente, “No te preocupes. Toma el control.”
Gallant se quitó el casco y lo sostuvo en una mano, pasándose los dedos por el cabello rubio húmedo por el sudor. Sonrió triunfante a Vista mientras colocaba las pizarras blancas para que todos pudieran verlas, “Gracias.”
Gallant no necesitó usar su poder para obtener una respuesta emocional de la heroína de trece años. Ella se puso de un rosa brillante. No podría haber ninguna duda para los presentes de que le gustaba su compañero de equipo mayor.
“De acuerdo muchachos”, dijo Gallant, “antes de comenzar, creo que es importante aclarar algunas cosas. En primer lugar, lo más importante, hoy no fue un fracaso. Incluso diría que hoy fue una victoria para los buenos, y comenzamos a establecer eso aquí y ahora.”
Se tomó un segundo para medir las reacciones incrédulas de su audiencia, luego sonrió.
“Los Undersiders. Hasta el momento, han pasado desapercibidos, pero más recientemente han comenzado a realizar trabajos de mayor perfil. Golpearon al casino Ruby Dreams hace cinco semanas, y ahora acaban de robar el banco más grande de Brockton Bay. Esta vez tuvimos la suerte de ponernos en su camino. Eso significa que finalmente tenemos información sobre su grupo.”
Se volvió hacia la pizarra y escribió los nombres de sus oponentes. Grue, Tattletale y Hellhound fueron al primer tablero, con líneas que separan el tablero en tres columnas. Escribió a Regent en el segundo tablero, trazó una línea y luego dudó en la quinta y última columna. "¿Se nombró a sí mismo? ¿El tipo con los bichos?”
“Chica”, lo corrigió Clockblocker, “estaba hablando con los rehenes después de que los Undersiders se escaparon. Dijo que tenía miedo de moverse porque ella iba a hacer que lo mordiera. Me llevó un poco darme cuenta de lo que quería decir exactamente. El pobre tipo estaba en estado de shock.”
“¿Pero no sabemos cómo se llamaba a sí misma?”
Nadie tenía ninguna respuesta a eso.
“Entonces tenemos que acordar un nombre para ella, o la documentación va a ser inconsistente. ¿Sugerencias para un nombre para la chica bicho?”
“¿Larva? ¿Gusano?” Browbeat le ofreció, “¿Pegarle un nombre de porquería?”
“No queremos hacer eso”, suspiró Clockblocker, “Tal vez si hubiésemos ganado, podríamos salirnos con la nuestra, pero no se ve tan bien si la prensa informa que nos pateó el culo alguien llamado gusano.”
“¿Stinger?
[
[2]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn2)¿Pestilence?” Sugirió Vista.
Clockblocker se giró en la silla y tecleó los nombres en la computadora, “Tomados. Stinger es un villano en California con armadura de poder, un jetpack y misiles guiados, y Pestilence es un psicópata espeluznante en Londres.”
"¿Skitter?" Gallant soltó el nombre al aire.
Hubo un ruido de teclas cuando Clockblocker tecleó, “No está tomado.”
“Entonces sirve”, Gallant escribió el nombre en la pizarra, “Ahora intercambiamos ideas. Aquí es donde recuperamos nuestras pérdidas del día, calculamos un ángulo para poder ganar la próxima vez. Así que no se contengan. Compartan cualquier detalle, sin importar cuán insignificante sea.”
“El poder de Grue no es solo la oscuridad. No puedes escuchar allí tampoco. Y también se siente extraño”, dijo Browbeat, “Hay resistencia, como si estuvieras bajo el agua, pero no flotando.”
“Bien”, Gallant escribió eso en la columna de Grue, “¿Siguiente?”
“Los mutantes que hace Hellhound. ¿Los perros? Ella no los controla con su mente. Están entrenados”, ofreció Vista, “Ella les dice qué hacer con silbidos, gestos.”
“Sí, buen punto, me di cuenta de eso”, respondió Gallant, agregando con entusiasmo otra nota a la pizarra.
“La chica con los bichos... Skitter. Es todo lo contrario. Ella tiene un gran control sobre ellos”, agregó Clockblocker.
“¡Sí!”
“Además, según la rehén con la que hablé, ella dijo que puede sentir las cosas a través de sus bichos, que es cómo vigilaba a los rehenes.”
No pasó mucho tiempo antes de que la mayoría de las columnas estuvieran lo suficientemente llenas como para que Gallant tuviera que girar las pizarras para usar las partes traseras.
Carlos regresó de la ducha, con pantalones deportivos y una toalla alrededor de los hombros. Era puertorriqueño, su cabello largo. Su cuerpo estaba limpio de sangre, salvo algunos residuos de restos de heridas irregulares en sus brazos, estómago y pecho. Había cosido torpemente los cortes y las hendiduras, lo que hizo sorprendentemente poco para que fueran más fáciles de ver. Se sentó en una silla y agregó su aporte para las listas, que no fue demasiado. Había estado incapacitado durante demasiado de la pelea para tener mucho que decir.
Hubo un ruido abrasivo de la computadora ya que cada monitor de repente brilló en amarillo. Los Wards se apresuraron a ponerse sus máscaras. Aegis agarró una de repuesto de un cajón de las computadoras.
La entrada se abrió con un zumbido y Armsmaster entró, acompañado por la atractiva Miss Militia. Vestía un uniforme militar modificado, lo suficientemente ajustado en las áreas esenciales para acentuar sus curvas, luciendo un pañuelo alrededor de la boca con una bandera estadounidense bordada y una faja similar alrededor de la cintura. Lo más llamativo, sin embargo, fue el gran lanzacohetes que sostenía sobre sus hombros de la misma manera que un levantador de pesas podría sostener una barra.
“Armsmaster", Gallant se puso de pie, "Es bueno verlo, señor. Miss Militia, siempre es un placer.”
“Siempre el caballero”, los ojos de Miss Militia insinuaron la sonrisa detrás de su bufanda, “Trajimos un invitado.”
Siguiendo detrás de Armsmaster y Miss Militia, estaba una adolescente con una túnica blanca envolvente. Panacea. Ella tenía una tarjeta de identificación con un cordón alrededor de su cuello, con su foto y la palabra "INVITADO" en letras azules brillantes.
“Ella tuvo la amabilidad de ofrecerse voluntariamente para venir y curarlos”, Miss Militia les dijo a los jóvenes héroes, “No puedo enviarlos a casa con heridas horribles y cientos de picaduras de insectos, ¿o sí? Eso los dejaría en evidencia.”
Cambió la posición del lanzacohetes sobre sus hombros, y se disolvió en una mancha de energía verde-negra. La energía se encendió y se arqueó alrededor de ella por unos breves instantes, luego se materializó en una ametralladora. Solo mantuvo esa forma durante unos segundos antes de parpadear y solidificarse en un rifle de francotirador, luego un arma de arpón, y finalmente se quedó en la forma de un par de uzis, uno en cada una de sus manos. Ella apenas parecía darse cuenta, más allá de la acción automática de enfundar las armas.
“Quería agradecerles por venir a salvarme”, dijo Panacea, tímidamente, “y por dejar que Glory Girl venga con ustedes.”
Gallant sonrió, luego, en un tono más preocupado, preguntó: “¿Ustedes dos están bien?”
Panacea negó con la cabeza, “Tattletale encontró una forma de atravesar la invencibilidad de mi hermana. Glory Girl fue picada bastante mal, por eso no vine antes. Creo que te golpea más fuerte, psicológicamente, cuando eres prácticamente invencible pero te lastiman de todos modos. Pero estamos bien ahora. Ella ha sanado, pero está malhumorada. Yo-- Yo estoy bien. Un golpe en mi cabeza, pero estoy bien.”
“Bien.”
Armsmaster estaba en la pizarra, repasando los puntos. “Me gusta esto. Pero esta...” Tocó la columna titulada Tattletale, “Casi vacía.”
“Ninguno de nosotros se encontró con ella, y los rehenes no tenían nada que decir sobre ella”, respondió Gallant.
“Panacea podría ayudar allí”, ofreció Miss Militia.
Todos los ojos se volvieron hacia la chica.
“Yo-- Pasaron muchas cosas", se cubrió Panacea.
“Cualquier detalle ayuda.”
“Um. Lo siento”, dijo, mirando hacia abajo al suelo, “me golpearon en la cabeza, pero mi poder no funciona conmigo misma, y no soy del tipo de personas que salen disfrazadas y se meten en peleas, así que temiendo por mi vida… no lo sé. Todo eso… No puedo ordenar mis pensamientos todavía.”
“Cuanto antes-” comenzó Armsmaster.
“Está bien”, lo interrumpió Miss Militia, “Amy, ¿por qué no empiezas a ocuparte de los Custodios? Si algo te viene a la mente, cualquier cosa que los Undersiders hayan dicho o hecho, o cualquier pista que creas que pueda ayudar, compártelo después, ¿está bien?”
Panacea sonrió agradecida a la heroína, luego se volvió hacia el grupo, “¿Quién necesita más ayuda? ¿Aegis?”
“Viviré”, dijo Aegis, “puedo ser el último.”
Gallant levantó vacilante su mano, “Uno de los perros del Hellhound se estrelló contra mí. Creo que podría tener una costilla rota. Los paramédicos me dieron el visto bueno, pero quiero estar más seguro de que no estoy arriesgando un pulmón perforado o algo así.”
Panacea frunció el ceño, luego hizo un gesto hacia el otro extremo de la habitación, “Te echaré un vistazo allí, ¿está bien?”
“Que sorpresa, el novio de Glory Girl recibe un tratamiento especial”, Clockblocker sonrió para dejar en claro que solo estaba bromeando. Gallant solo sonrió en respuesta.
La pareja fue a la alcoba de Gallant, y ella lo sentó en la cama antes de ponerle una mano en el hombro. Se echó la capucha hacia atrás y frunció el ceño.
“No tienes un pulmón perforado. Tienes una costilla fracturada, pero ni siquiera tienes tanto dolor. Por qué-”
“Mentí. Quería hablar contigo, solo”, le tomó la mano.
Ella frunció el ceño y retiró su mano como si la hubiera mordido. Como para asegurarse doblemente de que no volvería a agarrar su mano, se cruzó de brazos.
“Sabes que puedo percibir emociones”, dijo, “Las emociones de todos, como una nube de colores a su alrededor. No puedo apagarlo. Es solo como veo el mundo.”
“Victoria lo mencionó.”
“Por eso eres un libro abierto para mí. Sé que tienes miedo. No… estás aterrorizada, y es por eso que no estás hablando.”
Suspiró y se sentó en la cama, tan lejos de Gallant como pudo.
“Nunca quise estos poderes. Nunca quise poderes, punto.”
El asintió.
“Pero los obtuve de todos modos, y recibí atención internacional por eso. La sanadora. La chica que podría curar el cáncer con un toque, hacer a alguien diez años más joven, volver a crecer miembros perdidos. Estoy obligada a ser un héroe. Cargada con esta obligación. No podría vivir conmigo misma si no usara este poder. Es una gran oportunidad para salvar vidas.”
“¿Pero?”
“Pero al mismo tiempo… no puedo curar a todos. Incluso si voy al hospital todas las noches durante dos o tres horas a la vez, hay miles de otros hospitales que no puedo visitar, decenas de millones de personas con una enfermedad terminal o que viven en un infierno personal donde están paralizadas. o en constante dolor. Estas personas no merecen enfrentar eso, pero no puedo ayudarlos a todos. No puedo ayudar al uno por ciento de ellos aun si invierto unas veinte horas al día.”
“Tienes que concentrarte en lo que puedes hacer”, le dijo Gallant.
“Suena más fácil de lo que es,” contestó Panacea, con un toque de amargura, “¿Entiendes lo que significa curar a algunas de estas personas? Siento que cada segundo que me tomo es un segundo que he fallado de alguna manera. Durante dos años, ha sido esta… presión. Me acuesto en la cama, me despierto por la noche y no puedo dormir. Entonces me levanto y voy al hospital a medianoche. Voy a pediatría, curo a algunos niños. Voy a la unidad de cuidados intensivos, salvo algunas vidas… y lo hago de forma automática. Ni siquiera puedo recordar a las ultimas personas que salvé.”
Ella suspiró de nuevo, “¿La última persona que realmente recuerdo? Fue quizás hace una semana, estaba trabajando en un niño. Él era solo un niño pequeño, un inmigrante de El Cairo, creo. Ectopia Cordis. Eso es cuando naces con tu corazón fuera de tu cuerpo. Estaba poniendo todo en el lugar correcto, dándole la oportunidad de una vida normal.”
“¿Qué lo hizo tan memorable?”
“Lo resentía. Estaba acostado allí, profundamente dormido, como un ángel, y por solo un segundo, consideré simplemente dejarlo. Los doctores podrían haber terminado el trabajo, pero hubiera sido peligroso. Podría haber muerto si lo hubiera dejado sobre la mesa, el trabajo a medio hacer. Lo odiaba.”
Gallant no dijo nada. Frunciendo el ceño, Panacea miró hacia abajo al suelo.
“No, odiaba que él tendría una vida normal, porque había renunciado a la mía. Tenía miedo de cometer un error intencionalmente. Que podría dejarme estropear el procedimiento en este niño. Podría haberlo matado o arruinado su vida, pero habría aliviado la presión. Bajar las expectativas, ¿sabes? Tal vez incluso hubiera rebajado mis propias expectativas sobre mí. Yo… Yo estaba tan cansada. Tan exhausta. En verdad consideré, por el momento más breve, abandonar a un niño para que sufra o muera.”
“Eso suena más que solo agotamiento”, respondió Gallant, en voz baja.
“¿Es así como comienza? ¿Es este el punto en que empiezo a ser como mi padre, quienquiera que sea?”
Gallant dejó escapar un suspiro lento, “Podría decir que no, que nunca vas a ser como tu padre. Pero estaría mintiendo. Cualquiera de nosotros, todos nosotros, corremos el riesgo de encontrar nuestro propio camino por ese sendero. Puedo ver la tensión que estás experimentando, el estrés. He visto gente quebrarse por menos. Así que sí. Es posible.”
“Está bien”, dijo, en voz baja. Esperó a que ella elaborara, pero no lo hizo.
“Toma un descanso. Piensa en ello como algo que tienes que hacer, para recargar tus baterías y ayudar a más personas a largo plazo.”
“No creo que pueda.”
Se sentaron en silencio por unos momentos.
Se volvió hacia ella, “Entonces, ¿qué tiene esto que ver con lo que sucedió en el banco?”
“Ella sabía todo. Esa chica Tattletale. Dijo que es psíquica, y por lo que dijo, lo que sabía, lo creo.”
Gallant asintió.
“¿Sabes cómo es hablar con gente como ella? ¿Como tú? Sin ofender. Construyes esta máscara, te engañas pensando que todo es normal y te obligas a mirar más allá de los peores aspectos de ti mismo... y luego estos Gallants y Tattletales simplemente te desnudan. Te obligan a enfrentarlo todo.”
“Lo siento.”
“Dijiste que no puedes apagarlo, ¿verdad? Realmente no puedo culparte. Es solo… es difícil estar cerca. Especialmente después de lidiar con Tattletale.”
“¿Qué dijo ella?”
“Ella amenazó con hablar sobre cosas. Cosas más difíciles de lo que acabo de contarte, supongo. Amenazó con decirme cosas que simplemente no quiero saber. Dijo que usaría lo que sabía para arruinar mi relación con Victoria y el resto de mi familia”, Amy se abrazó sola.
“Mi hermana es todo lo que tengo. La única persona sin expectativas, que me conoce como persona. Carol nunca realmente me quiso. Mark está clínicamente deprimido, así que por más agradable que sea, está demasiado concentrado en sí mismo para ser realmente un padre. Mi tía y mi tío son dulces, pero tienen sus propios problemas. Entonces somos solo yo y Victoria. Ha sido así casi desde el principio. Ese petulante pequeño monstruo amenazó con separarnos a mi hermana y a mí usando otra cosa más que yo no quería, otra cosa sobre la que no tenía control.”
Gallant comenzó a hablar y luego se detuvo.
“¿Qué?”
“¿Esto… tiene algo que ver con los… sentimientos bastante fuertes que tienes hacia mí?”
Panacea se quedó quieta.
“Lo siento”, se apresuró a decir, “No debería haberlo mencionado.”
“No deberías haberlo hecho”, se levantó y comenzó a caminar hacia la puerta.
“Mira, si alguna vez necesitas hablar…” ofreció.
“Yo-”
“Probablemente no quieras que sea yo, está bien. Pero mi puerta siempre está abierta, y puedes llamarme a cualquier hora. Sólo para que lo sepas.”
“Está bien”, respondió ella. Luego ella se acercó a él y le tocó el hombro, “Listo. Hematomas desaparecidos, retocadas las costillas.”
“Gracias”, respondió, abriendo la puerta para ella.
“Cuida a mi hermana, ¿está bien? ¿Hazla feliz?”, Murmuró, mientras dudaba en la puerta.
“No hace falta decirlo.” Se reincorporaron al grupo principal.
Cada cabeza en la habitación se volvió cuando Panacea tomó el marcador junto a las computadoras. Con una expresión sombría en su rostro, comenzó a llenar la sección de Tattletale de la pizarra.
[1] Golden child:La niña mimada, hija favorita, de la que la familia siempre se pone de lado.
[2]Stinger: Aguijón

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


se REVELA el SECRETO de KARINA y MARINA 😱 ¿Es la MISMA ... Libros Para Aprender Brujería, Magia y Wicca. - YouTube Oscuros audio libro parte dos Mejores Libros de FANTASÍA OSCURA Libros Recomendados ¡DESCARGA LIBROS GRATIS (Y LEGAL)! - YouTube Reseña: Oscuros de Lauren Kate  Arcade's Books - YouTube Fallen (Oscuros) Pelicula completa español - YouTube Mira Por Qué El Vaticano Eliminó 14 Libros De La Biblia En ... RESEÑA: OSCUROS de Lauren Kate  Claudia Hale EL OSCURO SECRETO QUE GRANNY OCULTA [ESPECIAL 376 SUBS]

OSCUROS (LIBRO) DE LAUREN KATE: SINOPSIS, RESEÑAS Y MAS

  1. se REVELA el SECRETO de KARINA y MARINA 😱 ¿Es la MISMA ...
  2. Libros Para Aprender Brujería, Magia y Wicca. - YouTube
  3. Oscuros audio libro parte dos
  4. Mejores Libros de FANTASÍA OSCURA Libros Recomendados
  5. ¡DESCARGA LIBROS GRATIS (Y LEGAL)! - YouTube
  6. Reseña: Oscuros de Lauren Kate Arcade's Books - YouTube
  7. Fallen (Oscuros) Pelicula completa español - YouTube
  8. Mira Por Qué El Vaticano Eliminó 14 Libros De La Biblia En ...
  9. RESEÑA: OSCUROS de Lauren Kate Claudia Hale
  10. EL OSCURO SECRETO QUE GRANNY OCULTA [ESPECIAL 376 SUBS]

¡No Te Pierdas Ningún Video! SUSCRÍBETE → http://www.youtube.com/user/historiaspositivas?sub_confirmation=1 Visita → https://historias.guru/ ¡Hola amante de ... ¡Espero que les guste! :D ¡Suscríbete! ;) No te olvides de compartir y darle like si te gustó ♡ ¡Sígueme en Instagram! https://www.instagram.com/angela_arc... Bueno!! aquí con el nuevo libro de Karina y Marina :D Todos sus secreto :D -----REDES SOCIALES----- ♥Twitter:... La continuación para la próxima semana. This feature is not available right now. Please try again later. No olvides darme un GRANDISIMO like y pega tu grandiosa SUSCRIPCIÓN a mi canal. Les agradesco estos 376. Los grandes maestros de todos los tiempos para un brujo han sido y serán los libros. Toda bruja sabe que deberá estar en contacto con libros de brujería, hec... Hoy te dejo 7 páginas web para que descargues #libros gratis y legalmente. Pásate a mi blog para leer todas mis reseñas: http://sabiouswords.blogspot.com/ Mi... ¡Hey readers! Espero que os haya gustado mucho la reseña, que le deis a me gusta si es así y compartáis y que me digáis si habéis leído o no el libro en los comentarios. Os dejo por aquí ... PROTAGONISTAS Addison Timlin - Lucinda 'Luce' Price. Jeremy Irvine - Daniel Grigori. Harrison Gilbertson - Cameron 'Cam' Briel. Lola Kirke - Pennyweather 'Pe... Si piensas que el mundo es mejor con un libro entre las manos; si piensas que las historias en papel deben de ser vividas; si sueñas con encontrar la frase perfecta para comenzar tu libro ...